Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Náuseas Matutinas

Última actualización 13 de agosto 2013
Náuseas Matutinas

Introducción

El término “náuseas del embarazo” se utiliza para describir las náuseas y los vómitos durante el embarazo. Algunas mujeres también tienen mareos y dolores de cabeza.

Se le llama también “Malestar Gravídico Matutino” porque la mayoría de las veces las náuseas son más fuertes en la mañana al despertar, pero en realidad se pueden presentar en cualquier momento del día durante el embarazo.

Nauseas, se le llama también Malestar Gravídico Matutino

¿Qué tan comunes son?

Las mujeres embarazadas que pasan la mayoría de las mañanas en el baño con el estómago revuelto no están solas. Aproximadamente un 70% de las mujeres experimenta algunos de los síntomas de náusea matutina (malestar gravídico matutino), mientras que un tercio llega a vomitar debido a esta condición.

¿Qué tan comunes son las náuseas matutinas?

 

¿En qué momento se inicia?

La nausea se inicia, generalmente, alrededor de las seis semanas de embarazo, pero igual puede empezar desde las cuatro semanas y tiende a empeorar en el siguiente mes.
Cerca del 50% de las mujeres que tienen nausea, mejoran totalmente al entrar a las 14 semanas, para el resto, tardan casi un mes más para sentirse totalmente bien aunque pueden estar con molestias que van y vienen durante todo el embarazo.

Pero el que sea un “malestar común” y que dura “unos pocos meses”, no quiere decir que no sea un síntoma molesto que te puede dejar sintiéndote exhausta y miserable.

Rechazo a alimentos y olores: Y aún cuando no se sientas náuseas, pueden presentarse aversiones a ciertos alimentos, como al café, la carne o el pescado, por su olor tan fuerte.

Mientras tú lleves una dieta sana, con los nutrientes que requieres, las aversiones que sientes hacia determinados alimentos no deben de preocuparte.

¿Cuál es la causa?

No se conoce la causa precisa, pero existen varias teorías. La mayoría de los expertos creen que este malestar es activado por los cambios hormonales, especialmente por el incremento de la HGC (gonadotropina coriónica humana) la cual tiene la función de asegurar en su inicio el crecimiento y desarrollo del embarazo.

El aumento de esta hormona y de la progesterona, provocan un cambio en el funcionamiento del aparato digestivo de la embarazada y hacen que el proceso digestivo sea mucho más lento y como consecuencia, tu estómago se vacía más despacio y te hace ms susceptible a sentir náusea o a vomitar. Los estrógenos parecen tener una influencia directa sobre una zona del  cerebro que dispara la náusea.

Otras de las posibles causas pueden ser los síntomas físicos del embarazo: agudización del sentido del olfato, estiramiento de los músculos uterinos y el desplazamiento de los órganos digestivos provocado por el crecimiento del útero. El estrés emocional y una dieta alta en grasas también pueden ser factores contribuyentes.

¿Puede haber alguna enfermedad concurrente que pueda ser la causa de la náusea o los vómitos?

Es bueno conocer que existen dos condiciones obstétricas que incrementan los síntomas de la náusea y sobre todo, los vómitos: el embarazo gemelar (se produce un mayor incremento hormonal en las primeras semanas) y por el denominado embarazo molar (ausencia de desarrollo del embrión).

Otras causas del malestar gravídico matutino pueden ser los niveles bajos de azúcar en la sangre, enfermedad de la vesícula biliar, hipertiroidismo. Igualmente, algunas enfermedades, como por ejemplo, la hepatitis o la infección urinaria, pueden ocultarse  al principio del embarazo, por lo que tu médico debe estar prevenido.

Síntomas

Por lo general, este trastorno consiste en náusea y vómitos, pero puede estar acompañado de mareo y dolores de cabeza. Comúnmente se inician cuando te levantas, porque el ayuno en que has permanecido durante la noche ha permitido la acumulación de secreciones en el estómago.

En general, al medio día los síntomas han desaparecido y te sentirás bien hasta la mañana siguiente. En ocasiones esta náusea  puede aparecer de  forma “vespertina” o “nocturna”.

En algunas embarazadas la náusea y el vómito se acompañan de salivación excesiva, es una condición poco común llamada ptialismo. Probablemente no se debe a que estas mujeres estén produciendo más saliva, sino que tienen problemas para tragar esa saliva debido a la náusea.

Los cambios o desviaciones del apetito son muy frecuentes apareciendo a veces el rechazo a las comidas que antes eran tus preferidas, o bien la necesidad de comer compulsivamente alimentos que nunca antes te habían apetecido. Son los famosos antojos y caprichos de la embarazada.

La náusea y los vómitos son mucho más usuales en las primerizas, aunque se presentan también (por lo regular con menor frecuencia) en embarazos subsiguientes

¿Hay algún medicamento para tratar las náuseas del embarazo?

Se ha demostrado que la vitamina B6 (100 mg o menos al día) alivia los síntomas de las náuseas del embarazo. Muchos médicos y enfermeras obstétricas recomiendan ensayarla primero antes de probar otro medicamento.

No hay ningún medicamento actualmente aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos (Food and Drug Administration) para el tratamiento de las náuseas del embarazo. Es posible que el médico no aconseje medicamentos para prevenir las náuseas, a menos que el vómito sea intenso y no se detenga.

¿Cuándo desaparecen las náuseas?

Todas estas alteraciones digestivas van desapareciendo solas en los primeros dos o tres meses, a medida que los niveles de las hormonas se normalizan por el desarrollo del embarazo. El ritmo habitual de las comidas se va a ir restableciendo  y la náusea desaparecerá gradualmente.

Es muy importante entender que el embarazo “inunda” a la mujer de hormonas que actúan en todo su cuerpo, provocando cambios que toman un buen tiempo de preparación y adaptación.

¿Afectan al bebé?

La náusea, e incluso los vómitos del embarazo no afectan al bebé de ninguna manera, a menos que se presente pérdida de peso permanente, como sucede con el vómito intenso y prolongado en la hiperémesis gravídica.  

¿Qué puedo hacer para aliviar los síntomas?

Hay varias cosas que puedes hacer:

En cuanto a tu dieta

  • Antes de levantarte, come unas galletas de soda para tener algo en el estómago.
  • Evita las comidas abundantes, en vez de eso ingiere comidas pequeñas durante todo el día de modo tal que nunca estés ni demasiado llena ni con el estómago vacío.
  • Es recomendable establecer un ajuste en los horarios habituales de comida, y en la cantidad y calidad de los alimentos que se ingieran. Si la leche o el huevo no son apetecibles en forma directa, pueden ser presentados e ingeridos en forma de postres o helados.
  • Evita los alimentos ricos en grasas. Investigaciones recientes sugieren que una dieta alta en grasas contribuye al malestar matutino.
  • Trata de elegir la comida que más te guste. En pocas palabras, date el gusto.
  • Evita las comidas con olores que te molestan.
  • Come más carbohidratos; papas horneadas simples, arroz blanco y pan tostado.
  • Ingiere alimentos ricos en vitamina B6. Puedes elegir alimentos como: la papas, el plátano, las pasas de uva, el salvado de trigo y las semillas de sésamo.
  • Prueba los postres de gelatina, o postres congelados con sabor (paletas), caldos de pollo, té azucarado y descafeinado o té de hierbas.
  • Si has vomitado, recuerda que debes de tomar líquidos fríos en pequeñas cantidades, o en trocitos de hielo.
  • Consume productos de jengibre (de efectividad comprobada contra la náusea del embarazo) tales como té de jengibre, dulces de jengibre y bebidas gaseosas de jengibre (Gingerale no dietética).

En cuanto a tu estilo de vida

  • Toma los suplementos vitamínicos por la noche, debido a que el hierro que contienen puede irritar el estómago.
  • Es posible que se tenga que probar varias vitaminas prenatales hasta encontrar la que se pueda tolerar mejor.
    No te levantes de la cama de manera brusca, hazlo lentamente un rato después de haber comido tus galletas de soda.
  • Realiza las actividades matutinas con calma y tranquilidad. No corras.
  • Evita permanecer en espacios mal ventilados que atrapan olores de comidas o de otro tipo.
  • Trata de dormir más de lo usual para minimizar el estrés tanto como sea posible.
  • Cocina los alimentos de manera sencilla. La cocción al vapor, la plancha o el microondas se convertirán estas semanas en tus mejores opciones.
  • Utiliza las muñequeras de acupresión, actúan ejerciendo presión en puntos específicos de la muñeca y con frecuencia se utilizan para aliviar el mareo causado por  los movimientos al caminar o al viajar Pueden adquirirse en farmacias, tiendas de productos naturales y tiendas para viajeros.
  • La náusea y los vómitos suelen ser muy frecuentes durante este período. No por ello debes de descuidar tu higiene oral, intenta cepillarte regularmente los dientes y especialmente después de vomitar.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Felizmente, son pocos los casos en los que existe una alteración de la salud debido a estos síntomas digestivos tan frecuentes. Si tienes náusea en exceso o si continúan luego de la semana 16 de tu embarazo, debes acudir a tu médico. Especialmente cuando:

  • La náusea no mejora a pesar de los remedios caseros.
  • Vomitas sangre o un material parecido a café molido.
  • Pierdes ms de 1 kg (2 lb) por semana.
  • Presentas vómitos severos y prolongados por tres días o más, los cuales pueden causar deshidratación y desnutrición.

¿Qué es la enfermedad matutina severa?

Alrededor de 2 de cada 100 mujeres sufren de la enfermedad matutina severa llamada hiperémesis gravídica. En esta condición los vómitos durante el embarazo son severos. Las mujeres con hiperémesis grávida no pueden mantener alimentos o bebidas en el estómago, pueden bajar de peso y hasta deshidratarse. Esta condición puede empezar temprano en el embarazo y durar todo el embarazo.
Tú tienes más probabilidades de sufrir de hiperémesis grávida cuando:

  • Tu embarazo es múltiple
  • Te dan nauseas con los movimientos
  • Sufres de migrañas
  • Tienes sobrepeso
  • Has tenido enfermedad matutina severa en un embarazo anterior

Los síntomas de la enfermedad matutina severa son:

  • Vomitar más de 3 a 4 veces al día
  • Vómitos que le causan mareos o deshidratación. Las señales de deshidratación incluyen tener sed, sequedad en la boca, latidos cardíacos rápidos, o no orinar u orinar con menos frecuencia.
  • Perder más de 5 kg en el embarazo

Si tienes hiperémesis gravídica, es posible que necesites recibir tratamiento en un hospital con medicinas y administración de líquidos intravenosos (suero). Estos son líquidos que se administran a través de una aguja a una vena.

Preguntas más Frecuentes

Estoy en el segundo trimestre. ¿Por qué no se me ha quitado la náusea matutina?
R: Desafortunadamente, por razones no muy bien comprendidas, algunas mujeres experimentan náusea matutina durante todo el embarazo. Esto sucede, por lo general, con mujeres que están embarazadas de más de un bebé. Si todavía sientes malestar gravídico matutino, asegúrate de informarle al médico para descartar otras complicaciones posibles.

Padecí terribles náuseas del embarazo con mi primer hijo. ¿Estoy destinada a tenerlas de nuevo con mi segundo hijo?
De acuerdo con el ACOG, alrededor de dos tercios de las mujeres que tienen náuseas del embarazo intensas tienen malos síntomas de nuevo en su próximo embarazo, pero a un tercio le va mucho mejor la segunda vez. Esto puede deberse a que el cuerpo está más acostumbrado a los cambios hormonales del embarazo. También puede influir el que se tenga menores niveles de estrés.
Si has tenido náuseas del embarazo intensas antes, asegúrate de volver a tomar vitaminas prenatales antes de quedar nuevamente embarazada. Eso parece reducir la probabilidad de experimentar náuseas y vómitos intensos.

¿Por qué tengo náusea en la tarde?
La náusea puede presentarse también a cualquier hora del día. Esto puede ser causado por una disminución en el nivel de azúcar de la sangre. Cuando pase la náusea trata de comer un aperitivo pequeño pero nutritivo y reemplaza, poco a poco, los líquidos que hayas perdido en el vómito. Trata de tomar bebidas de preferencia que estén frescas y que no sean ácidas.

¿Me preocupa si mi bebé se verá afectado debido a que como tan  poco?
Durante las primeras semanas de embarazo, tu bebé es muy pequeño y sus requerimientos nutritivos son mínimos, lo que es importante es que lo poco que comas contenga los nutrimentos que si le sirven al bebé y no te olvides de tomar tus vitaminas.

Es esencial que la embarazada que presente estos trastornos cuente con un sostenido apoyo familiar. Sobre todo el esposo debe hacerle sentir a su compañera todo el respaldo y amor que siente por ella.

Referencias