Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Lactancia y prótesis mamarias

Última actualización 19 de Octubre 2015
Lactancia y prótesis mamarias

Introducción

Una de los asuntos que más preocupa a la mujer en relación con los implantes mamarios, es la inquietud de si podrá o no amamantar a su hijo después de la cirugía de prótesis mamaria. La preocupación se da tanto por el efecto estético que pueda tener la lactancia sobre el pecho como por la salud del bebé.

¿Es posible la lactancia después de la colocación de prótesis mamarias?

De acuerdo al Instituto de Medicina de E. U., cualquier clase de cirugía de las mamas, incluyendo las prótesis o implantes mamarios, hará que la mujer (con cirugía) que trate de amamantar a su bebé, tenga tres veces más dificultad para producir una cantidad adecuada de leche.

Sin embargo, aunque cualquier cirugía de los pechos tiene un riesgo de daño a los conductos lácteos y a los nervios, la lactancia después de la colocación de implantes mamarios es posible. Según las investigaciones y estudios realizados, las prótesis no interfieren con la lactancia materna. De hecho, son muchas las mujeres con implantes que dan de mamar a sus bebés sin ningún problema.

La mayoría de las mujeres podrá producir leche en suficiente cantidad, aunque algunas no producirán lo necesario (por lo menos para su primer bebé). Sin embargo, es importante hacer notar que cada gota de leche es sumamente necesaria para tu bebé y que existen muchas formas de incrementar esta producción.

¿Qué importancia tiene la forma en la que me pusieron los implantes?

La repercusión que este tipo de cirugía pueda tener sobre la lactancia depende de dos factores importantes. El primero de ellos es la vía que va a utilizar el cirujano para la colocación de los implantes y el segundo es el lugar donde se colocan las prótesis en relación con la glándula mamaria.

Las vías que utiliza el cirujano plástico para la colocación de los implantes son principalmente tres:

  • La incisión a nivel de la axila para colocar la prótesis por detrás del músculo (quedando detrás de la glándula mamaria, sin afectar este conjunto de células importantes en la Lactancia), permitiendo la práctica exitosa de la misma incluso meses después de la operación.
  • El surco submamario (corte en el pliegue inferior que hace la mama)
  • Y la periareolar (alrededor de la areola del pezón). Esta última es la que más puede interferir con la lactancia debido a que, durante la incisión de los tejidos, se pueden lesionar uno o varios conductos galactóforos y nervios.

¿Qué importancia tiene la forma en la que me pusieron los implantes?

Recordemos que los conductos galactóforos son los canales por donde fluye la leche hacia el pezón y que las terminaciones nerviosas son vitales para producir el estímulo necesario en el cerebro para segregar las hormonas fundamentales de la lactancia: prolactina (encargada de formar leche en los alveolos de la glándula mamaria) y oxitocina (involucrada en la eyección de leche, como respuesta a la succión por parte del bebé). Es por esto que la incisión periareolar puede causar una disminución o abolición de la lactancia.

Lo idóneo es que hayan pasado 5 años después de este tipo de operación para que se dé un proceso normal de lactancia, ya que en ese lapso ocurren dos procesos fisiológicos los cuales contribuyen a la reparación y desarrollo del sistema mamario como lo son la “recanalización” (unión de conductos cortados durante la cirugía) y “reinervación” (crecimiento de nuevas terminaciones nerviosas).

Por tanto, para aquellas mujeres que aún no finalizan su etapa reproductiva, la vía más recomendada para la colocación de los implantes es la del surco submamario o la axilar.

Ahora, como mencionamos al inicio de este inciso, la ubicación de los implantes también puede afectar la funcionalidad de los pechos. Se ha visto que cuando el implante se coloca directamente por debajo de la glándula mamaria, es más probable que presione el tejido glandular y que impida el flujo de la leche lo cual puede dar como resultado una disminución en su producción.                                                                                                                                       ¿Qué importancia tiene la forma en la que me pusieron los implantes?

Esto en comparación con los que se posicionaron por abajo del músculo pectoral lejos de la glándula mamaria evitando así el daño a los conductos lácteos y los nervios. Como ya lo mencionamos, el éxito de la lactancia materna depende del estado de los nervios encargados de la estimulación de la producción de leche.

¿De qué tipo puede ser el impedimento?

Podemos decir que hay tres grupos:

  • Las madres que pueden amamantar sin ningún problema
  • Las madres que pueden amamantar parcialmente y que necesitan complementar con fórmula.
    • Si se inicia la suplementación, el bebé no recibirá todos los beneficios de la lactancia exclusiva y la madre tiene que participar en una complicada acción entre mantener o aumentar la producción existente de leche y asegurarse de que el bebé recibe una nutrición adecuada.
  • Las madres que no pueden amamantar por falta de producción de leche.

Teniendo en cuenta que existe un elemento de elección, es importante que las mujeres reciban una información adecuada de los riesgos –a corto y a largo plazo- acerca del posible impacto en la lactancia, para que puedan tomar una decisión bien orientada acerca de someterse o no a una cirugía de implantes mamarios.

¿La silicona o la solución salina de las prótesis pueden pasar a la leche materna y perjudicar al bebé?

 Es posible que las mamás se preocupen de que los productos químicos en los implantes mamarios se mezclan con su leche materna. Algunos implantes se llenan con agua salina y no existe ningún efecto nocivo en que se mezcle con la leche materna.

En el caso de los implantes mamarios de silicona se desconoce cómo afectará a su bebé si se mezcla con la leche materna. De todas maneras el pasaje de estas sustancias a la leche materna en general no se produce debido al tejido cicatrizal que se forma alrededor de la prótesis, que la aísla del resto de la glándula mamaria y los conductos de la leche.

Semple et al., demostró que las dos alternativas a la leche materna: la leche de vaca y la de fórmula, contienen más silicón que la leche materna y no existe evidencia de que el silicón afecta la salud del bebé. El silicón está muy presente en el ambiente y es difícil evitar su ingestión. De hecho, las gotas de silicón (Dimeticona) han sido utilizada por años –tanto en E.U. como en varios países- como un tratamiento efectivo contra el cólico

¿Cómo puedo saber si mi bebé está ingiriendo suficiente leche?

Tu bebé está tomando la leche que necesita para estar bien alimentado cuando moja de 6 a 8 pañales diarios y tiene 3 a 4 defecaciones diarias. Igualmente puedes decir que come bien cuando está subiendo de peso y lo pones al pecho 8 o más veces al día.

¿Puede alterarse la forma de mis mamas con prótesis al amamantar?

 Puede ocurrir que las mujeres con prótesis mamarias necesiten al principio dar de mamar con más frecuencia, debido a que sus pechos tienen poco espacio para almacenar la leche. De todas formas, no existen motivos para pensar que la operación puede afectar al tejido glandular, de modo que lo normal es que la lactancia se desarrolle correctamente.

Desde el punto de vista estético, se debe recordar que la lactancia conlleva un aumento del tamaño del pecho. Este aumento se sumará al que le haya aportado la colocación de las prótesis. Es importante mantener elástica e hidratada la piel de las mamas, ya que el riesgo de que el pecho caiga una vez finalizada la lactancia y cuando se reduzca la glándula mamaria, es igual al de cualquier mujer que tenga un volumen mamario similar al de una mujer operada.

¿Las prótesis mamarias pueden traer inconvenientes durante la lactancia?

 Las mujeres que presentan prótesis mamarias pueden sentir más dolor cuando sus pechos están llenos de leche. El dolor puede aumentar durante la lactancia y puede hacer que quieras suspender la lactancia.

En caso de que la leche no fluya, puede presentarse mastitis (inflamación de la glándula mamaria que puede derivar en infección).

¿La reducción mamaria afecta la lactancia?

Adicionalmente vale la pena mencionar también la reducción mamaria, la cual consiste en la eliminación de grasa y el cirujano tratará de no afectar los conductos ni las terminaciones nerviosas del seno.

La duda de poder dar el pecho o no tras una reducción mamaria suele ser frecuente en las mamás que se han enfrentado a tal operación. Algunas de las mujeres que se han operado para reducir los pechos pueden dar de mamar sin complicaciones, pero a veces surgen problemas tras esta operación.

Puede resultar difícil para los cirujanos que realizan la reducción de pechos conservar la capacidad de lactancia. Lo que suele ocurrir es que algún conducto queda dañado u obstruido debido a las cicatrices de la operación. No obstante, los resultados dependen mucho de la técnica que use el cirujano y de la cantidad de tejido que tenga que extraer (cuánto más haya que cortar, mayores serán las cicatrices).

La intervención puede afectar además a los nervios del pecho, de modo que cuando el niño mama, estos no transmiten correctamente las señales al cerebro.

Debes apostar por la lactancia, pero si tras varios días no consigues extraer nada de leche, es mejor que abandones y alimentes a tu bebé con leche de fórmula. Si en cambio sale algo de leche pero no la suficiente, puedes optar por la lactancia mixta, dándole el pecho a tu bebé pero también complementando con leche artificial, de esta manera se beneficiará de los componentes de tu leche y no se desnutrirá.

Preguntas frecuentes

¿Cuánto tiempo se debe esperar para practicarse una cirugía de implante mamario si se tuvo un hijo recientemente o si se amamantó o está amamantando actualmente?

Deben pasar 6 meses después del último amamantamiento o 6 meses después del parto si es que no se amamantó.

Las mujeres que tienen implantes mamarios, ¿suelen tener más complicaciones en los pechos como mastitis e infecciones?

En general no, porque la ubicación de la prótesis no influye en el funcionamiento de la glándula que entrega leche, porque lo hace por su propia cuenta. Lo que sí, la mujer con prótesis -como tiende a tener una mama que está mas tensa- sí podría tener mayor molestia o dolor de las mamas.

Esto pasa porque la mama tiende a crecer hasta  el 50% de su volumen durante la lactancia, más el volumen agregado que da la prótesis. Asimisno, una mama con silicona podría tener mayor cantidad de estrías por distensión“.

¿Se puede quedar embarazada luego de realizarse la cirugía de implantes mamarios?

IMPORTANTE: Luego de la cirugía de aumento mamario se deberá dejar pasar al menos 1 año si se desea quedar embarazada. Si quedaras embarazada antes de este tiempo, pueden incrementarse los riesgos de sufrir infecciones mamarias, contracturas capsulares, dolor e hichazón mamaria, rechazo de prótesis, lo cual puede hacer necesaria una cirugía para quitar las prótesis. Se debe dejar que la zona y los tejidos se recuperen totalmente a lo largo de un año por lo menos.

Conclusión

La recomendación final es que mantengas la calma. Es importante que recuerdes que tu meta no es, necesariamente, que alimentes a tu bebé al 100% al pecho, sino más bien construir una relación amorosa con este nuevo ser. El éxito se mide en muchas otras maneras y no solamente en cuánta leche produces.

Si estás decidida a colocarte implantes, acude con un cirujano plástico quien es el especialista calificado para hacerlo y coméntale tu deseo de amamantar a tus bebés.

Si ya las tienes, acude periódicamente a citas de control para cerciorarte de que se encuentran en perfecto estado. De ser así, podrás amamantar a tu bebé sin ningún riesgo. Si quieres tener hijos, quizás sea conveniente esperar a finalizar la lactancia para colocarte los implantes.

Referencias