Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Síntomas de Embarazo

Última actualización 14 de Agosto 2013
Síntomas de Embarazo

Síntomas de embarazo

Son los cambios que experimenta una mujer en los días y semanas posteriores a la concepción.

Información general

Durante el embarazo, el organismo de una mujer sufre muchos cambios, algunos más evidentes que otros. Es importante que las mujeres y las parejas reconozcan los primeros signos y síntomas del embarazo más frecuentes a fin de estar al tanto del embarazo lo más pronto posible.

La observación cuidadosa de los signos y síntomas tempranos del embarazo junto con pruebas de embarazo realizadas en el hogar y por el médico te ayudarán a prepararte lo antes posible para los cambios que experimentarás durante los meses siguientes.

Síntomas comunes

A continuación se presentan los síntomas más comunes del embarazo y sus otras causas posibles. Si tienes cinco o más de estos síntomas, es probable que estés embarazada. Como ya lo mencionamos, algunas mujeres experimentan sólo unos cuantos de estos síntomas, mientras que otras presentan todos ellos.

  • Amenorreao ausencia del período menstrual. Quizás el síntoma temprano y más obvio del embarazo es la falta de la menstruación.

    Algunas mujeres pueden tener un periodo mucho más ligero comparado con los que tienen generalmente. Por lo general son sangrados menores a los habituales de tu menstruación y pueden aparecer por dos o tres meses.

    • Otras causas posibles: No es un signo absoluto porque a veces pueden retrasos en la menstruación por causas febriles, situaciones de emocionales fuertes, viajes largos en los que cambias de clima o de hemisferio, aumento o pérdida de peso, problemas hormonales, tensión, estrés, estar amamantando, suspensión de las píldoras o inyecciones anticonceptivas.
  • Náuseas matutinas (malestar gravídico matutino).

    Náuseas y malestar estomacal que por lo general se experimenta en la mañana, pero algunas veces persiste durante todo el día. Este malestar puede tomarte por sorpresa cuando menos lo esperas y puede iniciarse cuando apenas tienes una semana de embarazo. Muchas mujeres experimentan náuseas en la mañana cuando tienen el estómago vacío o cuando toman café, pero otras tienen náuseas en la tarde y otras tienen asco todo el día.

    Se piensa que este malestar es causado por niveles altos de la hormona del embarazo gonadotropina coriónica (GC) en la sangre, el rápido ensanchamiento de los músculos uterinos, un exceso de ácido en el estómago y una mayor sensibilidad del sentido del olfato. Tiende a desaparecer en el segundo trimestre.  

    • Otras causas posibles son: intoxicación alimentaria, tensión, infección, enfermedad de la vesícula biliar y otras enfermedades.
  • Sensibilidad a ciertos olores. Otro síntoma temprano relacionado al embarazo es una percepción olfativa incrementada. Se agudiza el sentido del olfato (hiperosmia) y eres extremadamente sensible a los olores. Incluso un olor o aroma que antes te gustaba o reconocías, ahora te molesta y lo rechazas (como puede ser el del pasto recién cortado, el de la comida, gasolinera o incluso del jabón del baño). Incluso puedes notar que algunas comidas que antes te gustaban, ahora te causan repulsión. Esto también puede ser un efecto secundario del incremento del estrógeno que está inundando tu cuerpo. En algunas mujeres la “hiperosmia” desaparece después del primer trimestre, o al menos disminuye, sin embargo a otras puede acompañarles hasta el fin de la gestación pero desaparece gradualmente tras el parto. 
    • Otras causas: Una irritación de las vías olfatorias o un estado de hipertiroidismo.
  • Senos sensibles e inflamados. Éste es uno de los síntomas tempranos más obvios del embarazo, los pechos están blandos, hinchados, sensibles, algo doloridos y te molestan especialmente cuando te vas a dormir, cuando haces ejercicio o cuando te vistes y notas la ropa más ajustada. Esto se debe al aumento de las hormonas al comienzo del embarazo. La sensibilidad de los senos comienza, por lo general, pocos días después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: píldoras anticonceptivas, el comienzo del período menstrual y “mastopatía fibroquística” (enfermedad de las mamas por la presencia de quistes).
  • Oscurecimiento de las areolas, la piel que rodea a los pezones. Las protuberancias de las areolas (llamadas tubérculos de Montgomery) pueden lucir más prominentes. Estos cambios se presentan gradualmente durante las primeras semanas del embarazo, a medida que los senos se preparan para producir leche.
    • Otras causas posibles son: desequilibrio hormonal, embarazo previo, bronceado, cambios físicos de la pubertad.
  • Antojos de alimentos. Éstos son causados por cambios hormonales en el cuerpo. Los antojos de alimentos se experimentan, por lo general, durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: dieta deficiente, estrés y comienzo del período menstrual.
  • Orinas más frecuentemente. Esto es causado por un mayor volumen de líquidos corporales y por la presión del útero en crecimiento. Comienza, por lo general, de seis a ocho semanas después de la concepción y es probable que continúe durante todo el embarazo.
    • Otras causas posibles son: infección de las vías urinarias, diuréticos, tensión, diabetes, ingestión en exceso de líquidos.
  • Fatiga, Una de las muestras más tempranas del embarazo para algunas mujeres puede ser la fatiga y agotamiento. Puedes comenzar a querer llegar a la cama más temprano o quizás te cuesta más trabajo levantarte en la mañana. Es probable que, si trabajas, tengas necesidad de tomarte una siesta o reposo al medio día. Ejercitarte es demasiado esfuerzo y salir de compras te agota. Este síntoma es causado por los altos niveles de la hormona progesterona y por el mayor uso de energía por el cuerpo a medida que el feto se desarrolla. Usualmente la fatiga se presenta durante el primer trimestre.
    • Otras causas posibles son: tensión, estrés, depresión, dieta deficiente, anemia, gripe, falta de ejercicio, dormir poco o no dormir.
  • Sangrado que se presenta en forma de manchas de sangre de color rosado o marrón, algunas veces acompañadas de cólicos abdominales. Lo causa la implantación del óvulo en el revestimiento del endometrio y sucede, por lo general, alrededor de una semana después de la concepción.
    • Otras causas posibles son: comienzo del período menstrual o sangrado al terminar el ciclo de las píldoras anticonceptivas.
  • Mareos y desmayos: Una de las muestras del embarazo que sorprenden más son los mareos y desmayos que pueden presentarse cuando estás bajando las escaleras, cuando te levantas rápidamente o cuando tienes que estar parada por un rato largo. El mareo puede llegar incluso a desmayo. Esto se debe a que el útero al crecer comprime las arterias que irrigan tus piernas y esto puede hacer que se baje tu presión arterial. Estos mareos pueden presentarse también cuando llevas varias horas sin comer y esto hace que se disminuya el nivel de azúcar de tu sangre y esa es la principal fuente de energía de tu bebé en desarrollo.
  • Congestión nasal: La nariz se obstruye una y otra vez al principio del embarazo (en ocasiones esta molestia dura todo el tiempo).
    • Otras causas: reacciones alérgicas.
  • Flujo vaginal

    Puedes observar un aumento en el flujo vaginal durante el embarazo.  Llama al médico si el flujo:

    • Tiene un olor fétido.
    • Tiene un color verdoso.
    • Te hace sentir picazón.
    • Te provoca dolor o sensibilidad.

Recomendaciones

Estos síntomas iniciales pueden presentarse en su totalidad o ser tan leves que pueden pasar totalmente inadvertidos. Pero aunque tengas algunos o todos estos síntomas, los mismos no confirman un embarazo. A veces el deseo intenso de lograr el embarazo puede generarlos.

 

Para confirmar el embarazo puedes comprar un test en la farmacia o puedes acudir a un centro médico para consultar con un obstetra o partera. Si el test da positivo confirma tu embarazo, si da negativo y sigues sin menstruar, deberás repetirlo en 3 ó 4 días porque existen algunos que requieren mayor cantidad de hormonas de embarazo para dar positivo.

 

A continuación se presentan los diferentes tipos de pruebas:

  • Prueba de embarazo casera. La mayoría de estas pruebas pueden determinar si estas embarazada desde el primer día del período faltante (alrededor de 14 días después de la concepción). Estas pruebas detectan la presencia de la hormona gonadotropina coriónica (hGC) en la orina. Los resultados se obtienen hasta cinco minutos después. Si la prueba indica que estás embarazada, debes consultar al médico tan pronto como sea posible para que te haga un examen médico. Las pruebas de embarazo caseras son muy precisas, pero no infalibles. Si la prueba resulta negativa pero continúas experimentando síntomas de embarazo, consulta con tu médico.
  • Examen de orina. Esta prueba puede determinar si estás embarazada de siete a 10 días después de la concepción. También detecta la presencia de hGC en la orina. Para hacerse esta prueba debes ir al consultorio médico o al laboratorio. En el primer caso, los resultados se obtienen en unos pocos minutos. Si la hacen en un laboratorio, los resultados pueden estar listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es de un 100%.
  • Examen de sangre. El examen evalúa la presencia de hGC en la sangre y puede determinar si estás embarazada desde una semana después de la concepción. Para hacerse este examen debes ir al consultorio médico o al laboratorio y los resultados probablemente estarán listos para el día siguiente. Su nivel de precisión es prácticamente de un 100%.

Si cualquiera de estas pruebas resulta positiva, tu médico te examinará el abdomen, útero y cuello uterino. El útero agrandado, así como un ablandamiento del cuello uterino, son indicios bastante seguros de que estás embarazada. La evidencia definitiva es cuando el médico pueda ver el feto por ultrasonido (de cuatro a seis semanas después de la concepción) y pueda oír los latidos cardíacos fetales con un monitor electrónico (alrededor de 10 a 12 semanas después de la concepción).

Preguntas más frecuentes

Me hice una prueba de embarazo y un examen físico y ambos indicaron que no estoy embarazada, pero aún tengo síntomas. ¿Es posible que esté embarazada?

Es posible. Para saberlo, hazte otra prueba (preferiblemente una prueba sanguínea, debido a que es la más precisa). Pídele a tu médico que te haga otro examen físico. Mientras tanto, toma todas las precauciones prenatales, tales como evitar el consumo de alcohol, fumar, etc.
Sin embargo, es posible experimentar síntomas y no estar embarazada. El deseo de estarlo puede hacerte sentir así, o puede haber otras causas biológicas tales como desequilibrios hormonales o diabetes, las cuales deben ser investigadas por tu médico.

 

Referencias