Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Microtia, Oreja Pequeña

Última actualización 19 de Agosto 2013

MICROTIA

Oreja pequeña

Microtia (en latín significa “pequeña oreja”).

Es una malformación congénita (que está presente desde el nacimiento) de severidad variable que involucra al oído externo o pabellón auricular y al oído medio. La oreja con microtia está formada por restos de cartílago que están adheridos a una cantidad variable de tejido lobular suave y generalmente no está en posición simétrica con la otra oreja.

Esto quiere decir que la oreja (o pabellón auricular) no está completamente formada o está ausente. Generalmente se asocia con atresia (estrechamiento) auricular  o ausencia del canal auditivo, de la membrana timpánica, y puede que incluso haya problemas en el oído interno.

En ocasiones el niño nace con un bulto de piel en el lugar donde la oreja normalmente se debería encontrar. Otras veces, la parte inferior de la oreja está bien formada, pero la parte superior no lo está. En casos más serios el oído completo no se forma y hay ausencia del conducto auditivo. Esto se conoce como anotia. Esta malformación se presenta en las primeras semanas del embarazo, antes de que muchas mujeres se den cuenta de que están embarazadas.

Puede ser unilateral o bilateral, por lo general, afecta el lado derecho más que el oído izquierdo. En el 20% de los casos pueden estar afectados ambos lados.

Anatomía y funcionamiento del oído.

El oído humano es una parte de nuestros cuerpos que está totalmente desarrollado en el momento de nacer y que responde a los sonidos bajos y altos. Aún antes de nacer, el bebé ya responde al sonido.
La audición es un proceso complejo de recibir los sonidos y darles un sentido. La habilidad de oír es sumamente importante para entender el mundo que nos rodea.

Así que… ¿cómo oímos?

Piensa en cómo vibran los altavoces de un equipo de sonido o cómo te vibra la garganta cuando hablas. El sonido, que está formado por ondas de energía invisibles, es el causante de dichas vibraciones.

La audición comienza cuando las ondas sonoras que viajan por el aire llegan al oído externo o pabellón auricular (oreja), que es la parte del oído que podemos ver.

La audición comienza cuando las ondas sonoras que viajan por el aire llegan al oído externo o pabellón auricular (oreja), que es la parte del oído que podemos ver.

Después, las ondas sonoras viajan desde el pabellón auricular, a través del conducto auditivo, hasta llegar al oído medio, que incluye el tímpano (una fina capa de tejido) y tres diminutos huesos denominados huesecillos: martillo yunque y estribo. Cuando el tímpano vibra, los huesecillos amplifican dichas vibraciones y las transmiten al oído interno.

 

Después, las ondas sonoras viajan desde el pabellón auricular, a través del conducto auditivo, hasta llegar al oído medio, que incluye el tímpano (una fina capa de tejido) y tres diminutos huesos denominados huesecillos: martillo yunque y estribo

 

 

El oído interno está formado por una cámara en forma de caracol denominada cóclea (localizada en la porción petrosa del hueso temporal), que está llena de líquido y recubierta de miles de diminutas células ciliadas. Cuando las vibraciones recorren dicho fluido, las diminutas células ciliadas las convierten en impulsos eléctricos nerviosos y los envían al nervio auditivo, que conecta el oído interno con el cerebro. Cuando esos impulsos nerviosos llegan al cerebro, son interpretados como sonidos.

Puede parecer que el proceso es largo, pero ocurre casi al instante. Suena la campana de la escuela y sabes que tienes que ir a la siguiente clase. Suena el teléfono y, automáticamente, contestas. Oyes una pregunta y la respondes inmediatamente. Pero, en realidad, cuando oyes un sonido, las diversas estructuras del oído tienen que funcionar conjuntamente para asegurarse de que la información llegue a tu cerebro.

¿Qué es la Atresia Auricular?

Cuando se habla de atresia aural auricular se refiere a la ausencia total o parcial del canal auditivo externo (existen varios grados, desde la ausencia total a un estrechamiento leve o estenosis) Las personas afectadas con Microtia, generalmente, pero no siempre, tienen también atresia auricular

Cuando la persona tiene “atresia auricular”, hay pérdida de audición de ese lado pero, frecuentemente, la audición es normal en el oído sano; el audiólogo deberá checar la audición en ambos lados. Es obvio que en los individuos con atresia bilateral, la pérdida de audición será tan importante que hará necesario el uso de aparatos auditivos.

En la atresia auricular hay una gran posibilidad de que haya malformación del oído medio con ausencia del tímpano y una formación incompleta de los huesecillos que son los que permiten la conducción del sonido a través del oído medio pero el oído interno y el nervio auditivo son generalmente normales.

La Microtia y la atresia auricular tienden a presentarse juntas porque tanto el oído externo como el medio se forman a partir de un mismo origen embriológico y al mismo tiempo.

Un canal auditivo estrecho (por ejemplo uno en el que es posible que el médico visualice el tímpano pero el canal es más estrecho de lo normal) se considera como “estenosis del canal auditivo”.

La atresia auricular comúnmente afecta un solo lado, pero también puede ser un problema bilateral (atresia auricular bilateral).

¿La Microtia es una condición aislada o única?

En la mayoría de las personas, la microtia y la atresia aural se presentan en forma aislada o única, pero en otros, la deformidad de la oreja o pabellón auricular puede ser parte de un síndrome más complejo como:

  • Síndrome de Treacher Collins, es una condición genética caracterizada por un subdesarrollo de los huesos de la cara. La mayoría de estos niños tienen malformación o ausencia del oído medio y externo y presentan sordera conductiva.
  • Síndrome de Goldenhar, se caracteriza por un desarrollo incompleto del oído, nariz,  paladar suave, labios y mandíbula. Otras partes del cuerpo pueden estar afectadas (como el corazón, los riñones y los pulmones, ojo con dermoides oculares). Generalmente es de un solo lado pero puede ser bilateral. Presentan sordera conductiva.
  • Síndrome de Crouzon, este síndrome es un desorden genético que causa una fusión prematura de los huesos del cráneo impidiendo su crecimiento normal. Estos niños a veces tienen malformaciones en el oído externo y/o en el oído medio. La sordera conductiva puede ser causada por la otitis media, por perforación del tímpano o por anomalías del oído medio. En ocasiones la sordera puede ser sensorioneuronal.
  • Síndrome de deleción 22q11.2 (algunas veces conocido como síndrome de Di George o síndrome velocardiofacial) es una condición genética. Muchos de los niños con esta condición tienen malformaciones del oído externo y afecciones en otras partes del cuerpo. La sordera puede ser debida a otitis media secretora, en algunas ocasiones pueden tener sordera sensorioneuronal o mixta.
  • Síndrome de Pfeiffer es un desorden genético que causa fusión prematura de los huesos del cráneo causando un patrón característico de la forma de la cabeza y de las facciones. Muchos de estos niños tienen malformaciones del oído externo o del oído medio. La sordera puede ser por estas anomalías, en ocasiones pueden presentar sordera mixta.
  • Microsomía hemifacial: es la más común y se le conoce también por otros nombres más complicados como el de “Síndrome del segundo arco branquial” y el de “síndrome oto-mandibular” entre otros. Este problema se puede presentar de muchas formas pero siempre involucra una falta de desarrollo de un lado de la cara que incluye la oreja, los huesos de la cara, los tejidos de la mejilla y la función del nervio facial. Al igual que la Microtia, la Microsomía hemifacial puede ser uni o bilateral (esto último ocurre en un bajo porcentaje de las personas afectadas).
  • Y de otros como los síndromes de Alperts, Klippel Feil, Melnik- Fraser, Cromosoma 18q. También se observa y es parte de la embriopatía por isotretionina o vitamina A, síndrome de alcoholismo fetal, embriopatía por diabetes materna y por uso de talidomida (un medicamento que causa malformaciones en el bebé) en el embarazo.

Incidencia

Afecta más a los niños que a las niñas y en la Microtia unilateral, el lado derecho es, generalmente, el más afectado.

La incidencia de la Microtia en la población en general es aproximadamente de 1 en 8000 nacimientos de niños vivos, pero varía mucho dependiendo del grupo étnico en cuestión y puede ir de menos de 1 en 1000 en algunos grupos indígenas en México, E.U y Sudamérica hasta 1 en 2100 en la comunidad japonesa y coreana y 1 en 20,000 en la comunidad caucásica.

¿Cuál es la causa?

El problema que va a resultar en una microtia ocurre al principio del embarazo, en las primeras 8 semanas cuando la madre a veces ni siquiera sabe que está embarazada.

No se sabe con exactitud la causa pero se piensa que influyen tanto factores de herencia multifactorial, como accidentes vasculares que interrumpen el flujo sanguíneo hacia el área en donde se formará la oreja.

Se conoce que la rubéola en el primer trimestre del embarazo puede ser causa de sordera y, ocasionalmente, de Microtia. Igualmente, el uso de algunos medicamentos en esta etapa crucial del embarazo, puede ser la causa; entre ellos podemos hablar de la Talidomida, el Acutane  (isotretionina) que se utiliza como tratamiento para el acné, el clomid y el ácido retinóico.

En algunos casos la microtia tiene un rasgo hereditario. Esto quiere decir que un bebé con microtia puede ser que tenga algún familiar con microtia.

Síntomas

Además del efecto psicológico que puede causar una oreja malformada, el niño o el adulto con Microtia tiene una pérdida auditiva bastante importante ya que hay grados y no siempre es severa. El individuo afectado tiene:

  • ausencia o malformación del oído externo,
  • ausencia (o estrechez) del canal auditivo y del tímpano,
  • un oído medio pequeño en el que los huesecillos están fusionados y
  • una Trompa de Eustaquio abierta (es una estructura anatómica, en forma de tubo, habitualmente cerrado. Su función es regular las presiones dentro del oído medio, para proteger sus estructuras ante cambios bruscos y equilibrar las presiones a ambos lados del tímpano. Si las presiones no están equilibradas, el tímpano no puede transmitir las ondas sonoras de manera eficiente a través de la cadena de huesecillos hasta el nervio acústico).

 

una Trompa de Eustaquio abierta (es una estructura anatómica, en forma de tubo, habitualmente cerrado. Su función es regular las presiones dentro del oído medio, para proteger sus estructuras ante cambios bruscos y equilibrar las presiones a ambos lados del tímpano.

Es por esto que estos niños tienen una pérdida casi total de conducción auditiva

El oído interno es normal porque se forma de un tejido embriológico diferente del oído medio y del externo. Por lo tanto, es raro que estén afectados en el caso de la Microtia. El problema real, como ya se mencionó, es la conducción del sonido el cual está bloqueado por la malformación en el complejo medio y externo (es por esto que el tipo de sordera generalmente es conductiva).

Tipos de sordera que pueden estar asociados a la microtia y atresia

Dependiendo de la parte del oído que no está funcionando como debe de hacerlo, existen diferentes tipos de sordera: conductiva, neurosensorial o mixta, que pueden asociarse a la Microtia y Atresia.

Sordera conductiva: es cuando el sonido no puede pasar en forma eficiente a través del oído externo y medio para llegar al oído interno (cóclea y nervio auditivo).

La Microtia puede causar sordera conductiva porque está asociada a deformidades del oído medio e interno que afectarán el grado de sordera que se experimenta. Algunas de estas deformidades incluyen:

  • Malformaciones de los huesecillos del oído medio
  • Otras deformidades: desarrollo incompleto del hueso que rodea el oído (el hueso mastoideo) lo que provoca una disminución en la circulación del aire en el oído medio.

Dependiendo de las partes dañadas, el niño tendrá una sordera moderada (40-70 dB) en el oído afectado.

Sordera neurosensorial la cual es causada por una falla en el oído interno o en el nervio auditivo (el nervio que se encarga de transmitir las señales eléctricas del sonido desde la cóclea hasta el cerebro). Este problema es inusual en los niños con Microtia y puede indicar la presencia de otro tipo de anormalidades o la asociación a un síndrome.

La sordera mixta se presenta cuando el niño tiene, además de la sordera conductiva, la sordera sensorioneuronal.

La sordera unilateral describe la sordera que afecta a un solo oído. Generalmente se asocia a la Microtia unilateral y a la Atresia. El otro oído tiene un nivel normal de audición. La mayoría de los niños aprenden a manejar muy bien esta situación aunque existen algunas situaciones en las que pueden tener conflicto para escuchar bien: cuando el sonido les llega desde el lado afectado, es difícil identificar la dirección de donde viene el sonido y entender lo que se dice cuando existe un ruido externo.

El oído tapado es una causa común de sordera temporal conductiva en la niñez. Para que el oído trabaje en forma apropiada, el oído medio tiene que estar lleno de aire. La Trompa de Eustaquio (que va del  oído medio a la parte posterior de la garganta) se encarga de esto.

En los niños este tubo no es vertical ni ancho como lo será en la edad adulta y por lo tanto, no funciona tan bien. Si se bloquea este tubo, el aire no puede entrar y el oído medio empieza a producir líquido que se va haciendo cada vez más espeso conforme llena el oído medio (el término médico de este trastorno es otitis media secretora).

En los niños este tubo no es vertical ni ancho como lo será en la edad adulta y por lo tanto, no funciona tan bien. Si se bloquea este tubo, el aire no puede entrar y el oído medio empieza a producir líquido que se va haciendo cada vez más espeso conforme llena el oído medio

Esto dificulta el paso del sonido al oído interno lo que dificulta la audición; es como si quisieras escuchar cuando te tapas los oídos con los dedos. Esto significa mucho esfuerzo y el niño se cansa y se vuelve irritable.

Dado que los niños afectados con Microtia unilateral están confiados a su oído bueno para escuchar, el médico te recomendará acudir regularmente a control para monitorear la audición. Dependiendo del grado de sordera y de si está utilizando aparatos para la audición, esto tendría que ser cada tres a seis meses cuando menos en infantes y cada año en niños mayores.

Clasificación

Existe una gran variedad en la forma que adoptan las orejas que no se han desarrollado, algunas veces hay solamente un poco de tejido.

En la mayoría de los casos existe una pequeña estructura de piel y cartílago en el sitio en el que la oreja debería de estar, con un lóbulo pequeño y mal situado.

De acuerdo a esto, los especialistas consideran cuatro grados de Microtia:

Grado I: La oreja es más pequeña que lo normal, aunque la mayoría de los rasgos de una oreja normal, tales como un bien definido lóbulo, hélix y antihélix, están presentes. El canal auditivo externo es pequeño pero está presente.

Grado II: La oreja tiene una elevación oblonga, al igual que una forma de gancho en el extremo superior. Otros se refieren a esta deformidad como una oreja constreñida o deformidad de “taza”. El canal auditivo externo puede estar ocluido (atresia) o medio cerrado.  Esto es causa de pérdida de la audición.

Grado III: “La Microtia Clásica”: Ausencia del oído externo. La oreja consiste en un apéndice vertical de piel con un lóbulo mal formado en el extremo inferior. Usualmente hay tejido firme en el extremo superior que está hecho de vestigios no organizados cartilaginosos. El extremo inferior es usualmente una pieza de tejido lobular que será el futuro lóbulo de la oreja cuando ésta sea reconstruida. El canal auditivo y el tímpano están ausentes (atresia).

Microtia unilateral grado III

Microtia unilateral grado III

La Microtia grado III es la más común y puede repararse con cirugía.

Grado IV: Ausencia total del oído o “anotia”. La anotia total es muy rara.

 Grado IV: Ausencia total del oído o “anotia”. La anotia total es muy rara.

Anotia

Diagnóstico

El pediatra deberá buscar, detenidamente cualquier otra evidencia de microsomía craneofacial (disminución en el tamaño del cráneo y cara) incluyendo asimetría facial, mala oclusión de las mandíbulas, debilidad del nervio facial y macrostomía (alargamiento de la hendidura bucal).

Con todos estos datos, tu pediatra te referirá con un audiólogo (especialista en audición) para que le haga de inmediato unas pruebas de audición las cuales pueden realizarse casi después del nacimiento y así evaluar la respuesta de la cóclea al estímulo del sonido y si el oído medio es normal. Generalmente se necesitan hacer varias pruebas durante un periodo de tiempo para hacer un diagnóstico preciso de la audición del niño.

Igualmente te pedirá que acudas a una clínica u hospital donde tu niño será atendido por un equipo multidisciplinario de médicos que puede incluir al

  • Genetista quien hará una historia clínica y familiar. Debido a que la Microtia puede ser parte de un síndrome que puede afectar otros órganos, es posible que le tengan que hacer otros estudios en los que se pueden incluir análisis de sangre, orina, ultrasonido, entre otros. La asesoría genética brinda a los padres el conocimiento para tener la oportunidad de tomar decisiones inteligentes e informadas con respecto a un posible embarazo y su pronóstico. De acuerdo a sus evaluaciones pedirá consulta con los otros especialistas:
  • cirujano plástico especialista en este tipo de problemas quien será el que, en un futuro, hará la reconstrucción de la oreja
  • un otoneurólogo quien, pedirá una tomografía computarizada de oído (estudio radiológico especializado) del hueso temporal para evaluar el curso exacto del nervio auditivo y determinar el daño del oído medio y la deformidad del canal auditivo. Esto le permitirá determinar el tratamiento adecuado para cada caso.
  • Un otorrinolaringólogo quien pedirá un estudio de Rayos X de la cara y la mandíbula para evaluar si no existen otras malformaciones o problemas en la garganta, en la mandíbula o en la cara.
  • Terapistas del lenguaje.

Este equipo médico iniciará su trabajo poco después del nacimiento y desarrollará, junto con los padres, un plan de tratamiento a largo plazo. En este momento, los padres tienen muchas preguntas acerca de mejorar la apariencia física de las orejas. Los médicos seguramente responderán a todas tus preguntas y compartirán con ustedes, fotografías de niños y adultos a los que se les ha reconstruido la oreja y hasta pueden mostrarte en una computadora los posibles resultados que se pueden obtener en el caso particular de tu bebé.

Usa nuestra sección de “directorio de Genetistas” para localizar a un profesional especializado en genética en tu área.

Tratamiento

El tratamiento de la microtia puede o no incluir una cirugía. Afortunadamente, nueve de diez bebés con Microtia tienen audición normal en un lado y esto les permite “ajustarse desde el nacimiento” al sonido monoaural y pueden tener una vida totalmente normal aún sin tratamiento. Generalmente pueden desarrollar un lenguaje correcto.

Es importante tener en cuenta que en la sordera unilateral, el principal problema del niño es la localización del sonido aunque también pueden tener problemas en lugares muy ruidosos. Esto puede causarle problemas en la escuela en donde es necesario poner atención y seguir las órdenes verbales. Si el maestro sabe del problema, lo puede situar en un lugar estratégico del salón de clases.

En algunos casos es necesario que empiece a utilizar los aparatos auditivos lo antes posible. Dado que el oído interno funciona correctamente, los niños pueden tener una buena audición si utilizan aparatos auditivos de conducción ósea que supera el bloqueo que existe en la transmisión del sonido. Pueden empezar a las semanas de nacido y así el niño se adapta desde el principio a su uso.

El audiólogo se encargará de recomendar el aparato que se pueda ajustar mejor al tipo de Microtia del niño ya que estos aparatos tienen el inconveniente de que están fabricados para colocarse detrás de la oreja deteniéndose con el pabellón auricular y los niños con Microtia tienen un pabellón auricular muy pequeño que hace difícil mantenerlo en su lugar. Una vez que se haya solucionado este problema, te enseñará cómo debe utilizarse, cómo debe limpiarse y cómo se le cambian las baterías.

Sin embargo, dado que estos aparatos son estorbosos y etiquetan al niño como “diferente”, lo ideal es corregir, más adelante,  quirúrgicamente este problema para así  eliminar estas ayudas artificiales.

Los padres del bebé afectado que no quieren la cirugía pueden optar por una prótesis externa.
Cuando sea posible, deberá llevarse a cabo una evaluación del lenguaje inicial y la terapia del lenguaje debe continuarse hasta que se inicien las reconstrucciones y se abra el canal auditivo. Es igualmente importante proteger el oído bueno de ruidos que puedan dañarlo.

Corrección quirúrgica

Dependiendo de la naturaleza y el grado de deformidad de la oreja, es posible que el tratamiento sea por medio de una cirugía que ayude al niño a mejorar tanto su apariencia como la audición.

La cirugía siempre tiene algunos riesgos y los padres tienen que hablar claramente con el cirujano y entender perfectamente el resultado que se espera. En lo que sea posible, el niño mismo debe de estar involucrado en cualquiera de estas discusiones y dar su opinión y consentimiento.

El tratamiento quirúrgico de la Microtia no es esencial y algunas personas prefieren que no se les reconstruya este defecto. Para el resto, existen tres opciones:

  1. La reconstrucción a partir de sus propios tejidos con cartílago de las costillas. (reconstrucción autógena).
  2. Reconstrucción utilizando un marco de material artificial (en la actualidad es la que menos se recomienda).
  3. Colocación de una oreja prostática o falsa que se ancla al hueso del lado de la cabeza por medio de placas de titanio (prótesis anclada al hueso). Los individuos con anotia generalmente requieren que se les haga también una reconstrucción del lóbulo.

Para que la reconstrucción sea simétrica, es importante que el cirujano haga una estimación exacta de la ubicación de la oreja contraria.

Para que la reconstrucción sea simétrica, es importante que el cirujano haga una estimación exacta de la ubicación de la oreja contraria.

La cirugía para crear un canal auditivo normal cuando hay estenosis o atresia total del canal auditivo, se conoce como “plastia del canal auditivo”. Esta cirugía se realiza, generalmente, después de la cirugía reconstructiva.

Lo ideal es la reconstrucción autógena – realizada por un cirujano especialista con gran experiencia en estos casos- en la cual se “copia” la forma y tamaño de la oreja sana utilizando cartílago de las costillas y tejidos del mismo cuerpo que puede verse muy bien pero no tiene flexibilidad cuando la tocas.

Para cualquier reconstrucción es importante tomar en cuenta que la oreja alcanza a los 3 años casi el 85% del tamaño que tendrá en la edad adulta. El crecimiento continúa después, pero ya hay poco cambio en cuanto a la distancia que tendrá con el cuero cabelludo a partir de los 10 años.

Prácticamente, la oreja está completamente desarrollada a los 6 a 7 años y es por eso que la reconstrucción autógena normalmente no se hace sino hasta esa edad o incluso hasta los 9 para dar tiempo a que las costillas se desarrollen y el médico pueda “tomar” suficiente cartílago. En la actualidad los resultados se han mejorado muchísimo.

Los niños que tienen la Atresia grado III requieren una reconstrucción que, actualmente, se ha reducido a dos etapas (solía ser de cuatro o cinco) y se lleva a cabo en un periodo de un año para lograr una corrección óptima.

Los niños que tienen la Atresia grado III requieren una reconstrucción que, actualmente, se ha reducido a dos etapas (solía ser de cuatro o cinco) y se lleva a cabo en un periodo de un año para lograr una corrección óptima.

La mayoría de los pacientes prefieren esta técnica ya que los resultados obtenidos son bastante buenos. Generalmente es necesario coordinar esta cirugía con la cirugía facial que vaya a ser necesaria.

Es importante que el cirujano hable con los padres y les explique claramente que lo mejor para que la reconstrucción tenga éxito, es que se siga con todos los pasos necesarios de una sola vez aún cuando esto signifique que la cirugía se tenga que retrasar unos cuantos años. Es importante que recuerden que, una vez que se completó la reconstrucción, su hijo se beneficiará toda la vida de un buen resultado.

Reconstrucción con un molde de material artificial

El oído se reconstruye con los tejidos e injertos de piel del niño que sirven para cubrir un molde de material artificial. Este tipo de reconstrucción puede hacerse desde los tres años porque no depende de que el niño tenga suficiente cartílago en las costillas. Como la oreja no crecerá con el niño, siempre se “fabrica” un milímetro más grande que la otra para que con el crecimiento se llegue a igualar el tamaño. Al igual que la otra opción, esta es una cirugía de alta especialización y sólo debe de hacerse por un cirujano con gran experiencia.

¡OJO! Los especialistas consideran que la reconstrucción autógena de la Microtia es mejor cuando se hace en una oreja que NO ha sido operada antes ya que cualquier cirugía puede remover tejido que es muy valioso y deja cicatrices que pueden interferir con el flujo sanguíneo que es necesario para la nueva oreja.

Sin darse cuenta de esto, muchos cirujanos hacen algunos procedimientos para “dar un mejor aspecto” a la oreja mientras que el niño llega a la edad en la que se hará la reconstrucción y esto siempre causará problemas que dificultan la cirugía y que incluso pueden malograr totalmente los resultados.

Oreja artificial o prótesis

Gracias a los avances en la cirugía reconstructiva, esta es una opción que cada vez se utiliza menos. Sin embargo, algunas veces no queda otra opción, por ejemplo cuando los tejidos o el flujo sanguíneo han sido dañados ya sea por algún trauma, enfermedad o cirugía previa. Ocasionalmente también, una oreja prostática puede ser la opción cuando la cirugía reconstructiva falla. Las orejas prostáticas son hechas de silicón suave, se moldean de acuerdo a las impresiones que se toman de la otra oreja y se les da el color más parecido que se pueda a la piel del niño.

Este tipo de orejas pueden adherirse a dos placas de titanio que se han colocado en el hueso lateral de la cabeza. Este procedimiento incluye dos cirugías. La oreja prostática se adhiere utilizando clips o magnetos.

La cirugía para implantar las placas de titanio no se puede hacer sino hasta que el hueso del cráneo ha desarrollado suficiente grosor y esto sucede hasta después de los cuatro años de edad. Esta oreja tendrá que ser cambiada regularmente, puede quitarse en la noche para dormir y es importante cuidar la higiene en la piel que rodea las placas para evitar una infección.

Sin importar cuál de estas opciones vas a preferir, SIEMPRE pregunta a tu cirujano cuántas operaciones de este tipo ha realizado y pídele que te enseñe fotos de otros niños.
Si a tu niño le van a colocar un aparato auditivo anclado al hueso y en un futuro seguramente le harán la cirugía reconstructiva, es muy importante que se comente con el cirujano plástico el lugar exacto en el que se va a anclar para que no vaya a ser un problema para la colocación adecuada de la oreja reconstruida.

Cuidados post operatorios: durante el primer mes después de la cirugía, es necesario tener algunos cuidados para evitar problemas. Una vez que se quite el vendaje, podrás lavar el pelo del niño, un poco de agua sobre el oído nuevo le hará bien Después de varias semanas, podrás bañarlo en la regadera y mojar el oído como si no hubieras tenido una cirugía. Sin embargo es importante evitar los secadores de aire hasta después de las 8 semanas. Tu médico seguramente te explicará que es posible que, por la inflamación normal posterior a una cirugía, la oreja reconstruida tendrá una apariencia diferente y la forma final poco a poco irá apareciendo.

Evita que el niño duerma en el oído reconstruido: es importante evitar esto durante el primer mes y para lograrlo puedes colocar varias almohadas en su espalda para evitar que se voltee del lado operado.

Actividades y deportes: el médico te pedirá que evites que el niño realice esta actividad por alrededor de seis semanas y esto es más que nada para permitir que cicatrice sin problemas la herida del pecho. Y después, es recomendable evitar deportes bruscos de contacto como el box.

Estas recomendaciones se repiten en cada etapa quirúrgica.

Complicaciones

  1. Deficiencias Faciales: Un porcentaje elevado de pacientes con Microtia pueden presentar también problemas de desarrollo de algunas partes de lado afectado de la cara. Puede ser una cara “aplanada” y es básicamente la falta de desarrollo de los huesos de la mandíbula y de los tejidos suaves que la cubren.
  2. Riñones y conductos urinarios: Las anormalidades en el tracto urinario se aumentan cuando existen deformidades del oído externo, especialmente cuando el bebé presenta también manifestaciones de problemas de desarrollo en la cara.
    1. Dada la alta incidencia de anormalidades del sistema urogenital de los bebés con Microtia, se debe considerar el ultrasonido como estudio para detectar este problema antes de que se presenten las infecciones y se tenga que llegar a técnicas más invasivas para detectarlos
  3. Columna cervical (cuello): Las anormalidades del cuello en los bebés con Microtia son comunes si existen otros defectos de la “línea media” como pueden ser los problemas del corazón o de los riñones o labio y paladar hendido. Si el médico detecta que existe un movimiento del cuello limitado,  se debe investigar la función  de los riñones y evaluar la columna cervical.

Pronóstico

La cirugía reconstructiva generalmente produce, además del beneficio fisiológico, beneficios emocionales y psicológicos muy importantes tanto en  el niño como en la familia.

Cuando la cirugía se hace con tejido propio, es más fácil que mantenga la forma a través de los años y que aguante mejor los traumas.

Probabilidad de que se repita

“Factores Hereditarios: Los apéndices preauriculares (enfrente del oído) y las combinaciones de apéndices, huecos y colgajos de piel enfrente del oído o en la mejilla, la deformación de la oreja en forma de copa como si la hubieran jalado con un hilo y la sordera, son todos problemas que están interrelacionados y pueden ser resultantes de factores hereditarios de tipo dominante.

Factores Específicos:En un estudio realizado por McKenzie, Craig  (1972) y Poswillo (1985), surge la teoría de que la  falta de circulación en un tejido (isquemia) resultante del bloqueo de una arteria, es la causa de las anormalidades en el desarrollo auricular. Esto habla de que la deformidad fue causada por un problema que surge durante el desarrollo del bebé  más que de un problema hereditario.

Organizaciones de apoyo

Estas organizaciones se han establecido para los individuos y sus familias para darles información, apoyo y la oportunidad de establecer contacto con otras personas afectadas

En inglés:

 

Referencias