Menú

Infogen


Ir al Consultorio Virtual

Vacunas antes del Embarazo

Última actualización 19 de Agosto 2013
Vacunas antes del Embarazo

Probablemente no recuerdes cuando fue la última vez que te vacunaron, pero si planeas embarazarte es tiempo de que obtengas esta información  Hay enfermedades infecciosas que se pueden prevenir, como la rubéola,  que puede ser grave para ti y para tu hijo si las padeces cuando estás embarazada.

Tu historial de salud e inmunizaciones

El médico  pediatra que te atendió de pequeña, o tu cartilla nacional de vacunación que tal vez la tengan tus padres, tiene toda la información  sobre las inmunizaciones que has recibido.

Esta información la deberá tener tu obstetra para saber cuáles vacunas se te tendrán o no que aplicar antes de que concibas a tu bebé, así como qué enfermedades  propias de la infancia has padecido, como la varicela que, en la mayoría de los casos, te garantiza inmunidad durante la etapa adulta.

Pero si, por ejemplo, de pequeña no has padecido rubéola, varicela, sarampión o paperas y te piensas embarazar, corres un  riesgo muy alto de sufrir severas complicaciones si contraes alguna de estas enfermedades durante el embarazo, tu médico probablemente te recomendará que te vacunes  y pospongas  la concepción  un mes  o más, después de haber sido inmunizada.

¿Cómo funcionan las vacunas?

Los organismos minúsculos que invaden el cuerpo causan infecciones que pueden hacer que te enfermes. Cuando adquieres una infección, tu cuerpo entra a combatir estos organismos y crea una defensa especial (anticuerpos) contra ellos. En muchos casos, una vez que tu cuerpo ha creado esta defensa, ya eres inmune a ese tipo de infección y no se va a repetir en el futuro.

Las vacunas usualmente contienen una pequeña cantidad del organismo que causa la infección. En general, la vacuna contiene la cantidad necesaria del organismo para ayudar a tu cuerpo a defenderse de la infección, pero no contiene lo suficiente como para que se enferme. De este modo, las vacunas permiten que formes inmunidad a una infección sin haber tenido la enfermedad primero.

Existen tres tipos principales de vacunas:

  • Aquellas que contienen un organismo activo, pero debilitado
  • Aquellas que contienen una organismo inactivado
  • Aquellas que contienen toxoides (proteínas químicamente modificadas que vienen de bacterias)

Generalmente, las vacunas con virus activos no son recomendadas para las mujeres embarazadas.

¿Cuándo se debe considerar la aplicación de una vacuna?

El mejor momento para hablar sobre las vacunas es durante la visita al médico antes del embarazo. Algunas infecciones pueden ser dañinas para tu bebé si llegaras a contagiarte durante el embarazo, pero, en algunos casos, la vacuna que evita la infección, también puede ser peligrosa.

¿Cuáles son las vacunas que se recomienda aplicar antes del embarazo?

Estas son algunas vacunas que se recomiendan antes del embarazo:

  • Gripe (influenza). Vacúnese contra la influenza una vez por año durante la temporada de la gripe (octubre a mayo). Protege a la madre y a su bebé contra la gripe de temporada y la H1N1, un tipo de gripe que se propagó por el mundo en el año 2009. Si te enfermas de influenza durante el embarazo, tienes más probabilidades que otros adultos de tener complicaciones graves como la neumonía.
  • HPV. Esta vacuna protege contra la infección que causa verrugas genitales. También puede causar cáncer del cuello uterino. Se recomienda que las mujeres hasta los 26 años de edad se apliquen la vacuna contra el HPV. Más de la mitad de los hombres y las mujeres activas sexualmente se infectan con el HPV en algún momento en sus vidas.
    • Si decides aplicártela antes del embarazo, ten en cuenta que requiere tres dosis y los expertos aconsejan que NO la recibas durante el embarazo.
  • MMR. Esta vacuna protege contra el sarampión. El sarampión es una enfermedad grave que causa urticaria, tos y fiebre. También puede producir diarrea, infección de oído, neumonía, daño en el cerebro o incluso la muerte. Si te contagias sarampión durante el embarazo, puedes correr el riesgo de aborto espontáneo. Se recomienda tener al día todas las vacunas de rutina para adultos antes de quedar embarazada.
    • Ten en cuenta que aun cuando en tu cartilla de vacunación esté registrado que te aplicaron esta vacuna, algunas veces la inmunidad puede disminuir por lo que es mejor que te apliquen el refuerzo.
  • TDP. Esta vacuna se recomienda para todos los que cuidan o cuidarán a un bebé pequeño, familiares y amistades cercanas. Previene la tosferina (también llamada tos convulsiva). La tosferina se contagia fácilmente y es muy peligrosa para el bebé. Si estás pensando en quedar embarazada, pregunta a tu obstetra si debes aplicarte esta vacuna o el refuerzo.
    • Si no te han aplicado un refuerzo de la vacuna del Tétanos en los últimos 10 años, es momento de que te apliquen el refuerzo. Y pregúntale a tu obstetra si es conveniente que te aplique de una vez la vacuna TDP que te inmunizará también, no sólo contra la Difteria y el Tétanos, sino también contra la Tosferina que podría ser muy peligrosa para tu recién nacido.
  • Hepatitis B Si tienes un riesgo alto de contraer esta enfermedad que ataca el hígado, entonces estaría bien que te la aplicaran antes del embarazo. La Hepatitis B puede transmitírsele al bebé durante el embarazo y puede ser causa de prematuridad.
    • La vacuna se aplica en tres dosis pero no es necesario esperar para concebir hasta que se aplique la tercera, puedes continuar aplicándotela durante el embarazo.
  • Varicela. La varicela es una infección que causa comezón en la piel, sarpullido y fiebre. Se contagia fácilmente y puede causar defectos congénitos si la contraes durante el embarazo. También es muy peligrosa para tu bebé. Si estás pensando en quedar embarazada y nunca te aplicaste la vacuna ni te enfermaste de varicela, coméntalo con tu médico.
    • Necesitarás dos dosis con una separación de 4 a 8 semanas entre la primera y la segunda. Se recomienda esperar un mes después de la segunda dosis para buscar el embarazo.

Aunque el esquema de las vacunas contra hepatitis A y B tenga alguna variación, generalmente la mujer queda bien inmunizada. El refuerzo de triple viral es único, así como el de la triple bacteriana DPT.

Se recomienda aplicarlas tres meses antes del embarazo. Si no te la aplican y durante el embarazo te haces alguna herida, te pueden aplicar la vacuna de tétanos y difteria con seguridad.

Si tienes 26 años o menos, es probable que tu médico te recomiende que recibas la vacuna contra el virus HPV (también llamada Gardasil). HPV se refiere al virus de papiloma humano. HPV es la infección de transmisión sexual muy común. Puede causar verrugas genitales, cáncer del cuello uterino y otros tipos de cáncer. Más de la mitad de los hombres y las mujeres activas sexualmente se infectan con el HPV en algún momento en sus vidas.

¿Se puede averiguar qué vacunas nos pusieron en la infancia?

Mediante un análisis de sangre se puede averiguar si la mujer está inmunizada contra diferentes enfermedades infecciosas.

La ausencia de defensas o anticuerpos, indica que la mujer no fue vacunada, la vacuna no fue efectiva o, si no existe vacuna, que no ha pasado la enfermedad.

Por lo tanto, todas las mujeres en edad reproductiva deberían planificar sus embarazos empezando por comprobar si tienen defensas contra las infecciones más frecuentes, por ejemplo, la rubéola, la varicela, la toxoplasmosis…

¿Y si no estoy vacunada?

Si te embarazas y no estás inmunizada, debes evitar el contacto con personas infectadas. Hay infecciones difíciles de distinguir, como una rubéola de una roséola, por lo cual, ante cualquier proximidad de alguien con un brote que carezca de un origen claro, debes distanciarte. El embarazo no es el momento para vacunarte.

Referencias