Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Salud dental durante el embarazo

Última actualización 17 de julio 2014
Salud dental durante el embarazo

Salud dental en el embarazo

Como ya lo mencionamos en la sección “Primer Trimestre”, las mujeres embarazadas presentan un riesgo mayor de padecer problemas dentales debidos a la elevación de las hormonas (estrógeno, prolactina y progesterona) durante el embarazo, las cuales condicionan cambios en las estructuras de todo el organismo y especialmente en los tejidos de la boca.

Se incrementa la irrigación sanguínea, provocando una disminución del poder bactericida de la saliva y predisponiendo a los tejidos bucales a una mayor capacidad inflamatoria ante los irritantes locales externos. Aumenta así la posibilidad de sufrir ciertas alteraciones como la gingivitis y caries dentales.

Una vez comienza el embarazo, hay que tener en cuenta que cada trimestre conlleva unas particularidades.

¿Qué es la Gingivitis?

La gingivitis consiste en la inflamación de las encías que aparecen enrojecidas, hinchadas, sensibles y con tendencia al sangrado espontáneo o por estímulos pequeños como el masticar o cepillarse los dientes.

Durante el embarazo esta alteración es tan frecuente y específica, que recibe el nombre de “gingivitis del embarazo”. Si la mujer padecía previamente gingivitis, ésta empeora durante el embarazo y se hace más evidente a partir del tercer mes de embarazo (segundo trimestre).

¿Qué pasa cuando no se trata?

Si la gingivitis no se trata, puede evolucionar hacia enfermedad periodontal con lesión de los tejidos de unión del hueso al diente, pérdida parcial de hueso y riesgo de pérdida de los dientes.

La placa bacteriana (es una película blanquecina que se deposita sobre los dientes y tejidos bucales, en la que viven bacterias responsables de la caries y de las enfermedades que afectan a las encías) actuaría con más agresividad en unas encías cuyo estado está influido por las hormonas, la alimentación deficiente, el cambio de hábitos alimentarios o de pautas de higiene dental.
Con una buena  higiene dental y los hábitos nutricionales adecuados, estarás en condiciones de eliminar la placa bacteriana y con ello la enfermedad gingival.

Caries

La caries dental también es más frecuente durante esta etapa del embarazo y se producen, con mayor frecuencia, en bocas con alta acidez por que las bacterias que las forman se desarrollan con mayor facilidad en un medio ácido.
Si bien el feto no es el gran perjudicado, sí hay que tener en cuenta que podría existir cierto riesgo en casos de procesos infecciosos no controlados que pudieran llegar hasta el bebé.
El cambio en la flora bacteriana de la boca durante esta etapa, unido a una mayor apetencia de la embarazada por los hidratos de carbono en general y los dulces en particular aumenta el riesgo de caries.
Por ello durante esta época deben seguirse cuidados específicos para conservar la salud bucal, que comprenden no solo una cuidadosa higiene bucal sino una adecuada alimentación.

Importancia de la Alimentación

Es fundamental tener una alimentación equilibrada no sólo para evitar las alteraciones bucales sino para la salud general de la madre y la salud y desarrollo de su bebé.

El proceso de formación de los dientes del bebé comienza entre el tercer y el sexto mes de embarazo. En este momento es importante un aporte adecuado de vitaminas como la vitamina A y la vitamina D y minerales como calcio y fósforo cuyo aporte esencial para la formación de los huesos y los dientes del futuro bebé.

  • Es necesario también un aporte adecuado de lípidos, proteínas e hidratos de carbono pero hemos de distinguir entre los hidratos de carbono complejos y los simples. Son preferibles los llamados hidratos complejos, como el pan, las pastas, las patatas, el arroz, etc. Estos son la principal fuente de energía de liberación lenta y son necesarios para un adecuado equilibrio nutricional y para el desarrollo del bebé.
    • Los hidratos de carbono simples o refinados son más cariogénicos (que producen más caries dentales) que los complejos y pertenecen a este grupo el azúcar, y los alimentos dulces como los caramelos, los pasteles, la repostería, etc., los cuales tienen un gran potencial de producción de caries, por lo que deben evitarse.
    • Durante el embarazo aumenta la apetencia por estos productos de modo que si la futura mamá los toma entre horas es aconsejable que se lave los dientes después.

¿Cómo puedo mejorar mi cuidado bucal?

Una buena higiene dental y los hábitos nutricionales adecuados destierran el viejo mito de que cada embarazo cuesta un diente.
En cuanto a la higiene bucal, con solamente tres acciones, puedes mejorar el cuidado dental durante el embarazo

  • Elige de un buen cepillo dental: Un buen cepillo de dientes debe ser de cerdas suaves y con puntas redondeadas, la cabeza del cepillo debe ser pequeña  y no muy ancha para permitir el acceso a todas las zonas de la boca.
  • Elige buena pasta dental: Una buena pasta dental que contenga fluoruros, ayudará a prevenir las caries dentales.
  • Utiliza hilo dental: Utiliza periódicamente hilo dental, para garantizar una correcta limpieza de los dientes y espacios interdentales, al menos una vez al día.

Una limpieza cuidadosa eliminará la placa bacteriana que es la causante de la caries dental y de la gingivitis. Cepilla tus dientes después de las comidas o cuando menos dos veces al día.

Es importante también que, si continúas con náuseas y vómitos, para neutralizar la acidez, hagas buches de agua con una cucharadita de bicarbonato de sodio.

¿Cuál es la mejor técnica de higiene bucal?

La técnica más recomendada y utilizada por los odontólogos es la higiene sistemática por grupos de dientes. Deberá seguirse con el cepillo una vez colocada la pasta dental en pequeña cantidad, un recorrido de atrás hacia delante, cepillando:

  • Todos los dientes y molares por fuera: En primera instancia, el cepillo debe colocarse a lo largo de la encía. Parte de las cerdas del cepillo debe penetrar suavemente debajo de la línea de la encía. Cepillar suavemente de adelante hacia atrás varias veces en cada lado.
  • Todos los dientes y molares por dentro: cepillar las superficies internas de cada diente utilizando la técnica del paso anterior.
  • Todos los molares por encima: cepillar después las superficies de masticación, realizando movimientos de adelante hacia atrás.
  • Después de cepillar los dientes es importante cepillar la lengua y utilizar el hilo dental. El hilo se utiliza en un trozo de 30 cm. aproximadamente enrollándolo en los dedos medios, curvar la seda en forma de “C” y deslizarla entre los dientes con un movimiento de barrido. Repetir esta acción en todos los espacios entre diente y diente, para retirar las bacterias que producen las caries, al menos una vez al día.

Visitas al dentista

Es aconsejable realizar visitas periódicas al dentista
 

Es aconsejable realizar visitas periódicas al dentista, que podrá efectuar los tratamientos oportunos y detectar y prevenir cualquier alteración para que la salud bucal sea la óptima. Seguramente tu ginecólogo te recomendará hacer una visita de control al iniciar este segundo trimestre.

  • Si no has ido antes, el segundo trimestre es el más seguro para llevar a cabo el tratamiento dental de rutina que ayude a eliminar problemas potenciales que puedan llegar a causar problemas en una etapa más avanzada del embarazo o inmediatamente después ya que el tratamiento dental durante esos periodos es más difícil.
  • El segundo trimestre es el más adecuado para controlar y tratar las caries que hayan podido aparecer durante el primer trimestre. Durante estos meses no hay contraindicaciones a la anestesia, radiografías ni a los antibióticos o analgésicos, si fueran necesarios.
  • En la última mitad del tercer trimestre es aconsejable evitar las intervenciones odontológicas ya que es muy pesado para ti permanecer en una sola posición (recostada sobre la espalda) por un tiempo prolongado.
  • Si necesitas programar una visita de emergencia, dile al odontólogo sobre tu embarazo antes de que llegues.  Coméntale cualquier problema que hayas tenido: abortos pasados y medicamentos que estés tomando debido a que éstos pueden influir en cómo va a atender tus necesidades.
    • Es importante que el odontólogo se ponga en contacto con tu ginecólogo antes de iniciar cualquier tratamiento. Si te recomiendan algún medicamento, nunca excedas la dosis recomendada, esto incluye a la aspirina.

Si no se tiene el hábito de acudir al dentista cada seis meses este es un buen momento para comenzar a hacerlo.

Si llegas a perder un diente durante el embarazo, es porque has descuidado la higiene bucal y no porque el calcio se moviliza de los dientes de la madre para el desarrollo de los huesos del bebé.

¿Puedo recibir anestesia? Sí, pero seguramente la cantidad que te administren será la mínima posible para que estés cómoda.

¿Pueden hacerme radiografías?Las radiografías dentales deben limitarse y si es necesario tomarlas, debe cubrirse el abdomen con un delantal de protección. De acuerdo al Colegio Americano de Radiología, una sola radiografía de diagnóstico no llega a una dosis de radiación significativa como para causar efectos adversos en el embrión o en el feto.

¿Puedo recibir antibióticos?: Sí. Los recomendados por tu médico durante el embarazo.

¿Puedo recibir tratamiento analgésico y antiinflamatorio?: Sí, con medicamentos aprobados por tu médico para ser usados durante el embarazo.

¿Puede la salud bucal tener algún efecto sobre el embarazo?

Cada vez más, los estudios reportan que existe asociación entre la enfermedad periodontal, los nacimientos prematuros y el bajo peso al nacer. Las mujeres embarazadas que presentan enfermedad periodontal son más propensas a tener partos prematuros y bebes pequeños y de bajo peso.
Los estudios realizados han determinado que, aparentemente, la enfermedad periodontal estimula el incremento de los niveles de fluidos biológicos (prostaglandinas) que inducen al trabajo de parto y otros estudios sugieren además que, cuando la enfermedad periodontal empeora durante el embarazo, hay un mayor riesgo de sufrir un parto prematuro.

Salud dental en la embarazada hipertensa

La hipertensión en el embarazo (ya sea hipertensión crónica o gestacional) ocurre en 12 a 22% de las embarazadas. Es importante que el odontólogo esté consciente de este problema antes de iniciar cualquier tratamiento ya que la hipertensión puede ser causa de un sangrado mayor durante los procedimientos dentales.

la hipertensión puede ser causa de un sangrado mayor durante los procedimientos dentales
 

Es importante que se ponga en contacto con el ginecólogo para saber qué tipo de hipertensión tiene la embarazada y descartar la posibilidad de preeclampsia. En la primera cita seguramente te tomarán dos o tres mediciones de presión arterial separadas por un par de minutos.
Durante la atención dental tendrá cuidado de tranquilizarte y de no provocar estímulos dolorosos. Los cambios de posición serán graduales.
Es importante que tú misma le comentes acerca de cualquier molestia que tengas como puede ser dolor en el pecho, zumbido de oídos, dolor de cabeza.

Salud dental en la embarazada con anticoagulantes

Un número pequeño de embarazadas con diagnóstico de “trombofilia” (que tienen propensión a formar coágulos), pueden estar recibiendo diariamente inyecciones de heparina para ayudar a un mejor resultado en el embarazo.
Pero este anticoagulante puede incrementar el riesgo de sangrado durante los tratamientos dentales. Es importante que el odontólogo esté en contacto con tu ginecólogo antes de iniciar cualquier tratamiento.

Salud dental en la embarazada diabética

Es importante tener en cuenta que cualquier proceso inflamatorio, incluyendo la inflamación en la cavidad oral, particularmente las encías, afecta negativamente a la glucosa en sangre y agrava la diabetes.
La diabetes gestacional se diagnostica, generalmente, alrededor de la semana 24. Una diabetes mal controlada

¿Cómo afecta la diabetes a la salud bucal?

La diabetes puede provocar que tu cuerpo, incluyendo las encías, combata las infecciones con mayor dificultad.

  • Los niveles de glucosa en sangre mal controlados pueden causar los siguientes problemas bucales:
    • Gingivitis o periodontitis
    • Pérdida del diente
    • Aftas, infección por hongos (fúngica) en la boca
    • Sequedad bucal
  • Las enfermedades de las encías pueden ser más difíciles de tratar cuando se tiene diabetes.
  • La enfermedad periodontal puede aumentar los niveles de glucosa en sangre e incrementar la cantidad de insulina que necesita

La diabetes no controlada puede conducir a otras enfermedades periodontales y  se asocia con problemas del embarazo como preeclampsia, malformaciones congénitas, y bebés demasiado grandes (macrosomía).
Es importante un control meticuloso para evitar o minimizar las infecciones dentales.

Referencias

http://www.babysitio.com/embarazo/salud_prenatal_salud_bucal.php

http://www.madrimasd.org/blogs/salud_publica/2009/09/01/124039


http://www.sunstargum.com/index.php?id=3603&L=13


http://www.colgate.com.ar/app/Colgate/AR/OC/Information/OralHealthAtAnyAge/Adults/OralHealthandPregnancy/PregnancyPrenatalCareandOralHealth.cvsp


http://www.americanpregnancy.org/pregnancyhealth/dentalwork.html

http://www.aapd.org/media/Policies_Guidelines/G_Pregnancy.pdf

http://webdental.cl/embarazo