Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Exámenes de Laboratorio Previos al Embarazo (Preconcepcionales)

Última actualización 19 de agosto 2013
Exámenes de Laboratorio Previos al Embarazo (Preconcepcionales)

Los cuidados prenatales de manera ideal deben de iniciarse desde antes de la concepción, con el objeto de optimizar el pronóstico del embarazo, de ahí la importancia de llevar a cabo determinados  exámenes de laboratorio antes del embarazo que servirán tanto para mejorar tus posibilidades de embarazo como para detectar a tiempo cualquier alteración que ponga en riesgo tu salud y el embarazo.

El médico podrá evaluar tu estado de salud y elaborará  un plan de cuidados para antes del embarazo, prenatales y del puerperio de acuerdo a tus necesidades.

Exámenes básicos

Su propósito es garantizar que se reúnen las condiciones óptimas para alojar a ese nuevo ser.
Estos son algunos de los estudios que puede pedirte tu médico previos al embarazo:

  • Papanicolaou: Si no te has hecho este estudio recientemente, es conveniente que te lo hagas en este momento. Este examen consiste en tomar una muestra de las células del cuello uterino. Su objetivo es buscar o diagnosticar lesiones premalignas o malignas. Igualmente, hace visibles las infecciones vaginales. De encontrarse alguna anormalidad, el especialista ordena exámenes complementarios.
    • Este estudio se realiza antes del embarazo y en algunos casos durante él. Muchos médicos realizan otra prueba en la revisión de los 40 días  después del parto.
    • La detección temprana de células anormales en el cuello de la matriz, así como de las infecciones vaginales, seguido del tratamiento adecuado y a tiempo, ofrecen una forma de prevenir el  progreso de cualquier problema que afecte potencialmente el pronostico de tu  futuro embarazo y el de tu bebé
  • Análisis en sangre.

    • Biometría hemática: Revela un panorama amplio del estado de salud de la mujer embarazada, porque detecta padecimientos como la anemia y diversas infecciones. Para detectar anemia, se miden los niveles de hematocrito, hemoglobina y glóbulos rojos. Si están disminuidos, existe la enfermedad. Igualmente se cuantifican los glóbulos blancos, si están aumentados significa la presencia de una infección bacteriana, si su número es bajo, se habla de virus.
      • El análisis de las plaquetas es otro punto de referencia que permite detectar problemas de coagulación.
    • Química sanguínea (glucosa, urea, creatinina, ácido úrico, colesterol y triglicéridos) Detecta alteraciones en los niveles de éstos. Permite detectar oportunamente alteraciones metabólicas, controlar padecimientos como la diabetes gestacional, y prevenir complicaciones del embarazo.

pipi

Exámenes complementarios

Estos exámenes te los pedirá tu médico cuando él piense que existe algún riesgo:

  • Frotis vaginal. Cultivo de exudado de cuello uterino y vagina (cérvico vaginal) con Clamydia y Mycoplasma. Cuando existe alguna infección vaginal para identificar si se trata de una bacteria o un hongo. En caso de tratarse de una bacteria, se realiza un antibiograma para saber a cuál antibiótico es sensible.

examen03

  • Serología. Algunas enfermedades de transmisión sexual  se pueden detectar en una muestra de sangre, como es el caso del Virus del Herpes tipo 1 y 2, y Sífilis.
  • Perfil TORCH Es una prueba sanguínea que detecta los anticuerpos formados por el contacto con algún microorganismo que genere infecciones agudas como toxoplasma, rubéola, citomegalovirus, herpes simple y otros. Consiste en buscar los anticuerpos que el organismo haya formado como respuesta inmunológica a la presencia de estos microorganismos. No es de rutina, sino que se solicita cuando hay factores de riesgo específicos, por ejemplo cuando la mujer embarazada convive con gatos o ha estado en contacto con personas enfermas de rubéola. Permite actuar frente al riesgo de que esas infecciones interfieran con el desarrollo fetal. Se recomienda vacunar a las mujeres que tengan resultados negativos.
    • Toxoplasmosis: Un adulto con anticuerpos en la sangre NO significa que tiene la infección, sino las defensas. Si la mujer los tiene, su embarazo está protegido. En caso de que el resultado sea negativo, corre el riesgo de contagiarse por lo que tendrá que evitar el contagio. El  parásito del Toxoplasma, atraviesa la barrera placentaria puede producir serios daños al bebé.
  • Prueba para VIH. Es un examen voluntario que se realiza con sangre. Se hace para detectar la presencia del virus.
  • Prueba de tiroides (TSH). Este examen es de suma importancia debido a la elevada incidencia de hipotiroidismo en el país, el cual se puede manifestar con un aborto.
  • Enfermedades Transmitidas Sexualmente (ETS). Las ETS tales como la gonorrea, sífilis, chlamydia pueden hacer más difícil quedar embarazada y también pueden hacerle daño a tu bebé. Es mejor si estas infecciones son diagnosticadas y tratadas antes del embarazo.
    • Cultivo de Orina.- Algunos  médicos ordenan este examen, que sirve para detectar infecciones en el tracto urinario, generalmente no se hace de rutina antes del embarazo, el médico lo pedirá cuando la mujer reporta molestias como ardor o dolor al orinar.

Pruebas genéticas

La naturaleza hereditaria familiar de algunas enfermedades genéticas requiere que, cada vez más, el médico pida que se realicen pruebas genéticas a los futuros padres y otros miembros de la familia para detectar el estado de “portadores” de algún padecimiento y determinar el posible riesgo reproductivo.

Los portadores son aquellas personas que no tienen ningún síntoma de la enfermedad y sin embargo la pueden transmitir en sus genes a su descendencia.

Es importante que antes de la prueba la madre o la pareja reciba asesoría genética (de un médico genetista certificado) para que estén bien preparados para la decisión en materia reproductiva que tengan que tomar.

Algunos de los padecimientos más comunes (existen muchos más que no se mencionan aquí) que se pueden estudiar son:

  • El estado de “portador” de algún determinado padecimiento que se encuentra frecuentemente en una población determinada.
  • Hemoglobinopatías (como anemia drepanocítica, talasemia, hemoglobina E…).
  • Fibrosis quística
  • Enfermedad de Tay-Sachs
  • Enfermedad de Canavan

En caso de que se detecte el estatus de portador de la madre, entonces se recomienda realizar esta prueba al padre para determinar el riesgo que tendrían los hijos de heredar algún padecimiento.

Referencias