Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Dolor abdominal durante el embarazo

Última actualización 14 de Julio 2014
Dolor Abdominal o Cólico

da01

Llevar un bebé en el vientre pone mucha presión en los músculos, ligamentos y venas además en los órganos internos de tu cuerpo, así que no es de extrañar que tengas algunas molestias, en especial en la zona del estómago. Tu futuro bebé reclama su espacio dentro de tu cuerpo y obliga a los órganos de la zona a adaptarse.

El dolor abdominal durante el embarazo es algo bastante común y puede deberse a los numerosos cambios que provoca un embarazo como puede ser el agrandamiento del útero, la posición del bebé o sus movimientos, las contracciones de Braxton – Hicks y el estiramiento de los ligamentos (llamados ligamentos redondos) que sostienen tu útero dentro del abdomen.

El dolor abdominal que llega súbitamente, que es persistente y que está asociado con otros problemas como náusea, vómito, sangrado vaginal o contracciones, sugiere que el dolor no se debe a los cambios normales del embarazo sino a otro problema.

¿Cuáles  son las causas más comunes del dolor abdominal NO PELIGROSO durante el embarazo?

No todas las molestias abdominales son síntomas de problemas graves durante el embarazo,  por ejemplo si se presentan pequeños cólicos  durante el orgasmo o inmediatamente después, mientras sean de corta duración, son normales y no hay por qué alarmarse.

Enseguida presentamos algunas de las causas de molestias abdominales que pueden presentarse, pero recuerda, si no estás segura de lo que pasa, o si la molestia es severa o persistente, llama de inmediato a tu médico.

Dolor por acumulación de gases en el intestino: el incremento normal de progesterona durante el embarazo puede influir a muchos órganos, uno de ellos es el intestino que disminuye el ritmo de la digestión ocasionando estreñimiento y acumulación de gases que van a producir sensación de que estás demasiado “llena”, eructos, ventosidad, malestar y dolor abdominal, en especial después de comer mucho. Todo esto se puede ver incrementado además por:

  • La presión que ejerce el útero en crecimiento sobre el estómago e intestinos.
  • Ciertos alimentos empeoran la formación de gases, pero no afectan a todas las personas del mismo modo. Algunos forman gases con ciertas comidas que a otros no les molesta. En general los almidones (pastas y papas), algunos alimentos ricos en fibra (como salvado de avena y frijoles) y alimentos que contienen ciertos azúcares (como el repollo y coliflor) producen gas a muchas personas. Las mujeres que tienen dificultades para digerir productos lácteos posiblemente sufran de estos problemas si comen esos alimentos durante el embarazo.

¿Qué puedes hacer? Las siguientes sugerencias te ayudarán a evitar la acumulación de gases en el intestino:

  • Trata de controlar la cantidad de aire que tragas. Come varias comidas pequeñas durante el día en lugar de comer pocas comidas abundantes. No comas apurada. Tómate tu tiempo, mastica bien los alimentos y no hables mientras comes. Evita tomar bebidas de una botella o con un popote. Toma menos bebidas gaseosas o refrescos. No te tomes la bebida de un trago. Evita la goma de mascar o chupar caramelos duros.
  • Identifica los alimentos que te causan malestar. Lleva un diario de lo que comes para ver qué alimentos te causan problemas. Reduce esos alimentos de ser posible siempre y cuando comas una dieta sana. Limita el consumo de alimentos grasosos y fritos que pueden empeorar la hinchazón.
  • Pregunta antes de tomar remedios sin receta. Habla con tu médico antes de tomar esos remedios porque algunos pueden ser peligrosos durante el embarazo. Recuerda  si no estas segura de que tipo de molestia sientes en el abdomen  no te auto diagnostiques, consulta a tu médico.

Estiramiento de los ligamentos. Por lo general este dolor comienza en el segundo trimestre. Tu útero está sostenido por bandas gruesas de ligamentos que van de las ingles a los lados el abdomen. A medida que tu útero crece, los ligamentos que lo sostienen se estiran y adelgazan para ir acomodando el peso que va en aumento. Este peso jala los ligamentos causando dolores en el vientre bajo que son cortos, fuertes y punzantes o un dolor continuo y que puedes sentir en uno o ambos lados del bajo vientre o en la parte inferior de la ingle.

da02

Muchas mujeres suelen sentir un dolor agudo cuando se levantan de la cama, de una silla o de la bañera, cuando tosen o puede ser un dolor sordo cuando han tenido un día particularmente activo, si has estado caminando mucho o haciendo alguna otra actividad física. Llama a tu médico cuando la molestia continúa después de haber descansado.

Cirugías previas de abdomen. Si te han realizado alguna cirugía de abdomen especialmente de las trompas o de los ovarios es posible que tengas dolor, debido al estiramiento de las adherencias, que son bandas de tejido cicatrizal  que se forman después de una cirugía y que se adhieren a otras estructuras  como a las paredes del abdomen. El aumento constante del útero puede estirar estas bandas y hasta romperlas. El dolor puede ser intenso.

Acidez estomacal (agruras): los cambios hormonales mencionados pueden también causar una disminución en el tono del esfínter del esófago y esto va a provocar un reflujo que dará síntomas de indigestión y acidez estomacal.

Contracciones de Braxton-Hicks: A veces, después de la mitad del embarazo, puede que comiences a notar alguna contracción ocasional en el útero (endurecimiento ocasional del útero). Antes de la semana 37, estas contracciones, llamadas de Braxton-Hicks, deberían ser poco frecuentes, irregulares y principalmente sin dolor. Llama a tu médico si están acompañadas de dolor en la parte inferior de la espalda, si sientes más de cuatro contracciones por hora (incluso si no son dolorosas), si se producen a intervalos regulares o si tienes algún otro síntoma de parto prematuro.

Cuando ya estás cerca de la fecha, las contracciones pueden ser señal de que estás en labor de parto. En ese caso, las contracciones son regulares y se sienten en intervalos de 5 a 10 minutos.

¿Qué puedo hacer?

Cuando sientas dolor abdominal, siéntate, eleva las piernas y relájate. Los síntomas se aliviarán pronto si descansas cómodamente y puede ayudarte a identificar que tipo de molestia sientes.
 Otras sugerencias:

  • Evita cambiar rápidamente de posición, en especial cuando gires bruscamente de la cintura.
  • Cuando sientas dolor, dóblate hacia el dolor para aliviarlo.
  • Para aliviar los dolores producidos por el gas, camina, has algunas tareas domésticas livianas o cambia de posición.
  • Toma abundantes líquidos. La deshidratación puede causar contracciones de Braxton Hicks
  • Toma un baño de regadera no muy caliente o ponte la bolsa de agua caliente cubierta con una toalla  en el sitio que te duele.

da03

¿Qué problemas graves, relacionados con el embarazo, pueden causar dolor abdominal?

Como ya lo mencionamos, las molestias ocasionales en el abdomen durante el embarazo pueden ser  inofensivas, pero también pueden ser un síntoma de algún problema serio relacionado con el mismo embarazo. Estas son las más comunes:

Embarazo ectópico. Este tipo de embarazo ocurre cuando el huevo se implanta fuera del útero y esto puede ser la causa de dolor al principio del embarazo. Este problema puede ser muy grave si no se atiende de inmediato. Llama a tu médico si tienes cualquiera de los siguientes síntomas: dolor abdominal que se empeora con el movimiento o cuando vas al baño o toses, y que se puede reflejar en el hombro, manchado vaginal o sangrado vaginal, Esta grave afección exige atención médica inmediata.

Si se trata de un embarazo ectópico, el dolor empeorará, si el sangrado es muy abundante o presentas signos como pulso rápido, mareos, desmayo, palidez, tienes la piel húmeda, llama una ambulancia o vete al hospital de inmediato.

Aborto: Se considera un aborto cuando el embarazo se pierde antes de las 20 semanas. El sangrado vaginal es, generalmente, el primer síntoma el cual sigue con un dolor abdominal que se inicia unas horas o días después. Este sangrado puede ser ligero o fuerte y el dolor puede sentirse como tipo cólico o puede ser persistente, suave o agudo y puedes sentirlo como un dolor en la parte baja de la espalda o como una presión en la pelvis.  Es importante que si tienes cualquiera de estos síntomas llames de inmediato a tu médico.

Parto prematuro: Se considera que estás en “parto prematuro” cuando empiezas con contracciones que pueden dilatar y borrar el cuello del útero antes de la semana 37 del embarazo. Llama a tu médico o acude al hospital de inmediato si sientes dolor abdominal con estos síntomas:

  • Un aumento en el flujo vaginal o un cambio en el tipo de flujo (si se vuelve más acuoso, o sanguinolento o incluso si está un poco rosado o manchado con sangre).
  • Manchado vaginal o franco sangrado
  • Dolor abdominal de tipo de cólico menstrual o más de cuatro contracciones en una hora (aún cuando no sean dolorosas).
  • Sensación de presión en la zona pélvica que aumenta. Sientes como si el bebé empujara hacia abajo.
  • Dolor en la parte baja de la espalda (especialmente si nunca habías tenido este tipo de dolor).

Abruptio placenta o desprendimiento de la placenta: Es una condición muy grave en la cual la placenta se separa del útero parcial o completamente antes de que el bebé nazca.

Hay una gran variedad de síntomas, en algunos casos puede haber un sangrado abundante pero en otros puede no notarse al principio o puede ser muy leve o puedes ver un líquido sanguinolento si se llega a romper la bolsa.

Puede haber dolor en el útero, en la parte baja de la espalda, puedes tener contracciones frecuentes o bien el útero puede contraerse y permanecer endurecido como si fuera una contracción que no se quita. Puedes también notar una disminución notable en la actividad del bebé. Es importante que te den atención médica urgente.

Preeclampsia: es un desorden complejo del embarazo que produce cambios en tus vasos sanguíneos y puede afectar a diferentes órganos incluyendo el hígado, los riñones, el cerebro y la placenta.

Con preeclampsia severa puedes tener dolor intenso abdominal, un dolor de cabeza severo, problemas de visión (como visión borrosa o que ves manchas), náusea o vómito. Si tienes cualquiera de estos síntomas, llama a tu médico de inmediato.

Infecciones del tracto urinario: al estar embarazada, puedes ser más susceptible de tener infecciones del tracto urinario de cualquier tipo incluyendo las infecciones del riñón. Los síntomas incluyen cualquier molestia que tengas al orinar y dolor abdominal bajo (generalmente es justo arriba del hueso del pubis), tienes urgencia de orinar frecuentemente y tu orina tiene mal olor y color. Llama a tu médico de inmediato porque las infecciones no tratadas pueden ser causa de parto prematuro.

Infección del líquido amniótico. La infección del saco y del líquido amniótico donde se encuentra alojado el bebé, puede causar fiebre, dolor abdominal, contracciones y desencadenar el trabajo de parto. Es muy frecuente ver esta situación cuando  se presenta la ruptura prematura de membranas.

Cólico hepático: Durante el embarazo la vesícula biliar, al igual que los intestinos, puede ver  afectado su funcionamiento y no puede secretar sus enzimas digestivas de manera normal; esto puede ocasionar un dolor  muy parecido al que se presenta cuando hay  piedras en la vesícula. El dolor es agudo, punzante y se localiza en la parte superior del lado derecho debajo de las costillas.

da04

Causas de dolor abdominal NO relacionadas con el embarazo

Existen otros problemas y condiciones que pueden causar dolor abdominal tanto si estás embarazada como si no lo estás. Algunas de las que tu médico puede considerar son: virus estomacales, intoxicación con alimentos,  apendicitis, cálculos en los riñones, hepatitis, enfermedad de la vesícula o pancreatitis.

Obstrucción intestinal: Conforme el útero va aumentando de tamaño durante el embarazo, se aumenta la posibilidad de que se presente una obstrucción intestinal. La causa más común son  las adherencias (tejido de cicatrización) que se formaron en alguna cirugía previa. La obstrucción intestinal provoca dolores abdominales como si se contrajera el intestino y viene acompañada de vómito.

Inflamación intestinal: el dolor abdominal relacionado con la inflamación de los intestinos generalmente se presenta en la parte baja del abdomen y está asociada a diarrea acompañada de algo de sangre y moco.

da05

Pneumonia: las neumonías del lóbulo inferior del pulmón generalmente provocan dolor abdominal, especialmente cuando es el pulmón derecho el que está afectado. Este síntoma, el dolor abdominal, puede ser el único síntoma que se presente cuando la embarazada tenga neumonía.

Trauma: los accidentes automovilísticos son la principal causa de dolor abdominal por golpe que se presentan en el embarazo. Este dolor puede ser agudo o sordo.

Conclusión

Trata de mantener la calma y recuerda siempre que no debes diagnosticarte. Cuando tengas dudas, llama de inmediato a tu médico, él te ayudará a identificar la causa y, la mayoría de las veces, podrá tranquilizarte.

No tomes ningún medicamento que no haya sido prescrito por tu médico.

Referencias

http://www.whattoexpect.com/pregnancy/symptoms-and-solutions/abdominal-achiness.aspx
http://www.healthline.com/yodocontent/pregnancy/second-trimester-pain-bleeding-discharge.html
http://www.netwellness.org/healthtopics/pregnancy/faq8.cfm
http://www.marchofdimes.com/pregnancy/yourbody_cramping.html
http://www.womenshealthcaretopics.com/preg_abdominal_pain.htm
http://www.babycenter.com/0_abdominal-pain-during-pregnancy_204.bc
http://www.babysitio.com/embarazo/sintomas_calambres_ab.php
http://www.facemama.com/embarazo/dolor-abdominal-durante-el-embarazo.html