Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Estilo de Vida antes del Embarazo

Última actualización 19 de agosto 2013
Estilo de Vida antes del Embarazo

Para ganar una carrera o tener éxito en cualquier deporte, un atleta debe preparar su cuerpo para lograr su objetivo. Y en cierto sentido, tú, la futura madre, eres como esa deportista que debe pasar por un fuerte entrenamiento y preparación en el cual te ejercitarás, harás el reposo necesario y cambiarás algunas cosas de tu estilo de vida.

Pero en vez de prepararte para ganar una medalla, te estarás preparando para crear una nueva vida, un nuevo ser humano. Si tienes éxito en este periodo de entrenamiento, tu embarazo será más fácil y tu bebé tendrá una oportunidad mejor para iniciar su vida además de que te verás y te sentirás bien.

¿Debo cambiar mi estilo de vida?

Tu forma de vivir, tu estilo de vida y el de tu pareja, influye decisivamente en tus posibilidades de quedar embarazada. El estrés o la ansiedad, los hábitos de trabajo o de ocio, o el ejercicio son aspectos que pueden repercutir de forma decisiva en la fertilidad.

Algunos de los cambios más importantes que se realizan antes y durante el embarazo tienen que ver con el ejercicio, los cigarrillos, el consumo de drogas o alcohol, la reducción del estrés y evitar situaciones de riesgo en el trabajo.

Cambiar ciertos hábitos puede resultar estresante; por esto, es posible que sea más fácil comenzar ahora, en lugar de esperar a estar embarazada.

Atención Médica

Mantener buena salud y obtener buena atención médica antes de quedar embarazada -conocida también como atención antes de concebir- puede ayudarte durante el embarazo.

Atención médica antes del embarazo

Es posible que tu médico te pregunte acerca de tu vida familiar, trabajo y estilo de vida para ver si pudieras estar expuesta a algún riesgo. Probablemente también te preguntará sobre tus pasatiempos, hábitos de alimentación y ejercicio, así como sobre aspectos de tu hogar y trabajo que podrían afectar tu embarazo.

Medicamentos. Siempre dile a tu médico si estás tomando algún medicamento en forma regular. Es preciso evitar aquellos que pueden dañar al bebé y que circulan por el organismo durante un período de tiempo prolongado. Sería oportuno evitar las vacunas en general, especialmente la de la rubéola.

Vida familiar, trabajo y estilo de vida:

Tu profesión o trabajo que desempeñas.  Es importante que platiques con tu medico acerca de la profesión o trabajo que desempeñas, si éste requiere de muchas horas de estar parada, o sentada, si estás en un lugar muy caluroso o cerca de áreas muy calientes, si manejas substancias químicas peligrosas, materiales de desechos humanos o industriales etc., es decir substancias tóxicas que afecten la reproducción del ser humano, tu médico debe de saberlo.

Vida familiar, trabajo y estilo de vida

Ejercicio. La buena salud depende tanto de una dieta como de ejercicio adecuados. La actividad física rutinaria no afecta la fertilidad si forma parte de un ritmo de vida saludable y se realiza con precaución.
En cambio, el ejercicio llevado a los extremos puede disminuir los niveles de progesterona y afectar la fertilidad. Es más: la extrema delgadez de algunas atletas parece inhibir la ovulación y la producción de estrógenos.
Si sigues una rutina para mantenerte en forma antes de concebir, puedes mejorar tus probabilidades de tener un embarazo cómodo y activo. Los tipos de deportes y ejercicio que puedas practicar durante el embarazo dependerán de tu salud y de cuán activa estabas antes de quedar embarazada.

La buena salud depende tanto de una dieta como de ejercicio adecuados.

El Yoga es una buena opción ya que  relaja y ayuda a disminuir el estrés, te enseña a mantener una postura adecuada y una buena respiración y concentración que serán de mucha ayuda durante el trabajo de parto, consúltalo con tu médico.

Dieta y Nutrición. Debes intentar tener un peso saludable antes de quedar embarazada. Una mujer que está ligeramente debajo de su peso normal pudiera aumentar algunas libras para prepararse para el embarazo. Una mujer con sobrepeso debería intentar bajar de peso antes del embarazo. Hacer dieta durante el embarazo podría privar al bebé de los nutrientes que necesita para crecer y desarrollarse.

El exceso de peso puede causar presión sanguínea alta o diabetes. También ocasiona que el corazón se esfuerce demasiado. Este esfuerzo se vuelve aún mayor durante el embarazo, cuando tu corazón debe trabajar más para suministrarle sangre a ti y a tu bebé.

Las mujeres obesas tienen mayores probabilidades de tener problemas durante el embarazo, lo que presenta riesgos tanto para el bebé como para la madre. También corren mayor riesgo de desarrollar una condición llamada macrosomía, en la cual el feto crece demasiado y puede tener dificultades para nacer por el canal de parto.

Ser demasiado delgada puede ocasionar problemas para quedar embarazada. También puede aumentar tus probabilidades de tener un bebé que no pese lo suficiente al nacer. No es más fácil dar a luz a esos bebés, y a menudo los mismos tienen problemas durante el parto y después de nacer.

Una dieta balanceada siempre es buena para ti. Es importante seguir una dieta saludable antes de quedar embarazada. Unas pautas sencillas son:

  • Reducir las calorías vacías, los edulcorantes artificiales y la cafeína.
  • Comer alimentos que sean ricos en proteína.
  • Las frutas, las verduras, los granos y los productos lácteos te harán más saludable antes de quedar embarazada.

Debes intentar tener un peso saludable antes de quedar embarazada.

El estrés, el descanso y la relajación. Mientras estés tratando de quedar embarazada, intenta relajarse y estar lo más libre posible del estrés. Se ha asociado con la  falta o retraso de períodos, que impide un buen seguimiento de la ovulación normal, cuando la mujer se quiere embarazar.
En algunas mujeres el pensar en el primer embarazo o si  ya tuvo un  embarazo, pueden desencadenar mucho estrés, sobre todo si hubo experiencias tristes en embarazos anteriores. Debes de hablar con tu médico, sobre tus dudas y temores, él decidirá si requieres de un psicólogo o de un psiquiatra para que te brinde apoyo emocional.  Recuerda que el estrés nunca ha sido el mejor amigo de la mujer, más aún cuando no descansamos lo suficiente.

Descansa y relájate mucho. Esto puede facilitarte más el hecho de quedar embarazada.
Visita a tu dentista antes de embarazarte. Es importante que soluciones con anticipación cualquier problema que tengas en la dentadura.

Hábitos personales.

¿Te desvelas mucho y duermes poco? Inicia un cambio, este es el momento, las desveladas en cualquier persona sin estar embarazada, restan energía,  bajan las defensas, no desarrolla sus actividades con la misma prontitud y lucidez. Cuando se inicia el  embarazo, todo tu cuerpo  cambia, el volumen de la sangre aumenta, el corazón trabaja más, tu metabolismo trabaja al doble y como resultado la mayoría de las mujeres se sienten muy somnolientas y fatigadas en las primeras semanas del embarazo.

Duerme  las  8 horas necesarias y trata de no abusar de las desveladas, tu cuerpo debe de empezar a retomar las horas de sueño que necesites, crea nuevos hábitos de sueño y descanso, los vas a necesitar cuando te embaraces y cuando nazca tu bebé.

Hábitos personales antes del embarazo

¿Fumas? No hay duda al respecto, el consumo de tabaco es peligroso para el bebé y para la mamá. Dejar de fumar significa un cambio de estilo de vida que puede ayudar a todos — hombres y mujeres — a mejorar la salud. Muchas mujeres se sienten especialmente motivadas a dejar de fumar cuando planifican un embarazo. Existen numerosas razones para dejar de fumar antes de quedar embarazada.

Las mujeres que fuman:

  • Tardan más en quedar embarazadas que las no fumadoras
  • Tienen tasas más altas de abortos espontáneos que las no fumadoras
  • Exponen al feto en desarrollo a sustancias químicas peligrosas
  • Tienen más probabilidades de tener bebés de bajo peso al nacer con graves problemas de salud

El humo del cigarro contiene miles de sustancias químicas. Dos de ellas el monóxido de carbón y la nicotina,  son toxinas que pasan  a tu torrente circulatorio y afectan el desarrollo de tu bebé. Las dos reducen el aporte de oxígeno al feto.

La nicotina aumenta los latidos cardíacos, la presión arterial y contrae los vasos sanguíneos, disminuyendo el aporte de los nutrientes del bebé.  Es mejor dejar de fumar antes de embarazarte  y renunciar a ese hábito completamente aún después del nacimiento de tu hijo.

el consumo de tabaco es peligroso para el bebé

¿Consumes bebidas alcohólicas? Sí, el alcohol es una droga que puede dañar a tu bebé. Y aunque antes se creía que beber moderadamente no era un riesgo para el feto, actualmente se sabe que cualquier cantidad puede tener terribles efectos en el bebé y puede, además, ser causa de aborto. La recomendación es que si estás planeando embarazarte suspendas totalmente la ingestión de este tipo de bebidas ya que no sabrás inmediatamente que estás embarazada.

el alcohol es una droga que puede dañar a tu bebé

Si necesitas ayuda para dejar de beber alcohol… Habla con tu médico o busca ayuda en tu zona visitando Alcohólicos Anónimos.

¿Consumes algún tipo de drogas? Si consumes drogas ilícitas y  te piensas embarazar, la regla es muy simple: Durante el embarazo no se consumen. El consumo de drogas ilegales que crean adicción o hábito como la cocaína, el crack, la heroína, la metanfetamina de cristal, el ácido lisérgico y la marihuana puede afectar gravemente a un feto en desarrollo.

¿Consumes algún tipo de productos herbolarios? Si piensas embarazarte y consumes productos herbolarios debes de consultar con tu médico, ya que muchos de ellos no se sabe como puedan afectar la concepción, a  tu embarazo y a tu bebé.

Si padeces una enfermedad crónica como la diabetes u otras,  debes estar siempre  bajo la vigilancia y control de tu médico. Nunca te automediques.

debes estar siempre bajo la vigilancia y control de tu médico. Nunca te automediques.

¿Es necesario que el padre también modifique su estilo de vida antes del embarazo?

Factores tales como la exposición del padre a peligros en su lugar de trabajo o su hábito de fumar o de beber alcohol pueden contribuir a empeorar o dificultar el embarazo de la mujer. Si bien las investigaciones en este terreno son relativamente recientes, es recomendable que los padres modifiquen sus comportamientos no saludables y consulten con su médico sobre su riesgo de exposición a sustancias dañinas, antes de que su pareja conciba.

Referencias