Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Bajo peso al nacer

Última actualización 9 de agosto 2016
BAJOPESO

¿QUÉ ES EL PESO AL NACIMIENTO?

Es el primer peso que se obtiene del bebé inmediatamente después de que nace. Este peso debe tomarse en la primera hora de nacido antes de que haya una pérdida significativa de peso.

¿QUÉ ES EL BAJO PESO AL NACER?

Se dice que un bebé nace con bajo peso si al momento del parto pesa menos de 2,5 kg.  Si pesa menos de 1,5 kg se lo considera de muy bajo peso al nacer y con menos de 1,000 gramos, extremadamente pequeño.

La Organización Mundial de la Salud señala que el infante a término (37 o 38 semanas de embarazo o de los 8 a los 9 meses de embarazo), requiere que su peso sea mayor de 2,500 gramos al nacimiento y medir más de 49 centímetros.

La sobrevivencia de un bebé con bajo peso al nacer se ha mejorado gracias al uso de surfactantes externos, esteroides aplicados a la madre y las nuevas tecnologías. En la actualidad, se considera que la edad mínima de viabilidad es de 23 semanas gestación.

¿POR QUÉ NACEN LOS BEBÉS CON BAJO PESO? / CAUSAS

Hay dos causas principales

  • Prematuridad: Nacen antes de tiempo (también llamados prematuros), es decir nacen antes de la semana 37 del embarazo.
    • Más del 60 por ciento de los bebés nacidos con peso bajo son prematuros.
    • Mientras más se adelante el parto, menos pesa y mayor es el riesgo de muerte o de que tenga problemas de salud.
  • Crecimiento intrauterino retardado (CIUR). Porque nacen con poco peso y son pequeños de acuerdo a su edad gestacional, también se les llama: “pequeños para su edad de gestación”
    • Esto se produce cuando un bebé no crece normalmente durante el embarazo debido a problemas con la placenta, la salud de la madre o a defectos congénitos.
    • Un bebé puede tener CIUR y ser además prematuro, o puede nacer a término o post término (37 a 41 semanas).

Sin embargo, es importante saber también que no todos los bebés que nacen con bajo peso tienen un problema. Tu bebé puede ser pequeño simplemente porque eso es lo normal en tu familia. Los padres que son de baja estatura y pesan menos o si tú misma fuiste pequeña al nacer, es posible que tus hijos sean pequeños. Menciónale ésta posibilidad a tu médico.

¿Qué bebés tienen el riesgo de nacer con bajo peso?

Además del nacimiento prematuro y la restricción del crecimiento intrauterino, existen otros factores que pueden contribuir al riesgo de que el bebé tenga bajo peso al nacer, entre ellos se incluyen los siguientes:

  1. Edad materna: Las mujeres de menos de 17 años o de más de 35, las mujeres solteras y las que han tenido un nacimiento prematuro con anterioridad corren un mayor riesgo de tener un bebé de bajo peso.
    1. Adolescencia: Existe una probabilidad tres veces mayor de tener un hijo con bajo peso al nacer cuando el número de controles médicos durante el embarazo es inferior a 3.
  2. Estado nutricional de la madre: el estado nutricional de la madre antes de la gestación o durante el embarazo es determinante para los resultados que se obtengan en el embarazo tanto para la madre como para el bebé.
    1. La malnutrición materna aguda e intensa causa una reducción de alrededor del 10 % del peso medio del bebé al nacer.
    2. Las reservas maternas pregestacionales, medidas por el peso que tenías antes del embarazo, tienen un importante efecto sobre el peso al nacer del bebé.
    3. Es necesario identificar, desde antes de que te embaraces, cuál es tu estado nutricional para que, si hay algún problema, lo soluciones y llegues al embarazo en las mejores condiciones.
  3. La salud de la madre: Los problemas médicos de la madre influyen en el bajo peso de su bebé, especialmente si sufre de alta presión arterial, diabetes, infecciones o problemas de corazón, riñones o pulmones.
  4. Tabaquismo: Los bebés de las madres expuestas a drogas ilícitas y cigarrillos tienen más probabilidades de nacer con bajo peso.
    1. Se ha demostrado que los hijos de las mujeres fumadoras pesan al nacer un promedio de 200 a 300 g menos que los descendientes de mujeres no fumadoras.
    2. Las madres fumadoras tienen dos veces más probabilidades de tener un recién nacido con bajo peso.
  5. Consumo de bebidas alcohólicas: aunque menos conocido, no por ello deja de ser un importante factor de riesgo de BPN. El alcohol y sus componentes atraviesan la placenta y actúan sobre el bebé produciendo -en el 85 % de los casos- deficiencias del crecimiento pre y posnatal que no solo revelan el por qué de su bajo peso a pesar de la edad gestacional, sino que también explican la pobre respuesta a la alimentación durante toda la infancia.
    1. No existe ningún “nivel seguro” documentado de ingesta de alcohol por lo que es aconsejable abstenerse de ingerir alcohol durante el embarazo y la lactancia.
  6. Anemia materna: Las anemias nutricionales son más frecuentes en el embarazo, entre ellas la que se producen por disminución del hierro en la sangre (ferropénica).
    1. Las embarazadas necesitan hierro para reponer las pérdidas basales, aumentar la cantidad de glóbulos rojos y satisfacer las necesidades del feto y de la placenta.
    2. El control y prevención de la deficiencia de hierro debe iniciarse desde antes del embarazo y continuarse durante la gestación y 3 meses posteriores al parto mediante suplementación con preparados de hierro, ácido fólico y vitaminas; pues las necesidades de hierro durante el segundo y tercer trimestres de la gestación no se pueden cubrir solamente con la dieta.
  7. Hipertensión arterial o presión arterial elevada: es considerada una de las causas más frecuentes de parto prematuro y BPN ya que el bebé se afecta tanto por la enfermedad de la madre como por los medicamentos que toma y que son necesarios para su control.
    1. La atención de tu médico se dirigirá a descubrir y controlar las formas ligeras de la enfermedad para evitar el desarrollo de las formas graves.
    2. Si hubiera problemas con la placenta como la preeclampsia (la enfermedad hipertensiva del embarazo) en la cual se reduce el flujo de sangre hacia el bebé, el médico estaría obligado a interrumpir el embarazo antes de tiempo.
  8. Antecedentes de otros bebés con BPN: varios estudios demuestran que este factor aumenta entre 5 y 7 veces el riesgo de volver a tener un recién nacido igual.
  9. Acortamiento del período entre los embarazos: durante el embarazo y la lactancia la madre disminuye sus recursos biológicos y nutritivos, y necesita un tiempo para recuperarse y prepararse para otro embarazo. Esto explica, la alta frecuencia de BPN cuando el tiempo que media entre uno y otro embarazo es corto.
    1. Estudios realizados en EE.UU. señalan que los hijos espaciados adecuadamente tienen mayor peso que los nacidos con intervalo corto y plantean un período mínimo de seguridad de tres años.
  10. Incompetencia del cuello uterino: la presencia de modificaciones en el cuello del útero es un factor de riesgo del BPN, encontrándose frecuentemente asociado a parto prematuro.
  11. Infección cérvico-vaginal: este factor ha ganado protagonismo en la última década. Múltiples estudios realizados han demostrado que la vaginosis bacteriana, las infecciones comunes del tracto reproductor y la inflamación que éstas desencadenan, se asocian con parto prematuro y BPN.
    1. Se calcula que el 22 % de todos los BPN se deben a infección y que el 44% de las roturas prematuras de membranas (RPM) son consecuencia de lo mismo.
El riesgo se incrementa cuando se identifican 2 o más agentes infecciosos, siendo significativamente mayor en las adolescentes.
    2. Se ha demostrado que estos gérmenes son capaces de ascender desde el cuello del útero  e infectar las membranas que rodean al bebé.
    3. Es importante que el médico vigile que no haya presencia de estas infecciones y, en caso necesario, te dé el tratamiento que incluya a tu pareja y verifique si hubo cambios en el cuello del útero.
  12. Embarazos gemelares: el embarazo gemelar es el responsable de más del 10 % de los nacidos prematuros. No resulta difícil comprender que la nutrición de dos seres en el claustro materno requiere el doble de condiciones en relación con el embarazo único y que aquello a su vez está relacionado con el desencadenamiento temprano del parto a través de 3 vías fundamentales:
    1. La hiperdistensión uterina puede poner en marcha las contracciones y, por lo tanto, el parto.
    2. Como resultado de la combinación de la postura de ambos fetos, ocurren problemas (distocias) de presentación, aumentando el diámetro transversal del útero y su irritabilidad, lo que explicaría el incremento de la posibilidad de parto prematuro.
    3. La placenta se extiende hasta las zonas bajas del útero buscando mayor nutrición para ambos fetos y esto puede ser causa de su desprendimiento y desencadenamiento prematuro del parto.
  13. Los defectos fetales: Las enfermedades hereditarias, síndromes genéticos o las malformaciones congénitas pueden limitar el desarrollo normal y ser causa, además, de un parto prematuro.
  14. Factores socioeconómicos: Los bajos ingresos y la falta de educación también están relacionados con un mayor riesgo de que el bebé nazca con bajo peso, aunque se desconocen todavía las razones que explican esta situación.
  15. Factor de estrés: A su vez, las mujeres que sufren un excesivo nivel de estrés: las víctimas de la violencia familiar u otras formas de abuso, las que tienen largas horas de trabajo o deben estar muchas horas de pie o se exponen a sustancias peligrosas, pueden correr mayores riesgos de tener un bebé de bajo peso.
  16. La raza: Las probabilidades de nacer con bajo peso son dos veces mayores en los bebés afro-americanos que en los caucásicos.

Sólo con la identificación precoz y manejo adecuado de los factores de riesgo anteriormente expuestos podremos evitar el nacimiento de niños con bajo peso.

¿QUÉ LE PASA AL BEBÉ?

Los bebés con bajo peso al nacer son mucho más pequeños que los que nacen con un peso normal. Son muy delgados, con tejido adiposo escaso (grasa corporal) y su cabeza se ve más grande que el resto del cuerpo.

Cada bebé es diferente y cómo se afectará depende de cuál fue la causa y de si es prematuro o si llegó a término. La mayoría de los bebés que llegaron a término y que tienen bajo peso al nacer no tienen mayores problemas posteriores.

¿EL BAJO PESO AL NACER ES CAUSA DE PROBLEMAS DE SALUD EN LA VIDA ADULTA?

Algunos estudios sugieren que los individuos que nacieron con bajo peso al nacer pueden tener un mayor riesgo de presentar algunos padecimientos crónicos en la vida adulta como hipertensión, diabetes tipo 2 y problemas cardiacos.

Al conjunto de estos tres problemas se le llama “síndrome metabólico”. No se sabe todavía cuál es la causa, pero se considera que las personas con bajo peso al nacer tienen un riesgo incrementado de presentar este problema.

DIAGNÓSTICO

Durante el embarazo

Una de las principales razones para las citas médicas durante el embarazo es asegurarse de que tu bebé está creciendo bien.

Durante el embarazo, el tamaño del bebé puede calculares de diferentes maneras, tu ganancia de peso es una forma de calcular el crecimiento fetal y la otra es midiendo la altura uterina (se mide la parte superior del útero) desde el pubis hasta el fondo uterino. Esta medida en centímetros generalmente coincide con la cantidad de semanas de gestación después de la semana 20. Si la cifra es baja para la cantidad de semanas, es posible que el bebé sea más pequeño que lo previsto.

El médico puede también hacer uso del ultrasonido el cual es un método más exacto para calcular el tamaño fetal. Se pueden medir la cabeza y el abdomen del feto y comparar los resultados con una tabla de crecimiento para calcular su peso.

Después del nacimiento

Los bebés se pesan durante las primeras horas después del nacimiento y la cifra se compara con su edad gestacional y se registra en su historia clínica.

TRATAMIENTO

Durante el embarazo

Desafortunadamente, el único tratamiento durante el embarazo será una vigilancia  muy cercana a la embarazada.

Algunas veces, el médico observa que el útero no está creciendo al tamaño que debe tener de acuerdo a la edad gestacional. En estos casos puede sospechar que hay retardo en el crecimiento y desarrollo del bebé y realizará un ultrasonido para confirmar su diagnóstico.

Cuando la causa es algún problema materno (como por ejemplo presión arterial alta), el problema mejora al controlar este padecimiento, pero si los ultrasonidos y el monitoreo del corazón del bebé muestran que está sufriendo, es probable que el médico tenga que tomar la decisión de adelantar el parto.

Cuando el médico sospecha que el embarazo puede terminar prematuramente, puede administrar medicamentos que ayudarán a acelerar la maduración de los pulmones del bebé y reducir así el riesgo de problemas respiratorios, de enterocolitis necrotizante y de muerte del bebé.

Estos medicamentos se administran por medio de una inyección y son más efectivos si se dan 24 horas antes del parto.

Después del nacimiento

Si tienes un bebé con bajo peso al nacer, eso significa que tendrá que quedarse un tiempo adicional en el hospital que puede durar días, semanas o meses dependiendo de lo que pesó al nacer, cuál fue la causa y cómo responda al tratamiento.

Dado que el bajo peso al nacer puede predecir la salud que va a tener el bebé en su vida, los esfuerzos del médico deben dirigirse a tener una historia clínica perfecta del nacimiento y todo lo relacionado y organizar y planear el tratamiento que le va a dar al bebé de acuerdo con estos parámetros.

Mientras más pequeño sea, más importante será dar un seguimiento cercano a su desarrollo en las siguientes semanas después del nacimiento.

El tratamiento específico para el bajo peso al nacer será determinado por el médico de tu bebé basándose en lo siguiente:

  • La edad gestacional del bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos.
  • La tolerancia del bebé a ciertos medicamentos, procedimientos o terapias

El cuidado de los bebés con bajo peso al nacer suele incluir:

  • Cuidados en la UCIN (unidad de cuidados intensivos neonatales).
  • Cunas con control de temperatura
  • Alimentación especial, en ocasiones con una sonda en el estómago, si el bebé no puede succionar
  • Otros tratamientos para las complicaciones

Qué tan bien responda al tratamiento un bebé con bajo peso al nacer dependerá principalmente de su peso inicial. Los bebés que pesan menos de 500 gramos son los que tienen mayores problemas y menos probabilidades de sobrevivir.

Los bebés con bajo peso al nacer normalmente “recuperan” el crecimiento físico si no hay otras complicaciones. Sin embargo, es posible que se los derive a programas especiales de seguimiento de la salud.

COMPLICACIONES NEONATALES

Los bebés con bajo peso al nacer muy frecuentemente tienen complicaciones. El pequeño cuerpo del bebé no es tan resistente como el cuerpo de un bebé con peso normal. Puede tener problemas con la alimentación, con la respiración o en su lucha contra las infecciones y le cuesta mucho esfuerzo mantener la temperatura de su cuerpo simplemente porque no tiene mucha grasa en su cuerpo.

En general, cuanto menor es el peso al nacer, mayores son los riesgos de que el bebé sufra complicaciones. Y debido a que la mayoría de los bebés con bajo peso al nacer son también prematuros, es difícil diferenciar los problemas de prematuridad de los causados por la falta de crecimiento intrauterino. En general, se puede decir que mientras más bajo sea el peso del bebé, mayor es el riesgo de que tenga complicaciones.

A continuación se enumeran algunos de los problemas frecuentes que se pueden presentar en los bebés con bajo peso al nacer:

  • Asfixia perinatal. Niveles bajos de oxígeno al nacer debidos a la disminución del flujo de oxígeno de la madre al bebé durante el parto.
  • Problemas respiratorios como por ejemplo, el síndrome de dificultad respiratoria (RDS, por sus siglas en inglés), una enfermedad respiratoria de la Prematurez causada por el desarrollo pulmonar insuficiente.
    • Este problema de la respiración es común en los bebés nacidos antes de las 34 semanas de embarazo. Los bebés con RDS no tienen una proteína llamada “surfactante”, la cual evita que las pequeñas bolsas de aire de los pulmones se compriman o aplasten. El tratamiento con surfactantes les ayuda a estos bebés a respirar con más facilidad. Los bebés con RDS también pueden necesitar oxígeno y otra ayuda respiratoria para que sus pulmones funcionen.
  • Problemas neurológicos como por ejemplo, la hemorragia intraventricular o sangrado dentro delcerebro (IVH. por sus siglas en inglés). El sangrado o hemorragia en el cerebro puede afectar a los bebés prematuros de bajo peso, en general durante los primeros 3 días de vida.
    • El sangrado en el cerebro por lo general se diagnostica con un ultrasonido. La mayoría de los sangrados son leves y se componen solos con pocos o ningún problema duradero. Los sangrados más graves pueden causar presión en el cerebro capaz de provocar la acumulación de líquido en esta región. Esto puede causar daño cerebral.
    • Para reducir el líquido, se puede tratar a su bebé con medicamentos. En algunos casos, el cirujano puede insertar un tubo en el cerebro del bebé para drenar el líquido.
  • Conducto arterial persistente.(PDA, por sus siglas en inglés). PDA es un problema del corazón común en los bebés prematuros. Antes de nacer, una arteria grande llamada “conducto arterial” permite que la sangre del bebé evite pasar por los pulmones.
    • Esta arteria por lo general se cierra después del nacimiento para que la sangre pueda circular hasta los pulmones del bebé y captar oxígeno. Cuando la arteria no se cierra correctamente, puede ocasionar la insuficiencia cardíaca.
    • Los profesionales usan pruebas como el ultrasonido para chequear si el bebé tiene PDA. A los bebés con PDA se los trata con un medicamento que ayuda a cerrar la arteria. Si el medicamento no surte efecto, es posible que el bebé necesite cirugía.
  • Problemas gastrointestinales como por ejemplo, la enterocolitis necrotizante (enfermedad intestinal grave que es frecuente en los prematuros). Los intestinos son tubos largos debajo del estómago que ayudan a digerir los alimentos. La NEC puede manifestarse hasta 2 a 3 semanas después del nacimiento. Puede ser peligrosa para el bebé. Es capaz de producir problemas de alimentación, inflamación en la pancita y otras complicaciones.
    • A los bebés con NEC se los trata con antibióticos y, mientras se curan los intestinos, se los alimenta intravenosamente (a través de una vena) en lugar de hacerlo por boca. En algunos casos, el bebé puede necesitar cirugía para retirar las partes dañadas de intestino.
  • Retinopatía del prematuro(ROP). ROP es un problema que afecta los vasos sanguíneos del ojo. Mayormente afecta a bebés nacidos antes de las 32 semanas de embarazo. La mayoría de los casos se curan solos y sin perder la vista o con pérdida muy limitada. Sin embargo, algunos bebés necesitan tratamiento para prevenir la pérdida de la vista.
  • Incapacidad de mantener la temperatura corporal. Es posible que los bebés de bajo peso no tengan suficiente grasa para mantener una temperatura corporal normal y la baja temperatura puede producir cambios químicos en la sangre y un crecimiento más lento.
  • Inmadurez hepática: El hígado puede estar inmaduro y, por lo tanto, no funciona adecuadamente.
  • Inmadurez del sistema inmunológico, el riesgo de contraer infecciones puede estar incrementado.
  • Desequilibrio en los electrolitos: Algunos bebés de peso bajo padecen un desequilibrio en la cantidad de sales o de agua, o bajo contenido de azúcar en sangre (hipoglucemia) y estos trastornos pueden provocar daños cerebrales.
  • Síndrome demuerte súbita del lactante (su sigla en inglés es SIDS).

Casi todos los bebés con bajo peso al nacer necesitan atención especializada en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales (UCIN) hasta que logren aumentar de peso y se encuentren en condiciones de ir a casa. Afortunadamente, hoy en día los bebés que pesan entre 1501 y 2500 gramos  tienen mucho más posibilidades de sobrevivir.

¿Cómo puedo ayudar a mi bebé?

Existen muchos pasos positivos que puedes tomar para mejorar las posibilidades de darle a tu bebé un inicio saludable a su vida:

  • Primero y más importante: dále pecho. La lactancia materna es una de las mejores cosas que puedes hacer para ayudarlo a crecer sanamente.
  • Asegúrate de que tu bebé asiste a todas su citas médicas de control de crecimiento y desarrollo.
  • Conforme va creciendo vigila su ganancia de peso ya que un aumento ràpido en el principio de la vida puede crear problemas para su peso y salud en la vida adulta. Una dieta nutritiva en su niñez puede ayudarlo a que continúe su crecimiento, pero no es necesario ofrecerle fórmulas enriquecidas de nutrientes.
  • El método “madre canguro” es un método que se utiliza para los bebés que pesan menos de 2 kg. Incluye frecuente lactancia materna además del contacto piel a piel que puede ser permanente o con pausas.

PREVENCIÓN DEL BAJO PESO AL NACER

La manera más eficaz de prevenirlo es la consulta al médico antes del embarazo y, una vez embarazada, la atención prenatal temprana y frecuente.

La consulta previa al embarazo es crucial para las mujeres con trastornos crónicos, como diabetes y alta presión.

Un buen control de estos trastornos, con anterioridad al embarazo, reduce el riesgo de complicaciones durante el embarazo. También es beneficioso que se les informe lo antes posible sobre las condiciones de una buena nutrición y la importancia de evitar factores de riesgo, como el cigarrillo, el alcohol y los medicamentos sin receta.

Es importante que tu médico te explique claramente cuál es el patrón normal de las contracciones, cuáles son los signos de alarma que debes observar, cómo puedes detectar estas alteraciones y cuándo debes acudir a la consulta.

Cuando una mujer recibe atención prenatal adecuada, es posible identificar los problemas en una etapa temprana y utilizar el tratamiento recomendado para reducir el riesgo del bajo peso del bebé al nacer.

Un estudio reciente sugiere que consumir la cantidad recomendada de ácido fólico durante el embarazo puede reducir el riesgo de tener un bebé prematuro y de bajo peso.

REFERENCIAS