Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Orinar Frecuentemente

Última actualización 13 de Agosto 2013
Orinar Frecuentemente

Introducción

Es frecuente que tanto durante el embarazo como en el postparto inmediato, puedas experimentar alteraciones en la micción, desde una simple urgencia o necesidad imperiosa de orinar, hasta la pérdida involuntaria de la orina. Según la situación: embarazo o postparto, obedece a distintas causas, pero no temas, su manejo es sencillo, siendo un problema totalmente reversible.

Micciones Frecuentes

Casi inmediatamente después de que sabes que estás embarazada empezarás a notar que tienes que orinar más frecuentemente (micciones frecuentes). Este en realidad es uno de los primeros síntomas del embarazo más comunes, empieza más o menos a las seis semanas y se extiende hasta el final del primer trimestre y puede volver a presentarse al final del embarazo cuando el bebé ejerce presión sobre la vejiga.

Casi inmediatamente después de que sabes que estás embarazada empezarás a notar que tienes que orinar más frecuentemente

¿A que se deben las micciones frecuentes?

La vejiga es el músculo en forma de globo que almacena la orina. La distensión muscular, por la presencia de orina, desencadena un reflejo que se manifiesta por la sensación o deseo de orinar. Para vaciar la vejiga, existe en la uretra (conducto por donde sale la orina desde la vejiga) un músculo estriado voluntario, que a modo de esfínter o compuerta, permite, cuando lo deseamos, la salida de la orina, o la impide al comprimirlo, si no nos encontramos en el sitio o momento adecuado para poder orinar.

Al principio del embarazo el útero en crecimiento, que se encuentra por detrás y ligeramente por encima de la vejiga, comprime la vejiga disminuyendo su capacidad y en consecuencia se desencadena el reflejo de necesidad de orinar con volúmenes menores de orina (orinas una cantidad menor que la acostumbrada). Hacia el final del embarazo, es posible que esta presión sea muy importante y venza el esfínter o compuerta de la uretra, produciéndose la salida involuntaria de orina (incontinencia urinaria).

Además, recuerda que durante el embarazo el volumen de la sangre y fluidos corporales está aumentado y como consecuencia, tus riñones trabajan más para eliminar los desechos. Puedes notar incluso que orinas más durante la noche y esto es debido a que cuando te acuestas, algo del líquido que se retiene en tus piernas durante el día, encuentra su camino de regreso a tu circulación y, eventualmente, a tu vejiga.

Todos estos cambios hacen que tengas que orinar con una mayor frecuencia.

cambios hacen que tengas que orinar con una mayor frecuencia.

Recomendaciones

Aún cuando el deseo frecuente de orinar puede ser muy molesto, es muy importante que te mantengas hidratada y que bebas suficiente agua y jugos como para reponer tus pérdidas, recuerda, tu bebé necesita de estos líquidos.

Sin embargo puedes ayudarte evitando las bebidas diuréticas como el café, los tés y los refrescos que contengan cafeína, los cuales pueden aumentar las micciones.

No bebas líquidos antes de acostarte. Esta medida reduce las visitas al baño durante la noche y as no interrumpirás el reposo que tanto necesitas.

Trata de no aguantar los deseos de orinar, debes de vaciar tu vejiga tan frecuentemente como lo necesites, ya que mantener orina en tu vejiga, te predispone a las infecciones urinarias.

Al orinar inclínate hacia el frente para vaciar por completo la vejiga, ya que los remanentes de orina post micción, (después de orinar) predisponen a infecciones de las vías urinarias.

Siento que me orino con cualquier esfuerzo, ¿por qué?

Otro problema muy común que puede ocurrir es la salida de orina cuando toses, estornudas, levantas un objeto pesado o haces algún tipo de ejercicio. A esto se le llama incontinencia urinaria por estrés y se puede mejorar si tratas de ir al baño antes de que la vejiga está totalmente distendida y haciendo algunos ejercicios que fortalezcan los músculos de la pelvis- no se te olvide vaciar la vejiga antes de empezar- y, si es necesario, ponte una mini toalla sanitaria para recoger una salida inesperada de orina.

A continuación detallamos una serie de ejercicios y técnicas para prevenir o bien corregir la incontinencia urinaria:

Ejercicio perineal: Cada vez que necesites orinar, al emitir el chorro de orina, intenta cortarlo voluntariamente durante 30 segundos, para luego continuar orinando espontáneamente. Este simple ejercicio, realizado cada vez que se orine, ayuda a aumentar la fuerza del músculo voluntario de la uretra y evitas la incontinencia.

Programación de micciones: Otra técnica es la de orinar a horas pautadas, cada 2-3 horas antes de percibir el deseo de orinar. De esta forma te aseguras que tu vejiga est siempre vacía.

Terapia combinada: La combinación de las 2 técnicas anteriores asegura el éxito completo y evita la incontinencia.

Ejercicios de Kegel: Practica desde ahora los ejercicios de Kegel, siempre trata de vaciar tu vejiga antes de realizarlos. Estos ejercicios simples se pueden hacer en cualquier momento y lugar, fortalecen los músculos que mantienen la uretra cerrada y pueden ayudar a parar el goteo de orina. Incluso ayudan a preparar estos músculos para el parto y alumbramiento. Tu puedes hacer estos ejercicios al contraer los músculos que se usan para parar el flujo de orina aguantando la contracción por 10 segundos. Repite esto de 10 a 20 veces seguidas y por lo menos tres veces al día.

Si el goteo de orina continúa después del parto, debes seguir haciendo estos ejercicios hasta que logres fortalecer totalmente los músculos de la parte inferior de la pelvis.

¿Cuándo debo llamar al médico?

Debes consultar con tu médico siempre que:

  • Tengas deseos de orinar pero casi no sale la orina
  • Sientas ardor y dolor al orinar y continúas con el deseo de orinar aún cuando ya no puedas sacar más que unas cuantas gotas.
  • Observes presencia de sangre en la orina
  • Observes que la orina esté turbia y como con pus
  • Sientas que tienes fiebre
  • Te sientas con malestar general y escalofríos.

Estas molestias puede ser síntoma de una infección urinaria que si no se trata puede llevar a infección del riñón, a parto pre término o ambos.

¿Cuándo disminuirá esta necesidad constante de orinar?

Todas estas idas y venidas al baño terminarán rápidamente una vez que nazca tu bebé. Durante los primeros días después del parto, orinarás en cantidades más grandes e incluso más seguidas, dado que tu cuerpo eliminará todo el excedente de líquido que retuviste durante el embarazo. Pero después de unos días, tu necesidad de orinar será la misma que antes del embarazo.

Referencias