Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Cáncer del útero o cáncer uterino

Última actualización 18 de Marzo 2015

¿Qué es el cáncer?

El cuerpo está formado por trillones de células vivas que crecen, se dividen en nuevas células y mueren en una forma ordenada. Durante los primeros años de la vida, las células se dividen más rápidamente y, una vez que la persona llega a ser adulto, las células se dividen únicamente para reponer a las que van muriendo o para reparar algún daño.

El cáncer se inicia cuando las células en algún lugar del cuerpo empiezan a crecer sin control. Existen muchos tipos de cáncer, pero todos ellos empiezan por el crecimiento sin control de células anormales.

El crecimiento de las células cancerosas es diferente del de las células normales. En vez de morir, las células cancerosas continúan creciendo y formando nuevas células anormales. En la mayoría de los casos, estas células forman lo que se llama un “crecimiento o tumor”. Las células cancerosas pueden también invadir (crecer dentro de) otros tejidos; esto es algo que las células normales NO pueden hacer.

Las células se convierten en cancerosas debido al daño que se hace en su ADN. El ADN se encuentra en todas las células de nuestro cuerpo y dirige sus acciones. En una célula normal, cuando el ADN se daña, la célula misma repara el daño o muere. En las células cancerosas, el ADN dañado no se repara y la célula no muere como debería hacerlo, en cambio, esta célula sigue haciendo nuevas células –con el mismo ADN dañado- que el cuerpo no necesita.

Las personas pueden heredar el ADN dañado, pero es más probable que el daño en el ADN se produzca por errores que a veces suceden en el momento de la reproducción celular o por algo que se encuentra en nuestro medio ambiente. En algunos casos la causa del cambio en el ADN es algo obvio, como por ejemplo el tabaquismo, pero es muy probable que no se encuentre una causa clara.

¿Cómo se disemina el cáncer?: Las tres maneras en que el cáncer se disemina en el cuerpo son las siguientes:

  • A través de los tejidos. El cáncerinvade el tejido normal que lo rodea.
  • A través delsistema linfático. El cáncer invade el sistema linfático y circula por los vasos linfáticos hacia otros lugares del cuerpo.
  • A través de lasangre. El cáncer invade las venas y los capilares, y circula por la sangre hasta otros lugares del cuerpo.

Cuando las células cancerosas se separan del tumor primario (original) y circulan a través de la linfa o la sangre hasta otros lugares del cuerpo, se puede formar otro tumor (secundario). Este proceso se llama metástasis. El tumor secundario (metastásico) es el mismo tipo de cáncer que el tumor primario. Por ejemplo, si el cáncer de mama se disemina hasta los huesos, las células cancerosas de los huesos son en realidad células de cáncer de mama. La enfermedad es cáncer metastásico de mama, no es cáncer de hueso.

Los diferentes tipos de cáncer pueden comportarse en forma muy diferente. Crecen en tiempos diferentes y responden a diferentes tratamientos. Esta es la razón del por qué las personas con cáncer necesitan un tratamiento que esté dirigido a su tipo particular de cáncer.

¿Cuál es la diferencia entre un tumor canceroso y un tumor benigno?: No todos los tumores son cancerosos. A los tumores que no son cancerosos se les llama “benignos”. Los tumores benignos también pueden causar problemas; pueden crecer tanto que presionan órganos y tejidos. Sin embargo, NO pueden crecer dentro de (invadir) otros tejidos. Y tampoco pueden extenderse a otras partes del cuerpo (metástasis). Los tumores benignos casi nunca amenazan la vida.

Acerca del útero

El útero es un órgano en forma de pera ubicado en la pelvis de la mujer (debajo del estómago, entre los huesos de la cadera) entre la vejiga y el recto. También conocido como matriz, el útero es el lugar donde se desarrolla el bebé cuando una mujer está embarazada. Está integrado por tres partes, la pared muscular o miometrio, el endometrio (revestimiento y el cuello uterino (la abertura). En caso de no producirse la fecundación, el endometrio, la membrana que recubre el útero, se descama y da lugar a la menstruación.

Los ovarios producen los óvulos, que se desplazan a través de las trompas de Falopio.

                                        Sin título-2

Una vez que el óvulo abandona el ovario puede ser fertilizado y se implanta en las paredes del útero. La principal función del útero es alimentar al feto en desarrollo antes del nacimiento.

¿Qué es el cáncer de útero?

El cáncer de útero es una enfermedad en la cual las células del útero cambian y se multiplican sin control formando una masa de tejido que se llama “tumor”. Los tumores en el útero pueden ser malignos o benignos.

Un tumor maligno es aquél que puede diseminarse a otras partes del cuerpo. Un tumor benigno es aquél que no se disemina. El cáncer uterino es el más común del sistema reproductivo de la mujer.

utero

El cáncer del endometrio que complica el embarazo es sumamente raro y no se ha evaluado su comportamiento biológico.

Cuando el cáncer de útero se detecta en etapas tempranas, el tratamiento es más eficaz.

Mioma

Un mioma es un tumor benigno y no canceroso que crece en el tejido muscular del útero o miometrio en las mujeres. Sólo un 0,5% de los miomas se convierten en tumores malignos (sarcomas) en las mujeres. Se estima que aproximadamente una de cada cuatro a cinco mujeres de más de 35 años de edad padecen de Miomas.

¿Cuántos tipos de cáncer uterino hay?

El tipo más común de cáncer del útero se denomina cáncer endometrial (adenocarcinoma). Este tipo de cáncer puede presentarse cuando se forma en el revestimiento del útero.

Existen dos tipos principales de cáncer uterino:

Adenocarcinoma: constituye casi el 80% de los cánceres uterinos. Se desarrolla a partir de las células del tejido que reviste el útero llamado endometrio.

Un tipo común de adenocarcinoma endometrial es el llamado carcinoma endometrioide. Y otro, menos común, es el llamado cáncer endometrial seroso.

Sarcoma uterino: Este es un tipo de cáncer muy raro y se inicia en la pared muscular del útero.

¿Cuáles son los signos y los síntomas del cáncer de útero?

El síntoma más común del cáncer de útero es el sangrado anormal. Por ejemplo, sangrado después de la menopausia, periodos menstruales que duran más de siete días, sangrado entre periodos menstruales o cualquier otro sangrado que sea más abundante o dure más de lo normal.

Otros síntomas del cáncer de útero pueden incluir dolor o sensación de presión en la pelvis, dificultad para orinar y dolor durante la relación sexual.

Si presentas cualquiera de estos síntomas, habla inmediatamente con tu médico. Estos síntomas podrían ser ocasionados por alguna otra causa que no sea cáncer, pero la única manera de saberlo es si hablas con tu médico.

¿Cómo puedo prevenir el cáncer de útero?

La investigación ha demostrado que ciertos factores pueden reducir el riesgo de desarrollar cáncer uterino.

  • Tomar píldoras anticonceptivas, principalmente cuando es por un periodo largo.
  • Mantener un peso saludable.
  • Si eres diabética, mantener este padecimiento bajo control.
  • Tomar progesterona (la otra hormona femenina) si usted está tomando estrógeno para el reemplazo hormonal durante la menopausia.

Factores de riesgo

Un factor de riesgo es cualquier cosa que pueda incrementar la posibilidad de una persona de desarrollar cáncer, pero aunque influyen en el desarrollo del padecimiento, la mayoría de ellos no es causa directa del cáncer.

Los siguientes factores pueden incrementar el riesgo de una mujer para desarrollar cáncer uterino:

  • Edad: generalmente se presenta en mujeres de más de 50 años.
  • Obesidad: el tejido grasoso en la mujer obesa produce estrógenos adicionales, una hormona sexual que puede incrementar el riesgo de cáncer uterino.
  • Raza: las mujeres de raza blanca tienen más posibilidades de desarrollar el cáncer uterino.
  • Genética: el cáncer uterino se da en familias en donde al cáncer de colon es hereditario.
  • Otros problemas de salud: las mujeres pueden incrementar el riego cuando han tenido endometriosis o diabetes.
  • Otros cánceres: las mujeres que han tenido cáncer de mama, colon o de ovario, tienen un riesgo incrementado de desarrollar cáncer uterino.
  • Terapia radiactiva: las mujeres que han tenido terapia radioctiva como tratamiento para otros padecimientos en la zona de la pelvis.
  • Dieta: las mujeres que ingieren alimentos altos en grasas animales.
  • Estrógeno: una exposición prolongada al estrógeno y/o un desbalance en esta hormona.

Diagnóstico

No hay pruebas de detección para el cáncer endometrial en las mujeres que no presentan síntomas. Para muchas mujeres, la prueba de Papanicolaou puede estar integrada con un examen médico regular, sin embargo, esta prueba no siempre detecta el cáncer del útero. De hecho, los resultados de la prueba de Papanicolaou de la mayoría de las mujeres con cáncer endometrial son normales.

Existen varios métodos que se usan para detectar la presencia de cáncer endometrial:

  • Biopsia de endometrio: prueba en la que se extrae una pequeña cantidad de tejido y se examina en el microscopio. Esta prueba es generalmente la primera que se realiza para detectar células anormales.
  • Ecografía transvaginal: prueba que emplea ondas sonoras para examinar el grosor del endometrio y el tamaño del órgano.
  • Histeroscopía: procedimiento quirúrgico donde se usa un instrumento delgado que transmite una luz para ver dentro del útero o para cirugías.
  • Dilatación y raspado: procedimiento mediante el cual se abre el cuello uterino para raspar o aspirar levemente el interior del útero.

El cáncer endometrial puede diagnosticarse sólo mediante un examen del tejido del útero.

Durante el embarazo, el médico puede también solicitar estudios de imagen como ultrasonidos y resonancia magnética que no producen radiaciones que podrían dañar al bebé.

Estadio del cáncer

Si se ha encontrado cáncer, el médico patólogo estudia las muestras de tejido para determinar el grado o estadio del tumor.

Se determina también dónde está localizado el tumor o hacia dónde se ha diseminado y si está afectando otras partes del cuerpo. Los médicos utilizan varios estudios de laboratorio o de imagen para completar este estudio y, en algunas ocasiones es necesario también estudiar las muestras del tejido que se extrajeron durante la cirugía.

Saber el estadio del cáncer ayuda al médico a decidir cuál es el mejor tratamiento y puede ayudar a conocer el pronóstico y cuál es la posibilidad de recuperación que tiene la mujer afectada.

El estadio es un medio común para describir el cáncer y permite que los médicos puedan trabajar en equipo para planear el mejor tratamiento.

Sistema TNM

Una de las herramientas para describir el estadio es el sistema TNM que corresponde a la abreviación de “Tumor”(T) “Nódulo (N), y “Metástasis” (M). Los médicos buscan estos tres factores al determinar el estadio del cáncer:

  • El tamaño del primer tumor y dónde se localiza. (Tumor, T).
  • ¿Se ha diseminado a los nódulos o ganglios linfáticos? (Nódulo, N).
  • ¿El cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo? (Metástasis, M).

Los resultados se combinan para obtener un resultado. Existen tres estadios: estadio 0 y estadios I a IV.

Sistema FIGO

Este es el sistema estándar que se utiliza por la mayoría de los médicos para determinar el estadio del cáncer uterino.

Tumor: utilizando el sistema TNM, la T y una letra o número (0 a 4), se usa para describir el tamaño y la localización del tumor. Algunos estadios de subdividen a su vez en grupos más pequeños que ayudan a describir con más detalle el tumor:

  • TX: el tumor primario no puede ser evaluado debido a una falta de información. Es necesario hacer más pruebas.
  • T0: (T y 0) No parece haber un tumor primario en el útero.
  • Tis: esta condición se denomina “cáncer in situ” que quiere decir que el cáncer se encuentra únicamente en la capa de células que cubren el útero y no se ha diseminado a los tejidos más profundos del útero.
  • T1/FIGO I: El tumor parece encontrarse nada más en el cuerpo del útero.
  • T1/FIGO IA: El tumor se encuentra nada más en el endometrio y se ha diseminado a menos de la mitad del miometrio (la capa media del útero)
  • T1b/FIGO IB: El tumor se ha diseminado a más de la mitad del miometrio.
  • T2/FIGO II: El tumor se ha diseminado al tejido conectivo del cuello uterino pero no se ha diseminado fuera del útero.
  • T3a/FIGO IIIA: El tumor involucra la capa de tejido que cubre la superficie exterior del útero y/o el tejido de las trompas de Falopio y ovarios.
  • T3b/FIGO IIIB: El tumor se ha diseminado a la vagina o a los tejidos cercanos al útero.
  • T4/FIGO IVA: el tumor se ha diseminado al tejido interior de la vejiga y/o a la mucosa del intestino.

Nodulo. La “N” en el sistema de estadio TNM, se refiere a los nódulos o ganglios linfáticos (Los ganglios linfáticos son estructuras pequeñas, en forma de frijol, que se encuentran por todo el cuerpo y cuya función es producir y almacenar células que combaten la infección.)

Los que quedan cerca del útero se denominan “ganglios regionales”, los que quedan más en la periferia se denominan “ganglios linfáticos distantes”.

  • NX: los ganglios regionales no pueden ser evaluados.
  • N0: no has diseminación a los ganglios regionales.
  • N1/FIGO IIICI: El cáncer se ha diseminado a los ganglios regionales de la pelvis.
  • N2/FIGO IIIC2: El cáncer ha llegado a los ganglios para-aórticos que se localizan en la mitad del abdomen superior y puede haber (o no), diseminación a los ganglios de la pelvis.

Metástasis distante: La “M” en el sistema TNM describe si el cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

  • M0: El cáncer no se ha diseminado.
  • M1/FIGO IVB: Existe una diseminación distante incluyendo el abdomen y/o a los ganglios inguinales que se encuentran en las ingles.

Los de más alto grado crecen más rápidamente y tienen más posibilidades de diseminarse.

Agrupación por el estadio del cáncer

Los médicos asignan el estadio del cáncer de endometrio al combinar las clasificaciones T, N y M

Estadio 0 ó carcinoma in situ (carcinoma temprano): El cáncer de útero en etapa 0 es un cáncer temprano. El cáncer se encuentra únicamente en las capas superiores del endometrio y no se ha diseminado (Tis, N0, M0).

Estadio I: El cáncer se formó y se encuentra en útero, pero no se ha diseminado fuera de éste. Puede haber invadido el miometrio. (T1, N0, M0).

  • Estadio IA: El cáncer se encuentra únicamente en el endometrio o en menos de la mitad del miometrio. (T1a, N0, M0).
  • Estadio IB: El tumor se ha diseminado a la mitad o más del miometrio (T1b, N0, M0).

Estadio II: El cáncer ha invadido el cuello uterino pero no otras partes del cuerpo (T2, N=, M=).

Estadio III: El cáncer se ha diseminado a la vagina y los nódulos linfáticos pero se encuentra todavía en la región pélvica (T3, N0, M0).

  • Estadio IIIA: El cáncer se ha diseminado a la capa serosa del útero y/o al tejido de las trompas de Falopio pero no a otras partes del cuerpo (T3a, N0, M0).
  • Estadio IIIB: El tumor se ha diseminado a la vagina o a los tejidos cercanos al útero (T3b, N0, M0).
  • Estadio IIIC1: El cáncer se diseminó a los ganglios de la región pélvica (T1 a T3, N1, M0).
  • Estadio IIIC2: El cáncer se ha diseminado a los ganglios para aórticos, con o sin diseminación hacia los ganglios regionales (T1 a T3, N2, M0).

Etapa IVA: El cáncer se ha diseminado a la mucosa de la vejiga o del recto (T4, cualquier N, M0).

Etapa IVB: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos de la ingle y/o a órganos distantes como los huesos o los pulmones (cualquier T, cualquier N, M1).

Grado

Los especialistas describen también este tipo de cáncer por el “grado” (G) el cual describe que cantidad de las células cancerosas se ven como células sanas cuando se observan en el microscopio.

El patólogo compara el tejido canceroso con el tejido sano el cual, generalmente, contiene muchos tipos de células diferentes que se agrupan. Cuando el tejido canceroso se ve como el tejido sano y contiene grupos de diferentes células, se denomina “cáncer diferenciado” o tumor de bajo grado.

Cuando el tejido canceroso se ve muy diferente del tejido sano, se denomina tumor pobremente diferenciado o “tumor de alto grado”.

El grado del cáncer puede ayudar a los médicos a predecir qué tan rápido se va a diseminar. En general, los de bajo grado tienen un mejor pronóstico.

La letra “G” se usa para definir el grado en un cáncer uterino.

  • GX: el cáncer no puede ser evaluado
  • G1: Las células están bien diferenciadas.
  • G2: Las células están moderadamente diferenciadas.
  • G3: Las células están muy pobremente diferenciadas.
  • G4: las células no están diferenciadas.

Cáncer uterino recurrente

Enfermedad recurrente significa que el cáncer ha vuelto a aparecer (recurrido) después de haber sido tratado. Puede volver a aparecer en otro lugar (recurrencia a distancia).

Aproximadamente el 70% del cáncer uterino recurrente se presenta en los primeros 3 años del tratamiento inicial. Algunos de los síntomas son similares a los que se experimentaron cuando el primer diagnóstico.

  • Dificultad o dolor para orinar.
  • Pérdida de peso.
  • Tos crónica
  • Dolor en la región pélvica, en el abdomen o en la parte posterior de las piernas.

Si existe una recurrencia, otros estudios de laboratorio ayudarán a determinar la extensión del padecimiento.

Tratamiento del cáncer uterino

Opciones de tratamiento por Estadio

Es probable que el médico te recomiende uno o una combinación de tipos de tratamiento y esto dependerá de una variedad de factores como, por ejemplo, el tipo del tumor, el estadio y otros problemas médicos que puedas tener.

Estadio I

  • Solamente cirugía
  • Cirugía con radiaciones o quimioterapia
  • Terapia hormonal con un medicamento del tipo de la progesterona. Este tratamiento es por vía oral o a través de un componente intra uterino que se utiliza en circunstancias especiales.
  • Cirugía, radiaciones y quimioterapia.

Estadio II

  • Cirugía con radiaciones o quimioterapia.
  • Cirugía, radiaciones y quimioterapia.

Estadio III

  • Cirugía con radiaciones o quimioterapia.
  • Cirugía, radiaciones y quimioterapia.

Estadio IV

  • Cirugía. Durante este procedimiento el cirujano oncólogo extirpa el útero, los ovarios y las trompas de Falopio.
  • Terapia hormonal.

Es importante que le preguntes a tu médico acerca de las diferentes opciones de tratamiento que existen para tu caso, incluyendo los protocolos.

El cáncer uterino asociado al embarazo

El cáncer endometrial asociado al embarazo es muy raro ya que este tipo de cáncer generalmente afecta a las mujeres que están en la sexta década de vida y que tienen una historia de otros padecimientos crónicos como diabetes, hipertensión, obesidad, etc.

El cáncer en útero durante el embarazo es atípico porque un tumor maligno antes de la concepción, seguramente crea un ambiente no favorable para la concepción e implantación del embrión.

El adenocarcinoma asociado con el embarazo es típicamente del endometrio y mínimamente invasivo. Sin embargo, sí puede ser causa de muerte.

Embarazo después de un tratamiento para cáncer uterino

Desafortunadamente, después de cualquier tratamiento de cáncer uterino, no puedes embarazarte. Esto puede ser difícil de aceptar y ocurre cuando te hicieron una histerectomía (te quitaron el útero) o te dieron radiaciones que detuvieron el funcionamiento de los ovarios.

Pero si tuviste un cáncer uterino diagnosticado en etapa muy temprana y quieres quedar embarazada después del tratamiento, es probable que te hagan una biopsia cónica (bajo anestesia el médico corta una sección en forma de cono del tejido de tu cuello uterino que incluye toda el área del cuello donde puede haber células anormales para que sean examinadas en el laboratorio).

Con este tratamiento el útero no se quita y se permite la posibilidad de un embarazo. Esto funciona únicamente cuando el cáncer es realmente temprano y puede extraerse completamente. Es probable que con estos tratamientos haya un riesgo incrementado de un parto prematuro, todo dependerá de la cantidad de tejido del cuello que sea necesario quitar.

Otra opción es la llamada traquelectomía (cirugía en la que el médico trata de quitar todo el cáncer pero de la apertura interna del cuello uterino el cual después se cierra con costura pero dejando una pequeña apertura para permitir el flujo de tu menstruación).

No todas las mujeres pueden tener este tipo de tratamiento. Solamente puede hacerse cuando el cáncer se ha detectado muy tempranamente –no más allá de un cáncer estadio I. La mayor parte del cuello se quita junto con la parte superior de la vagina. El útero y la apertura superior del cuello se dejan y se juntan a la vagina que quedará más corta.

Los bebés han nacido sanos pero existe el riesgo de parto prematuro después de esta operación. El parto tiene que ser por cesárea. Con este tipo de operación, la fertilidad no es tan buena como con la biopsia de cono, pero es mejor para curar el cáncer un poco mayor.

Dado que no es posible que el médico sepa si el cáncer se ha diseminado sino hasta el momento de la cirugía en el que se verifica el tejido en busca de células cancerosas. Si se encuentran en las capas más profundas, será necesario quitar más tejido del cérvix para curar el cáncer y entonces existe la posibilidad de te tengan que extraer el útero (histerectomía) combinada con quimioterapia y radiaciones.

Con el cáncer en estadio I, el riesgo de que se haya diseminado a los ganglios es muy bajo, pero si se llegara a detectar que cualquiera de los ganglios contiene células cancerosas, el especialista recomendará radioterapia.

Desafortunadamente, el tratamiento te volverá infértil y no podrás tener hijos después de la traquelectomía.

Tratamiento del cáncer uterino durante el embarazo

El tratamiento activo del cáncer es incompatible con la continuación del embarazo. Sin embargo es difícil que se presente un dilema en cuanto al balance del binomio madre-feto ya que, casi todos los casos reportados en la literatura médica, estaban asociados a abortos espontáneos o al periodo post parto.

El cáncer invasor de útero durante el embarazo se maneja de acuerdo con los protocolos que existen para la mujer que no está embarazada, sin embargo debe ser individualizado y, en lo posible, se debe respetar los deseos de la embarazada.

Si te han diagnosticado cáncer uterino invasivo cuando estás embarazada, lo que sucederá depende de:

  • Qué tipo de cáncer cervical tienes.
  • Qué tan grande es el tumor y cuál es su estadio.
  • Cuántas semanas tienes de embarazo
  • Qué es lo que tú y tu familia desean.

Para tomar una decisión, es necesario que tengas una información muy completa de tu equipo médico acerca de las opciones que puedes tener y cuáles son los beneficios y riesgos de cada una. Tu médico es parte de un equipo multidisciplinario que discutirá contigo la situación y juntos decidirán cuáles son las mejores opciones en tu caso. Este equipo de especialistas incluye:

  • Especialista en el tratamiento de los medicamentos para el cáncer o quimioterapia (oncólogo médico)
  • Especialista en tratamiento de medicamentos y radioterapia (oncólogo clínico).
  • Cirujano especializado en el sistema reproductivo femenino (obstetra)
  • Especialista en el estudio de tejidos (patólogo)

Cáncer en estadio temprano: la mayoría de las mujeres embarazadas    a las que se les ha diagnosticado cáncer uterino, están en estadio temprano. La investigación, hasta ahora, sugiere que estos cánceres crecen y se diseminan con la misma velocidad que sucede en mujeres con cáncer uterino que no están embarazadas.

Menos de 3 meses de embarazo: En términos generales en el primer trimestre del embarazo el médico se preocupará más por iniciar el tratamiento del cáncer que por el embarazo.

Si tienes menos de tres meses de embarazo, tu médico puede querer tratarte de inmediato ya que puede pensar que más de seis meses es un tiempo demasiado largo para dejarte sin tratamiento. Si decides tomar el tratamiento, entonces tendrás que terminar el embarazo.

Si decides continuar con el embarazo, tu médico retrasará el tratamiento hasta que tengas más de tres meses. El tratamiento del cáncer durante el embarazo es experimental y hay muy pocos casos reportados. Igualmente hay muy poca información acerca del resultado a largo plazo de mujeres tratadas durante el embarazo.

Es en el II trimestre cuando encuentra el mayor problema para la toma de decisiones. Cada caso debe ser resuelto individualmente y tanto tu ginecólogo como el cirujano oncólogo deben hablar claramente contigo acerca de los pros y contras que tendrías si inicias o retrasas el tratamiento y cuál es el plan que han diseñado para ti.

Generalmente el parto se efectúa por medio de cesárea para evitar las complicaciones que se podrían presentar si se hace por vía vaginal y se inicia el tratamiento de inmediato. El médico puede quitar el útero (histerectomía) al mismo tiempo. Es probable que necesites además tratamiento de quimioterapia y radiaciones.

Para tumores pequeños: Para algunos tumores pequeños, es posible el tratamiento con la biopsia de cono o traquelectomía. Son muy pocas las mujeres que han tenido traquelectomía durante el embarazo; existe el riesgo de sangrado y de pérdida del bebé poco después de la cirugía.

Para tumores grandes: Tu médico puede sugerir la quimioterapia para disminuir el tamaño del tumor hasta que el bebé nazca. La quimioterapia NO se puede administrar durante el primer trimestre ya que puede dañar el desarrollo del bebé o causar un aborto.

La investigación acerca de la administración de quimioterapia después del primer trimestre, no ha mostrado un riesgo incrementado de defectos al nacimiento comparado con la población en general. Pero aún es necesaria más investigación para entender lo que sucede al bebé a largo plazo.

Pronóstico

El pronóstico de esta enfermedad no es afectado por la gestación, en términos biológicos, el comportamiento evolutivo del cáncer es igual en mujeres gestantes y no gestantes.

Documento elaborado con la colaboración y supervisión del médico cirujano especialista en oncología Dr. Eduardo Maafs Molina.

 

Referencias