Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Introducción de Alimentos Sólidos

Última actualización 19 de Octubre 2015
Introducción de Alimentos Sólidos

¿Cuándo debo empezar?

Introducción de Alimentos Sólidos

La mayoría de los pediatras recomiendan dar exclusivamente leche materna al bebé hasta los seis meses y de ahí en adelante ir introduciendo lentamente alimentos sólidos. A este proceso se le llama ablactación o destete.

 Al introducir gradualmente al bebé a los alimentos sólidos, a los doce meses, los alimentos sólidos formarán la parte más importante de la dieta de tu bebé balanceando con la leche materna o fórmula y su dieta será muy variada.

 Es importante recordar que no hay reglas generales para hacer esto ya que cada bebé es diferente, algunos empiezan antes que otros; unos comen de todo y otros son muy peculiares en sus gustos.

 ¿Por qué hasta los seis meses?

 Un importante motivo para no apresurarse para introducir al bebé a los alimentos sólidos es que el intestino es un órgano que madura desde el nacimiento y debe ir aumentando la cantidad de enzimas que produce para poder asimilar alimentos como cereales, almidones, azúcares, etc. Y se sabe que antes de los 5 a 6 meses, el sistema digestivo del bebé no está preparado para los alimentos sólidos sino hasta, aproximadamente, los 6 meses de edad.

Por otra parte, los alimentos sólidos tienen mayor contenido de proteínas y sodio que la leche materna o la fórmula y en los primeros meses de la vida el riñón aun inmaduro del bebé no está en condiciones de aceptar esta sobrecarga. Hasta los 6 a 7 meses será capaz de manejar los residuos que contienen nitrógeno procedentes de esos los alimentos

 Desde el punto de vista neurológico, el bebé al tener un mejor tono muscular, ya puede sentarse, y adoptar una posición adecuada para recibir su comida (a diferencia de la posición de lactar o biberón).

Otro punto importante a tener en cuenta es que alrededor de los seis meses de vida se va perdiendo el reflejo de succión y protrución de la lengua y aparecen movimientos verticales de la boca que son la iniciación a la futura masticación.

No existe ninguna ventaja nutricional al introducir los alimentos sólidos antes de los 4- 6 meses de vida.

 ¿Cómo me daré cuenta de que mi bebé está listo?

alimentossolido

Tu bebé dará señales claras cuando esté listo para incorporar alimentos sólidos a su dieta. Los signos a los que debes estar atenta incluyen:

  • Control de su cabecita. Tu bebé necesita poder mantener su cabeza en una posición firme y erguida.
  • Pérdida del “reflejo de extrusión”. Para que tu bebé pueda mantener alimentos sólidos en su boca y después tragarlos, necesita dejar de usar su lengua para empujar la comida fuera de su boca.
  • Sentarse bien cuando tiene apoyo. Incluso si tu bebé no está totalmente preparado para una sillita alta, necesita poder sentarse en una posición erguida para poder tragar bien los alimentos.
  • Movimientos de masticado. El desarrollo de su boca y su lengua está sincronizado con el de su sistema digestivo. Para comenzar con los sólidos, es necesario que tu bebé pueda llevar los alimentos al fondo de su boca y tragar. A medida que aprenda a tragar correctamente, seguramente notes que babea menos. También puede ser que le estén por salir los dientes más o menos para el mismo periodo de tiempo.
  • Aumento significativo de peso. La mayoría de los bebés están preparados para alimentarse con sólidos cuando han duplicado el peso que tuvieron al nacer (o pesan 15 libras o 7 kilos, aproximadamente) y tienen como mínimo 4 meses de edad.
  • Cada vez tiene más apetito. Parece que tu bebé se queda con hambre, incluso cuando lo alimentas entre ocho y diez veces por día con leche materna o de fórmula.
  • Curiosidad por lo que tú comes. Tal vez comience a observar tu tazón de arroz o intente agarrar un tenedor cargado de tallarines durante el trayecto del plato a tu boca.

¿Qué alimentos se deben dar al bebé durante su primer año de vida?

La mayoría de los bebés pueden comenzar con cualquier tipo de alimento sólido en forma de puré. No existe evidencia médica que indique que el introducir los alimentos sólidos en determinado orden beneficiará a tu bebé.

Expertos en materia de nutrición de nuestro país desarrollaron un esquema de alimentación para el primer año de vida, en el cual se indica la forma y tipos de alimentos que deben introducirse en la alimentación del menor de acuerdo con su edad. Éste se presenta a continuación:

TIPO DE ALIMENTO CONSISTENCIA

0-4 ó 6 meses

Leche Materna

A partir de los 6 meses

Verduras y frutas

Purés

A partir de 9 meses

Cereales Papillas

A partir de 6 a 8 meses

Leguminosas y carnes

Picados

A partir de 9 a 12 meses

Lácteos, huevo y pescado

Picados y en trocitos

Algunos alimentos con los que puedes empezar incluyen los purés o papillas de camote (batata o boniato), calabaza, manzana, plátanos, durazno y pera.

NOTA IMPORTANTE: Los bebés que comen comidas variadas durante los dos primeros años tienen más posibilidades de ser buenos comedores cuando sean mayores.

 ¿Y cómo puedo enseñarle a comer sólidos?

Incorporar al bebé a la dieta familiar es un proceso de aprendizaje donde se requiere no sólo de la participación del bebé sino también de la de los padres.
A continuación se presentan algunas sugerencias para facilitar este proceso:

Los primeros alimentos sólidos:

  • Primero, amamanta o dale un biberón a tu bebé. Es más fácil que esté dispuesto a comer sólidos cuando ya se calmó su hambre. No te preocupes, siempre tendrán espacio para un poco de nuevas comidas y estará de mejor humor.
  • Al principio, puedes sujetar al bebé en los brazos mientras le das de comer. Esto ayuda a que el bebé se sienta más seguro y cómodo.
  • Comienza colocándole sólo una pequeña cantidad del puré en la punta de la cuchara.
  • A los pocos días, ya puedes ponerlo en la silla, para darle seguridad, siéntalo de tal forma que esté de cara a ti. Procura crear un ambiente agradable y alegre a la hora de las comidas (empezarás con una al día y poco a poco llegarás a las tres).
  • Utiliza una cuchara especial con punta blanda cuando lo alimentes para evitar que se lastimen sus encías. No tengas al alcance cuchillos ni tenedores que lo puedan lastimar.
  • Si tu bebé no se muestra muy interesado en comer de la cuchara, hazle que huela y sienta el gusto de la comida o espera hasta que elabore en su mente la idea de comer algo sólido.
  • Comienza dándole una comida sólida por día, cuando sea el momento más adecuado para ti y tu bebé, pero evita que sea cuando tu pequeño esté cansado o de mal humor. Seguramente no va a comer mucho al comienzo pero dale tiempo para que se acostumbre a la experiencia. Algunos bebés necesitan practicar cómo tener los alimentos en la boca y tragarlos.
  • Ve al paso de tu bebé. Permite un tiempo amplio para su comida, especialmente al principio. Tu bebé necesita ir aprendiendo a mover la comida sólida desde el frente de su boca hacia atrás para poder tragarla. Es normal que el bebé haga un amago de vomitar o rechace la comida en los primeros intentos. No pasa nada. Simplemente vuelve a intentarlo uno o dos días después. ¡Recuerda que tu bebé está aprendiendo a tragar! Tragar es muy diferente de mamar así que puede tardar un poco en aprender. Muy pronto tu bebé aprenderá a disfrutar del sabor y la textura de sus primeros alimentos sólidos.

Una vez que se acostumbre a su nueva dieta, estará preparado para comer algunas cucharadas de comida al día.

¿Necesito seguir dándole leche materna o de fórmula?

Sí, tu pequeño necesitará leche materna o de fórmula hasta que cumpla el año. Ambos alimentos le proporcionan importantes vitaminas, hierro y proteínas de un modo que le es fácil de digerir. Los alimentos sólidos no pueden reemplazar todas las sustancias nutritivas que la leche materna o de fórmula le ofrece durante el primer año de vida.

Recuerda: el principal objetivo en este momento es que el bebé empiece a tener la idea de que la comida va a llegar en una cuchara, pero su primera fuente de alimentación todavía es la leche materna o de fórmula.

¿Cómo incorporo otros alimentos?

  • Introduce sólo un alimento a la vez. Ofréceselo durante 3 ó 7 días y así sabrás la tolerancia del bebé a este alimento. Si en tu familia hay un historial de alergias alimenticias, espera los siete días completos antes de introducir un nuevo alimento (algunos de los síntomas de las alergias son diarrea, vómitos, carita hinchada, dificultad para respirar o sarpullido).
  • En caso de rechazo suspende el alimento, e intenta darlo algún tiempo después.
  • Separa únicamente la cantidad que piensas que se va a tomar tu bebé y calienta nada más esto en vez de calentar una gran cantidad que después se desperdicia porque la tendrías que tirar ya que no es seguro recalentar un alimento de bebé que haya sido previamente calentado.
  • Es importante que calientes bien los alimentos y después los dejes enfriar un poco, muévelo y pruébalo antes de ofrecérselo al bebé.
  • No vuelvas a congelar un alimento que ya había sido congelado y recuerda que todo lo que utilices para alimentar a tu bebé debe de estar perfectamente limpio.
  • Siempre quédate cerca cuando tu bebé está comiendo para estar segura de que no se atragante con nada.
  • Espera a que el bebé ponga atención a cada cucharada que le ofreces antes de intentar introducirla en su boca.
  • La mayoría de los bebés saben cuando ya terminaron de comer. No te pases demasiado tiempo tratando de convencerlo de que coma más, pronto aprenderán que rehusar la comida es una forma de llamar la atención.
  • Permítele explorar la comida. Gran parte del aprendizaje de los niños se da a través del tacto, es una forma de conocer nuevas texturas, de llevarlo a la nariz para conocer su olor y así animarse a probarlo.
  • Y anima a tu bebé a que ayude con su alimentación. Cuando el bebé quiere alimentarse por sí mismo, es una buena señal, así que dale una cuchara mientras que tú lo alimentas con otra. Al principio puede ser muy complicado y sucio, pero vale la pena, trata de no preocuparte.

alimentossolidos2

  • Ofrécele alimentos variados de los que tú y tu familia están acostumbrados a comer. Evita darle huevos o alimentos salados, dulces o procesados que no hayan sido diseñados especialmente para bebés.
  • Tu objetivo debe ser que al final del destete, el bebé ya está integrado al patrón de alimentación de la familia.
  • Utiliza los purés caseros siempre que puedas. De esta forma estarás segura de lo que come tu bebé y se acostumbrará más rápido a los gustos de la casa. Los alimentos comerciales para bebés pueden ser muy útiles en determinadas circunstancias, pero no deben reemplazar la alimentación familiar.
  • Si preparas una cantidad mayor, la puedes congelar utilizando los moldes para hielos. Esto te ahorrará tiempo y esfuerzo.
  • Si se ofrecen frijoles de olla, caldos o sopas, dale principalmente los granitos de fríjol, la pasta, pollo o verduras de la sopa, de no ser así, el bebé estará saciando su hambre sólo con agua y no con los alimentos.
  • No mezcles los alimentos al momento de servir o prepararlos.

OJO: No añadas ni azúcar ni miel a la papilla de fruta. Las fresas, el kiwi y el chabacano deben introducirse más tarde, ya que son frutas muy alérgenicas.

Usa un vaso para dar líquidos a tu bebé

  • Introduce los jugos hasta el final, es más recomendable que el bebé inicie la ablactación con alimentos semi-sólidos que le permitan conocer diferentes texturas y le proporcionen mayor cantidad de nutrimentos que los jugos.
  • Sirve los líquidos en vasito o tacita de plástico en lugar de vidrio y de un tamaño adecuado para las manos del bebé.
  • No ofrezcas licuados donde se mezclen cereales, huevo o algún otro alimento con la leche de vaca.
  • Recuerda, la leche de vaca no está recomendada sino hasta después del año de edad.
  • El líquido ideal para el bebé en esta etapa es el agua.

¿Qué cantidad de alimento debo ofrecerle al bebé?

La cantidad de alimento variará día a día e irá en aumento conforme el bebé crece, de tal forma que poco a poco el volumen de leche que se consume irá disminuyendo. Así, al cumplir el primer año, alrededor de la mitad de las necesidades energéticas del bebé estarán cubiertas con alimentos diferentes a la leche materna o fórmula.

No se recomienda que se les sirva una gran cantidad de alimentos, la cantidad debe ser proporcional a la edad del bebé. Una buena guía es ofrecer una cucharada (grande) de alimentos por cada año de edad. Él mismo solicitará más comida en caso de que la apetezca.

Evita Conflictos Alimenticios

Siguiendo las siguientes reglas podrás evitar conflictos a la hora de la comida.

Deja que sea el niño el que decida

  • Evita los conflictos alimenticios dejando que sea el niño el que decida cuánto quiere comer. A veces, si no tiene hambre, puede que incluso no coma nada. No importa. Tu bebé comerá en su próxima comida si para entonces tiene hambre.

Evita lo de “dejar el plato limpio”

  • NUNCA obligues al niño a “dejar el plato limpio.” Los niños aprenden a comer demasiado cuando son obligados a comer todo lo que se les sirve. Esta conducta puede provocar problemas alimenticios y obesidad en algunos niños. También puede llevar a desarrollar un ambiente familiar negativo durante las comidas.

¿Cuándo servir el postre?

  • Si vas a servir postre, prepara una porción pequeña para el bebé y sírvela junto con el resto de la comida. Incluso si el bebé decide comer el postre primero, una pequeña porción no va a saciar a un niño hambriento. Seguro que después comerá el resto de la comida dependiendo del hambre que tenga. Prueba esta técnica. ¡Funciona!

¿Cuántas veces por día debería mi bebé comer alimentos sólidos?

Al principio comerá alimentos sólidos una vez al día. Alrededor de los 6 a 7 meses, por lo regular los bebés ingieren alimentos sólidos dos veces al día.

Alrededor de los 8 meses debería ingerir alimentos sólidos tres veces al día. En esta última etapa comerá, cada día, alimentos de varios grupos:

  • Leche materna o leche de fórmula fortificada con hierro.
  • Cereal fortificado con hierro.
  • Verduras de color amarillo, anaranjado y verde.
  • Frutas variadas evitando las alergénicas.
  • Pequeñas cantidades de proteínas como carne de ave, queso cottage o requesón, queso de soya y carne roja.

¿Qué alimento NO debo darle a mi bebé?

Hay ciertos alimentos que no deberías darle todavía. A saber:

  • No deben darse cereales con gluten, lo que incluye pan y galletas, antes de los doce meses.
  • No debe darse leche de vaca en el primer año. El yogur es un derivado de la leche de vaca, motivo por el que algunos pediatras retrasan su introducción hasta el año.
  • No deben darse frutos secos, aceitunas, cerezas, caramelos, hasta los tres o cuatro años por el peligro de asfixia.
  • El jugo, natural, de naranja y en cuchara. Con el biberón aumentamos las probabilidades de que le salgan caries.

¿Distraerle para que coma más?

Es curioso cómo van cambiando las normas disciplinarias. Hace décadas, era: “en la mesa no se juega”. Los modales eran lo primero y el niño que se ponía a jugar, se quedaba sin comer.

Pero los padres de ahora, parecen tan obsesionados con que el niño coma, coma a toda costa, coma ante todo y sobre todo, que son capaces no sólo de consentir sino de fomentar el juego en la mesa. Distraen al niño con juguetes, con la tele, con danzas, con lo que sea.

Además de estarle enseñando malos modales, distraer a un niño mientras come, puede ser peligroso. Si un niño de cinco años se pone a jugar, saltar, correr, reir y jugar con la comida en la boca, su madre enseguida gritará (y con razón: “sácate eso de la boca que te vas a ahogar”)

Un bebé que come, debe de estar concentrado en lo que hace, no es prudente distraerle ni hacerle reir para que abra la boca, ni mucho menos meterle la comida en la boca mientras llora.

¿A qué edad se debe incorporar al bebé al horario de alimentación familiar?

Se recomienda que al cumplir el primer año de vida, tu bebé ya esté incorporado en la alimentación familiar. Poco a poco su horario de comidas se irá ajustando al del resto de la familia, hasta llegar a tres comidas mayores (desayuno, comida y cena) con alimentos sólidos.

Para facilitar esta incorporación, todos los miembros de la familia deben participar y apoyar a la madre, por ejemplo se pueden turnar para que en los diferentes tiempos de comida cada integrante le ofrezca los alimentos al bebé.

Por otro lado, es recomendable que lo sientes con el resto de la familia, para que comience a aprender a comportarse en la mesa y a disfrutar de este momento en compañía de sus seres queridos. Sin embargo, en caso de que la hora de la comida se tenga que retrasar por algún motivo, tu bebé debe recibir los alimentos a la hora de costumbre.

Es importante tener cuidado con los comentarios negativos sobre algún alimento o preparación, pues los niños son grandes imitadores de las personas que admiran, especialmente de sus padres. De tal forma que si alguno de ellos expresa, inclusive de manera no verbal, el desagrado por algún alimento, lo más probable es que el niño también lo haga, incluso sin probarlo.

Los buenos hábitos alimenticios comienzan pronto

Los bebés y los niños pequeños, no saben qué comida comen. Su trabajo como padres es ofrecerles una variedad de alimentos saludables. Desde el principio edifiquen buenos hábitos alimenticios. Por lo general, comer 5 veces al día (tres comidas y dos meriendas) es suficiente para cubrir las necesidades energéticas en un niño de uno a dos años.

Los niños que se la pasan “picando” o comiendo constantemente, nunca llegan a sentir hambre y, por lo tanto, pueden llegar a tener problemas por comer en exceso o demasiado poco.

Si te preocupa que tenga sobrepeso, habla con tu pediatra antes de hacer cualquier cambio en su dieta. En este momento de rápido crecimiento, el bebé necesita una dieta balanceada que incluya proteínas, grasas y carbohidratos.

Puesto que a los alimentos para bebé no se les agrega sal, no tendrás que preocuparte por el exceso de sal a esta edad. Sin embargo, debes de estar pendiente de los hábitos alimenticios de las demás personas de la familia. A medida que el bebé pasa más y más tiempo en la mesa con ustedes, imitará la forma en que comen, incluyendo el uso del salero o estar comiendo bocaditos a cada rato. Denle un buen ejemplo al comer una variedad de alimentos saludables.

¿Qué cambios puedo esperar después de que el bebé inició con los sólidos?

Cuando el bebé empieza a comer sólidos, sus heces fecales se harán más sólidas, más olorosas y variables en color. Los chícharos y otros vegetales verdes pueden teñir las heces de verde oscuro; los betabeles, de rojo (incluso hasta pueden pintar la orina también).

Podrás observar también que contienen piezas no digeridas de la comida, especialmente la piel del chícharo, del maíz o del jitomate y de otros vegetales. Todo esto, es normal, el sistema digestivo de tu bebé está inmaduro y necesita todavía tiempo para que pueda procesar bien los nuevos alimentos.

Sin embargo, si las heces están muy blandas, acuosas o con moco, eso es una señal de que el tracto digestivo está irritado. En este caso, reduce la cantidad de sólidos y vuélvelos a introducir más lentamente.

Y si las heces fecales están totalmente acuosas o llenas de moco, consulta con tu médico.

Colaboración de la Lic. en Nutrición Ma. Emilia Reselló Soberón

Departamento de Investigación en Nutrición del Instituto Nacional de Perinatología

Referencias