Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Síndrome de alcoholismo fetal Alcoholismo y embarazo

Última actualización 20 de agosto 2013

Estas alteraciones pueden ser físicas y neurológicas.

Se desconoce exactamente por qué el alcohol tiene estas consecuencias se ha postulado que las bebidas alcohólicas pueden afectar el desarrollo del bebé de las siguientes maneras:

  • La madre que toma frecuentemente alcohol se alimenta mal y por lo tanto no nutre bien a su bebé.
  • Puede haber deshidratación en la madre (falta de líquidos), ya que generalmente no toma otro tipo de bebidas.
  • El sistema hormonal de una madre que toma alcohol se ve afectado, especialmente en el funcionamiento de la placenta, lo que provoca que el transporte de nutrientes, oxígeno, y desechos no sea el adecuado.
  • Por el efecto directo del alcohol sobre las células fetales, produciéndose alteraciones en el cerebro del feto y en casi todas las células.

Además de malformaciones, el consumo de alcohol durante el embarazo, puede ocasionar abortos espontáneos y partos prematuros.

¿Por qué se produce el Síndrome Fetal Alcohólico?

Una mujer embarazada que consuma cualquier cantidad de alcohol, está en riesgo, ya que no se han establecido ningún nivel de “seguridad” con la ingestión de alcohol durante el embarazo.

Cuando tú ingieres alcohol, éste pasa a tu sangre y atraviesa la placenta llegando al feto. En el cuerpo inmaduro de un feto, el alcohol se descompone de una forma mucho más lenta que en el cuerpo de un adulto.

El profesor Peter Hepper de la Universidad de Belfast explica que, mientras el hígado adulto es capaz de limpiar los restos de alcohol del organismo en 12 horas, en el feto, el hígado no está aún suficientemente desarrollado y le podría costar cerca de dos días llevar a cabo este proceso. Como resultado, el nivel de alcohol en la sangre del bebé puede ser superior y permanecer elevado durante más tiempo que el nivel en la sangre de la madre.

La presencia de alcohol puede alterar la nutrición de los tejidos y órganos fetales y puede dañar las células cerebrales. Mientras más alcohol se ingiera, el riesgo es mayor para el feto. Durante el primer trimestre, el alcohol actúa como un tóxico o teratógeno que altera el desarrollo embrionario de los tejidos, asimismo durante el tercer trimestre, cuando el feto está teniendo un rápido crecimiento y desarrollo neurológico el alcohol puede producir un trastorno en el desarrollo intelectual.

¿Qué le pasa al bebé?

Las manifestaciones en el recién nacido con Síndrome de Alcoholismo Fetal (SAF) son muy variables y puede presentar diferente grados de los siguientes problemas.

  • Síndrome de Abstinencia. La dependencia y la adicción al alcohol por parte de la madre, hacen que el bebé se vuelva adicto. Al nacer, la dependencia del bebé al alcohol continúa, pero debido a que el alcohol ya no está disponible, el sistema nervioso se hiperestimula y da lugar a los síntomas de abstinencia del alcohol, que pueden manifestarse a las pocas horas de haber nacido y durar hasta los 18 meses. Los síntomas más frecuentes son: Irritabilidad del recién nacido, está intranquilo, llora sin motivo aparente, no quiere que lo carguen. Se mueve constantemente, temblores, bostezos, estornudos, poca respuesta a estímulos auditivos, fatiga al succionar, incapacidad para controlar la temperatura, disturbios en el sueño.
  • Anormalidades Faciales: Frente angosta, abertura de los párpados pequeña, el párpado superior caído, el labio superior delgado, la mandíbula con falta de desarrollo (de perfil se ve hundida), ojos demasiado pequeños.
  • Otras alteraciones: Orejas en posición más baja de lo normal, deformidad de las extremidades, articulaciones y dedos, músculos rígidos y contraídos, falta de movilidad de las articulaciones, sobre todo de codo y rodillas. La circunferencia de la cabeza (perímetro cefálico), el peso y la estatura, suelen ser bajos, lo que implica que todo o parte de su organismo no logra desarrollarse lo suficiente.

Dentro de las malformaciones o defectos mayores que se presentan con mayor frecuencia se encuentran las siguientes:

  • Labio y paladar hendido
  • Defectos del corazón (una comunicación entre la cavidad derecha y la izquierda)
  • Vértebras de la columna a nivel del cuello unidas unas con otras
  • Lunares de sangre de color rojo oscuro

PROBLEMAS NEUROLÓGICOS: los problemas de aprendizaje y/o en el desarrollo del lenguaje pueden ser la única manifestación de la exposición del feto a alcohol in útero, la magnitud es variable y puede ir desde hiperactividad, retraso psicomotor leve hasta manifestaciones graves como crisis convulsivas y retraso psicomotor grave.

Diagnóstico

No hay manera segura de diagnosticar el síndrome de alcoholismo fetal antes del parto. No obstante, si una imagen de ultrasonido tomada durante el embarazo muestra un retraso en el crecimiento intrauterino, el médico puede considerar que una causa posible es el síndrome de alcoholismo fetal.

El primer indicador potencial de la presencia del síndrome de alcoholismo fetal en un recién nacido, es el consumo de alcohol de la madre durante el embarazo, independientemente de la cantidad.

Para diagnosticar un Síndrome de Alcoholismo Fetal, el médico tiene que encontrar por lo menos 1 de lo 3 tipos de problemas siguientes:

  • Crecimiento lento (antes y después del parto)
  • Anormalidades faciales
  • Problemas del Sistema Nervioso.

 

Prevención

El objetivo es la prevención.

El síndrome de alcoholismo fetal es totalmente evitable. La mejor manera de evitarlo es no beber. Tú no puedes controlar qué genes o cromosomas le trasmites a tu hijo, pero sí puedes controlar lo que ingieres durante el embarazo.

“No existe un nivel seguro de ingesta de alcohol durante el embarazo”

No ingieras alcohol durante todo el embarazo o a lo menos muy ocasionalmente.

PREVENCIÓN PRIMARIA: Educación a la población: La forma absoluta de prevención del síndrome de alcoholismo fetal, es la abstinencia del alcohol.

PREVENCIÓN SECUNDARIA: Las mujeres sexualmente activas que beben mucho o son alcohólicas, deben de utilizar métodos anticonceptivos altamente efectivos y limitar o suspender el consumo de alcohol antes de pensar en embarazarse.

El alcohol que se ingiere cuando las madres dan pecho a su bebé, pasa a través de la leche materna, y cabe indicar que tiene un efecto ligero, pero degenerativo en el desarrollo motor (no en el mental) del recién nacido . El alcohol debe evitarse durante el periodo de lactancia.

 

Tratamiento

Para la madre existen grupos o asociaciones de apoyo para dejar de tomar (Alcohólicos Anónimos). Para los bebés que nacen con malformaciones mayores o menores el tratamiento es multidisciplinario, con cirujanos, neurólogos, terapeutas, etc.

REHABILITACIÓN: Se recomienda para los niños afectados dar estimulación temprana para lograr un mejor desarrollo motor y psicológico. A aquellos niños que padezcan defectos físicos aparentes, así como a las madres alcohólicas, se les recomienda apoyo psicológico y emocional por parte de la familia. Su integración a la sociedad es fundamental.

 

Complicaciones

Las complicaciones que se presentan con mayor frecuencia son las siguientes:

  • Relación entre la ingesta de alcohol en útero y la presencia de cáncer.
COMPLICACIONES DERIVADAS:
  • Insuficiencia cardiaca (el corazón del bebé no funciona normalmente).
  • Bronconeumonias.
  • Desnutrición.

Pronóstico

El pronóstico para los niños con síndrome de alcoholismo fetal, es variable dependiendo de la gravedad de los síntomas, pero casi ninguno es normal en términos neurológicos puede haber:

  • Retardo mental
  • Comportamientos hiperactivos
  • Falta de coordinación motora
  • Problemas de aprendizaje retraso al hablar

Los problemas en el comportamiento intelectual y desarrollo motor pueden aparecer aún en ausencia de las malformaciones del cráneo y cara. El peso y la estatura siempre se mantendrán entre los porcentajes o valores más bajos a comparación con los niños que nacen sanos.

Cuando existen malformaciones o complicaciones, depende de la rapidez con que se trate el problema y de la resistencia que presente cada niño.

El tiempo de vida probablemente está reducido y no se puede esperar que mejore la deficiencia mental ni la del crecimiento al cien por ciento.

Probabilidad que se repita

Depende del consumo de alcohol en la madre, así como de la cantidad del mismo durante cada uno de sus embarazos.

Preguntas Frecuentes

¿Hay alguna bebida alcohólica que pueda beber sin peligro durante el embarazo?
No. El beber cualquier tipo de alcohol cuando esté embarazada puede lastimar a su bebé. Las bebidas alcohólicas son la cerveza, vino, refrescos a base de vino, licores o bebidas mezcladas. Un vaso de vino, una lata de cerveza, y una bebida mezclada tienen más o menos la misma cantidad de alcohol.

¿Cuánto alcohol es demasiado?
Aunque la mayoría de las mujeres son conscientes de que beber mucho alcohol durante el embarazo puede provocar defectos de nacimiento, muchas no se dan cuenta de que beber moderadamente (o incluso poco) también puede dañar al feto.

¿Qué ocurre si se toma una copa de vez en cuando? ¿Qué cantidad de alcohol se considera excesiva durante el embarazo? Muchos médicos creen que una copita de vino de vez en cuando durante el embarazo no supone ningún riesgo para el feto, sin embargo, no existen pruebas que determinen exactamente qué cantidad de alcohol producirá defectos de nacimiento, más bien cada mujer procesa el alcohol de manera diferente. Otros factores varían también los resultados, como la edad de la madre, la hora y la frecuencia de la ingestión de alcohol, y si la madre ingiere algún alimento cuando bebe. El momento del embarazo y la susceptibilidad individual que tiene el feto también influye para que no se pueda establecer si existe una cantidad “segura” de consumo durante la gestación. Así como la misma cantidad de alcohol no muestra el mismo efecto en dos personas, el feto también tiene susceptibilidad diferente al alcohol dependiendo de varios factores entre ellos la edad del embarazo.

Insistimos, no se sabe en qué cantidad el alcohol resulta perjudicial, así que se aconseja no beber nada. A pesar de que el SAF completamente desarrollado es el resultado del consumo crónico de alcohol durante el embarazo, el Efecto Alcohólico Fetal (EAF) y la Alteración en el Desarrollo Neurológico relacionado con alcohol ( ANDRA), pueden ocurrir con sólo una bebida ocasional o con una sola ingesta excesiva y aguda.

Si optas por beber alcohol durante el embarazo te aconsejamos que evites beber todos los días y dejar sólo su consumo para una celebración ocasional, bebiendo solamente una copa y preferiblemente luego del primer trimestre de embarazo.

¿Por qué si yo bebí durante mi último embarazo mi bebé nació bien?
Cada embarazo es diferente. El beber alcohol puede lastimar a un bebé más que a otro. Usted podría tener un niño que nace saludable y otro que nace con problemas. ¿Pueden desaparecer estos problemas?
No. Estos problemas estarán presentes durante toda la vida del niño. Las personas con problemas muy severos quizás no puedan cuidarse solas o trabajar cuando sean adultas.

¿Qué pasa si estoy embarazada y he estado bebiendo?
Deja de beber ahora mismo. Te sentirás mejor y tu bebé tendrá una mejor oportunidad de nacer saludable.

¿Qué sucede si he tomado alcohol antes de enterarme que estaba embarazada?
No debes preocuparte si has bebido algunas copas antes de saber que estabas embarazada. Muchas mujeres pasaron por esta situación en embarazos no planificados y no sucedió nada malo. De todas formas se recomienda como prevención, dejar de beber alcohol desde el momento que te enteras que estás embarazada y optimizar todos tus hábitos y costumbres.

Si planeas quedar embarazada, no bebas alcohol. Puede que no sepas que estás embarazada inmediatamente.

¿El consumo de mucho alcohol por parte del padre puede contribuir al SAF?
Hasta la fecha, no existen pruebas de que el consumo de grandes cantidades de alcohol por parte del padre pueda provocar el FAS. Pero los hombres pueden ayudar a que su pareja evite el alcohol si no beben durante el periodo de embarazo.

 

Referencias