Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Infecciones Vaginales en el Embarazo

Última actualización 10 de junio 2015
Infecciones Vaginales en el Embarazo

Infecciones Vaginales: candidiasis y vaginosis bacteriana

Durante el embarazo tu cuerpo presenta muchos cambios y uno de esos cambios es el aumento del flujo vaginal. Si el flujo es claro y sin olor, es muy probable que se deba al efecto de las hormonas del embarazo y es un signo de que la vagina está saludable.

Pero muchas veces el exceso de flujo es una señal de infección que ocurre cuando el balance natural de las bacterias que habitan en la vagina sufre una alteración.

De las cuatro infecciones vaginales que varían desde las más comunes hasta las más raras, todas causan vaginitis (inflamación de la vagina) y pueden afectar a la mujer embarazada.

  • Candidiasis (moniliasis) Vulvovaginal (que afecta la vulva y la vagina
  • Vaginosis Bacteriana (causada por bacterias9
  • Infecciones del grupo de Estreptococo B
  • Tricomoniasis

Candidiasis Vulvovaginal (moniliasis)

Es una infección causada por una levadura y el organismo más común es la cándida albicans. Aunque este organismo vive comúnmente en la vagina, tu sistema inmune es el que mantiene que su crecimiento no se salga fuera de control. Cuando se multiplica demasiado, aparece la infección.

Una de cada tres mujeres en algún momento de su vida, padece de una infección vaginal por cándida. La candidiasis no está considerada como infección de transmisión sexual, sin embargo, se contagia en las relaciones sexuales.

Factores de riesgo

Los factores más comunes que predisponen a que la mujer padezca de moniliasis vulvovaginal son :

  • Embarazo. Durante el embarazo la vagina contiene una forma de glucosa muy rica -llamada glicógeno- que alimenta a la cándida albicans. Se cree que los altos niveles de glicógeno se deben al aumento de los estrógenos y reducción de la acidez de la vagina, por esta razón las mujeres embarazadas tienen un riesgo 10 veces mayor de padecer candidiasis o moniliasis Vulvovaginal . La vagina es el lugar ideal para su desarrollo.
  • Mujeres diabéticas que no tienen controlada su azúcar, están en mayor riesgo, debido a que, como ya lo vimos anteriormente, los niveles altos de azúcar favorecen el crecimiento de la cándida.
  • Uso de pastillas anticonceptivas, antibióticos de amplio espectro, corticoesteroides (prednisona)
  • Alteraciones el sistema inmune (SIDA)
  • Las duchas vaginales
  • Malos hábitos alimenticios, consumo de alimentos con alto contenido de azúcar
  • Alteraciones hormonales cuando se acerca el ciclo menstrual.
  • Estrés
  • Falta de sueñoCualquier situación que cambie el balance normal de las bacterias o levaduras en la vagina, desencadena una infección. Por ejemplo los antibióticos atacan a las bacterias como los lactobacilos, que son las que mantienen el control de la cándida albicans.

¿Cuáles son las consecuencias de padecer moniliasis Vulvovaginal durante el embarazo?

Durante el embarazo las infecciones por cándida no representan un riesgo ni para la madre ni para el bebé, pero si no son tratadas, se le pueden transmitir a la boca del bebé, durante el parto, y producir lo que se llama “algodoncillo”, y si lo estás amamantando la cándida se te pasará a ti.

                                                         candidiasis2

Afortunadamente, la candidiasis se puede tratar con un medicamento fungicida suave (anti hongos) para el bebé, y una crema fungicida vaginal para ti.

Síntomas

  • Dolor y comezón en la vagina y el área se siente en carne viva.
  • Enrojecimiento e inflamación de la vagina y labios.
  • Flujo blanco-amarillento espeso, puede o no tener olor o puede oler como la levadura que se utiliza para el pan, a este flujo se le denomina Leucorrea.
  • Dolor e incomodidad durante las relaciones sexuales.
  • Sensación de ardor al orinar.
  • Cuando se desprende el flujo de las paredes vaginales, aparecen pequeños puntos rojos y puede haber sangrado.

Recuerda que las infecciones por hongos/candidiasis, pueden parecerse y sentirse como si fueran una enfermedad más grave incluyendo una gran variedad de enfermedades de transmisión sexual o vaginosis bacteriana, lo cual es una razón de más para que no ignores los síntomas si crees que tienes una infección por cándida, especialmente si estás embarazada.

Si presentas flujo vaginal, verdoso, amarillo o grisáceo con un fuerte olor, o comezón y ardor en la vagina, acude al médico

candidiasis

Diagnóstico

Tu médico te realizará un examen pélvico, examinará la vagina y con un cotonete tomará una muestra del flujo que examinará al microscopio, y será suficiente para diagnosticar la infección por cándida. En casos raros, se enviará la muestra al laboratorio.

¿Cómo se trata la infección vaginal por cándida durante el embarazo?

Aún cuando hayas padecido candidiasis vaginal y te auto diagnostiques, debes consultar a tu médico. Es importante que NO te auto medicarte.

¿Por qué? Muchas mujeres piensan que padecen de una candidiasis vaginal y en realidad tienen una infección como la vaginosis bacteriana o tricomonas, y el tratamiento para la cándida solamente prolongará las molestias. Si se trata de este tipo de infecciones el tratamiento que indicará el medico será con antibióticos o metronidazol.

 Una vez que has consultado al médico puedes comprar la crema o supositorios fungicidas que te indicó. Este tratamiento es la mejor opción, el más seguro para tratar la candidiasis vaginal durante los tres trimestres del embarazo. Recuerda que pueden pasar varios días antes de que las molestias disminuyan, y cuando empieces a sentir una mejoría, NO suspendas el tratamiento, sigue las indicaciones de tu médico.

Desafortunadamente la infección puede desaparecer temporalmente, y es probable que regrese, pero generalmente desaparece hasta después del parto.

Durante el embarazo los médicos recomiendan solamente pomadas y supositorios vaginales. Aún no se ha comprobado que los medicamentos por vía oral para este tipo de infecciones, sean seguros durante el embarazo y lactancia. Recuerda que no debes de auto medicarte y que tu pareja deberá seguir el tratamiento para que no vuelvas a contraer la infección. Terminado el tratamiento es importante que el médico te examine nuevamente.

Recuerda que las infecciones causadas por cándida, tienen síntomas similares a las infecciones, de transmisión sexual.

Un buen diagnóstico cada vez que se presenten los síntomas, es vital para que recibas el tratamiento adecuado o corres el riesgo que la situación se empeore.

Si en tres días de tratamiento, no sientes una mejoría o si los síntomas se han agravado o regresan después del tratamiento, es importante que acudas al médico.

Prevención

Durante el embarazo no puedes controlar los cambios hormonales, pero puedes tomar ciertas medidas para prevenir las infecciones por cándida, lo primero y más importantes es mantener el área genital seca y que circule aire en esa área.

  • Usa pantaletas de algodón lo cual permitirá que tu área genital respire, además es recomendable usar pantaletas que cubren toda el área (no tangas).
  • Duerme sin pantaletas, esto puede reducir el riesgo de infecciones.
  • Consume carbohidratos complejos y granos integrales en lugar de azúcares y harinas refinadas lo que ayuda a disminuir los factores que favorecen las infecciones.
  • Consume yogurt (lactobacilos ) frecuentemente, es un pro biótico que ayuda a la digestión y se cree que ayuda a prevenir las infecciones vaginales.
  • Evita usar ropa ajustada (pantalones)
  • Si vas a nadar, debes cambiarte el traje de baño en cuanto salgas del agua y secarte bien el área genital antes de colocarte las pantaletas.
  • La cándida albicans se desarrolla muy bien en ambientes húmedos y tibios así que evita los baños prolongados y sécate bien después.
  • No uses duchas vaginales, ni spray desodorante vaginal.
  • Toma baños de regadera y evita los baños de burbujas en la tina.
  • Utiliza jabones suaves para el aseo de tus genitales
  • Se cuidadosa con tu higiene, especialmente cuando vayas al baño, límpiate de adelante hacia atrás.

Vaginosis Bacteriana

Aunque la vaginosis bacteriana es muy común en mujeres que padecen infecciones de transmisión sexual, (ITS) los estudios médicos no han demostrado que sea considerada como una ITS.  La vaginosis bacteriana es el resultado de un desequilibrio de la flora bacteriana normal de la vagina.

Es una de las infecciones del tracto genital más común en las mujeres embarazadas, se presenta en aproximadamente el 12% al 22%.

Así como en la boca, los intestinos y otras partes del cuerpo humano, habitan bacterias inofensivas, en la vagina ocurre lo mismo. Muchas de estas bacterias protegen al cuerpo de otras bacterias que pueden causar enfermedades. En la vagina los lactobacilos forman un 95% de la flora normal bacteriana que impide la proliferación de las bacterias causantes de infecciones. Pero si su número disminuye, se presenta la oportunidad para que proliferen las bacterias infecciosas.

                                                        candidiasis3

Un número importante de investigadores considera a la vaginosis bacteriana (VB) como un complejo desequilibrio microbiano, no como una infección.

                                                        candidiasis4

Causas de la vaginosis bacteriana

Hay varios factores que pueden disminuir la presencia de lactobacilos en la vagina, y son los siguientes.

  • Uso de antibióticos.
  • Medicamentos vaginales.
  • Tratamientos Hormonales.
  • Algunos anticonceptivos.
  • Duchas vaginales.
  • Infecciones de transmisión sexual.
  • Relaciones sexuales.

La Gardenella Vaginalis que es una bacteria anaeróbica (es decir crece sin la presencia de oxígeno), está presente en la flora de la mucosa vaginal (entre otras como la prebotella, el micoplasma y otras bacterias) y cuando estas bacteria proliferan de manera exacerbada, como puede suceder durante el embarazo debido a los cambios hormonales, causan la vaginosis bacteriana.

¿Cómo puede afectar el embarazo la vaginosis bacteriana?

Las complicaciones y los riesgos para la salud si la infección por VB no es tratada puede llegar a las siguientes situaciones:

Complicaciones durante el embarazo: Aumenta dramáticamente el riesgo de un parto prematuro, una complicación frecuente causante de la muerte del bebé. La VB que se extiende del útero y al liquido amniótico, combinado con la inflamación local del cuello uterino, son dos de las razones que potencialmente pueden causar parto prematuro. En vista de esta evidencia el American College of Obstetricians and Gynecologists recomiendan hacer pruebas de VB a mujeres que están en alto riesgo de parto prematuro. Se considera de alto riesgo cuando la mujer tiene antecedentes de parto prematuro, o pesa menos de 50 kilos antes del embarazo, o ambos.

La VB puede causar ruptura prematura de membranas, infección uterina después del parto y un bebé con bajo peso al nacer. Algunos estudios relacionan esta infección con los abortos del segundo trimestre.

Mayor riesgo de contraer infecciones de transmisión sexual. La VB aumenta la susceptibilidad de padecer infecciones de transmisión sexual (ITS) como la clamidia, la gonorrea, SIDA, herpes genital.

En mujeres que no están embarazadas. La VB aumenta el riesgo de contraer la Enfermedad Pélvica Inflamatoria (EPI), que es una inflamación del aparato reproductor femenino, que incluye el útero, las trompas de Falopio, y los ovarios. La EPI puede desencadenar complicaciones como infertilidad y embarazo ectópico.

Aumenta el riesgo de Infecciones. Las mujeres que padecen de VB tienen un riesgo más alto de padecer infecciones después de una cirugía ginecológica.

¿Cuáles son los síntomas?

Mas del 50% de las mujeres que padecen de VB, no muestran o no sienten ningún síntoma.

Las que los presentan, es muy común que tengan un flujo muy desagradable e incómodo. El olor del flujo se debe a las substancias químicas que producen las bacterias causantes de la vaginosis bacteriana. La menstruación y las relaciones sexuales generalmente empeoran el olor porque la sangre y el semen reaccionan químicamente con la bacteria desprendiendo olores.

  • El flujo es generalmente liquido, obscuro o grisáceo y a veces con burbujas. Puede haber comezón y ardor en la vagina y genitales externos.
  • Puede haber ardor al orinar.
  • Después de tener relaciones sexuales algunas mujeres reportan un olor a pescado.

¿Cómo se hace el diagnóstico de la VB?

 Durante el examen pélvico el médico buscará evidencias del la VB, de la siguiente manera:

  • Examina el flujo vaginal en el microscopio.
  • Verifica la acidez del flujo.
  • Detecta los olores químicos que desprenden las bacterias causantes de la VB.
  • Observa las características de las “células clave” (células que se encuentran en la vagina y están cubiertas por bacterias).
  • Cada paso del examen pélvico, permite identificar las diferentes características de las bacterias de VB. Cuando se hace correctamente esta revisión tiene una precisión del 90%. Además el estudio del Papanicolaou también puede diagnosticar la VB y considerarse un diagnóstico preciso.

Una vez diagnosticada la paciente, puede ser tratada adecuadamente y su curación será del 80 al 90%

¿Cuál es el tratamiento durante el embarazo?

Si has sido diagnosticada de VB, te prescribirán antibióticos que se consideran seguros durante el embarazo. A diferencia de otras infecciones vaginales, no es necesario que tu pareja reciba tratamiento.

Es importante que sigas el tratamiento aun si sientes que hay una mejoría, si suspendes el tratamiento la infección puede regresar.

En el 30% de las mujeres vuelven a presentar síntomas en tres meses. Los antibióticos acaban con las bacterias que causan la VB, pero las bacterias buenas no regresan inmediatamente para detener a las malas. Avisa a tu medico si la infección regresa.

La mayoría de las mujeres con VB, que siguen el tratamiento llevan un embarazo perfectamente normal, más de la mitad de casos de VB en mujeres embarazadas se resuelven.

Prevención de la Vaginosis Bacteriana

La Vaginosis Bacteriana no siempre se puede prevenir, pero si se pueden disminuir los riesgos:

  • Evita las múltiples parejas sexuales. Uso de condón.-No está claro si la actividad sexual es un disparador de la VB, pero es muy raro que la VB no se presente en mujeres que nunca han tenido sexo. La VB es más frecuente en mujeres que tienen múltiples parejas sexuales y nuevas parejas sexuales y es común en las mujeres homosexuales.
  • Practicar una buena higiene. Asear diariamente la zona genital, y después de orinar y defecar, limpiarse de adelante hacia atrás.
  • Usar pantaletas de algodón que no queden ajustadas, esto permite que el aire fluya y se evite la humedad que favorece las infecciones.
  • El consumo de tabaco aumenta el riesgo de la VB.
  • Evitar los productos para la higiene íntima femenina como: sprays, jabones perfumados y duchas vaginales. Estos productos pueden alterar el delicado balance de la flora normal de la vagina, lo que favorece las infecciones.
    • Recuerda que durante el embarazo con mayor razón están contraindicadas las duchas. Al ducharse se puede introducir aire en el saco amniótico, pasa a la circulación, y puede causar una embolia de aire (embolismo gaseoso) y puede poner en un alto riesgo la vida de la madre.
  • Minimizar la irritación vaginal. Evita los baños calientes y yacusi. Enjuagar bien el jabón del área genital después del baño de regadera y secar bien el área para prevenir la irritación.

No sientas vergüenza si padeces de VB, en los Estados Unidos el 30% de las mujeres de 14 a 49 años en algún momento han padecido de VB. Puedes padecer de VB sin presentar síntomas, lo cual hace difícil saber si realmente la estás padeciendo. Pero, al igual que la candidiasis, estas infecciones se presentan cuando las bacterias buenas han disminuido y han sido potencialmente reemplazadas por las bacterias dañinas.

Referencias: