Año 2, No. 10 – Abril 2015

encabezado_ejercicio

Introducción

Es bien sabido que el ejercicio físico practicado con regularidad durante el embarazo es muy beneficioso para la madre y el bebé. El deporte en embarazadas reduce el nivel de estrés, permite descansar mejor, ayuda a fortalecer los músculos lumbares y abdominales para así evitar dolores de espalda y ciática y ayuda a mantener el tono y a recuperar la forma física con más celeridad después del parto.

La embarazada y el ejercicio físico

Sin embargo, según el último estudio de la Universidad de Granada, a pesar de los beneficios del ejercicio físico, el 68 por ciento de las mujeres en estado no realizan suficiente ejercicio durante el embarazo.

Los autores recopilaron datos sobre la actividad física realizada por 1.175 mujeres sanas antes y durante el embarazo. Las participantes en el estudio fueron entrevistadas cuando se encontraban en las semanas 20 a 22 de gestación. Según los resultados, que se publican en la revista Internacional Journal of Gynecology & Obstetrics, la mayor parte de las mujeres no practicaban, ni antes ni durante el embarazo, el ejercicio recomendado por los expertos: al menos 30 minutos durante 5 días a la semana. Además, el 20 por ciento de las embarazadas confesó no practicar ningún tipo de deporte.

Según el estudio, algunos factores como el nivel de estudios o la presencia de hábitos saludables, al igual que la adquisición de los mismos durante el embarazo, por ejemplo el dejar de fumar, “favorecen una modificación en sentido positivo del nivel de actividad física en el tiempo libre”.

 ejercicio_embarazo1

Beneficios del ejercicio físico durante el embarazo

Una nueva investigación desarrollada por las universidades de Granada, la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte (INEF) de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) y Europea de Madrid y publicado en la revista British Journal of Sports Medicine, mostró que practicar ejercicio moderado tres veces a la semana durante el segundo y el tercer trimestre de gestación disminuye a la mitad el riesgo de tener bebés con más de 4 kilos de peso, la conocida “macrosomía”. Y, como consecuencia directa, reduce igualmente las posibilidades de que finalmente el parto se produzca por cesárea.

Para llegar a esta conclusión los investigadores analizaron el comportamiento de 510 mujeres embarazadas que admitieron realizar menos de 20 minutos de ejercicio tres días a la semana.

A un grupo se le pidió que realizara un programa de entrenamiento  que consistía en 55 minutos de ejercicio aeróbico, estiramiento muscular y ejercicios de flexibilidad específicos para embarazadas, tres días a la semana, desde la semana 10-12 a la 38-39 del embarazo. El grupo control recibió los cuidados y recomendaciones prenatales habituales.

Los ejercicios fueron diseñados con el objetivo de que las mujeres mejoraran su resistencia aeróbica, consiguieran tonificar los músculos de las zonas que generalmente se ven afectadas durante el embarazo y fortalecieran el suelo pélvico.

Dentro de los parámetros estudiados, además del tipo de parto, se incluyeron todo el conjunto de los llamados “resultados del embarazo”: un amplio número de variables tanto maternas (ganancia de peso, tensión arterial, edad gestacional al momento del parto, posibilidad de incontinencia urinaria, etc.) como del bebé (peso de nacimiento, estado de salud, etc.).

Tras el programa de entrenamiento, los investigadores comprobaron que en el grupo supervisado de las embarazadas que realizaban el programa de ejercicio físico –en comparación con las del grupo control que se mantuvieron inactivas durante toda la gestación- no se reducía el riesgo de aparición de diabetes mellitus gestacional, pero sí de dos de las mayores complicaciones que van asociados a ella: la macrosomía (que se redujo en un 58%) y el parto por cesárea (que disminuyó en un 34%).

¿Qué es la macrosomía?

El término “macrosomía” se utiliza para calificar de manera imprecisa a aquellos bebés que son de gran tamaño, lo que por lo general se refiere a los niños que nacen con 4 kilos o más. De hecho, un bebé de 4 kilos y medio podría causar complicaciones durante el parto.

¿Cuáles son los riesgos que representa un bebé macrosómico?

 

  • Mayor riesgo de ser sometida a un parto por cesárea, con todas las complicaciones que pueden suscitarse durante este procedimiento.
  • Mayor riesgo de desgarro del perineo en el parto vaginal.
  • Mayor riesgo de ser sometida a una episiotomía (justamente para evitar el desgarro del perineo).
  • Mayor riesgo de distocia de hombros del bebé.

ejercicio_embarazo2

Conclusiones

 

A veces, las mujeres embarazadas se sienten cansadas, sobre todo en la recta final del embarazo, y les cuesta mantenerse activas, sin embargo, este estudio debería animar a todas las mujeres a no vivir su embarazo de forma sedentaria.

Ejercicio físico como caminar a diario, practicar natación, yoga o Pilates, han demostrado ser muy positivos para la salud de la mamá y su bebé.

Jonatan Ruiz, investigador del departamento de Educación Física y Deportiva de la Universidad de Granada y autor principal de este estudio, asegura que “los resultados de este trabajo refuerzan la necesidad de promover el ejercicio supervisado ​​durante el embarazo, para combatir los efectos negativos de la diabetes mellitus gestacional”…la macrosomía y la cesárea.

Recuerda siempre, que la actividad física -y el tipo que hagas- durante el embarazo debe estar aprobada por tu ginecólogo.

Referencias

Género: