Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Cambios físicos y emocionales

Última actualización 14 de Agosto 2013
Cambios físicos y emocionales

Cambios físicos y emocionales en el segundo trimestre

El segundo trimestre abarca desde la semana 13 hasta la semana 27. Tu embarazo sigue avanzando y tu cuerpo tiene que adaptarse, los cambios en este trimestre son más notorios, empezando por tu aspecto físico.

Por lo general, es en el segundo trimestre cuando la mujer embarazada se siente mejor debido a que la mayoría de los malestares del primer trimestre han desaparecido y todavía faltan algunos meses para que aparezcan los malestares y dolores del tercer trimestre. Ya conoces el sexo de tu futuro bebé y puedes sentir sus movimientos, por lo que durante estos tres meses seguramente soñarás de noche y de día con tu hijo.

En estos meses, tus niveles hormonales se habrán ajustado y la náusea y el vómito que experimentaste en las semanas anteriores, deben ahora ir desapareciendo. También es muy probable que tengas más energía y duermas  mejor, te sentirás más tranquila e ilusionada.

Es en este trimestre cuando empiezas a sentir los movimientos de tu bebé, al principio en forma de pequeñas burbujas y, después, incluso como pequeñas patadas. Además, te encuentras mucho más activa y fuerte sobre todo porque los mareos y la sensación de cansancio han desaparecido.

Es posible que surjan algunas molestias como catarros, ardores de estómago, digestiones más pesadas, estreñimiento o congestión nasal. No debes de preocuparte, pero debes de consultar a tu médico y recuerda NO TE AUTOMEDIQUES.

Durante este segundo trimestre el aumento de peso continúa de manera constante y puede aumentar alrededor de medio kilo (1 libra) por semana. La embarazada por lo general aumenta unos 4 kilos de peso, de los cuales sólo uno corresponde al bebé. El resto se reparte entre la placenta, el líquido amniótico, el útero, los pechos, el aumento del volumen de la sangre y la grasa materna.

Los cambios en la piel

Durante el  segundo trimestre,  debido a las hormonas (estrógenos y progesterona)  puedes observar el obscurecimiento de algunas regiones del cuerpo (esto ocurre en el 90 % de las mujeres) como los pezones o alrededor de ellos, el área entre el ano y la vulva (en el perineo), alrededor del ombligo, en las axilas, y en la parte interna de los muslos.

Debido a las hormonas puedes observar el obscurecimiento de algunas regiones del cuerpo
 

Este obscurecimiento es más pronunciado en las mujeres de piel obscura y desaparece después del parto, pero permanece en algunas partes del cuerpo.

Las manchas en la cara llamadas también cloasma o máscara del embarazo afecta al 50 %de las mujeres. Generalmente aparece en la frente, las sienes, las mejillas, la barbilla y la nariz. Eventualmente  desaparece después del parto. Se oscurecen con la exposición al sol, por lo que se recomienda el uso de una crema de protección solar durante todo el embarazo.

Otros cambios incluyen: obscurecimiento de la línea  que va del ombligo hacia el pubis llamada la línea negra.

Otros cambios incluyen: obscurecimiento de la línea  que va del ombligo hacia el pubis llamada la línea negra
 

  • La línea nigra (en latin ) comienza a desaparecer lentamente luego del parto pero nunca desaparece del todo y es muy probable que, si la mujer se expone a los rayos del sol, se aprecie con mayor claridad.
  • Obscurecimiento de los lunares o de las pecas  y cicatrices.
  • Pueden aparecer nuevos lunares que, generalmente, no son de origen canceroso, pero debes de consultarlo con tu médico
  • Las uñas  de los pies y de las manos crecen más rápido, aunque son débiles y quebradizas.
  • Enrojecimiento y comezón en las palmas de las manos y las plantas de los pies, causado por el aumento de los estrógenos.
  • Aumenta la transpiración (sudor) y urticaria o irritaciones en  la piel debido al calor. El aumento del sudor en las mujeres embarazadas se debe  a la acción de las hormonas  y la necesidad de controlar el calor que produce el bebé. El sudor favorece las irritaciones y comezón en la piel de la madre.

En algunas mujeres pueden aparecer las primeras estrías en el abdomen y  en los senos
 

En algunas mujeres pueden aparecer las primeras estrías en el abdomen y  en los senos.

Cambios en el aparato digestivo

El aumento de la hormonas  durante el embarazo (estrógenos y progesterona) relajan los músculos suaves de tu cuerpo, esto incluye los de tu aparato digestivo, haciéndolo más lento. Los movimientos que empujan la comida desde el esófago hacia el estomago, son más lentos y  el estómago también tarda más en vaciarse.

El aumento de la hormonas  durante el embarazo relajan los músculos suaves de tu cuerpo, esto incluye los de tu aparato digestivo, haciéndolo más lento
 

Esta lentitud en el funcionamiento  del aparato digestivo esta diseñada para permitir que los nutrientes tengan más tiempo para ser absorbidos y pasen a la circulación para nutrir al bebé. Desafortunadamente cuando esto lo combinas con el crecimiento del útero que está aplastando otros órganos en tu abdomen (intestino grueso, intestino delgado), esta lentitud puede causar agruras y estreñimiento -que son muy incómodas durante el embarazo- sumadas a que el intestino grueso absorbe más agua durante el embarazo, lo cual endurece la heces y  dificulta la motilidad

Cambios en el corazón y aparato circulatorio

El corazón aumenta su tamaño y se desplaza hacia un lado por la elevación del diafragma
 

El corazón aumenta su tamaño y se desplaza hacia un lado por la elevación del diafragma. A veces, si te auscultan puede aparecer un soplo sistólico que desaparece con la finalización del embarazo.

Durante las primeras 24 semanas de embarazo, la presión arterial disminuye y después se irá normalizando hasta alcanzar la  que tenías antes del embarazo.

Puedes presentar mareos y desmayos durante los meses cálidos del año, o cuando tomas baños muy calientes en la regadera. Esto ocurre porque los pequeños vasos  circulatorios de tu piel, se dilatan reduciendo temporalmente la cantidad  de sangre que regresa al corazón.

Si presentas anemia te sentirás cansada y estarás más susceptible a enfermarte. El embarazo está diseñado de tal manera, que aunque  tu no tomes suficiente hierro, el bebé no será afectado, a menos que se trate de una anemia severa.

El aumento del flujo sanguíneo en todo tu cuerpo también puede causarte otros síntomas. El tejido mucoso de tu nariz está inflamado y más frágil, puede que produzcas más moco, lo que te causará congestión nasal. También puedes presentar sangrados nasales o sangrados en las encías cuando te cepillas los dientes. El 80 % de las mujeres presentan encías sensibles y sangrantes. Ninguna de estas molestias le afectaran a tu bebé, pero te pueden preocupar.

Debido a la presión que ejerce el peso del útero, la presión venosa se encuentra muy aumentada en las extremidades inferiores y eso justifica la aparición de varices en las piernas y en algunas mujeres en la vulva.

Cambios en el aparato respiratorio

Debido a la estimulación de la progesterona, tu capacidad pulmonar  aumenta
 

Debido a la estimulación de la progesterona, tu capacidad pulmonar  aumenta . En cada respiración tus pulmones aumentan  de un 30 a un 40 % más de aire al inhalar y al  exhalar. Estos cambios  en tu sistema respiratorio permiten que tu sangre transporte una gran cantidad de oxígeno a la placenta y a tu bebé y que, al mismo tiempo, elimines más dióxido de carbono  de tu cuerpo, de lo que eliminabas antes del embarazo.

También notarás que tu respiración es más rápida, y en algunas ocasiones notarás que te falta el aire. Esto se debe a que tu cerebro está disminuyendo los niveles de dióxido de carbono en tu sangre, para que se facilite el transporte del dióxido de carbono del bebé a la mamá. A medida que se aproxime el término del embarazo, el bebé descenderá un poco y tu respiración será menos rápida.

Para acomodar el aumento del tamaño del pulmón, las costillas que forman la caja del tórax, aumentarán su circunferencia de dos a tres pulgadas. NO te preocupes,  después del parto tu caja torácica volverá a su tamaño anterior.

Cambios en el sistema urinario

El flujo orina es más lento, lo que favorece  a las infecciones de la vejiga y los riñones
 

Debido al efecto relajante de la progesterona sobre  los músculos de los uréteres (son los tubos que trasportan la orina de los riñones a la vejiga), el flujo orina es más lento. Además  como el útero  está creciendo, impide el flujo de la orina hacia el exterior. Estos cambios combinados con la tendencia a eliminar más glucosa (azúcar) favorecen las infecciones de la vejiga y los riñones.

Si estás orinando más de lo normal, sientes ardor al orinar o tienes fiebre, es posible que tengas una infección urinaria y se lo debes de comunicar al médico de inmediato. También el dolor abdominal o en la parte baja de la espalda pueden ser síntomas de una infección de vías urinarias.

Es importante que recuerdes que es necesario un diagnóstico y tratamiento oportuno ya que cuando estas infecciones no son atendidas, pueden ser causa de parto prematuro.

Cambios en el útero

 El útero está más alto y más inclinado hacia delante, lo que cambia tu centro de gravedad
 

A medida que el útero va aumentado de tamaño para que tu bebé tenga espacio para crecer, tu abdomen también  será más notorio y tu ombligo estará más salido.

El útero está más alto y más inclinado hacia delante, lo que cambia tu centro de gravedad y sin  darte cuenta  irás ajustando tu postura  y  la forma en que te mantienes erguida, cómo caminas y cómo te mueves; en un principio te sentirás torpe mientras te ajustas a tu nueva postura.

La presión que ejerce el crecimiento del útero en el retorno de la sangre venosa  de tus piernas  puede causarte calambres  especialmente en la noche.

El aumento de tamaño del útero también ejerce mas presión sobre algunos ligamentos y músculos que lo rodean, uno de ellos es el ligamento redondo que al estirarse cuando te cambias de posición o te estiras para alcanzar algo, ocasiona un dolor fuerte en la ingle, aparecen también dolores  musculares en la parte baja de la espalda. Aunque estas molestias pueden ser muy aparatosas  no son dañinas ni para el bebé ni para ti.

Si te duele la espalda, debes consultar con tu médico para que te indique ejercicios
 

Si te duele la espalda, debes consultar con tu médico para que te indique ejercicios, te de consejos para levantar objetos y te explique cuáles son las posiciones más cómodas para dormir que te puedan ayudar a aliviar o prevenir el dolor.

Al inicio de este segundo trimestre  puedes sentir dolor en la parte baja del abdomen, debido al estiramiento de los ligamentos y músculos que rodean al útero, lo cual no implica ningún riesgo para tu bebé. Si el dolor  persiste y aumenta debes de consultar a tu médico.

Alrededor de la semana 22,  tu útero empezará a “practicar”  el trabajo de parto y podrás tener contracciones muy irregulares, que varían en la duración y la intensidad, no son dolorosas, se presentan espontáneamente y son  llamadas “contracciones  de Braxton- Hicks o de falso trabajo de parto”. Estas contracciones se localizan en una sola área  del abdomen y no ocasionan cambios en el cuello del útero (cérvix) es decir no lo dilatan.

Las contracciones de trabajo de parto se sienten en todo el abdomen y en la espalda, se presentan de manera regular, son muy dolorosas y dilatan el cuello del útero, si tienes mas de seis contracciones en una hora debes de acudir al médico, pueden ser signos de parto prematuro.

Cambios en los pechos

En el 4ª mes de embarazo (semana 13 a 16), los pechos y las glándulas productoras de leche dentro de ellos, continúan  creciendo debido a la estimulación de la progesterona y los estrógenos.

En el 4ª mes de embarazo, los pechos y las glándulas productoras de leche dentro de ellos, continúan  creciendo debido a la estimulación de la progesterona y los estrógenos
 

La piel alrededor de los pezones (las areolas) se notan más obscuras y aunque  después del parto  disminuye el aumento de la pigmentación, estas áreas aún después del parto quedan más obscuras que antes del embarazo. Tus pechos están más sensibles o se sienten más pesados y llenos.

En el 5º mes  de embarazo  (semana 17 a la 20) con el aumento del flujo sanguíneo  y el crecimiento de las glándulas productoras de leche, tus pechos siguen aumentando de tamaño, casi dos tallas más,  y las venas son más notorias y se ven como líneas delgadas de color azulado.

En el 6º mes de embarazo  (semana 23 a la 24), los pechos siguen aumentado y  probablemente  están listos para producir leche. Notarás la aparición de pequeñas gotas amarillas  en tus pezones y se llama calostro. El calostro contiene  muchos anticuerpos que  ayudan a combatir las infecciones de tu cuerpo. Si vas a amamantar a tu bebé, el calostro será el primer alimento que recibirá.

Cambios en la vagina

Durante este trimestre  vas a notar un aumento en el flujo vaginal  y se debe a la estimulación hormonal  sobre las células que recubren la vagina.
 

Durante este trimestre  vas a notar un aumento en el flujo vaginal  y se debe a la estimulación hormonal  sobre las células que recubren la vagina. Estas secreciones tienen una acidez más alta  y juegan un papel muy importante para combatir  las infecciones bacterianas.

Los cambios hormonales durante el embarazo pueden causar un desequilibrio en  la flora vaginal. Esto sucede cuando algún un organismo que habitualmente está presente en la flora, crece más que los demás, causando una infección vaginal. Si presentas flujo amarillo, o verdoso, de mal olor, picazón y ardor  en la vulva, debes de ir al médico.

No te alarmes demasiado, las infecciones vaginales son frecuentes durante el embarazo- y pueden ser tratadas sin problemas (la mayoría de las veces se trata de infecciones por hongos). Recuerda, no te auto mediques, otro tipo de infecciones vaginales pueden  dar los mismos síntomas, por eso es importante que tu médico te revise y determine el tipo de organismo causante de la infección para que  recibas el tratamiento correcto.

Cambios en el sistema muscular, ligamentos y huesos

A medida que los músculos y ligamentos que soportan el útero se expanden, algunas mujeres sienten dolores en el abdomen o la ingle
 

A medida que los músculos y ligamentos que soportan el útero se expanden, algunas mujeres sienten dolores en el abdomen o la ingle. Como medida de seguridad, se debe informar al médico sobre cualquier dolor abdominal ya que, en algunos casos, esto puede ser señal de una condición más grave, tal como un embarazo ectópico (fuera del útero)

 En la columna vertebral aparecen  las modificaciones posturales a la altura de la zona lumbar
 

En la columna vertebral aparecen  las modificaciones posturales a la altura de la zona lumbar. Las molestias por la posición forzada que se debe adoptar por necesidad estática se mantienen hasta el final de la gestación

Debido al aumento del  tamaño del útero, la vejiga se comprime disminuyendo su capacidad, obligándote a ir muchas veces al baño. También comprime los uréteres (los tubos que comunican el riñón con la vejiga) causando episodios de infecciones urinarias.

En su funcionamiento, el riñón debe trabajar más para recibir un flujo plasmático aumentado en un 40%. También aumenta  el filtrado que hace a nivel glomerular, lo que beneficia a la embarazada  para que sus niveles de urea disminuyan.

Cambios psicológicos

¡Ahora si que te encuentras feliz y tranquila! El periodo de adaptación emocional ha llegado
Tu situación de estabilidad y el disfrutar tu maternidad aparece en esta segunda etapa  y aparece el orgullo de estar embarazada en tu esfera social.

La percepción de los movimientos de tu hijo son cada día más notorios, y te sientes emocionalmente más ligada a tu bebé, sobre todo cuando tú y tu pareja colocan las manos sobre tu vientre y sienten sus movimientos. Estos primeros movimientos te hacen reflexionar que tu bebé es un ser único, individual y empiezas a imaginarte como será.

Te preguntarás  si puedes comunicarte con él. Las habilidades del bebé dentro del útero se han empezado a estudiar muy recientemente, pero está comprobado que la música y el que le hables suavemente, lo tranquiliza. Esto te hará sentir bien y te sensibilizará ante las futuras necesidades de tu bebé, lo cual es muy importante para ti y tu pareja.

Si te van a realizar un ultrasonido, la experiencia de ver los movimientos del  bebé, ver como late su corazón es tan emocionante  como cuando sientes su primer movimiento. El ultrasonido influye mucho para que  a la pareja  entienda más  el sentido al embarazo.

Ansiedad. Hacia el sexto mes embarazo -semana 21 a 24m- puede presentarse la ansiedad sobre el bebé. Es normal para las parejas embarazadas, pero especialmente para la madre que se preocupe mucho por la salud del bebé. ¿Será normal? ¿Habrá complicaciones? El asistir a tu consulta prenatal  puntualmente  te puede ayudar mucho a resolver todas estas dudas. Asegúrate de seguir las instrucciones y consejos de tu médico.

Si este es tu primer embarazo también sentirás ansiedad, preguntándote si serás una buena madre, si  serás capaz de adaptarte a  las demandas del bebé recién nacido. Es  perfectamente normal, a muchas mujeres les da miedo lastimar accidentalmente al bebé  o no sentirse capaces de lidiar con el  día a día.  Aquí  es importante que recibas  el apoyo de tu pareja y de tu familia desde antes que nazca el bebé, trata de aprender lo más que puedas en el cuidado del recién nacido, discute tus temores  y dudas con ellos, y con otras mamás. Adquiriendo conocimiento te sentirás más segura para  cuando nazca tu bebé.

Tus Sueños. Puede que tengas sueños  y pesadillas sobre tu bebé. Se trata de tu subconsciente lidiando con tus  temores. No importa cuán horribles sean estos sueños, no les hagas caso, piensa que son la válvula de escape de tus miedos.

Tu preocupación sobre el trabajo de parto. La mayoría de las mujeres se preocupan por este momento y cómo lo van a a manejar. Tienes miedo al dolor y te preocupa cómo te comportarás, lo cual es muy común. Estos pensamientos se presentarán más frecuentemente  a medida que se acerque la fecha del parto. Si aprendes más sobre el trabajo de parto y el parto, si practicas tus ejercicios y técnicas de respiración, te sentirás segura y con menos miedo al parto.

Durante el embarazo tendrás, subidas y bajadas en tu estado de ánimo que son perfectamente controlables, especialmente si tu pareja te apoya. Solo piensa que todas estas emociones se presentan en la mayoría de las embarazadas.

El embarazo es una experiencia maravillosa así que no permitas que estos  cambios emocionales  que son normales te impidan disfrutarlo.

Finalmente  recuerda que una de las principales tareas durante los nueve meses de embarazo es prepararte mentalmente  para la maternidad.  Tus planes futuros, tu estilo de vida incluirán a este nuevo ser humano.

Cambios en tu sexualidad

El apetito sexual vuelve a normalizarse. Algunas mujeres experimentan un aumento de la libido debido a los mayores niveles hormonales y al hecho de que el cuerpo se encuentra más sensible al tacto. Aunque también puede ocurrir que sientan un rechazo hacia las relaciones sexuales. Esta situación suele ser pasajera y desaparece tras el parto.

La necesidad de atención de los tuyos a veces se materializa en los célebres antojos.

Referencias

http://www.embarazadablog.com/2008/09/29/cambios-fisicos-y-psicologicos-en-el-segundo
http://www.elbebe.com/cambios-embarazada-segundo-trimestre-embarazo
http://web.utk.edu/~cpah/PregnancyPage/Changes09.html
http://www.mayoclinic.com/health/pregnancy/PR00018
http://mujer.terra.es/muj/articulo/html/mu2403.html
Mayo Clinic Guide to a  Healthy Pregnancy  Dr. Roger W.Harms  M.D.
http://www.selfgrowth.com/articles/Johnson44.html
http://www.bienestaremocional.org/cambios-de-humor-durante-el-embarazo/
http://www.americanpregnancy.org/pregnancyblog/2012/01/physical-and-emotional-changes-during-the-second-trimester-of-pregnancy/
http://www.kidspot.co.nz/article+3356+117+Emotional-changes-for-you-during-middle-pregnancy.htm
http://health.howstuffworks.com/pregnancy-and-parenting/pregnancy/issues/understanding-psychological-changes-during-pregnancy2.htm