Infogen


Factores de riesgo de Embarazo en la adolescencia

Última actualización 19 de agosto 2013
Factores de riesgo de Embarazo en la adolescencia

¿Por qué se dan los embarazos en la adolescencia?

Las razones por las cuales los adolescentes tienen sexo y lo hacen sin adoptar métodos efectivos de anticoncepción es un tema de debate. Mencionemos algunas de ellas:

1. Los adolescentes adquieren su madurez sexual (fertilidad) aproximadamente cuatro o cinco años antes de alcanzar su madurez emocional y son incapaces de manejar las situaciones de riesgo.

2. En la actualidad, los adolescentes se están desarrollando en una cultura donde sus amigos, la televisión, las películas, la música y las revistas transmiten mensajes directos o sutiles de que las relaciones sin un matrimonio de por medio (específicamente las que comprometen a los adolescentes) son comunes, aceptadas e incluso esperadas.

3. Con frecuencia, no se ofrece educación acerca de los comportamientos sexuales responsables ni tampoco una información clara y específica con respecto a las consecuencias de las relaciones sexuales:

  • el embarazo,
  •  las enfermedades de transmisión sexual y
  • los efectos psicosociales.

Por lo tanto, la mayor parte de la “educación sexual” que los adolescentes reciben está llegando a través de los compañeros mal informados o desinformados.

Un bebé para atrapar un hombre

Como adolescente de esta era, vives en un contexto lleno de erotismo, desinformación y presión. Presionada, obligada y llenas de temor de perder a tu chico, tienes relaciones sexuales, sin suficiente deseo y sin protección alguna. Muchos embarazos se deben a este acto que lo único que prueba es que, como mujer, te encuentras totalmente sometida a los deseos del varón.

Desde muy corta edad inicias relaciones con chicos muy jóvenes, en las que hay muy escasa comunicación verbal y fuerte predominio del lenguaje corporal y llegas a las relaciones sexuales sin suficiente deseo y sin protección alguna, en busca del amor que compense tus carencias de adolescente.

No siempre resulta fácil aceptar que es posible perder esta relación, que ese otro elegido puede dejar de amarte y fijarse en otra mujer. Los celos, los temores y las angustias te invaden y, desde tu desconcierto, acudes a una estrategia mágica para retener a un hombre que, a lo mejor, ya se encuentra ido, al otro lado del amor. Y esta fórmula mágica se llama embarazo.

Embarazo e hijo destinados a amarrar a un hombre a una relación que no se sostiene en los deseos, en las expectativas mutuas ni en las decisiones de dos.

Como mujer renuncias a tu palabra, a la búsqueda de otras alternativas para ser amada y deseada y te vas por el camino, aparentemente más fácil. En ese embarazo hay una cantidad de humillación y derrota de la mujer y también del bebé que va a nacer.

¿Cuándo hay un mayor riesgo de embarazo?

Las adolescentes tienen mayor probabilidad de quedar embarazadas cuando:

Falta educación acerca del comportamiento sexual en la adolescencia: El embarazo en la adolescencia se trata de una común desinformación en torno a lo que es y significa el que seas adolescente, dentro de los valores, cambios y contradicciones que caracterizan a la sociedad contemporánea.

El colegio te habla de todo, menos de ti misma y de tu cuerpo destinado a lo placentero pero también siempre dispuesto a la concepción. A las profesoras y profesores les asusta hablar de libertad y de amor, de ternura y de placer.  Crees que si haces el amor por primera vez no quedarás embarazada porque para el embarazo se requiere mantener una vida sexual frecuente y conoces de nombre los métodos de control de la fecundidad, pero no sabes bien cómo utilizarlos. Buscas información en otras fuentes, sobre todo entre los amigos o en lecturas poco serias y nada orientadoras.

Comienzas a tener citas amorosas a temprana edad (las citas a la edad de 12 años están relacionadas con una probabilidad del 91% de tener relaciones sexuales antes de los 19 años y las citas a la edad de 13 se asocian con una probabilidad del 56% de actividad sexual durante la adolescencia).

  • Los encuestas demuestran que, la mayoría de las veces, inicias las relaciones sexuales presionada/o por los amigos y compañeros que te empujan a hacer algo que en realidad no hubieras querido hacer y por la ayuda del alcohol y las drogas que inhiben la voluntad.

Limitan sus opciones de anticonceptivos: Puedes ignorar o no tener acceso a los métodos convencionales para prevenir un embarazo porque te da vergüenza preguntar o tienes miedo de buscar esta información.

  •  Pensamiento Mágico: propios de esta etapa de la vida, que las lleva a creer que no se embarazarán porque no lo desean, o no tienen cuidado porque, como no se embarazaron de casualidad, piensan que son estériles y, además, no tienen miedo de las enfermedades de transmisión sexual.
  • Falta o hay distorsión de la información: es común que entre los adolescentes circulen “mitos” como: “sólo te embarazas si tienes orgasmo”, o “nunca cuando lo haces con la menstruación” o “cuando no hay penetración completa”, etc.
  • En algunos casos, el uso de los anticonceptivos es inadecuado. La inexperiencia hace que uses mal el condón o que se te olvide tomar las píldoras anticonceptivas, etc.
  • Debido a que ningún método anticonceptivo es completamente efectivo, la abstinencia (no tener relaciones sexuales) es la única forma segura de prevenir el embarazo. Una adolescente sexualmente activa, que no utilice anticonceptivos tiene un 90% de probabilidades de quedar embarazada en un año.

La diferencia de edades en la pareja es importante: Un factor muy importante que contribuye en los embarazos no planeados es la edad de la mujer y del hombre con el que tiene relaciones sexuales. Las adolescentes cuya pareja es más grande que ellas (y sobre todo si él es adulto), tienen más probabilidades de quedar embarazadas que cuando se involucran con chicos de su edad.

  • Es también más probable que lleven su embarazo a término en vez de decidirse por el aborto. Los estudios reportan que las madres adolescentes que habían iniciado la actividad sexual muy precozmente, habían tenido relaciones con hombres mucho mayores que ellas y se involucraban en un sexo más frecuente y promiscuo.

Existe abuso sexual: Antes de los 15, la mayoría reporta que su experiencia sexual fue involuntaria y fue provocada por varones varios años mayores que ellas.

  • Cerca de un 70% de mujeres que tuvieron un embarazo en la adolescencia, fueron molestadas sexualmente en su niñez o pubertad.

Existe violencia en la relación de pareja: Los estudios indican que las adolescentes generalmente se encuentran en una relación de pareja abusiva en el momento de la concepción y que la noticia de su embarazo incrementó los comportamientos violentos de parte de su pareja.

Los factores socioeconómicos son desfavorables: Están la soledad y la tristeza de una chica que se siente abandonada y no querida (ocurre con el traslado de las jóvenes a las ciudades en busca de trabajo y aún con motivo de estudios superiores). O la muchacha que piensa que no responde al modelo de mujer que los muchachos buscan y aman. Si inician una relación, es probable que la tomen como la única y definitiva oportunidad de su vida. Entonces se hunden sin límites ni condiciones en el deseo del otro, sin tomar en cuenta los riesgos y sin evitarlos. Como si no les importase nada.

1. Los problemas domésticos conducen con frecuencia al embarazo. Si una niña creció en un ambiente lleno de tensión, de violencia, de inseguridades de todo orden, su vida afectiva en la adolescencia podrá ser errática. Chicas que van de relación en relación, en búsqueda de una estabilidad que no hallan. Siempre exponiéndose a los riesgos hasta que el embarazo les sirve como el mejor de los síntomas para sus conflictos que no logra superar. Los varones educados en hogares en los que se golpeaba a la madre o que fueron golpeados ellos mismos, tendrían muchas más probabilidades de embarazar a su pareja que los varones que no habían tenido esta experiencia.

  • Se ha demostrado que las chicas cuyos padres habían abandonado el hogar cuando ellas eran niñas, tenían más probabilidades de iniciarse precozmente en la vida sexual y de quedar embarazadas.
  • La carencia de expectativas en cuanto a un proyecto de vida de educación se ha marcado también como un factor de riesgo. Una chica es más fácil que se convierta en madre adolescente si su madre y su hermana también lo fueron.
  • Otro factor de riesgo muy marcado es la falta de comunicación entre los padres y la adolescente. Cuando en la familia hay una severa censura hacia las relaciones sexuales entre adolescentes, muchas veces los jóvenes las tienen por rebeldía y no implementan medidas anticonceptivas.
  • Tienen una madre que tuvo su primer parto a una edad de 19 o siendo aún más joven.

2.  La pobreza explica numerosos embarazos. La mujer tiende a conformar pareja definitiva entre los 15 y los 17 años como un intento de mejorar las condiciones de pobreza en las que vive; ella sueña que casándose, todo será mejor.

  • Pero, a causa de la crisis económica, numerosas jóvenes son abandonadas por su pareja inicial y se ven obligadas a estructurar otra relación que siempre exige más hijos y que, con frecuencia, no termina por ser la última sino, por el contrario, el inicio de una cadena de relaciones, muchas de las cuales suponen nuevos embarazos y partos, destinados a deteriorar aún más la condición de la mujer y la de sus hijos. En este proceso, una mujer de 20 años puede tener cuatro o más hijos y, probablemente, un mayor número de embarazos que terminen en abortos espontáneos o provocados por desconocimiento de la sexualidad.

¿Qué problemas de salud pueden presentarse en un embarazo de una adolescente?

Las adolescentes embarazadas se enfrentan a los mismos riesgos que se enfrenta cualquier mujer que tenga más de 20 años de edad. Sin embargo, existen algunos problemas especiales para las madres demasiado jóvenes, especialmente aquellas que no han llegado a los 15 años, para las madres entre los 15 y los 19 la edad no es un factor de riesgo en sí mismo, pero hay riesgos adicionales que pueden estar asociados al factor socioeconómico.

¿Cuáles son las Complicaciones Médicas del embarazo en la adolescencia?

La salud prenatal de la adolescente embarazada es un tema de preocupación ya que es entre ellas que se encuentra el mayor porcentaje de bajo peso al nacer y prematurez.

  • La adolescente embarazada acude tarde a la consulta médica y a veces no acude durante todo el embarazo y que eso trae como consecuencia bebés con una salud deteriorada.
  • Muchas de ellas sufren de problemas de deficiencias nutricionales o tienen malos hábitos alimenticios (lo que es común en la adolescencia) y tratan de perder peso haciendo dietas absurdas, evitando comidas, alimentándose con comida chatarra, etc.
  • Las madres jóvenes y sus bebés están en un riesgo mayor de contraer Sida y de morir durante el embarazo. Este riesgo es mayor entre las adolescentes de 10 a 14 años ya que su pelvis no totalmente desarrollada puede causar problemas durante el parto. Los abortos ilegales son otro gran riesgo para las adolescentes embarazadas. Para las adolescentes mayores, la edad en sí misma no es un factor de riesgo y las complicaciones en este caso están relacionadas más bien con el factor socioeconómico que con la biología.
  • Es importante mencionar las complicaciones causadas por falta de desarrollo físico y madurez apropiada ya que las adolescentes no tienen una pelvis totalmente desarrollada y es probable que tengan anemia. Esto trae como consecuencia embarazos que no llegan a término y partos prolongados por la desproporción que existe entre la cabeza del bebé y la pelvis de la madre. El bebé que nace prematuro puede tener problemas respiratorios (entre otros) y defectos al nacimiento.

¿Cuáles son las Complicaciones socioeconómicas y psicológicas del embarazo en la adolescencia?

Se han hecho varios estudios analizando los impactos socioeconómicos, médicos y psicológicos del embarazo y la paternidad en los adolescentes.
1. Impacto en la madre: Ser una madre adolescente en un país industrializado puede afectar tu educación. Es muy probable que tengas que abandonar tus estudios y reduce tus posibilidades de llegar a ser profesionista.

  • Las madres adolescentes tienen siete veces más posibilidades de cometer suicidio que otras adolescentes.
  • 25% de estas madres tendrá otro bebé antes de los 24 meses.

2. Impacto en el hijo/a: La maternidad temprana puede afectar el desarrollo psicosocial del bebé y es muy probable que tenga problemas en su desarrollo y comportamiento. Esto puede ser porque las madres adolescentes no suelen estimular a sus bebés con comportamientos afectivos como caricias, sonrisas y comunicación verbal y carecen de sensibilidad y aceptación para sus necesidades.

  • Igualmente se ha notado que estos bebés tienen un desarrollo académico muy pobre en su niñez y muchos de ellos dejan la escuela antes de graduarse de secundaria, se retrasan en sus estudios o tienen calificaciones bajas.
  • Las hijas de padres adolescentes es muy probable que sean, a su vez, madres adolescentes y los varones de padres adolescentes tienen tres veces más posibilidades de estar en prisión.

3. Impacto en otros miembros de la familia: El embarazo y la maternidad en la adolescencia pueden tener influencia en los hermanos más jóvenes. Se ha visto que las hermanas menores de las madres adolescentes no tienen interés en la importancia de la educación y el empleo y es más probable que acepten la iniciación sexual, la maternidad y el matrimonio a edades muy jóvenes. Los hermanos menores se hacen más tolerantes de los embarazos en adolescentes y nacimientos extramaritales al mismo tiempo que se hacen más susceptibles a tener comportamientos de alto riesgo.

  • Los estudios han descubierto que la mayoría de ellos terminan haciendo de cuidadoras de sus sobrinos o sobrinas y que las mujeres a las que se les coloca en esta posición corren el riesgo de convertirse, a su vez, en madres adolescentes.

La paternidad adolescente

En algunos casos, el padre del bebé es también el esposo de la adolescente. La concepción pudo haber tenido lugar dentro del matrimonio o bien, es el mismo embarazo el que precipita el matrimonio.

La mayoría de las parejas adolescentes están en una relación amorosa en el momento del embarazo pero los padres adolescentes no se quedan con la madre y esto generalmente rompe la relación con el bebé. Las investigaciones han demostrado que cuando se involucra al padre en la toma de decisiones acerca del embarazo y el parto, se reporta una mayor interacción  con sus hijos/as en los siguientes años aún cuando no se casen con la madre.

Sin embargo, quizás el término “padre adolescente” no sea el correcto ya que se ha visto que la mayoría de los embarazos de mujeres adolescentes son con hombres mayores de 20 años y se ha llegado a demostrar que, mientras más joven sea la madre mayor es la distancia en años con el padre

Prevención

Es importante que los/las adolescentes asistan a programas de educación basados en la abstinencia, hasta que maduren   y sean diestros en  manejar la actividad sexual de manera responsable y de la misma forma sepan comportarse a la hora de enfrentar un embarazo.

Asistir a programas de información sobre el manejo de los anticonceptivos, sus indicaciones y repercusiones.

Comentarios