Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Consulta prenatal en el tercer trimestre

Última actualización 14 de Agosto 2013
Su embarazo, sobre todo si es el primero, es con seguridad una de las etapas mas importantes y especiales en su vida

De aquí al parto

Si tu médico todavía no lo ha hecho, en las primeras etapas de este trimestre te hablará sobre los síntomas de un parto prematuro y preeclampsia, además, te hablará sobre otros síntomas que requieren que llames al médico inmediatamente (como el sangrado vaginal y la disminución de los movimientos fetales).

Te dirá también los cambios normales que se esperan entre cada visita y en la próxima, te hará saber si tiene alguna preocupación específica y te explicará los análisis que puedas necesitar. A medida que se acerque la fecha del parto, te hablará sobre los síntomas del parto y te hará saber cuándo lo debes llamar.

Semana 25 a 28

Durante la visita mensual tu médico checará el ritmo cardiaco del bebé y revisará tu abdomen para estimar el tamaño. También medirá la distancia entre el hueso púbico y la parte superior del útero y la comparará con la edad de desarrollo del bebé y con las medidas de la consulta anterior, para asegurarse de que el índice de crecimiento del bebé sea normal.

Si le parece que el bebé es demasiado grande o demasiado pequeño, se te hará una ecografía para evaluar su crecimiento y controlar los niveles de líquido amniótico. La distancia de la parte superior del útero (el fundus) al hueso del pubis, debe de ser de 25 a 28 centímetros (más o menos el número de semanas que llevas de embarazo).

Seguramente te podrán decir ya si el bebé se colocó de cabeza preparándose para el parto o si está de pie o de nalgas. No te preocupes, todavía tiene tiempo de colocarse bien, la posición correcta es la de cabeza.

Te preguntará cuán a menudo sientes los movimientos del bebé y te recordará que debes avisarle si te parece que está menos activo que de costumbre. Es importante que prestes atención a los movimientos y puede pedirte que comiences a contar los movimientos durante un periodo de tiempo determinado todos los días.

Al mismo tiempo que vigila la salud de tu bebé, se fijará también en la tuya, especialmente en algunos aspectos importantes de este trimestre como son la ganancia de peso y tu presión arterial. Revisará los resultados de los análisis que haya recibido.

Te preguntará si has tenido contracciones, hinchazón, dolores de cabeza u otras molestias. Aunque no lo pregunte, explícale todos los síntomas que tengas, incluso si parecen ser los usuales, tales como fatiga, mal humor o dolores.

No te dejes intimidar por la sensación de que está demasiado ocupado para hablar, es posible que vea a docenas de pacientes por día, pero tu embarazo es lo más importante del mundo para ti.

Estudios de laboratorio:

  • Seguramente te pedirá que te realices un análisis de sangre para medir la glucosa y descartar la posibilidad de diabetes gestacional (un tipo especial de diabetes que se puede presentar en el embarazo en mujeres que antes no eran diabéticas).
  • Si tu tipo de sangre es Rh negativo, seguramente medirán también los anticuerpos y te pondrán la primera vacuna de inmunoglobulina Rh.
  • Es importante también saber si estás anémica, la anemia significa que tiene niveles bajos de hierro en sangre y es común en las mujeres mujer embarazadas, en particular durante el tercer trimestre. Los médicos normalmente recomiendan que las mujeres tomen un suplemento de hierro para evitar la anemia. A pesar de los suplementos, algunas mujeres tienen anemia.
  • Si ése es tu caso, el médico puede recomendarte aumentar la dosis de hierro. No olvides tomar abundantes cantidades de líquidos y comer mucha fibra para contrarrestar el estreñimiento que comúnmente causa el consumo de hierro.
  • Y te harán un examen general de orina para detectar si hay albúmina (una proteína) en tu orina (lo que podría ser una señal de Preeclampsia o toxemia del embarazo, una complicación seria), infecciones u otros problemas.

Semana 29 a 32

La visita al ginecólogo después de la semana 32, será la última que realices mensualmente, de aquí en adelante seguramente te pedirá que lo visites primero cada quince días y en las últimas cuatro semanas, la visita será semanal. En cada visita revisarán el estado de salud del bebé y te preguntarán sobre la actividad y tipo de movimientos que realiza y escucharán su corazón.

Como en las otras visitas, te medirán el tamaño del útero del fundus al pubis y en este momento debe de medir ya de 29 a 32 centímetros , más o menos las semanas de embarazo.

Te tomarán la presión arterial, te pesarán (en este momento es muy importante tu ganancia de peso, ya debes de estar ganando 200 gramos por semana) y te preguntará acerca de cualquier molestia que puedas tener: hinchazón de pies o manos, dolor de cabeza, ardor al orinar, fiebre, sangrado o salida de líquido por genitales, contracciones acompañadas de dolor de espalda o sensación de pesadez en la pelvis, náuseas, desánimo, desmayos, etc.

Estudios de laboratorio

Esta semana o la próxima posiblemente te harán un análisis de estreptococo grupo B. Esta infección silenciosa rara vez causa problemas o dificultades en los adultos, pero puede resultar peligrosa para el recién nacido. El análisis se realiza tomado con un hisopo una muestra de la mucosa vaginal y otra del recto. Se analizan las secreciones para detectar la presencia de bacterias. Si la prueba es positiva o si en tus embarazos anteriores has padecido  esta infección  seguramente te darán antibióticos  intravenosos durante el trabajo de parto, el medicamento ayudará a evitar que la infección bacteriana se trasmita al bebé.

Semana 33 a 36

Sigues en las visitas quincenales, en esta consulta te pesará nuevamente y medirá el tamaño del útero de la parte superior hasta el pubis. En este momento ya debe medir cerca de 33 a 34 centímetros . De aquí en adelante ya no aumentará tanto.

Revisará también la posición del bebé. Para la semana 33, seguramente ya llegó a la posición que debe de estar para el parto cualquiera que esta sea: de cabeza, de pies o de nalgas. El médico tratará de determinar qué parte del cuerpo del bebé se encuentra más cerca del cuello del útero y lo puede hacer tocando el abdomen o, conforme se acerca la fecha del parto, podrá hacer un examen vaginal. Si aún le quedan dudas podrá realizar un ultrasonido. Si el bebé se encuentra de cabeza, no habrá problemas para el parto, pero si se encuentra de pie o de nalgas, es casi seguro que se tendrá que realizar una cesárea.

Semanas 37 a 40

Seguramente tendrás que visitar a tu médico cada semana hasta el momento del parto. Cada vez medirá tu presión arterial, verá cuánto has aumentado de peso y verá los movimientos y la actividad que tenga tu bebé, escuchará su corazón y medirá tu útero.

Recuerda, el bebé está más grande, tiene menos espacio y posiblemente no se mueva tanto pero NO debería de dejar de hacerlo.

En los exámenes pélvicos que te realice, seguramente querrá saber qué tanto se ha suavizado el cuello del útero y qué tanto se ha abierto y borrado. No pongas muchas esperanzas en estos números, porque puedes estar varias semanas con una dilatación de 3 centímetros o puedes llegar a la labor de parto con 0 centímetros de dilatación o borramiento. En realidad hay muchos médicos que ya no toman estas medidas y no hacen exámenes pélvicos.

A partir de la semana 37 el médico siempre querrá saber si no has tenido algún síntoma que te llame la atención o algún problema que requiera tratamiento.

Signos de alarma

Sangrados. Los Sangrados durante el embarazo, son un asunto serio y necesitan atención médica  inmediata. La presencia de sangrado vaginal con dolor abdominal en este trimestre puede ser un desprendimiento de la placenta de las paredes del útero.

Igualmente importante es reportar, inmediatamente, cualquier cambio que notes en la actividad de los movimientos del bebé. Es normal que en esta etapa sean menos vigorosos, el bebé está “descansando y tomando fuerzas” para su nacimiento. Pero el número de movimientos no debería de disminuir mucho. Para contar el número de movimientos puedes acostarte del lado izquierdo y cuenta cada cuánto sientes un movimiento y qué tan fuerte es.

Contracciones.  Las investigaciones medicas no  apoyan el monitoreo de las contracciones uterinas en el hogar, pero muchas veces se recomiendan  por precaución. Si  tu médico te aconseja que lo hagas, recuéstate de lado  y coloca las puntas de tus dedos en la parte baja del abdomen.

Si sientes  que tu abdomen se pone duro sobre la superficie del útero es muy probable que tengas contracciones, monitoréate durante una hora. Registra cuando empezó la contracción, cuanto duró y cuantas tuviste en una hora.

Si  tienes contracciones  cada 20 minutos  u  8 contracciones en una hora, debes de contactar a tu médico de inmediato. Si todavía te faltan semanas para que nazca el bebé, el medico podría detener el trabajo de parto

Si tu embarazo es normal, pero ya pasó la fecha prevista  del parto

Necesitarás hacerte estudios adicionales para asegurarte de que el bebé está bien. Entre las semanas 40 y 41 de embarazo, te harán un Perfil Biofísico  del Feto.
El perfil biofísico del feto, combina una evaluación con el ultrasonido y una prueba no estresante (NST) “Non stress test”  siglas en inglés. Esta prueba se realiza en el tercer trimestre cuando surgen dudas sobre la salud y bienestar del feto después haber examinado a la madre y al feto o en embarazos considerados de alto riesgo.

Cómo se realiza la prueba de Perfil Biofísico Fetal.

La prueba no estresante  (NST) consiste en colocar un cinturón en el abdomen de la madre para medir la frecuencia  cardiaca fetal, y otro cinturón para medir  las contracciones. El movimiento del bebé, su frecuencia cardiaca  y la reacción de la frecuencia cardiaca  a los movimientos, se mide durante 25 a 30 minutos. Ver más …

Si todo es normal, se te inducirá el parto en caso de no tener al bebé a las 42 semanas. Después de esa fecha, los riesgos para tu salud y la salud de tu hijo crecen enormemente. (Si el cuello uterino está maduro, es posible que te induzcan aún más rápido.)

Hablar acerca del posparto

Como quizás no estés en condiciones de tomar decisiones importantes después del parto, ahora es el momento de informar al médico si quieres que se realice la circuncisión a tu bebé varón, si planeas amamantar y qué tipo de método anticonceptivo quieres utilizar después de tener al bebé (por supuesto, después siempre puedes cambiar de parecer). Y si todavía no encontraste un pediatra para el bebé, tu médico quizás pueda darte algunas sugerencias.

Referencias

http://espanol.babycenter.com/a900121/atenci%C3%B3n-prenatal-durante-el-tercer-trimestre-del-embarazo#ixzz33b7E4oav
http://www.newhealthguide.org/Third-Trimester-Prenatal-Visits.html
http://americanpregnancy.org/prenataltesting/biophysicalprofile.html
http://www.webmd.com/baby/guide/7-pregnancy-warning-signs
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/in-depth/prenatal-care/art-20045660?pg=2
http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/preterm-labor/basics/symptoms/con-20035359