Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Tiempo entre Embarazos

Última actualización 19 de agosto 2013
Tiempo entre Embarazos

Existen muchos factores que deben ser considerados al determinar cuál es el tiempo óptimo, sin embargo, las investigaciones actuales sugieren que si el tiempo transcurrido entre un embarazo y el siguiente -se refiere al tiempo que hay entre la fecha de nacimiento de un bebé y la fecha de nacimiento del segundo bebé- era demasiado corto o demasiado largo, se elevaban los riesgos de complicaciones como parto prematuro o bajo peso al nacer.

¿Cómo se miden los intervalos entre los embarazos?

Los intervalos pueden ser medidos en tres formas:

  • De fecha de nacimiento a fecha de nacimiento. Son fáciles de determinar pero no toma en cuenta los abortos y, por lo tanto, hace que los intervalos parezcan más largos de lo que realmente son.
  • De fecha de nacimiento a fecha de concepción- el periodo que va del nacimiento de un recién nacido vivo a la fecha de inicio del siguiente embarazo. No incluye el tiempo del embarazo y es muy difícil de determinar.
  • Periodo entre embarazos- el periodo entre la concepción del primer bebé hasta la concepción del segundo bebé. Este intervalo es el que se relaciona con la salud de la madre ya que incluye a los embarazos que terminan en aborto. Esto es importante porque los fetos concebidos, aunque no nazcan, influyen en la salud de la madre.

¿Y cuál se considera como el mejor intervalo de tiempo entre embarazos?

Para reducir el riesgo de complicaciones en el embarazo y otros problemas de salud, las investigaciones realizadas sugieren esperar cuando menos de 18 a 24 meses y menos de 5 años después de un nacimiento antes de tratar de embarazarte nuevamente.

Elegir cuándo vas a tener un bebé es una decisión personal de la pareja. Cuando planeen el siguiente embarazo deben tener en cuenta varios factores además de los riesgos y beneficios. Entre estos podemos mencionar: edad materna, su salud, fertilidad, cuántos niños tienen y cuántos esperaban tener, qué facilidades tienes de atención médica y de apoyo para la crianza y educación del futuro hijo y cuáles son, en ese momento, sus circunstancias económicas y sociales.
Hasta que confirmes tu decisión, es aconsejable usar un buen método de anticoncepción, aun si estas en lactancia. Y una vez que se decidan empiecen por ir a la consulta médica para una revisión y guía.

¿Cuáles son los riesgos cuando el intervalo es demasiado corto?

Las investigaciones más recientes sugieren que un intervalo entre embarazos de 12 meses o menos se asocia con el riesgo de:

  • Que la placenta se desprenda antes del parto (abruptio placenta).
  • Que la placenta se ubique muy abajo en el útero cubriendo total o parcialmente todo el cuello uterino (placenta previa), sobre todo en mujeres que tuvieron su primer bebé con parto por cesárea.
  • Autismo en el segundo hijo.

Las investigaciones también sugieren un riesgo incrementado de ruptura uterina en las mujeres que tratan de tener un parto vaginal después de un parto por cesárea (menos de 18 meses después del parto).
Además, un parto con intervalo corto se asocia también a un riesgo incrementado para el bebé de:

  • Bajo peso al nacer.
  • Bebé de tamaño pequeño para su edad gestacional.
  • Parto pre término.

Algunos expertos creen que la madre no tiene el tiempo suficiente para recuperarse del estrés físico de un embarazo cuando ya se encuentra iniciando el siguiente. Por ejemplo, el embarazo seguido de la lactancia puede acabar completamente con tus reservas de nutrientes esenciales como hierro y folatos.
Si te embarazas antes de que puedas reponerlos, puede afectar tu salud y la del bebé.

Sin embargo, se ha visto también que los intervalos cortos entre embarazos se presentan también sumados a otros factores de riesgo como pueden ser la falla en atención médica, un nivel socio económico bajo y la falta de planeación familiar.  Esto en sí mismo, más que el intervalo entre los embarazos, puede explicar la liga que existe entre embarazos con intervalos cortos y los problemas de salud del bebé y de la mamá.

¿Cuáles son los riesgos asociados cuando el intervalo entre embarazos es demasiado largo?

Aunque no está totalmente claro, las investigaciones sugieren que el intervalo demasiado largo es también causa de problemas tanto para la madre como para el bebé. Un embarazo que se presenta 5 años o más después de un parto, se asocia con un riesgo incrementado de presión arterial elevada (hipertensión) y exceso de proteína en la orina después de las 20 semanas de embarazo (preeclampsia).

Por otro lado, algunos expertos creen que el efecto de un intervalo demasiado largo puede ser por la declinación gradual del cuerpo de la mujer tanto para embarazarse como para enfrentarse a la demanda de dicho embarazo el cual puede compararse con el esfuerzo que significa un primer embarazo. El efecto de esta posible infertilidad puede influir también en un desarrollo fetal pobre y parto pretérmino.

Es posible que existan otros factores no cuantificables como por ejemplo alguna enfermedad materna.

Estos riesgos son iguales tanto para países desarrollados como para los sub desarrollados.

¿Cuáles son las ventajas de un intervalo adecuado entre embarazos?

  • Para el recién nacido: Cuando los nacimientos se espacian  de 21 a 48 meses, existe un menor riesgo de muerte de cuna o en la niñez temprana. Disminuye también el riesgo de que tenga bajo peso al nacer.
    • Si la mujer se embaraza nuevamente antes de haberse recuperado nutricionalmente, el bebé no tendrá los suficientes nutrientes para su desarrollo adecuado.
  • Para la madre: Los intervalos cortos entre los nacimientos pueden ser perjudiciales también para la madre. Existe un mayor riego de sangrado durante el embarazo, de ruptura prematura de la bolsa de aguas y de muerte materna.
    • Se recomienda también un intervalo de tiempo de seis meses o más después de que se terminó con la lactancia antes de que se inicie un nuevo embarazo para que la madre tenga tiempo de restaurar sus reservas nutricionales.

¿Cómo afecta a los hijos el intervalo de tiempo entre cada uno de ellos?

Cada hijo –y cada familia- es única. Sin embargo, las investigaciones sugieren que los embarazos demasiado cercanos pueden afectar a los niños. Por ejemplo, los niños que tienen menos de dos años entre ellos, son más conflictivos que los que tienen más diferencia de edad. Esto puede ser el resultado de que los padres pasaron más tiempo con el bebé más grande antes de que llegara el nuevo miembro de la familia.

¿Por qué es importante la planeación familiar?

Ya sea que estás pensando en embarazarse por primera vez o que ya tienes otros hijos, es importante pensar en la planeación familiar y en cuáles son tus objetivos en cuanto a reproducción.

Saber si quieres o no quieres tener hijos en los siguientes años puede ayudar a la pareja a prepararse para el momento de la concepción o para elegir el mejor anticonceptivo. Planear un embarazo con anticipación les ayudará a que tanto la madre como el bebé tengan un “arranque” saludable.

Una vez que nace el primer hijo, la planeación familiar toma un nuevo significado. Tener otro hijo cambia totalmente la vida familiar. ¿Están dispuestos como pareja a cuidar nuevamente de un recién nacido?, ¿cómo reaccionarán sus otros hijos al  saber que tendrán que compartir su atención con un nuevo bebé?

¿Qué otros factores pueden influir en la decisión?

Existen también otros factores que se tienen que considerar para determinar cuál es el tiempo óptimo ya que puede haber una multitud de razones personales acerca del porqué se necesita un intervalo diferente entre embarazo y embarazo:

  • Si los padres han tenido un aborto, quizás sea conveniente un tiempo para llorar y superar su pérdida, para evaluar sus riesgos y trabajar sus miedos y ansiedades antes de considerar a un nuevo embarazo.
  • Otros pueden tener un problema médico que necesita ser tratado antes de que sean capaces de empezar o continuar con los embarazos.
  • O una mujer puede estar en el final de su vida reproductiva y sentir la necesidad de que sus embarazos tengan intervalos más cortos para lograr tener la familia que habían planeado.
  • Muchas parejas consideran también como afectan estos intervalos la capacidad de trabajo de la madre y tienden a acortar este tiempo para llegar a la familia planeada rápidamente y disminuir el tiempo que están fuera del trabajo.
  • Otras parejas dependen de la facilidad que tengan para obtener ayuda para el cuidado de los bebés.

¿Qué otra cosa necesito saber acerca del intervalo entre embarazos?

Que no existe un tiempo “perfecto” para tener otro bebé. Y aún cuando planees con cuidado, no siempre puedes controlar cuándo vas a embarazarte. Sin embargo, entender los riesgos y beneficios asociados con el intervalo demasiado corto o demasiado largo entre embarazos, te puede ayudar a que tomen una decisión informada del momento en el que crecerá tu familia.

Es importante saber que las mujeres que quedan embarazadas antes o después de este período no deben de preocuparse demasiado ya que con una adecuada vigilancia médica, se puede asegurar un parto sin complicaciones.

Referencias