Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o caput

Última actualización 18 de Septiembre 2015
Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o caput

 Introducción

La cabeza del recién nacido representa una cuarta parte del largo total de su cuerpo. Su circunferencia es igual a la del abdomen o pecho y el tamaño promedio es de 33 a 35 cm. En el momento del parto, la cabeza se “amolda” al ir pasando por el canal vaginal.

Esto quiere decir que los huesos que conforman la cabeza –que están colocados uno junto al otro pero no pegados entre sí – se traslapan (o montan) en un proceso llamado “amoldamiento” mediante el cual se logra reducir el diámetro total de la cabeza y adquirir una forma alongada que le va a permitir el paso a través del canal vaginal. Este cambio es temporal ya que generalmente desaparece unas cuantas horas después del parto cuando los huesos recuperan su interrelación normal.

Definición

El caput succedaneum o simplemente “caput” se define como una inflamación difusa (no tiene márgenes definidos) del cuero cabelludo del bebé que se forma debido al trauma que experimenta en el proceso del nacimiento por vía vaginal.

El caput succedaneum afecta generalmente a la parte de la cabeza que inicia la salida durante el parto aunque también se puede presentar en cualquier parte del cuero cabelludo y se palpa como una masa suave y esponjosa.

El edema cruza las líneas de sutura de los huesos del cráneo y puede involucrar un área amplia o puede ser algo pequeño como del tamaño de un huevo.

Causas

Son pocas las mujeres que describen la experiencia del parto como algo fácil y rápido. Sin embargo, hay algunos partos que son especialmente difíciles y duros y estos pueden ser causa de un conjunto de problemas de salud tanto para la madre como para el bebé que va a nacer.

Es más probable que un caput succedaneum se forme durante un parto difícil o prolongado. Esto es especialmente cierto después de que las membranas se han roto removiendo así el efecto amortiguador y protector del saco amniótico. Es por eso que se afirma que, mientras más duren las membranas intactas antes del parto, menores serán las posibilidades de que se forme un caput succedaneum.

                                                                    Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o "caput"

 

Los factores que pueden predisponer a este problema incluyen los siguientes:

  • Primer embarazo
  • Desproporción cefalopélvica (está desproporcionado el tamaño de la cabeza del bebé con el tamaño de la pelvis de la madre), baja estatura de la madre, anomalías de la pelvis materna.
    • Mientras más pequeña es la pelvis, mayor será la presión que se ejerza en la cabeza del bebé durante la labor de parto.
  • Ruptura temprana de la bolsa amniótica (ruptura de membranas).
    • Las membranas protegen al bebé en el momento del parto, pero si se rompen muy temprano, el bebé no contará con esta protección durante el proceso del parto.
  • Labor de parto prolongada o demasiado rápida.
  • Oligohidramnios (disminución del líquido amniótico que rodea y protege al bebé durante el embarazo).
    • Además de la ruptura prematura de membranas, hay otras causas que están relacionadas con la cantidad de líquido amniótico que rodea al bebé. Algunos de ellos tienen poca cantidad de líquido y, por lo tanto, en el momento del parto se ejerce una mayor presión en el cuerpo del bebé.
  • Uso de fórceps o de ventosa fetal (para ayudar a sacar al bebé)
    • Cuando se utilizan estos métodos, existe una mayor posibilidad de que el bebé presentara caput succedaneum. Aunque esto no significa un daño prolongado o serio para el bebé, si pueden poner un poco más de presión en la cabeza que da como resultado hinchazón.
  • Bajo peso del bebé o que sea muy prematuro.
  • Macrosomía del bebé (que es de gran tamaño).
  • Anomalías fetales.

Sin embargo, un caput succedaneum puede formarse antes o después del parto aún cuando no se pueda identificar ningún factor de riesgo. En ocasiones se ha podido identificar, por medio del ultrasonido, desde la semana 31. En este caso generalmente está asociado a rotura prematura de membranas o disminución del líquido amniótico.

Síntomas

Tras el nacimiento, la cabeza del niño presenta una deformación evidente pero esta empieza a disminuir inmediatamente y por lo general ha desaparecido al cabo de unos cuantos días.

  • Inflamación blanda y abultada del cuero cabelludo del recién nacido.
  • La inflamación puede o no ir acompañada de algún tipo de magulladuras
  • Se ve con más frecuencia en la parte de la cabeza que se presenta primero en el parto.
  • Sin embargo y dado que afecta al cuero cabelludo, la inflamación puede extenderse más allá de la línea media de la cabeza.
  • Puede estar asociada con un amoldamiento aumentado de la cabeza, es decir, el contorno de la cabeza se altera (más adelante esto se corrige solo).

Signos y exámenes

El examen físico confirma si la inflamación es un caput succedaneum. Al presionar el médico firmemente con un dedo la zona inflamada es la forma más sencilla para detectar el edema característico del caput. No se requiere de ninguna otro exámen.

                                                         Inflamación del cuero cabelludo del recién nacido o "caput"

 

Al suspender la presión, se observa claramente un hundimiento.

Tratamiento

No se requiere de ningún tratamiento y nada más debemos observar al bebé puesto que el caput succedaneum sana de manera espontánea en unos pocos días. Si el contorno de la cabecita del bebé se ha cambiado, en unos días recuperara su aspecto normal.

El bebé puede estar irritable (lo que es entendible) y quizás requiera algún analgésico para el dolor de cabeza. Es recomendable moverlo lo mínimo posible en los primeros días.

Pronóstico

Puede esperarse una recuperación total, en la cual el cuero cabelludo recobra su contorno normal.

Complicaciones

El caput succedaneum es generalmente benigno.

Situaciones que requieren asistencia médica

Esta condición se observa inmediatamente después del parto, así que no es necesario llamar al médico, a menos que se tengan preguntas adicionales que hacerle.

Prevención

Un adecuado cuidado prenatal y buen manejo del trabajo de parto pueden reducir las posibilidades de este problema menor, pero la formación de un caput succedaneum a menudo es impredecible e inevitable.

Cefalohematoma

Lesión presente en el cuero cabelludo de recién nacidos. Es una acumulación de sangre resultado de una hemorragia subperióstica (hemorragia que se presenta debajo de la capa más externa de los huesos del cráneo) y que puede ser diferenciada fácilmente del caput succedaum porque no sobrepasa los límites de las suturas (líneas de unión de huesos del cráneo) y porque tiene bordes palpables muy bien definidos.

caput

El cefalohematoma es muy característico ya que se limita a los márgenes definidos por los huesos del cráneo. Por este motivo suelen ser lesiones muy localizadas y en la mayoría de los casos unilaterales, es decir, solo se ven en un lado de la cabeza del recién nacido. En muchas ocasiones pueden no ser evidentes al nacimiento y sí serlo a las veinticuatro o cuarenta y ocho horas de vida. Es blando y fluctuante.

La causa puede ser la presión ejercida por el útero y las paredes vaginales en la cabeza del bebé o –más probable- por el uso de fórceps o ventosas para ayudar en el parto.

Generalmente no hay magulladuras, la piel que recubre el cefalohematoma está sana. La masa no se observa en el primer día de vida, más bien aparece horas después del parto o hasta el segundo día de vida. Puede tomar varias semanas o hasta meses para desaparecer.

¿Qué complicaciones pueden existir con el cefalohematoma?

Ocasionalmente puede haber complicaciones:

  • Puede haber fractura de cráneo.
  • Si la acumulación de sangre es grande, el bebé puede presentar anemia.
  • Un cefalohematoma grande, puede ser causa de ictericia en el recién nacido. Esto es la coloración amarillenta de la piel que se causa porque hay un exceso de bilirrubina en la sangre provocada por la reabsorción de la sangre contenida en la masa.
  • Son raras las complicaciones más serias, como el sangrado dentro del cerebro provocado por la fractura del cráneo.
  • Ocasionalmente, se forman depósitos de calcio en el área del cefalohematoma. Esto puede dejar formaciones duras que permanecen varios meses.

Tratamiento del cefalohematoma

Si el médico sospecha que hay fractura de cráneo, es probable que quiera confirmar este dato mediante una radiografía o algún otro estudio.

Si el bebé tiene ictericia leve, no es necesario ningún tratamiento, pero si es severa, es probable que necesite fototerapia (tratamiento con luz especial).

Muchos de los bebés con caput succedaneum o con cefalohematoma tienen un cráneo de apariencia puntiaguda u ovalada. Esto es normal y puede tardar varias semanas en quitarse. No es necesario ningún tratamiento.

Cómo prevenirlo

Es muy difícil de prevenir ya que se relaciona con el trabajo del parto.

Referencias