Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Los Cambios en cuerpo y piel en el Segundo Trimestre

Última actualización 14 de Agosto 2013
Los Cambios en cuerpo y piel en el Segundo Trimestre

Durante el  embarazo es cuando se llevan a cabo los cambios físicos más dramáticos  en el cuerpo. Esto es perfectamente razonable, por el simple hecho de que durante 9 meses se estará formado un nuevo ser  dentro del cuerpo de la mujer. Cada día que pasa, tú y tu bebé van cambiando y creciendo juntos.

Cada día que pasa, tú y tu bebé van cambiando y creciendo juntos.

Los cambios corporales de la mujer embarazada en el segundo trimestre son, la mayoría, cambios  felices y son menos bruscos que en el primer trimestre debido a que la placenta comienza a hacerse cargo de la producción de hormonas del embarazo y las hormonas producidas por sus glándulas se equilibran; todo esto hace que, en general, este periodo sea el más placentero del embarazo y la madre se sienta llena de energía.

Los cambios más importantes que ocurren en el segundo trimestre son:

  • Los movimientos fetales
  • Ausencia de la náusea y el vómito
  • El aumento de peso continuo y estable.

Los movimientos fetales

Es uno de los cambios en el cuerpo  más importantes en el segundo trimestre y el que más emociona a las mujeres embarazadas. Los movimientos fetales se empiezan a percibir  en las semanas 18 a 22. Al principio se sentirán como pequeñas  vibraciones, pero a medida que evoluciona el embarazo se sentirán movimientos más definidos. El bebé crece deprisa y cambia de posición con frecuencia.
Cuando la madre emocionada siente los movimientos del bebé es cuando el vínculo materno empieza a ser más intenso.

La ausencia de náusea y vómito

La ausencia de estas molestias, sobre todo cuando fueron muy intensas, son un cambio maravilloso en el cuerpo. Siete de cada 10 mujeres padecen alguna tipo de náusea relacionada con el embarazo y esta molestia se pasa generalmente cuando se inicia el segundo trimestre
Los niveles hormonales en tu cuerpo se empiezan a nivelar en tu cuerpo en el segundo trimestre  y ya estarás más adaptada a los cambios en los sabores y los olores (sentido del gusto y el olfato). La combinación de estos  dos factores ayuda a que las molestias matutinas que muchas mujeres padecen, vayan desapareciendo.

El aumento de peso es continuo y  estable

Durante el segundo trimestre  notarás como  tu cuerpo empieza a cambiar y sentirás el aumento constante y estable de peso.  Este aumento de peso y el crecimiento del útero, te hace sentir bien  porque sabes que al llevar una dieta balanceada  estás cuidándote tú y, al mismo tiempo, a tu bebé.
Generalmente el  aumento de peso es aproximadamente de 250 a 300 gramos a la semana. Un total de 12 a 15 kilos en los nueve meses. Aunque la mayor parte del aumento de peso se lleva a cabo en el tercer trimestre, el aumento se inicia en el segundo trimestre de manera constante pero lenta y eso te  permite desarrollar tus actividades diarias sin dificultad.

Cambios externos en el cuerpo

El abdomen

El útero llega a la altura de ombligo y el embarazo se hace visible. A medida que tu útero es más pesado y crece, para que tu bebé tenga más espacio, tu abdomen  se expande. Con el pasar de las semanas, sentirás más presión en la vejiga, el estómago y otros órganos.

Con el pasar de las semanas, sentirás más presión en la vejiga, el estómago y otros órganos

Cambios en la piel

Puede presentarse comezón de la piel en el abdomen que está creciendo debido al estiramiento del útero, pero especialmente en la parte baja del abdomen donde la piel está más estirada. Trata de no rascarte y aplica alguna crema o loción lubricante en esa área. Si continúa la molestia, habla con tu médico.

Es posible también que se sientas dolor a los lados del abdomen a medida que los ligamentos se van estirando para sostener el útero.

Pigmentación de la piel. Tengo manchas oscuras en mi cara. ¿Es normal?
Sí, es normal que las mujeres embarazadas presenten en la piel zonas llenas de manchas oscuras, conocidas comúnmente como “máscara” o “paño del embarazo” (aunque su nombre médico es cloasma o melasma).

Las mujeres de tez más oscura son más propensas a esta afección que las mujeres de piel más clara. Eres además más propensa a esta desarrollar cloasma si hay historia de esta afección en tu familia. Los efectos del cloasma pueden resultar más pronunciados con cada embarazo.

Las manchas pueden aparecer alrededor del labio superior, la nariz, los pómulos y la frente, y algunas veces adoptan de verdad la forma de una máscara. También pueden aparecer en las mejillas o en el contorno inferior de la mandíbula, así como en los antebrazos y en otras partes del cuerpo que estén expuestas al sol.

El obscurecimiento de la piel no solo se presenta en el área denominada areola de los pezones, también  se obscurece el área del periné, el orificio anal, el vaginal, y en muchas mujeres la cara interna de los muslos y las axilas.

Todo esto es el resultado de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo, los cuales estimulan temporalmente la producción de melanina, la sustancia natural que le da color al cabello, la piel y los ojos. La exposición al sol también afecta.

Probablemente las áreas que se han oscurecido vuelvan poco a poco a su tonalidad normal unos meses después del parto, aunque en algunas mujeres los cambios nunca desaparecen por completo.

¿Qué es esta línea oscura que baja por mi barriga? Se la conoce como línea nigra. Antes del embarazo, ya tenías una línea llamada línea alba, que recorría desde el ombligo hasta el pubis. Sin embargo, es probable que ni siquiera la hubieras notado, debido a que era del mismo color que el resto de tu piel. 

El aumento de la melanina es el responsable del oscurecimiento de esta línea de la barriga. Probablemente, unos meses después del parto vuelva a tener el color que tenía antes del embarazo.

¿Puedo hacer algo para prevenir las manchas en la piel durante el embarazo?

Protégete de los rayos del sol: El obscurecimiento  de la piel  durante el embarazo, puede empeorar si estás expuesta a los rayos del sol o a otras fuentes de rayos ultravioletas luz (UV). Si tú tienes este problema,  evita estar mucho tiempo expuesta a los rayos del sol, usa un filtro solar  de protección mínima de 15,  protege tu cara con un sombrero, no importa si  hay  sol o esté nublado, los rayos UV atraviesan las nubes.

El obscurecimiento de la piel puede desvanecerse después del parto, pero  el de la cara no siempre desaparece. Por eso la importancia del uso de protectores  solares.

¿Qué sucederá después de mi embarazo?

Es recomendable que continúes protegiendo la piel del sol después de tener a tu bebé. Usa una crema protectora, cúbrete y permanece alejada del sol al mediodía. En la mayoría de los casos, las manchas desaparecen lentamente sin ningún tratamiento.

Sin embargo, para un pequeño número de mujeres, los anticonceptivos que contienen estrógeno (tales como la píldora, el parche y el anillo vaginal) pueden contribuir al cloasma. Si los cambios en la piel te resultan molestos, considera otra forma de anticoncepción.

Si quedan todavía manchas en la piel después de algunos meses y eso te molesta, habla con tu médico o con un dermatólogo acerca de las opciones de tratamiento que tienes.

Si estás amamantando o planeas quedar nuevamente embarazada a corto plazo, díselo a tu médico, ya que estas circunstancias podrían requerir un cambio de tratamiento.

Pueden pasar muchos meses antes de que veas mejoras, así que tendrás que armarte de paciencia. Independientemente del tratamiento que sigas, es de fundamental importancia que continúes protegiéndote del sol durante el tratamiento y después del mismo.

¿Pueden estos cambios en la piel ser un síntoma de enfermedad? Ciertos tipos de manchas en la piel pueden ser síntoma de cáncer de piel o de otro problema médico, por eso debes avisarle a tu médico si los cambios en la pigmentación de la piel están acompañados de molestias, dolor al palpar el área, enrojecimiento o hemorragia, o si notas algún cambio en el color, la forma o el tamaño de un lunar.
Es probable que entonces el médico te recomiende visitar a un dermatólogo para determinar la causa de los cambios y el tratamiento adecuado, de ser necesario.

Las estrías

Durante el embarazo hay que cuidar de manera especial la piel, pues la propensión a formarse estrías es alta sobre todo en los senos, abdomen, muslos, cadera y glúteos.
Las estrías aparecen en una de cada dos mujeres embarazadas y se producen por la ruptura de las fibras de colágeno y elastina que aseguran la estructura y la elasticidad de la piel. Éstas son reemplazadas por nuevas fibras, más delgadas, a las que recubre una piel también más fina. Como resultado aparece una señal parecida a una pequeña cicatriz, que es la estría.
Suelen localizarse en el abdomen, pecho, caderas, glúteos y piernas. En su aparición intervienen diferentes factores como son los hormonales, la edad, el peso, la calidad del colágeno de la piel y la herencia genética.

Contrario a lo que se piensa, la aparición de esas molestas estrías es posible prevenirlas y evitarlas, ¿cómo?, primero que nada tratando de aumentar de peso gradualmente porque cualquier gran aumento ayuda a que las estrías hagan acto de presencia con una mayor facilidad.

Otra forma es utilizando cremas y lociones que mejoran la calidad de las fibras elásticas de la piel, ayudando en la prevención de estrías, solo ten en cuenta que deben ser productos aprobados por tu médico porque existen algunos cuyos componentes pueden dañar a tu bebé.

Otra forma es utilizando cremas y lociones que mejoran la calidad de las fibras elásticas de la piel

Además existen algunas otras cosas que tú puedes hacer y que te ayudarán a disminuir en gran medida su intensidad, toma nota:

  • Bebe mucha agua e ingiere alimentos saludables: Las comidas ricas en antioxidantes como las frutas y verduras de color rojo, naranja y amarillo fuerte, proporcionan nutrientes esenciales para la reparación y cicatrización de tejidos.
  • Mantén la elasticidad en la piel: Esto se logra ingiriendo las cantidades adecuadas de proteínas y cantidades pequeñas de grasas.
  • Aléjate del sol: Las exposiciones prolongadas al sol favorecen la aparición de estrías.
  • Haz ejercicio: Si tu cuerpo está acostumbrado al ejercicio, debes continuar con tu programa, cuidando de no excederte. Si no lo haces, puedes establecer una rutina, hay ejercicios que son recomendables para mujeres embarazadas; sin embargo no dejes de consultar con tu médico cuando inicies cualquier programa de ejercicios.

¿Qué va a suceder después del embarazo? Tus estrías se notarán cada vez menos después de dar a luz. Pero si han pasado algunos meses y te parece que aún se notan demasiado, puedes consultar a un dermatólogo para recibir tratamiento, aunque la mayoría de los métodos que existen en la actualidad sólo han demostrado tener una eficacia moderada. Pero el especialista podría hacer algo para que sean menos visibles.

Aparición de vello en algunas regiones de la piel.

Algunas mujeres desarrollan vello corporal durante el embarazo debido a los cambios hormonales. Es temporal y nada para alarmarse desaparece algunos meses después del nacimiento del bebé.
La cera caliente está contraindicada durante el embarazo y es perjudicial en las mujeres que tienen varices (el 40% de las embarazadas). Lo mejor para depilarse en estos momentos es el rastrillo, la máquina eléctrica o la cera fría.
El ombligo puede sobresalir y quedar así hasta el parto. Luego volverá a normalizarse.

Cambios en los  senos

Los cambios hormonales durante el embarazo producen un mayor flujo sanguíneo y cambios en los tejidos mamarios, lo cual puede hacer que sientas tus pechos hinchados, doloridos, con hormigueo y más sensibles al tacto que de costumbre. Algunas mujeres describen esta sensación como una versión exagerada de lo que se siente en los pechos antes de menstruar.

  • La sensibilidad de los senos es uno de los signos más comunes del embarazo y generalmente ocurre en el  primer trimestre, sin embargo  en muchas mujeres no sucede en esta etapa sino al inicio del  segundo trimestre. A medida que avanza el embarazo la sensibilidad se acentúa en los pezones y continuará así durante todo el embarazo.
  • El aumento de volumen y tamaño.  El aspecto de tus senos cambiará en este  segundo trimestre, aumentarán su  volumen y  tamaño. Las hormonas provocan una acumulación adicional de grasa y este aumento hace que  las venas se puedan ver fácilmente.
    • Este proceso de crecimiento hará que tus pezones estén más protuberantes que antes y las areolas  más grandes. El aumento puede ser de hasta medio  kilogramo, o hasta dos tallas más de copa en el brasier. A medida que tu busto crece, es necesario que te compres un  brasier  que te brinde el apoyo que requieres.
  • La aparición del calostro. El último cambio que presentan los senos  durante el segundo trimestre, es el inicio de la producción de la leche, debida a la estimulación de las hormonas del embarazo a  la glándula mamaria. Tus senos empiezan a gotear un líquido amarillento llamado calostro. El calostro es la primera leche materna que consumirá tu bebé. Este líquido amarillento contiene muchos anticuerpos que la madre le proporcionará al bebé. La salida del calostro puede durar todo el segundo trimestre. En algunas mujeres la salida del calostro se presenta hasta después del nacimiento del bebé

Las piernas

Durante el segundo y tercer trimestre habrá veces que sentirás que tus piernas muy pesadas. Esto se debe al drenaje venoso que cambia durante el embarazo desde el primer trimestre. Las hormonas dilatan los vasos venosos y el vaciamiento  se hace más lento, por eso la sensación de pesadez.

  • Piernas azuladas o manchadas: Se produce una decoloración temporal o manchas en la piel de las piernas, sobre todo cuando se vive en climas fríos. También desaparecen tras el parto.
  • Arañas vasculares: (Telangiectasias) Algunas mujeres durante el embarazo tienen arañas vasculares que surgen en el cuello, la parte superior del pecho o brazos. Estas manchas rojas con ramas capilares irradiadas son vasos sanguíneos diminutos que aparecen por el aumento de la circulación sanguínea.

Para mejorar la sensación de  la pesadez  y mejorar la circulación de las piernas se aconseja lo siguiente.

  • Dormir con las piernas un poco elevadas
  • Usar medias de soporte
  • Evita el consumo excesivo de sal
  • Cuando estés sentada, trabajando o viendo la televisión, sube  las piernas  en un banco.
  • Evita estar mucho tiempo de pie. Si lo estás, cambia el apoyo de un  pie al otro, flexionando varias veces las pierna
  • Usa zapato de tacón bajo que sean cómodos.
  • Consume poca sal  y bebe abundantes líquidos.

Dolor en las piernas. Podrías tener dolores en las piernas, especialmente mientras duermes. Estos podrían estar relacionados con la presión que el bebé que está creciendo ejerce sobre los nervios y vasos sanguíneos que se dirigen a tus piernas. Es posible que te ayude dormir de lado en vez de boca arriba.

Otra condición de las piernas llamada trombosis venosa profunda, TVP (DVP en inglés) puede ser grave. La TVP es un coágulo de sangre que se forma en una vena, causando dolor e hinchazón en una pierna. Llama a tu médico de inmediato si tienes alguno de estos síntomas.

Hinchazón. Tus tobillos, manos y cara pueden hincharse durante el segundo trimestre. Esto es por la retención de líquidos y la circulación más lenta de la sangre.

Dolor en la espalda, pelvis y caderas. El trabajo que tiene que hacer tu espalda para sostener la panza que está creciendo puede sobrecargar tu espalda. Tus caderas y pelvis pueden comenzar a dolerte a medida que las hormonas comienzan a relajar los ligamentos (bandas de tejido fuerte, a manera de cordones) que sostienen los huesos juntos. Los huesos comenzarán a moverse para prepararse para el parto.

Cambios en la visión

Quizás notes que tu visión disminuye durante el embarazo o sientes que tus ojos están más secos que de costumbre. Estos pueden ser cambios normales provocados por las hormonas que, aunque son molestos, no son alarmantes. Pero si notas que tu visión está borrosa o ves manchas fijas o flotando, llama a tu médico de inmediato ya que esto puede ser síntoma de algo más serio.

Cambios internos

Cambios internos

El Útero

Alrededor de las semana 22  de embarazo, tu útero puede empezar  a ejercitar su masa muscular, por medio de pequeñas contracciones para crear una fuerza muscular fuerte y poder desempeñas el trabajo de parto y el parto. Estas contracciones se denominan de Braxton-Hicks (y son totalmente normales).

Estas contracciones son ocasionales, irregulares, sin dolor, varían en intensidad  y duración, se sienten en mismo lugar, generalmente como un pequeño apretón en la parte baja del abdomen y en la ingle. Estas contracciones se conocen como trabajo de parto falso, porque son diferentes a las verdaderas.

Las contracciones verdaderas, siguen un patrón, van en aumento, son más seguidas, se sienten más fuertes, la contracción se siente que irradia a todo el abdomen y la espalda.

A veces es difícil para la persona, distinguir las falsas de las verdaderas, pero si sientes contracciones con dolor que va en aumento, más de seis en una hora, habla con tu medico o vete al hospital, puede tratarse de un trabajo de parto prematuro.

Las contracciones de Braxton Hicks, no causan cambios en el cuello de la matriz. Las contracciones verdaderas lo dilatan.

La Vagina

Probablemente continúes con un flujo vaginal, transparente, delgado y sin olor. Es Normal. Muchas mujeres lo presentan de manera más intensa durante el embarazo.
Si el flujo vaginal es amarillo, verdoso, acompañado de mal olor, irritación  y enrojecimiento en la vulva, son signos de infección vaginal- uno de los efectos no deseados de las hormonas del embarazo- habla con tu medico si esto se presenta.
Aparato respiratorio.
Los cambios en tu aparto respiratorio, continuarán, por lo tanto tu respiración será más rápida, pero la pequeña falta de aire que sentías en el trimestre anterior, es menor.
Tus pulmones están trabajando un 40% más de su capacidad funcional que antes de tu embarazo. Esto permite que la sangre lleve más oxígeno a la placenta para el bebé.
Para acomodar el aumento de la capacidad pulmonar, la caja del tórax formada por el esternón y las costillas crece. Para cuando nazca tu bebé, tu caja torácica aumentó de dos a tres pulgadas. Después de nacido tu bebé, recuperarás el tamaño tal y  como lo tenías antes de embarazarte.
Cuando el bebé se prepara para nacer, se mueve y baja hacia la pelvis, lo que permite que tu caja torácica cuente con  mayor espacio para moverse. Esto  mejora  tu respiración pues será más tranquila y con menos sensación de falta de aire.

Aparato Circulatorio

  • La vasodilatación en los vasos sanguíneos: El efecto de las hormonas del embarazo, sobre los vasos sanguíneos venosos y arteriales, es el de dilatarlos, es decir hacerlos más anchos. Los vasos sanguíneos al estar más dilatados requieren de más volumen de sangre, que tu cuerpo está tratando de producir. Ante estos cambios suceden  dos cosas.
    • Los vasos  arteriales dilatados y con menos volumen de sangre, ocasionan una baja  en la presión arterial, que puede causar mareos. Esta baja se irá mejorando a medida que el embarazo avanza.
    • Los vasos venosos  con poco  volumen de sangre, ocasiona en algunas mujeres  mareos. Evita estar demasiado tiempo de pie. Si estás acostada o sentada, levántate lentamente y sin prisas.
  • El Aumento del volumen sanguíneo.  En este trimestre tu cuerpo está produciendo más sangre, para poder aportar suficiente riego sanguíneo y oxigeno al bebé  a través de la placenta.

Si tienes suficiente hierro, tus glóbulos rojos deben  aumentar en proporción al la producción  de  plasma. Si tienes deficiencia de este nutriente puedes desarrollar anemia.

Las vías urinarias

El riesgo de infecciones de vías urinarias, no desaparece en este trimestre. La velocidad del flujo urinario, está disminuido por el crecimiento y presión del útero y por el efecto de las hormonas en el tejido muscular de los  uréteres,  que son los tubos que llevan la orina filtrada de los riñones a la vejiga.
Si estás orinando más de lo normal, tienes una sensación de ardor o dolor al orinar, hay fiebre, escalofríos, dolor en la espalda, en el abdomen, avisa a tu médico o ve al hospital a que te revise el médico. Las infecciones de vías urinarias son una causa frecuente de trabajo de parto prematuro.

Huesos músculos y articulaciones

Los ligamentos que sirven de apoyo a tu abdomen, continúan estirándose y  las articulaciones de los huesos de la pelvis, se van aflojando para cuando llegue el momento del trabajo de parto y el parto. Tu columna vertebral se  inclina hacia atrás, para impedir que te caigas hacia delante por  el peso de tu bebé. Todos estos cambios  en las articulaciones, los huesos y los ligamentos, son los factores que  causan el dolor de espalda.

Referencias

http://espanol.babycenter.com/a4500067/cambios-en-tu-cuerpo-durante-el-embarazo
http://www.waece.org/embarazo/embarazo/cap2.htm
http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/patientinstructions/000611.htm
http://www.embarazoymas.net/embarazo/cambios-en-la-piel-en-el-embarazo/
http://familydoctor.org/familydoctor/es/pregnancy-newborns/your-body/changes-in-your-body-during-pregnancy-second-trimester.html
http://www.womenshealth.gov/pregnancy/you-are-pregnant/body-changes-discomforts.html
http://www.pregnancy.org/article/second-trimester-skin-changes
http://www.mayoclinic.org/healthy-living/pregnancy-week-by-week/in-depth/pregnancy/art-20047732
http://www.webmd.com/baby/guide/second-trimester-of-pregnancy?page=%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%20%203
http://www.pregnancy-info.net/pregnancy_second_trimester.html