Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Antojos

Última actualización 13 de Agosto 2013
Antojos

Historia de los antojos

Sobre el tema de los antojos y sus manifestaciones se ha hablado desde el comienzo de los tiempos. Los antojos son una urgencia muy poderosa de comer ciertos alimentos que anteriormente no los habías deseado. En los primeros meses del embarazo muchas mujeres desarrollan antojos alimenticios particulares.

Los antojos durante el embarazo, son frecuentemente tomados con un cierto grado de humor y forman parte de la cultura popular. Antiguamente se creía que si la madre no satisfacía su deseo de comer determinado alimento, el bebé nacería con una mancha con la forma de esa comida. A pesar de que este mito está lejos de la realidad, lo cierto es que la mayoría de las embarazadas tienen antojos que deben saciar pero al mismo tiempo aprender a no abusar de ellos.

Muchas mujeres tienen antojos de ciertos alimentos o de la combinación de varios alimentos, que nunca antes habían comido, pero también pueden presentar aversión a ciertos alimentos y a ciertos olores, que normalmente les gustaban.

¿A qué se deben los antojos durante el embarazo?

Nadie sabe en realidad la causa, pero según las últimas investigaciones, pueden estar provocados por determinadas variaciones hormonales, por la carencia de electrolitos, minerales, vitaminas y otras sustancias en la madre. Los antojos también pueden significar la búsqueda de actitudes de solidaridad y comprensión dentro de la relación de familia y de pareja.

Muchas mujeres describen los antojos del embarazo, como difíciles de controlar y aún cuando no existe una causa que sea científicamente aprobada, son la norma y no la excepción.

Alteraciones hormonales: La placenta, al principio del embarazo, empieza a producir algunas hormonas y el organismo sufre una serie de procesos de adaptación como lo son la nausea, la falta de apetito, etc. Estos fenómenos pueden tener un impacto en el sabor y olor de los alimentos que hasta ahora te gustaban, te resulten insoportables o que sientas necesidad de tomar alimentos dulces, ácidos o salados (esto podría explicar por qué algunas mujeres durante la menopausia también tienen intensos antojos y ciertas aversiones). Hay olores que durante el embarazo los sientes insoportables y con los sabores ocurre lo mismo.

¿A qué se deben los antojos durante el embarazo?
 

Las molestias digestivas del primer trimestre: Es muy posible que durante el primer trimestre en el que la mujer tiene molestias digestivas como la náusea, la indigestión, las agruras, la distensión abdominal causadas por los niveles hormonales, sumado a la disminución de jugos gástricos, las induce a consumir alimentos que, de alguna manera, sienten que les ayuda a disminuir sus problemas digestivos y la náusea.

por ejemplo  prefieren los  alimentos ácidos como los pepinillos, algunas frutas o yogurt.

Las dietas antes del embarazo: se ha visto que cuando las mujeres se niegan varios alimentos antes del embarazo por no engordar, en cuanto se embarazan, se complacen de todo aquello que se prohibían

¿El déficit de algún nutriente?

Antes se creía que los antojos respondían a la necesidad materna de ciertos nutrientes, pero esta idea ha sido descartada.

Eso sí, hay algunas curiosas relaciones entre los antojos y la fisiología del embarazo. Por ejemplo, la embarazada puede apetecer algo dulce de madrugada porque a esas horas hay una bajada de glucosa en la sangre materna (ya que el feto se alimenta continuamente y la mamá ya hace varias horas que no come.

Carencias alimenticias: Si el antojo se prolonga en el tiempo, lo más probable es que se trate de una señal del organismo que advierte de una carencia o el inicio de un trastorno fisiológico.

Es necesario entonces consultar con tu ginecólogo para encontrar la causa y buscar el remedio. Suele estar relacionado con la necesidad de cubrir en el organismo un determinado elemento que se encuentra en déficit. Tienes hambre de lo que tu cuerpo requiere.

El paso de nutrientes al feto depende en gran medida de la disponibilidad de ellos en la circulación materna. Para garantizar que los más importantes para el feto se encuentran listos para echar mano de ellos, existen complejos mecanismos de regulación.

Este mecanismo de preservación de nutrientes para el feto puede explicar la preferencia por ciertos alimentos, y en particular los dulces, en el embarazo.

Los más habituales son con frutas, jugos, helados, pescados y verduras, mientras que los alimentos más rechazados suelen ser pollo, huevos, pescados, verduras y la pasta.

¿La actividad cerebral?

Los antojos podrían deberse a que las áreas del cerebro implicadas en el gusto están muy cerca de las que reciben los impulsos nerviosos originados en el útero durante el embarazo y el ciclo menstrual, ya que ambas están en el quinto lóbulo del cerebro.

Las terminales nerviosas del útero envían señales a sus receptores cerebrales, que al activarse activan también, por proximidad, los receptores de las sensaciones del gusto, y provocan así los antojos.

Necesidad psicológica: El embarazo puede aumentar el deseo de sentir protección y seguridad. Puede generar en la mujer una sensación de inseguridad o ansia por lo que a veces un antojo alimenticio es una compensación frente a esa debilidad psicológica. Es preferible satisfacerlo más que reprimirlo y considerarlo un simple capricho. Aquí tu pareja tiene un papel fundamental.

¿Qué función cumplen?

Tener un antojo es como hacer una visita a la propia infancia. Los antojos producen varias satisfacciones:

  • Calman un ansia, que la futura mamá puede aplacar porque sabe claramente qué quiere (aceitunas, fresas…).
  • Llevan a la infancia: un objeto y solo uno atrae el deseo. Igual que de niña, cuando quería esa golosina o ese juguete y ningún otro le servía. Son como un saber de la propia niñez que prepara a la mamá para la niñez del hijo.
  • Los satisface la pareja: Así, cuando la mujer recibe los higos o el chocolate, estos están impregnados no solo de las ganas de comérselos, sino también del apoyo y cariño del futuro papá.

¿Qué hacer con los antojos?

Saciarlos con moderación, según los especialistas en el tema y los ginecólogos, estos antojos deben satisfacerse siempre que uno sienta la necesidad, excepto si existen problemas de salud o de sobrepeso. Los antojos no necesariamente son un problema, siempre y cuando no afecten tu dieta e impidan que recibas los nutrimentos necesarios, es decir que te impidan el consumo de los alimentos que requieren tú y tu bebé.

Sin embargo, hay que hacer una recomendación: es mejor elegir alimentos poco elaborados, que proporcionan una dosis adecuada de energía y que no dificultan la digestión. Se debe tener cuidado con los carbohidratos simples y azúcares, por lo cual es recomendable comer pequeñas porciones frecuentemente durante el día y así evitar grandes comidas difíciles de digerir.

Si padeces de náuseas durante el embarazo, toma en serio los antojos para reducirlas. Algunas mujeres comen cereales secos o galletas antes de levantarse de la cama, otras encuentran que chupar un poco de limón o hielo les ayuda.

¿Cuál es el problema de los antojos?

En algunos casos, los antojos hacen más difícil que lleves una buena alimentación y te pueden obligar a llevar una nueva serie de preferencias alimenticias que te son poco conocidas y que, además, pueden aumentar las molestias digestivas del primer trimestre como las agruras, la indigestión, la náusea.

¿Qué se puede comer?

  • Sí a los dulces, pero con moderación. Especialistas en nutrición y ginecólogos opinan que se puede comer con tranquilidad pasteles hechos en casa y otros dulces caseros, aunque siempre sin exagerar y en las cantidades adecuadas.
    • Hay que tener cuidado ya que su exceso puede suponer un inconveniente y un riesgo para el bebé más que una ayuda para el desarrollo fetal, como ocurre en mujeres con sobrepeso o con diabetes gestacional.
  • Sí también a los alimentos salados que, según un estudio realizado en Suiza y Alemania, elevan las concentraciones de sales en el organismo, expandiendo, así, el volumen del plasma.
  • También se aconseja reducir el consumo de alimentos fritos, salsas demasiado grasas, dulces sofisticados y bebidas gaseosas, demasiado azucaradas o calóricas.

Si los antojos son a todas horas y muy intensos te recomendamos lo siguiente:

  1. Iniciar el día con un desayuno completo pero ligero, te ayudará a que no te de hambre ni antojos a media mañana
  2. Toma al menos 8 vasos de agua durante el día
  3. Durante este primer trimestre en que tu estómago no tolera cantidades normales de alimentos, come pequeños bocadillos durante el día: quesos sin grasa, galletas saladas, algún tipo de vegetal como el pepino, un poco de fruta, de tal manera que no tengas mucho espacio para lo dulce
  4. Compra fruta en lugar de galletas o chocolates, cuando tengas el antojo solo tendrás uvas o manzanas.
  5. Substituye sanamente algunos alimentos por otros, por ejemplo: el helado por el yogurt, el refresco por agua mineral mezclada con jugo de fruta.

antojos_002
 

  1. Piensa en pequeño. Si no puedes alejarte de lo dulce, sírvete un poco de helado pero sin jarabe de chocolate o sin mermelada.
    • Compra chispas de chocolate o frijolitos de jalea para que los saborees en pequeñas cantidades y satisfagas el antojo.
  2. Si tu médico te permite hacer ejercicio de baja intensidad, hazlo como una rutina al menos 3 o 4 veces a la semana, te mantendrá en buena condición física y mental y te ayudará para el parto
  3. Busca apoyo emocional, los cambios físicos y hormonales por lo que estás pasando en esta tu primera etapa del embarazo, te pueden causar un estado emocional que te estresa. Pregúntate a ti misma si los antojos se deben a tu embarazo o son una manera de poder lidiar con tu estrés.

¿Debo controlar mis antojos?

Si tus antojos NO interfieren con los objetivos de una dieta saludable, estás bien. Pero no permitas que tus antojos te hagan comer lo mismo todos los días, una dieta monótona puede evitar que consumas los nutrientes necesarios. Encuentra la manera de satisfacer tus antojos de una manera saludable.

Por ejemplo si se te antoja algo ácido, en lugar de tomar una bebida sabor limón sin calorías, exprime un poco de limón sobre tu ensalada o tu pescado, si se te antoja un helado, mejor escoge un yogurt de sabores, medio congelado, que además contiene calcio y proteínas pero tiene menos calorías

La mayoría de los antojos no son perjudiciales y pueden ser fácilmente complacidos con un poco de atención en la dieta.

Los antojos comunes de las mujeres embarazadas en realidad son alimentos que no la perjudican ni a ella ni al bebé por ejemplo: los productos lácteos, son ricos en hierro, proteínas, calcio y muchos más nutrientes, los cuales son de consumo prioritario durante el embarazo

antojos_003
 

¿Cuál es la causa de la aversión a ciertas substancias o alimentos?

Se desconoce la causa pero algunos expertos piensan que ciertas aversiones pueden actuar de manera protectora. Por ejemplo, la aversión hacia el alcohol, el vino, las cerveza y otras bebidas que contienen alcohol, porque protege al bebe del daño que le pueden causar en su desarrollo físico y mental, pero no hay bases científicas que lo respalden.

Pero si tienes aversión a ciertos alimentos sanos, como a la leche, las carnes en general, al hígado, has un esfuerzo por encontrar un buen substituto de los nutrientes que estás perdiendo.

Por ejemplo: si sientes aversión a la carne como muchas mujeres, sustitúyela por productos lácteos, como el queso fresco sin grasa, nueces, tofu, yogurt, garbanzo, lentejas que contienen proteínas y asegúrate que tu ingesta de hierro sea suficiente con los suplementos y alimentos ricos en hierro

Te vas a dar cuenta que a medida que progresa tu embarazo, los antojos son menos intensos y si no disminuyen, piensa que los antojos normales no te perjudican siempre y cuando formen parte de una dieta balanceada con los nutrimentos que requieren tú y tu bebé.

Razón por la que sientes aversión a alimentos durante el embarazo
 

¿Qué es la PICA?

La pica es el consumo de productos no comestibles como: tierra, yeso, barro, cenizas, colillas de cigarro, cera, polvo para hornear granos de café, almidón para la ropa, pasta dental. La palabra pica viene del latín por el nombre de un pájaro que casi come cualquier cosa.

La pica es muy común en los niños y se presenta en un 25 a 35%

Se presenta menos frecuente en las mujeres embarazadas. La causa de la pica en las mujeres embarazadas, se atribuye a que disminuye la náusea y el vómito o bien a las deficiencias de calcio y de hierro, dando como resultado buscan satisfacer dichas deficiencias a través de ciertos productos no comestibles que contienen algunos de esos elementos en cantidades insignificantes

Hay mujeres que padecen anemia por falta de hierro y tienen el antojo del hielo, pero cuanto desaparece la deficiencia del nutriente, también la urgencia de estar comiendo hielo, no hay problema, excepto por la sensibilidad de tus dientes.

¿Este tipo de antojos daña a mi bebé?

Si tienes pica, no necesariamente significa que tienes alguna deficiencia nutricional, y definitivamente ¡No significa que los debas consumir!

El comer substancias no comestibles puede ser potencialmente dañinos para ti y para el bebé. Este tipo de productos pueden contener substancias tóxicas o ingredientes muy dañinos. Como por ejemplo:

  • El consumo de substancias que pueden causar un envenenamiento por ejemplo el plomo que contenga el producto
  • Oclusión intestinal (se paraliza el intestino delgado) debido a ciertas substancias químicas y en algunos casos se puede llegar hasta la muerte.
  • Pueden impedir que tu cuerpo absorba los nutrientes necesarios y causarte una seria deficiencia nutricional, bajes de peso e impidas que tu bebé se desarrolle y se nutra
  • Las substancias que contengan almidones pueden subirte de peso

Cuando sientas este tipo de antojos te sugerimos hablar con tu médico para que estés segura de que tus requerimientos nutricionales estén completos y tus suplementos vitamínicos sean los adecuados.

El médico te ayudará a manejarlos de una manera sana y para descartar la existencia de un fondo psicológico. Cuando se presente la necesidad de consumirlos, se recomienda mascar chicle sin azúcar.

Referencias

Fuente:  Neipol