Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Hipertiroidismo y Embarazo

Última actualización 21 de Abril 2016
Hipertiroidismo y Embarazo

Introducción

 Hipertiroidismo es el desorden que ocurre cuando la glándula Tiroides es demasiado activa. El término “Tirotoxicosis” es sinónimo de hipertiroidismo. La hormona tiroidea juega un papel crítico durante el embarazo tanto en el desarrollo de un bebé sano como en el mantenimiento de la salud materna.

Las mujeres con problemas de tiroides pueden tener un embarazo sano y proteger la salud de su bebé cuando se informan acerca del efecto que tiene el embarazo en esta glándula y siguen las indicaciones exactas de su endocrinólogo y del ginecólogo en cuanto a estudios y medicamentos.

Para entender este problema y de su importancia en el embarazo, es necesario aprender acerca de esta glándula.

¿Qué es el Tiroides?

El tiroides es una glándula situada en la parte inferior del cuello  debajo de la laringe y parcialmente sobre la tráquea, tiene forma de mariposa, es pequeña, mide dos pulgadas y está formada por dos lóbulos, uno a cada lado de la tráquea, conectados entre sí por un tejido llamado istmo.

 Qué es la tiroides

¿Qué es una Glándula?

Las glándulas son agrupaciones celulares que segregan substancias que pueden:

  • Verterse al exterior (glándulas exocrinas): la mama produce la leche y es una glándula exocrina y las glándulas salivares, las glándulas lacrimales y las glándulas sudoríparas lo son también.
  • Directamente a la propia sangre (glándulas endocrinas). Las glándulas suprarrenales, el páncreas en parte, la hipófisis, el tiroides, son glándulas endocrinas, cuya secreción, las hormonas, pasan directamente a la sangre.

Las hormonas circulan en la sangre por todo el organismo y llevan mensajes a otras partes del cuerpo produciendo efectos aún lejos de la glándula que produce la hormona.

¿Cuál es la acción de las hormonas de la glándula tiroides?

Las hormonas tiroideas cumplen múltiples funciones. Considerando sólo las más importantes podemos citar las siguientes acciones.

  • Son necesarias para un correcto crecimiento y desarrollo.
  • Aumentan el metabolismo basal: tiene una acción calorígena. El metabolismo es un término usado para describir el proceso del cuerpo que produce energía y las sustancias químicas necesarias para que las células crezcan se dividan y desarrollen actividades vitales.
  • Aumentan el consumo de oxigeno.
  • Intervienen en la síntesis el glucógeno (es una hormona que produce el páncreas. El páncreas crea glucógeno cuando el cuerpo necesita aumentar los niveles de azúcar en la sangre para ser usada como energía) y en la utilización de la glucosa (azúcar).
  • Son necesarias para la formación de la vitamina A, a partir de los carotenos.
  • Estimulan el crecimiento y la diferenciación. Su falta produce un tipo de enanismo.
  • Imprescindibles para el desarrollo del sistema nervioso, central y periférico. Su carencia conduce a retraso mental irreversible.
  • Intervienen en los procesos de la contracción muscular y motilidad intestinal. En exceso produce diarrea.
  • Participan en el desarrollo y erupción dental. 

En resumen: Las hormonas tiroideas intervienen prácticamente en la totalidad de las funciones de nuestro organismo activándolas y manteniendo el ritmo vital (metabolismo).

Cuando hay un exceso de producción de hormonas tiroides el organismo va “acelerado”, cuando hay un déficit de producción el organismo va “bajo de revoluciones”.

¿Cuáles son las Hormonas Tiroideas?

Hay dos tipos de hormonas tiroideas presentes en la sangre:

  • la Tiroxina o T4 (es la que se encarga de convertir las calorías que ingerimos en energía y no en grasa ) y
  • la Triyodotironina o T3 (juega un papel importante en el control de las funciones que realiza nuestro organismo).

Ambas son los únicos componentes de la fisiología de nuestro organismo que contienen yodo.

Si no hay yodo suficiente en la dieta, no hay posibilidad de fabricar hormonas tiroideas en cantidad suficiente y esto puede ocasionar problemas que van desde una pequeña hiperplasia o Bocio (crecimiento de la glándula Tiroides) no muy importantes, a una situación de severo retardo del crecimiento y déficit mental conocido como “Cretinismo Endémico”.

El yodo que ingresa en el organismo es atrapado por el tiroides. Pero no todo el yodo se fija en el tiroides, parte de él se elimina por la orina, saliva, mucosa gástrica y por la leche materna durante la lactancia, el suficiente para que el niño que se alimenta al pecho también disponga de su ración de yodo. La cantidad de yodo necesaria para el organismo es de 80 a 200 microgramos diarios y es la que normalmente se ingiere en la dieta.

¿Cómo se regula la producción, secreción y paso de las hormonas a la sangre?

El sistema que regula el metabolismo celular puede explicarse de la siguiente manera:

  • En el cerebro existen unas células especiales que “monitorean” el nivel de hormona tiroidea en la sangre.
  • Cuando este nivel desciende, estas células le envían señales a otra glándula: la Hipófisis (o Pituitaria). Estas señales estimulan a la Hipófisis para que suelte a la sangre una sustancia llamada “hormona estimulante del tiroides” o TSH por sus siglas en inglés.

 ¿Cómo se regula la producción, secreción y paso de las hormonas a la sangre?

    • La función de la TSH es “avisarle” a la glándula Tiroides que el organismo necesita de más hormona tiroidea en la sangre.
    • Cuando la hormona tiroidea se eleva nuevamente a los niveles normales, las células del cerebro lo detectan y mandan señales a la Hipófisis para que detenga la producción de TSH y el tiroides disminuya su actividad.

¿Qué sucede en caso de déficit de hormona tiroidea?

Algunos de los más destacados efectos del déficit de la hormona tiroidea (hipotiroidismo), ocurren durante el desarrollo fetal y en los primeros meses que siguen al nacimiento. Es por esto que es importante el tamizaje de las alteraciones tiroideas en el recién nacido y su diagnóstico precoz por medio del estudio de laboratorio llamado Tamiz Neonatal.

En el niño las alteraciones más destacadas son:

  • El déficit intelectual o retraso mental, que es proporcional al tiempo que persista la falta de hormonas, es irreversible;
  • El retraso en el crecimiento el cual parece ser de origen puramente metabólico, ya que el crecimiento se adapta rápidamente a su ritmo normal después de la instauración del tratamiento.

En el adulto las manifestaciones se deben a cambios en el consumo de oxígeno y en el metabolismo de las proteínas, hidratos de carbono, grasas y vitaminas.

¿Qué sucede en el caso de un exceso de hormona tiroidea?

La glándula tiroides está hiperactiva, dando como resultado un metabolismo con una actividad mayor a lo normal.

El término Hipertiroidismo  o Tirotoxicosis se refiere a cualquier condición en la cual existe demasiada hormona tiroidea en el organismo.

Incidencia

Su frecuencia máxima ocurre durante la tercera y cuarta décadas de la vida, con una predilección de 7 a 1 a favor de las mujeres. La frecuencia del hipertiroidismo durante el embarazo es de 2 x 1.000.

El hipertiroidismo neonatal puede ocurrir en aproximadamente el 1 % de los neonatos.

¿Cuáles son las causas del hipertiroidismo?

Pueden ser varias:

  1. Sobreproducción de hormona tiroidea

La causa más frecuente (en más del 70% de las personas) es la sobreproducción de hormona tiroidea por parte de la glándula tiroides.

La causa es la formación de autoanticuerpos (anticuerpos dirigidos contra componentes del tiroides, de causa desconocida), los cuales estimulan a la glándula tiroides a crecer y a segregar exceso de hormona tiroidea (de hecho se les llama “Anticuerpos estimulantes del tiroides o TSI por sus siglas en inglés). Esta condición también se conoce como enfermedad de Graves -Basedow. 

 ¿Cuáles son las causas del hipertiroidismo?

Se observa hipertiroidismo feto-neonatal en el 2% a 10% de gestaciones de madres con enfermedad de Graves previa o actual debido al paso a través de la placenta de anticuerpos maternos

Este tipo de hipertiroidismo tiende a ocurrir en familias y es más frecuente en mujeres jóvenes.  Se sabe muy poco el por qué algunas personas adquieren esta enfermedad

  1. Nódulos tóxicos.

Otro tipo de hipertiroidismo se caracteriza porque la glándula tiroides a veces contiene nódulos. Un nódulo puede hacerse hiperactivo y producir un exceso de hormonas tiroideas. Es la segunda causa en importancia.

Este tipo de nódulos requieren tratamiento que está dirigido a controlar los signos y síntomas del hipertiroidismo.

¿Cuáles son las causas del hipertiroidismo?

Si el nódulo es único, se llama adenoma tóxico, y si son muchos los nódulos hiperactivos, se conoce como Bocio multinodular tóxico.

Se desconoce la causa de la formación de estos nódulos. En algunos casos la falta de yodo en la dieta puede hacer que se desarrollen y en otros, puede ser hereditario.

  1. Tiroiditis.

La Tiroiditis es la inflamación de la glándula tiroides, que puede ocurrir tras un embarazo o una enfermedad viral. En ambos casos puede llevar a un estado temporal de hipertiroidismo  que generalmente se autolimita y tras el cual la persona suele quedarse con hipotiroidismo, es decir, con una función baja de la glándula.

  • Tiroiditis posparto: Durante el embarazo se suprimen los procesos inmunológicos maternos; por ello al término de la gestación puede aparecer de manera brusca una tiroiditis, la que puede haber estado silente durante la gestación. Se manifiesta clínicamente en el posparto con dolor en el cuello y datos de hipertiroidismo, pero más frecuentemente aparece un síndrome de depresión (conocido anteriormente como “tristeza posparto”).

Se cree que la tiroiditis posparto es más frecuente de lo anticipado y por ello los médicos consideran conveniente realizar, cada dos meses durante un año, una determinación de TSH en las mujeres que, después del parto (puérperas), tienen depresión. Esto les permitiría detectar precozmente el hipotiroidismo.

La tiroiditis puede confundirse con la enfermedad de Graves Basedow por lo que es necesario que el médico haga los estudios necesarios para llegar al diagnóstico diferencial.

  1. Administración de hormonas tiroideas.

Cuando una persona hipotiroidea está tomando pastillas de hormonas tiroideas como parte de su tratamiento, y por alguna razón la dosis resultó muy alta, se puede presentar un hipertiroidismo

  1. Exceso de Yodo.

Algunos medicamentos antiarritmicos del corazón (que bloquean las arritmias)  los contrastes radiológicos o algún otro medicamento que contiene mucho yodo,   provocan un aumento en la producción de hormonas tiroideas ya que la glándula tiroides lo utiliza para fabricar sus hormonas. Un exceso de yodo puede causar hipertiroidismo, sobre todo si existía una tiroides anormal previa, como por ejemplo un bocio (aumento de tamaño del tiroides)

Signos y síntomas del hipertiroidismo

Como ya lo mencionamos anteriormente, la hormona tiroidea generalmente controla el ritmo de todos los procesos en el cuerpo o metabolismo. Si existe demasiada hormona tiroidea, toda función del cuerpo tiende a acelerarse. Por lo tanto, no es de sorprender que los síntomas de hipertiroidismo (que pueden variar en cada persona) sean:

  • Nerviosismo, irritabilidad, temblor de las manos y ansiedad.
  • Pérdida de peso. Si el metabolismo está acelerado se consumen más calorías y, como el apetito es normal, se pierde peso.
  • Palpitaciones y taquicardia. La persona afectada nota el corazón acelerado. El pulso, que normalmente puede oscilar entre 70 – 80 pulsaciones por minuto, sube a 90, 100, 120 pulsaciones por minuto. Se acompaña con elevación de la tensión arterial.
  • Aumento de tamaño del tiroides acompañado de un aumento del riego sanguíneo en la glándula, es un tiroides aumentado de tamaño de una forma difusa y blanda, pero a veces el tiroides puede ser de un tamaño normal.
  • Puede apreciarse una mirada brillante y de asombro, el brillo en los ojos por un ligero aumento de la secreción de lágrima y los ojos abiertos ampliamente (en la enfermedad de Graves, que es la forma más común de hipertiroidismo, los ojos pueden verse grandes porque los párpados superiores están levantados. A veces, uno o ambos ojos pueden estar saltados).
  • Es llamativa a veces la debilidad, la sensación de cansancio, que afecta fundamentalmente a los brazos y las piernas.
  • Puede haber, pero no siempre, diarrea, piel fina y húmeda, temblor de manos.
  • Aumento de la sudoración, hipersensibilidad al calor.
  • Incremento en el número de deposiciones, pero sin diarrea.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Sensibilidad ocular a la luz.
  • Es probable que la defecación sea más frecuente, pero la diarrea es poco común.
  • El pelo del cuero cabelludo puede ser fino pero frágil.
  • En el caso de las mujeres, el flujo menstrual puede hacerse más ligero y los periodos menstruales ocurrir con menos frecuencia.
  • Algunas personas tienen inflamación en la parte anterior del cuello debido a un agrandamiento de la glándula tiroides (bocio)

 ¿Cuáles son las causas del hipertiroidismo?

El hipertiroidismo generalmente comienza lentamente. Al principio los síntomas pueden confundirse con el simple nerviosismo debido al estrés. Si estás tratando de perder peso por medio de dietas, puedes sentirte complacida con los resultados hasta que el hipertiroidismo, que ha acelerado la pérdida de peso, ocasione otros problemas.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Cuando el médico hace la exploración física, suele detectar taquicardia (aumento en el número de latidos del corazón) y aumento de la tensión arterial. Te palpará el cuello, para saber si hay dolor o no y explorará también la presencia de problemas oculares.

 

 ¿Cómo se hace el diagnóstico de hipotiroidismo?

Seguramente te pedirá que te realices algunos estudios de laboratorio donde, en caso de que tengas hipertiroidismo, se observará un aumento del nivel de las hormonas tiroideas en sangre y, generalmente, una disminución de la TSH (hipertiroidismo primario).

Si la TSH está aumentada, te pedirá una interconsulta con el médico endocrinólogo  (especialista en el diagnóstico de las enfermedades que afectan a las glándulas). En caso de que detecte problemas oculares, te mandará también con el oftalmólogo. Los anticuerpos antitiroideos elevados son prácticamente diagnósticos de enfermedad de Graves.

Para llegar a un diagnóstico completo puede ser necesario que el endocrinólogo realice otro tipo de estudios como:

  • Ecografía tiroidea. Es un estudio importante ya que es la exploración que da más información: dirá si existen nódulos, su localización y diferencia, si son quistes (contenido líquido, casi siempre benignos, o son sólidos, potencialmente agresivos).

 

 ¿Cómo se hace el diagnóstico?

  • Punción-aspiración. La punción-aspiración con aguja del nódulo o quiste permite examinar las células de la lesión y descubrir su tipo. Esto es importante para valorar su potencial maligno.

 

 ¿Cómo se hace el diagnóstico?

  • Gammagrafía tiroidea. La gammagrafía tiroidea mide la intensidad con que el tiroides incorpora yodo radiactivo, inyectado antes de la prueba: detecta zonas con exceso o defecto de función, ya sean difusas o localizadas (nódulos). Este estudio NO se realiza en caso de embarazo.

 

¿Cómo se hace el diagnóstico?

Tratamiento

El tratamiento dependerá de la causa y de la gravedad de los síntomas. Tu médico elegirá un tratamiento adecuado según tu edad, tu estado físico, la causa del hipertiroidismo y la gravedad de la afección. Puede tratarse de tres formas que, por orden de agresividad, son:

  • Tratamiento médico farmacológico
    • Antitiroideos: Estos fármacos tratan el hipertiroidismo obstruyendo la capacidad de la tiroides de producir hormonas. Los síntomas comienzan a mejorar en 6 a 12 semanas pero, por lo general, el tratamiento continúa durante, al menos, un año.
    • Betabloqueantes: Independientemente del método de tratamiento que use, su médico puede recetarle un fármaco betabloqueante para enlentecer su frecuencia cardíaca y reducir las palpitaciones, los temblores y el nerviosismo hasta que sus niveles de tiroides estén más cerca de lo normal.
  • Tratamiento con Yodo radioactivo.
    • El yodo radiactivo se toma por boca. Se introduce en el torrente sanguíneo y es absorbido por las células tiroideas hiperactivas. El yodo radiactivo hace que el nivel de hormona tiroidea en el cuerpo disminuya. Por lo general, los síntomas disminuyen en 3 a 6 meses. El resultado final es la actividad tiroidea baja permanente (hipotiroidismo) que puede tratarse con suplementos para la tiroides.
    • A pesar de las inquietudes acerca del material radiactivo, este tratamiento se ha usado durante más de 60 años sin provocar ningún problema.
  • Tratamiento Quirúrgico.
    • El hipertiroidismo puede tratarse con una cirugía (que se llama tiroidectomía), en la que su médico extrae la mayor parte de la glándula tiroides. Después de la cirugía, es probable que desarrolle hipotiroidismo (enfermedad de tiroides hipoactiva). Luego, deberá tomar un suplemento de hormona tiroidea para restaurar los niveles hormonales al nivel normal.

Oftalmopatía (problemas en los ojos). Es obligado el control por el oftalmólogo. En casos leves basta proteger los ojos del sol y el empleo de colirios para humedecer el ojo, pero en casos graves se usan corticoides o cirugía.

Mujeres embarazadas. Está contraindicado el yodo radiactivo y la cirugía del tiroides; si es imprescindible, debe esperarse hasta el segundo trimestre del embarazo.

Prevención

No existen formas conocidas para prevenir el hipertiroidismo.

El Hipertiroidismo y el embarazo

El Hipertiroidismo en el embarazo es poco frecuente. La mujer hipertiroidea que está en tratamiento, generalmente procura no quedarse embarazada en estas circunstancias, pero el tratamiento del hipertiroidismo es largo y si la mujer hipertiroidea, por motivos personales, desea quedarse embarazada, tampoco hay nada que lo contraindique.

Por otra parte el Hipertiroidismo tiene tendencia a las recidivas y alguna de ella puede coincidir con un embarazo. En definitiva, el hipertiroidismo en el embarazo no es frecuente, pero debe de tenerse en consideración.

¿Cómo afecta el hipertiroidismo la fertilidad?

En las mujeres que no están embarazadas, el hipertiroidismo puede:

  • Afectar los períodos menstruales haciéndolos irregulares, menos abundantes de lo normal o que de plano no se presenten.

Es más difícil para ellas (las hipertiroideas), quedar embarazadas y es muy probable que tengan abortos.

En caso de pubertad precoz, infertilidad inexplicable o de abortos repetidos, es muy importante realizar los exámenes de laboratorio necesarios para descartar la posibilidad de que la mujer tenga hipertiroidismo.

Recomendaciones pre embarazo. Es importante que se corrija el hipertiroidismo con lo que sea más conveniente para cada persona: Yodo 131, medicamentos antitiroideos o cirugía.

Si se administró Yodo 131, seguramente tu médico te recomendará esperar un mínimo de seis meses a un año antes de buscar el embarazo.

¿Qué sucede durante el embarazo?

En el embarazo de una mujer hipertiroidea el médico debe tener en cuenta dos factores: el tiroides de la madre y el tiroides del bebé. Cada cual tiene su propia personalidad y requiere sus propias atenciones.

Tiroides del bebé

En relación con el tiroides del bebé tenemos que recordar la “regla del tres”.

  • A las tres semanas de la concepción comienza a formarse el esbozo de lo que ha de ser el tiroides del bebé, la mujer en este momento muchas veces no sabe aún que está embarazada. Sin embargo, desde los primeros días, el embrión necesita para su desarrollo de las hormonas tiroideas, las cuales son aportadas por la madre.
  • Desde el tercer mes de la concepción el tiroides del feto es ya capaz de acumular yodo, funcionar y producir sus propias hormonas pero sigue necesitando del aporte materno. No es preciso que funcione y si no funciona no pasa nada porque la hormona materna atraviesa la placenta y pasa al embrión. Esto demuestra que la suficiencia hormonal tiroidea materna es de crucial importancia para el normal desarrollo del embarazo, particularmente durante el primer trimestre.
    • En ocasiones, la hormona que produce el embrión pasa a la madre y es entonces un maravilloso fenómeno de mutua ayuda, el embrión con un tiroides normal ayuda a su madre si ella tiene un déficit funcional.
  • Tres semanas después del nacimiento el recién nacido ha utilizado las hormonas que podían provenir de su madre, ha agotado sus depósitos y comienza a funcionar conectado con su hipófisis.

Cuando hay una falta de yodo para la fabricación de las hormonas tiroideas, no funciona bien ni el tiroides de la madre ni el del feto, y entonces sí hay manifestaciones.

Tiroides de la madre:

Modificaciones inducidas por el embarazo. Aunque tú seas una mujer absolutamente normal, el embarazo es un impacto importante para tu tiroides. La gestación provoca una sobrecarga funcional a la glándula tiroides materna que comienza a los pocos días de la concepción, y se mantiene durante todo el embarazo.

Se calcula que el tiroides de la embarazada produce entre un 30% y un 50 % más de tiroxina que en condiciones normales. Para mantener estabilizado el nivel de T4- libre en sangre, tiene que aumentar su ritmo de producción ya que, como lo dijimos anteriormente, la madre transfiere al feto una porción de sus hormonas, no mucha, pero la suficiente para mantener un desarrollo normal si el feto tuviera problemas con su tiroides.

La hormona tiroidea es crítica para el desarrollo normal del cerebro del bebé y del sistema nervioso. Como ya lo mencionamos, durante el primer trimestre, el feto depende del aporte materno de hormona tiroidea que le llega a través de la placenta. Alrededor de las 12 semanas, la tiroides del bebé empieza a funcionar autónomamente.

En el embarazo, el sobre estímulo funcional produce un aumento de hasta 10 a 15 % del volumen tiroideo previo al embarazo en la mayoría de las mujeres. Este crecimiento se considera como  “fisiológico” y es una cosa muy discreta y posteriormente puede volver a su tamaño normal.

La función tiroidea en embarazadas con falta de yodo: en condiciones normales, el moderado sobresfuerzo que se pide al tiroides en el embarazo, no supone ningún problema, pero si hay carencia de yodo en la dieta, la situación es diferente. El tiroides de la madre es insuficiente para fabricar la cantidad de hormona necesaria porque no tiene yodo suficiente. La TSH de la madre se eleva y el tiroides crece. Al bebé le pasa lo mismo y puede nacer con bocio además de los problemas de desarrollo que haya podido tener.

Las necesidades de yodo de una mujer normalmente son de 150 mcg diarios, la embarazada necesita 200 mcg. La suplementación de yodo puede ser en forma de dosis única “de choque” en los primeros meses del embarazo o la incluida en los compuestos tipo polivitamínico y polimineral.

Causas de hipertiroidismo que se presenta durante el embarazo

 

La causa más frecuente de hipertiroidismo en el embarazo sigue siendo la Enfermedad de Graves-Basedow, ocasionando más del 85% de todos los casos.

La enfermedad de Graves es un desorden autoimmune esto es que, normalmente, el sistema inmunitario protege a la persona de una infección al detectar y destruir las bacterias, virus y otras sustancias potencialmente dañinas. Pero en las enfermedades autoinmunes, es el mismo sistema inmunitario el que ataca las células y órganos de esa persona.

En la Enfermedad de Graves, el sistema inmune produce un anticuerpo que imita a la hormona TSH y hace que la tiroides produzca demasiada hormona tiroidea provocando hipertiroidismo; la evolución natural durante el embarazo se identifica porque los síntomas característicos de esta enfermedad son más intensos durante el primer trimestre y en el período posparto pero disminuyen durante la segunda mitad del embarazo.

Se consideran también el hipertiroidismo transitorio gestacional en la que, al contrario de lo que ocurre en la enfermedad de Graves, no se presenta aumento de la glándula tiroides, ni oftalmopatía, y los anticuerpos antirreceptores de la TSH son negativos, la Mola hidatidiforme (que provoca la liberación de grandes cantidades de la hormona gonadotrópica coriónica o HGC, típica del embarazo que estimula el tejido tiroideo) y el embarazo múltiple.

  • Otras causas menos frecuentes de hipertiroidismo en el embarazo son el adenoma tóxico y el bocio multinodular tóxico que se presentan en menos del 10% de todos los casos de hipertiroidismo.

 

Es importante que tu médico establezca un diagnóstico y un tratamiento adecuado y oportuno que beneficiará el curso del embarazo.

Síntomas de hipertiroidismo en el embarazo

 

Cuando los datos de hipertiroidismo (tirotoxicosis) se presentan por vez primera durante el embarazo, el diagnóstico puede dificultarse, ya que los síntomas propios del embarazo (tales como palpitaciones, intolerancia al calor, piel caliente, etc.) pueden confundirse o enmascarar a la enfermedad tiroidea.

Sin embargo, hay dos síntomas que son exclusivos del hipertiroidismo: un latido cardiaco con una frecuencia superior a los 100 por minuto y pérdida de peso o incapacidad para ganar peso. Si estás embarazada y tienes estos dos síntomas, es necesario que te hagan pruebas para detectar hipertiroidismo de tal manera que pueda ser tratado y así prevenir problemas durante tu embarazo.

Hiperémesis gravídica (aumento de la náusea y vómito durante el embarazo que puede llevar a pérdida de peso y deshidratación). Este exceso de vómito y náusea puede ser causado por altos niveles de la hormona HGC la cual también puede ser causa de un hipertiroidismo temporal que desaparece en la segunda mitad del embarazo.  Los médicos solicitan un mayor número de pruebas de función tiroidea en mujeres que cursan con náusea y vómito muy intenso y presentan  pérdida de peso y deshidratación.

Puede haber también crecimiento de la glándula tiroides. En el examen físico, el médico puede detectar que la glándula tiroides se encuentra generalmente aumentada (de entre 2 a 6 veces su tamaño normal); este crecimiento anormal es conocido como Bocio, la glándula puede  encontrarse desde suave hasta firme y en ocasiones irregular, generalmente con predominio de un lóbulo sobre el otro.

Tiroides 1

Al examinar los ojos puede encontrarse exoftalmos, (los ojos están muy saltones) por lo general de leve a moderado con predominio de un ojo, sin embargo el exoftalmos puede estar ausente; hay además hiperemia (conjuntivas enrojecidas) y edema de las conjuntivas (conjuntivas inflamadas).

Tirpides2

Debilidad muscular principalmente en brazos y piernas

Otros síntomas frecuentes del hipertiroidismo son

  • Nerviosismo, ansiedad
  • Irritabilidad,
  • Cambios en la personalidad,
  • Sudoración profusa,
  • Insomnio,
  • Aumento en el apetito,
  • Aumento del número de evacuaciones (no hay diarrea)
  • Prurito (comezón).
  • Temblor en las manos
  • Piel muy delgada
  • Hipertensión
  • Pulso Rápido

Sin embargo, no todos los síntomas se encuentran presentes siempre en una misma persona y no necesariamente existe correlación entre los síntomas y los niveles de hormonas tiroideas.

 

Diagnóstico del hipertiroidismo en el embarazo

 

Cuando la enfermedad tiroidea precede al embarazo no existe dificultad para su diagnóstico y manejo.  

El problema para el médico está en que el diagnóstico del Hipertiroidismo no se hace casi nunca en su fase inicial, sino cuando las alteraciones empiezan a ser alarmantes ya que los síntomas normales del embarazo pueden confundirse.

El diagnóstico se realizará en base a los datos obtenidos de la exploración física, la historia clínica que incluye antecedentes de la enfermedad en sus familiares y los estudios de laboratorio.

Estudios de Laboratorio

 

  • La cantidad de hormonas circulantes. El médico ordenará toma de sangre para laboratorio para  determinar  la cantidad de hormona tiroidea → T4L y  (TSH) (hormona estimulante de la tiroides) encontrándose la primera elevada y la segunda deprimida en el primer trimestre, siendo esto un dato clave para el diagnóstico.

¿Cómo se hace el diagnóstico?

  • Detección de anticuerpos antitiroideos. Los anticuerpos antitiroideos en sangre  deberán medirse. En la mayoría de los pacientes con enfermedad de Graves-Basedow  se encuentran elevados, asimismo al determinar anticuerpos estimulantes de tiroides se  puede predecir casos de hipertiroidismo neonatal.
  • Ecografía. Una Eco- doppler color que demuestre el aumento de la vascularización

El Gammagrama Tiroideo.  No debe hacerse durante el embarazo ya que utiliza material radioactivo que atrapa la glándula tiroidea. La glándula del bebé puede ser destruida por este material resultando en un hipotiroidismo que le puede causar severos daños mentales y físicos.

 

Tratamiento del hipertiroidismo durante el embarazo

Las mujeres con hipertiroidismo pueden aumentar las posibilidades de un embarazo saludable mediante atención médica prenatal.

Control del hipertiroidismo durante el embarazo. Ya que el objetivo del tratamiento es doble: debe proteger a la madre y al mismo tiempo al bebé en desarrollo, es recomendable que el manejo lo haga un equipo interdisciplinario conformado por obstetra, endocrinólogo, perinatólogo y neonatólogo.

Una mujer embarazada con Hipertiroidismo puede y debe de estar compensada igual que si no estuviera embarazada. Es evidente que el tratamiento debe de ser de tipo médico farmacológico, es decir, con Medicación Antitiroidea. NO es el momento de darle yodo radioactivo y tendrían que darse unas circunstancias extraordinariamente especiales para exponerla al trauma que supone el tratamiento quirúrgico.

Cada caso es diferente y la decisión del médico se basa en la suma de datos que el médico obtiene de un interrogatorio médico muy detallado, de los antecedentes obstétricos, de lo que observe en el examen físico y la adecuada interpretación de las pruebas de laboratorio.

El objetivo del tratamiento es mantener los niveles de hormona tiroidea dentro de los valores normales. El tratamiento puede incluir:

  • Monitoreo frecuente de niveles tiroideos durante todo el embarazo (cada 15 a 20 días para tener un buen control de cualquier cambio).
  • Fármacos Anti-tiroideos: cuando el hipertiroidismo es leve (los niveles de TSH son bajos pero los de T4 son normales), no es necesario ningún tratamiento. Pero cuando el problema es más severo, se requiere la administración de fármacos antitiroideos que actúan impidiendo la formación de hormonas tiroideas.
    • El médico buscará tener a la madre compensada, pero siempre con la dosis mínima, es decir siempre en el borde de la compensación para no causar un hipotiroidismo en el bebé.
  • Yodo Radioactivo.- No se recomienda el tratamiento en base a yodo radioactivo durante el embarazo, ya sea en píldora o gotas, ya que puede causar serios daños en la salud del embrión o el feto.
  • Medicamentos beta-bloqueadores: estas drogas pueden ser extremadamente útiles en reducir la frecuencia cardiaca, los temblores y el nerviosismo hasta que una de las otras formas de tratamiento haya tenido la oportunidad de ejercer su efecto. Sin embargo, el médico puede restringirlos para casos especiales y debe descontinuarse pocas semanas antes de que termine el embarazo. Generalmente estos medicamentos te harán sentir mejor en cuestión de horas, aun cuando ellos no cambian los altos niveles de hormona tiroidea en la sangre,
  • Tratamiento Quirúrgico: Tendrían que darse unas circunstancias extraordinariamente especiales para exponerte al trauma que supone el tratamiento quirúrgico. Generalmente se evita hacer la cirugía durante el primer trimestre porque puede producir abortos y durante el tercer trimestre porque puede provocar un parto prematuro.

Suspende los medicamentos y llama de inmediato a tu médico cuando tienes cualquiera de estos signos o síntomas al estarlos tomando:

  • Fatiga
  • Debilidad
  • Dolor abdominal vago
  • Falta de apetito
  • Irritación de la piel
  • Fácil formación de moretones
  • Piel o conjuntiva de los ojos amarilla (ictericia)
  • Dolor de garganta persistente
  • Fiebre

En algunas mujeres, el médico suspenderá el tratamiento en las últimas 4 a 8 semanas del embarazo debido a la remisión del hipertiroidismo que puede ocurrir durante el embarazo, sin embargo, estas mujeres deben permanecer monitoreadas por si ocurriera una recurrencia después del embarazo.

¿Qué sucede si no me dan tratamiento?

El hipertiroidismo puede afectar tanto a la madre como al bebé en desarrollo y siempre existe un riesgo de que se presenten complicaciones.

En el bebé: cuando la madre no está controlada, se eleva el riesgo de que se presenten las siguientes complicaciones en el bebé

  1. Aborto, Tanto el exceso de función tiroidea (hipertiroidismo) como la falta de la misma, (hipotiroidismo), no permite que haya la suficiente actividad nutritiva de la mucosa del útero, lo que dificulta la implantación del óvulo. Así, el índice de riesgo de aborto en el primer trimestre es mayor para una mujer que sufre alteraciones en la glándula tiroides que en la media de la población.
  1. Taquicardia fetal (frecuencia cardiaca superior a 160 lat/min) en el tercer trimestre del embarazo, el retardo del crecimiento intrauterino así como el parto prematuro.
  1. Óbito (muerte fetal)
  2. Peso bajo al nacimiento.
  1. El hipertiroidismo en un recién nacido puede resultar en: irritabilidad, un rápido latido cardiaco que puede llevar a la insuficiencia cardiaca, cierre prematuro de las fontanelas, pobre ganancia de peso, fiebre, vómito, diarreas y algunas veces, crecimiento del tiroides que puede presionar la tráquea e interferir con la respiración, síndrome de hiperviscosidad sanguínea (la sangre se vuelve espesa y pegajosa) e, incluso, hipertensión intracraneana (aumento de la presión dentro del cráneo). Tanto las parturientas con enfermedad de Graves como sus bebés deben de ser monitoreados muy cercanamente por el equipo médico durante varios meses.

Si el cuadro clínico es severo y no se trata adecuadamente, pueden ocurrir insuficiencia cardiaca y muerte. La mortalidad es alta, entre un 15-20 %.

En la madre: Entre las complicaciones que se presentan en la embarazada con hipertiroidismo sin tratamiento podemos mencionar:

Tormenta Tiroidea. Es una urgencia médica que se caracteriza por una exacerbación aguda de los síntomas del hipertiroidismo (taquicardia, etc.) y que se desarrolla en presencia de factores como: estrés, infección grave, inducción anestésica, trabajo de parto, cirugía, síndrome de abstinencia de FAT (fármacos antitiroideos) o después del tratamiento con Yodo radioactivo (I-131) en pacientes con hipertiroidismo intenso.

tiroides 3

Este exceso de hormona puede causar la muerte si no se diagnostica y trata a tiempo.

Preeclampsia. Se asocia a la hipertensión  (causada por una  vasoconstricción arterial, es decir las arterias sufren un estrechamiento) lo que provoca una disminución en la llegada de sangre a órganos maternos importantes como los riñones, hígado, cerebro y también la placenta. Como consecuencia hay una disminución de la llegada de alimentos y oxígeno al bebé que le impide un crecimiento intrauterino adecuado, favorece una disminución en el volumen de líquido amniótico y en casos extremos puede ser causa de un desprendimiento prematuro de placenta, asociado a numerosos riesgos en la salud del bebé.

  • Es un trastorno que si no se trata, los altos niveles de hormona tiroidea pueden causar fiebre alta, deshidratación, diarrea, frecuencia cardiaca rápida e irregular, shock y la muerte.

Si la embarazada tiene la enfermedad de Graves o ha sido tratada de este problema con cirugía o con Yodo radioactivo antes del embarazo, los anticuerpos pueden seguir presentes en su sangre aún cuando los niveles de hormona tiroidea salgan normales. Estos anticuerpos pueden atravesar la placenta al torrente sanguíneo del bebé y estimular su tiroides. Cuando la madre es tratada con medicamentos antitiroideos, es menos probable que se presente hipertiroidismo en el bebé porque estos medicamentos también atraviesan la placenta.

Las mujeres que han tenido cirugía o tratamiento con yodo radioactivo deben informar a su médico para que el bebé sea monitoreado de problemas del tiroides durante la segunda mitad del embarazo.

¿El tratamiento afecta a mi bebé?

El diagnóstico temprano y el tratamiento adecuado son la mejor fórmula para disminuir las complicaciones maternas perinatales.

Los medicamentos antitiroideos en dosis ajustadas y controladas, no afectan al embrión o al bebé o lo hacen de una forma transitoria que no repercute en absoluto en su desarrollo. No hay ninguna justificación fisiológica para mantener a la madre sin tratamiento.

Entre las hormonas que él fabrica y las que le pasan de su madre tiene más que suficiente. El niño puede nacer con un pequeño bocio, es decir con una ligera hiperplasia (crecimiento) de su glándula, pero no pasa absolutamente nada, a los 3 – 4 días o a lo sumo en un par de semanas, se normaliza.

Dado que el efecto de los medicamentos que tomó la madre puede durar hasta 10 días después del parto y esto enmascara un posible hipertiroidismo del bebé, es esencial que el médico le de un cuidadoso seguimiento durante el primer mes de vida.

En los casos en que la embarazada no pueda tomar medicamento antitiroideo por alguna razón (alergias o efectos colaterales), la cirugía es el único camino alternativo.

¿Soy hipertiroidea y estoy tomando medicamento, podré amamantar a mi bebé?

Esta es una pregunta muy preocupante ya que los medicamentos antitiroideos disminuyen la producción de hormonas tiroideas y por lo tanto, aunque la concentración de estos en la leche materna es baja, hay que tener un control de las necesidades del bebé para estar seguros de que no cae en hipotiroidismo.

Los bebés hipotiroideos que no tienen tratamiento pueden sufrir retraso mental. Si la madre desea amamantar al bebé, deben realizarse determinaciones frecuentes de TSH en el recién nacido.

¿Los problemas tiroideos pueden iniciarse después del embarazo?

Una de cada 20 mujeres desarrolla inflamación del tiroides unos meses después del parto. A esta condición se le llama Tiroiditis post parto. Es más común en mujeres que tienen enfermedades autoinmunes como diabetes, Enfermedad Tiroidea de Graves, encanecimiento prematuro del pelo, artritis reumatoide y vitíligo.

La Tiroiditis se presenta cuando el cuerpo produce anticuerpos en contra de sus propias células tiroideas lo cual pude ser causa tanto de un “derrame” de hormona tiroidea en el flujo sanguíneo (hipertiroidismo), como de la destrucción de tanto tejido tiroideo que casi no queda glándula para producir hormona (hipotiroidismo). Este problema es indoloro.

En los primeros meses, la fase hiperactiva es la más común y de los 3 a los 8 meses aparece la fase hipoactiva que se caracteriza por un ligero crecimiento del tiroides, aumento de peso, fatiga, falta de energía y, generalmente, depresión. De hecho, muchos de los casos de depresión post parto se ligan a problemas de la tiroides y son inmediatamente tratados.

La Tiroiditis post parto desaparece por sí sola después de algunos meses. Sin embargo, mientras que está activa las mujeres pueden beneficiarse del tratamiento tanto para el exceso como para la deficiencia de producción de hormona tiroidea.

Tratamiento de la Tiroiditis post parto:

Algunos de los síntomas causados por un exceso de producción como pueden ser temblores de manos o palpitaciones, pueden ser tratados con medicamentos llamados beta bloqueadores. Los medicamentos antitiroideos y la cirugía no son contemplados ya que se considera que el problema es temporal.

Si hay deficiencia en la producción de hormonas, se puede dar medicamentos por seis meses.

¿Este problema se repetirá en el siguiente embarazo?

Las mujeres que han tenido este problema post parto seguramente lo desarrollarán nuevamente en los siguientes embarazos. Aunque cada vez que esto se presenta se resuelve totalmente, una de cada 4 mujeres que lo presentan llega a desarrollar hipotiroidismo en el futuro.

Desde luego, la hormona sintética suple perfectamente la necesidad del organismo de esta hormona y cuando se toma en la dosis adecuada, no tiene efectos colaterales ni complicaciones.

¿Qué le pasa al bebé cuando su madre es hipertiroidea?    

Hipertiroidismo Neonatal. El 1% de los bebés de madres hipertiroideas tendrán hipertiroidismo al nacer. Es importante en el recién nacido, el antecedente de ser hijo de madre con la  enfermedad de Graves-Basedow, la ausencia de síntomas de la madre al momento del parto no excluye que el niño sufra de hipertiroidismo neonatal. La causa de esto es la transferencia de anticuerpos a través de la placenta que excitan al receptor de la hormona TSH del bebé y, por ende, estimulan el tiroides del bebé.

Es frecuente que el recién nacido de una madre hipertiroidea (que está controlada con su tratamiento) presente bocio al nacer (agrandamiento de la glándula tiroides) éste desaparecerá espontáneamente en las primeras semanas de vida.

Aunque el bebé nazca con hipertiroidismo o hipotiroidismo, el tratamiento médico que recibirá será conservador y en ningún modo agresivo. Tan sólo es probable que el médico suspenda a la madre la lactancia puesto que sus anticuerpos también se encuentran en la leche materna y el aparato digestivo del recién nacido no está preparado para ello.

Si el bebé nace con hipotiroidismo y no es diagnosticado y tratado con prontitud, no podrá tener un desarrollo adecuado. Es por esto que a todos los bebés se les practica, en forma rutinaria, un análisis de sangre denominado Tamiz Neonatal que ayuda al médico a hacer un diagnóstico y un tratamiento precoz de este padecimiento.

Es muy raro el caso de que un bebé nazca sin glándula tiroides (agenesia tiroidea). Este defecto al nacimiento NO es causado por los problemas en el tiroides de la madre.

Posibilidades de que se repita.

La enfermedad suele ser hereditaria y es más común en las mujeres jóvenes y de edad mediana.

Debido a que el hipertiroidismo, especialmente la enfermedad de Graves, puede ocurrir en familias, el examen de otros miembros de su familia puede descubrir otros individuos con problemas de tiroides.

Pronóstico  

El pronóstico materno-fetal es excelente cuando el diagnóstico y el tratamiento se establecen en las primeras semanas de la gestación.

Las complicaciones materno-fetales aumentan significativamente en las mujeres que permanecen hipertiroideas en la segunda mitad de la gestación.

Prevención secundaria  

Dado que este tratamiento puede ser muy complicado, se recomienda que las mujeres hipertiroideas que están planeando un embarazo, solucionen su problema de tiroides en forma permanente antes de embarazarse.

Referencias