Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Eritroblastosis fetal Enfermedad de la sangre de tipo hemolítico por incompatibilidad de RH en el feto y en el recién nacido

Última actualización 19 de Agosto 2013

La mayoría de las personas tienen sangre Rh positiva (Rh+),pero existe una mínima parte de la población que tiene sangre Rh negativo (Rh-), de esta última su salud no se encuentra afectada por este motivo, sin embargo las mujeres que tienen Rh- tienen la posibilidad de desarrollar isinmunización al factor Rh (la enfermedad del Rh), cuando se casa con una persona que es Rh positiva, se embaraza y el hijo que esperan es Rh+.
En este caso el bebé se reconoce como extraño y se transmiten a través de la placenta anticuerpos maternos, que no reconocen a los del feto y por lo tanto se establece un rechazo entre el grupo sanguíneo de la madre y la del futuro bebé.

Los anticuerpos que llegan al feto por medio de la placenta empiezan a causar destrucción de los eritrocitos fetales (los que transportan oxígeno y nutrientes al cuerpo). Si la destrucción de los eritrocitos es muy grave (enfermedad hemolítica), el bebé puede morir.

Después del nacimiento la bilirrubina (sustancia que da una coloración amarilla en los ojos, mucosas y piel de los recién nacidos)y puede producir daños posteriores en el cerebro y el hígado principalmente.

En un primer embarazo, hay muy poco peligro para un feto Rh+ porque el bebé generalmente nace antes a la exposición del antígeno (agente extraño para el organismo). Pero, si la exposición ocurre posteriormente los anticuerpos de la madre pueden atravesar la placenta y alcanzar a dañar al feto.

Si la madre Rh- tuvo un aborto, ya sea espontáneo o provocado, embarazo ectópico (que el embrión o futuro bebé se anida en un lugar diferente al útero), o recibió una transfusión de sangre Rh+ desarrolla incompatibilidad de sangre para embarazos posteriores.

 

¿Qué le pasa al bebé?

Generalmente durante el primer embarazo de una mujer que es Rh negativo y el padre Rh positivo no tiene muchas complicaciones, pero para los embarazos que siguen puede haber mayores problemas. Después del nacimiento, si la bilirrubina se acumula en la circulación fetal pueden depositarse niveles altos en el cerebro provocando una enfermedad llamada querníctero, que da lugar a un síndrome de mala alimentación, flaccidez (“desguanzado”), opistótonos (movimientos rápidos de los ojos), convulsiones (ataques), apnea (no pueden respirar), y muerte Si llegan a sobrevivir pueden manifestar retraso mental y sordera.

 

Tratamiento

En la primera visita a consulta prenatal (antes del nacimiento), se debe de analizar el tipo de sangre de la madre y si ésta es Rh negativo investigar el tipo de sangre del padre, dependiendo de como se vaya desarrollando el embarazo es el tratamiento a seguir.

 

Complicaciones

Dependiendo de la gravedad y de la afectación se deberá de realizar amniocentesis para valorar la concentración de bilirrubina en el líquido amniótico, si la bilirrubina está muy alta se tendrá que realizar una transfusión sanguínea (cambiarle la sangre al bebé para corregirle la anemia), dentro del útero, y tratar de inducir el nacimiento dentro de las semanas 32-34 de gestación (a los 8 meses).

El recién nacido debe de ser asistido por un pedíatra que este preparado para poder realizar una exanguinotransfusión (cambiar totalmente de sangre al recién nacido), si no se lleva a cabo,pueden quedar graves complicaciones.

 

Pronóstico

La concentración de las bilirrubinas indica la gravedad del pronóstico. Por ello es fundamental informarse sobre el tipo de sangre de los padres.

 

Probabilidad de que se repita

Para prevenir la isoinmunización al Rh las mujeres deben recibir una inyección con un producto de sangre llamado inmunoglobulina de Rh (RhIg) dentro de las 72 horas siguientes del parto siempre y cuando el bebé sea Rh positivo. Esto prevendrá la exposición al antígeno (cuerpo extraño para el organismo que se presenta al nacimiento por el paso de glóbulos rojos a la circulación materna). Por algún motivo las los eritrocitos pueden pasar a partir del tercer trimestre del embarazo y mujeres pueden quedar expuestas al antígeno por lo que algunos doctores recomiendan una inyección de RhIg a la semana 28. de su embarazo así como después del parto del bebé con Rh+. La inyección debe de aplicarse también después de cada aborto, después de un embarazo ectópico o sea un embarazo que se forma fuera del útero, después de un aborto inducido o de una transfusión de sangre Rh+.

Es importante anotar que una vez que se han desarrollado los anticuerpos estos no desaparecen aunque la mujer sigue siendo tan saludable como siempre, estos anticuerpos forman parte de su sistema sanguíneo, el único problema es que si esta tiene más bebes Rh+ estos pueden desarrollar la enfermedad hemolítica al factor Rh

 

Prevención

PREVENCIÓN PRIMARIA: Las personas que desean casarse deberán de tener en cuenta la importancia de conocer su grupo sanguíneo y el de su pareja y asesorarse por personal capacitado en salud reproductiva

PREVENCIÓN SECUNDARIA: Cuando una madre ha creado los anticuerpos y está embarazada, su doctor debe seguir su embarazo muy cuidadosamente para evitar en lo posible las complicaciones. El médico medirá los niveles de anticuerpos en la madre durante el embarazo; si los niveles de anticuerpos son altos se le hacen pruebas especiales a la madre para determinar si el bebé está desarrollando la enfermedad del Rh. El estudio en el laboratorio del líquido que rodea al bebé durante el embarazo, puede mostrarnos si el bebé está afectado por los anticuerpos de la madre. El ultrasonido también nos puede ayudar para esto.

Si está embarazada, su doctor debe seguir su embarazo muy cuidadosamente para evitar en lo posible las complicaciones. El médico medirá los niveles de anticuerpos en la madre durante el embarazo; si los niveles de anticuerpos son altos se le hacen pruebas especiales a la madre para determinar si el bebé está desarrollando la enfermedad del Rh. El estudio en el laboratorio del líquido que rodea al bebé durante el embarazo, puede mostrarnos si el bebé está afectado por los anticuerpos de la madre. El ultrasonido también nos puede ayudar para esto.

Una nueva técnica llamada cordocentesis representa un adelanto principal. Por medio del ultrasonido se introduce una aguja delgada a través del abdomen de la madre a la vena en el cordón umbilical e inyecta la transfusión de sangre.

Toda madre Rh- que esta inmunizada al factor Rh+ deberá ser atendida durante su embarazo y parto por un médico gineco-obstetra, Perinatólogo o con especialidad en Medicina Materno fetal en una institución hospitalaria que tenga los recursos tecnológicos y con Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales para el tratamiento del recién nacido.

 

Referencias