Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Congestión nasal y sangrado por la nariz

Última actualización 14 de Agosto 2013
Pruebas caseras para el diagnóstico del embarazo

Congestión nasal y sangrado por la nariz

Cerca del 30% de las mujeres embarazadas, reportan frecuentemente problemas nasales. Entre los problemas más comunes están:

  • La congestión nasal,
  • los sangrados nasales

La congestión nasal

Es tan común en esta etapa que incluso tiene un nombre propio y se le llama Rinitis del Embarazo.

la congestión nasal en el embarazo

La nariz puede estar congestionada durante el día o también durante la noche. La rinitis del embarazo puede llegar a tener efectos sobre tu calidad de vida, dificultándote conciliar el sueño, respirar confortablemente, o simplemente llevar a cabo las tareas cotidianas.

¿Cuál es la causa de la rinitis del embarazo?

A pesar de que se cree que esta condición es causada por los cambios en los niveles hormonales durante el embarazo, los investigadores aún no han podido determinar fehacientemente la causa exacta de la rinitis del embarazo.

Durante el embarazo, la placenta produce grandes cantidades de estrógeno. Se ha comprobado que el estrógeno exacerba la producción de moco y puede llegar a provocar que el moco se vuelva muy espeso o muy delgado. Estos cambios hormonales y la presión aumentada del flujo de sangre hacia las delgadas y delicadas mucosas de la nariz, producen  inflamación y hace que se resequen y sangren más fácilmente durante el embarazo. Esto te ocasiona nariz tapada, aún cuando no tengas catarro. Puedes presentar sangrado de la nariz en los meses de  invierno.

Por otro lado, el estrógeno también parece ser el causante de que los cornetes nasales (pequeñas estructuras óseas que sostienen a la mucosa) se inflamen, lo cual podría dificultar una adecuada respiración. Estos síntomas se presentan al final del primer trimestre y pueden continuar hasta después del parto.

¿Estos problemas son debidos únicamente a los cambios hormonales del embarazo?

 No, se  puede deber también a otras causas  que empeoran con el embarazo:

  • Alérgicas.- Las alergias aumentan durante la gestación debido al aumento hormonal y  empeoran por el uso de gotas nasales que contienen esteroides (los esteroides son hormonas y entre sus varios efectos actúan como anti inflamatorios.)
  • Infección respiratoria bacteriana: Está caracterizada por presentar secreciones amarillas y verdosas, obstrucción para respirar y dolor en la cara.  El tratamiento requiere de antibióticos.
  • Problemas Mecánicos: La desviación del septum (Tabique) nasal agregada a la inflamación de la mucosa de la nariz, pueden obstruir el paso del aire.
  • Pólipos Nasales existentes antes del embarazo: Generalmente empeoran durante esta etapa. Un médico especialista deberá revisar estas lesiones  benignas e iniciar el tratamiento.
  • Rinitis Medicamentosas: Se trata de una especie de rebote de la mucosa nasal, por el abuso de las gotas nasales que se utilizan para la congestión. Este problema es común  ya que no está permitido tomar o inyectarse medicamentos para la congestión nasal durante el embarazo y las mujeres recurren a las gotas.

¿Cómo puedo saber si la congestión se debe al embarazo o a alguna otra cosa?

La congestión nasal es sensación de tener la “nariz tapada” y dificultad para respirar. Si no tienes otros síntomas, probablemente sea rinitis del embarazo. Si la congestión de nariz va acompañada de estornudos, tos, dolor de garganta, otros dolores leves, inflamación de ganglios o fiebre, es posible que tengas un resfriado u otra infección.

Es importante mencionar que las sinusitis son más comunes en el embarazo, si tienes otros síntomas como fiebre, dolor de cabeza, moco verde o amarillo, dolor de la cara o sensación de opresión (especialmente cuando te inclinas hacia adelante), dolor de la quijada superior y el olfato disminuido, llama a tu médico de inmediato.

Por otro lado, si tienes la nariz tapada o con mucho escurrimiento de moco líquido, estornudos, te pican los ojos, nariz, garganta u oídos, entonces es probable que la culpable sea una alergia. Las alergias en el embarazo simplemente aparecen y pueden mejorar o empeorar y puedes descubrir que te has vuelto alérgica o sensitiva a irritantes que nunca antes te habían causado molestias.

No siempre sabrás qué es lo que te está causando la congestión nasal y es posible que no sea una sola causa, por ejemplo, puedes tener alergia y al mismo tiempo rinitis del embarazo. Es importante que acudas a tu médico para que determine si es una infección o es simplemente una inflamación de las vías respiratorias superiores.

Síntomas de la rinitis

Puede haber:

  • Congestión nasal con obstrucción de la entrada del aire.
  • Dolor y presión en la cara
  • Presión en los oídos
  • Sangrado nasal
  • Tos constante
  • Ronquido  por la congestión nasal
  • Secreciones en la garganta
  • Flujo constante de secreciones líquidas por la nariz.
  • Algunas mujeres experimentarán jaquecas asociadas con la congestión nasal, causada por la rinitis del embarazo.

¿Qué puedo hacer para mejorar las molestias?

Bebe abundantes líquidos. Esto mantendrá húmedas las mucosas de la nariz. Puedes también ayudarte haciendo lo siguiente:

  • Mantén la cabeza elevada durante la noche.
  • El vapor puede aliviar transitoriamente la congestión y suele ser muy relajante. Date un baño caliente (no muy largo pero que acumule vapor en el baño) y luego quédate un rato en el baño lleno de vapor. O llena una olla con agua caliente, ponte una toalla sobre la cabeza, inclínate sobre la olla, y respira los vapores que suben.
  • Prueba gotas de solución salina para la nariz. Coloca algunas gotas en cada orificio nasal y, después de unos cinco o diez minutos, podrás sonarte con mayor facilidad.
  • Usa un humidificador o un vaporizador para aumentar la humedad del aire, y mantenlo cerca de tu cabeza durante la noche. Asegúrate de seguir las instrucciones de limpieza que vienen con el humidificador y cambia el agua diariamente para evitar la acumulación de bacterias.
  • Evita posibles irritantes, como el humo de los cigarrillos, y los gases de pintura y sustancias químicas (los cuales deberías de evitar de todas maneras) y el contacto con cualquier solución que te detone los síntomas.
    • Evita el uso de perfumes muy persistentes
  • Trata de no hacer ejercicio al aire libre cuando el aire esté muy contaminado y evita los cambios bruscos de temperatura.
  • Suena tu nariz con suavidad, mientras más fuerte y más frecuente te suenes, más inflamarás la mucosa de la nariz, y tendrás más secreciones y  sangrado.

Tu médico probablemente te recomendará una consulta  con el especialista de nariz oídos y garganta, si considera que tu congestión nasal se debe  a enfermedades preexistentes.

¿Puedo tomar algún medicamento?

Si la congestión sigue haciéndote pasar malos ratos, coméntale a tu médico los síntomas y pregúntale qué medicamentos puedes tomar. Por lo general, es mejor no tomar medicamentos durante los primeros tres meses, que es cuando se están formando los órganos del bebé.

Si el médico te lo permite, puedes probar con un descongestionante o un antihistamínico. Sin embargo, trata de no abusar de los aerosoles nasales descongestionantes, debido a que pueden hacer que resurja la inflamación y empeore mucho más la congestión.

Los descongestivos orales estaban prohibidos durante el embarazo por temor a que los mismos causaran defectos al nacimiento en el bebé. Aún así, un nuevo estudio llevado a cabo en Suecia sugirió que los descongestivos orales son completamente seguros, e incluso posiblemente beneficiosos, para las mamás que padecen rinitis del embarazo.

Si estos remedios no alivian el malestar, no te desanimes. La congestión nasal no afecta a tu bebé y probablemente desaparecerá poco después de dar a luz.

El Sangrado de la nariz

El aumento del flujo sanguíneo que sucede durante el embarazo, es necesario para mantener al bebé y a la placenta saludable, pero esto hace que  los vasos sanguíneos de la nariz tengan una mayor presión se dilaten y se rompan fácilmente ocasionando el sangrado nasal o epistaxis. Puede existir sangrado nasal al sonarse la nariz o bien puede tener aparición espontánea.

Aunque el sangrado es molesto e incómodo, no representa mayores problemas.  La cantidad de sangre que salga no le afectará a tu bebé.
Otras causas de sangrado nasal.

  • Causas de origen ambiental como: ambientes secos causados por el aire acondicionado, las calefacciones, las cabinas de los aviones, el invierno.
  • Golpes en la nariz
  • Padecimientos como presión arterial alta, problemas de coagulación
  • Alergias
  • Gripes

Síntomas

El síntoma es el sangrado mismo, pero puede haber otros síntomas que nos indican cuando el sangrado se va a presentar.

Dolor de cabeza de tipo sinusitis. (El aumento del flujo de sangre puede congestionar la nariz, bloqueando el drenaje de los senos nasales y frontales.

Sangrado de la nariz y sus síntomas

  • Nariz reseca y tapada
  • Comezón en las fosas nasales
  • Estornudos excesivos
  • Sonarse la nariz frecuentemente

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Cuando empiece a sangrar tu nariz, siéntate con la cabeza derecha no inclines la cabeza hacia atrás  no te  acuestes, porque toda la sangre pasara a tu garganta y llegará a tu estómago y lo irritará provocando náuseas y vómito.

Con el dedo  índice, presiona sobre el orificio nasal que está sangrando. Si estás sangrando de ambos lados, con  el dedo pulgar y el índice, a manera de pinza aprieta la parte suave e inferior  de la nariz y ejerce presión hacia arriba y hacia tu cara y respira por la boca, no suspendas la presión. Esto ayuda a que se forme el coágulo. Mantenlo así de 5 a 10 minutos. Si dejas de apretar para ver si sigue saliendo sangre, no permites que se forme el coágulo y  el sangrado no se detendrá.

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Si el sangrado es de un solo lado

¿Cómo detener un sangrado nasal?

Si el sangrado es de ambos lados

El frío local ayuda a parar el sangrado. Aplícate una bolsa de hielo con la mano que te quede libre aplícate el hielo sobre la frente, alternando con las mejillas.

Si el sangrado no para con la presión y el hielo, continúa otros 10 min. Si el sangrado continúa, debes de acudir al médico.

No te suenes después del sangrado, hazlo después de unas 12  horas y de manera suave.

¿Cómo puedo prevenir los sangrados nasales?

  • Bebe abundantes líquidos, de esta forma mantendrás hidratados todos los tejidos, en especial las mucosas nasales.
  • Suena tu nariz con suavidad. Cuando te suenas frecuente y bruscamente, favoreces los sangrados nasales.
  • Primero suena un lado y luego el otro.
  • Cuando estornudes mantén tu boca abierta, Si estornudas con la boca cerrada aumenta la presión en la nariz con riesgos de sangrado nasal.
  • Evita los ambientes secos en el invierno o en los climas secos, utiliza un humidificador y evita que  tu cuarto esté demasiado  caliente.
  • No  debes de fumar  durante el embarazo,  aléjate  de los irritantes como el  humo del tabaco, los limpiadores muy fuertes, desinfectantes, o insecticidas.
  • Mantén tu nariz lubricada con vaselina, o con gotas que ya vienen preparadas con lubricante soluble en el agua y las encuentras en las farmacias. Las gotas nasales de solución salina en spray también ayudan.

¿Es Peligrosa la Rinitis del Embarazo?

La rinitis del embarazo no es peligrosa para el bebé, no obstante, puede hacer que tu vida se vuelva bastante molesta. En particular, la rinitis del embarazo tiende a afectar la calidad del sueño, lo cual podría traer como consecuencia que te sientas más cansada y fatigada. La rinitis del embarazo también puede incrementar las posibilidades de desarrollar infecciones en los oídos o sinusitis crónica.

¿Cuándo debería preocuparme?

Si experimentas sangrados frecuentes o el sangrado no se detiene luego de 10 minutos de haber presionado tu nariz con los dedos, es importante que consultes con tu médico.

Referencias