HIPOTIROIDISMO Y EMBARAZO

Última actualización 10 de junio 2015

Introducción

Las enfermedades de la glándula Tiroides son particularmente comunes en las mujeres en edad reproductiva. Como resultado, no es una sorpresa el que dichos padecimientos puedan complicar el curso de un embarazo. La frecuencia varía en las diferentes poblaciones geográficas y entre los diferentes países.

Mientras que el embarazo en sí es un “estado natural” y NO un padecimiento, los desórdenes o enfermedades del Tiroides durante el embarazo pueden afectar tanto a la madre como al bebé.

¿Qué es una enfermedad tiroidea?

Una enfermedad tiroidea es un padecimiento que afecta a la glándula tiroidea. La función de las hormonas tiroideas es regular el metabolismo –o sea, la forma en la que el organismo utiliza la energía- y afectan a todo nuestro organismo.

Algunas veces, la glándula produce muchas o pocas hormonas tiroideas. Cuando se producen demasiadas hormonas tiroideas, se dice que existe un “hipertiroidismo” y puede hacer que se aceleren muchas de las funciones de nuestro organismo. Cuando existen muy pocas hormonas tiroideas, se dice que existe un “hipotiroidismo” y este puede hacer que se hagan más lentas las funciones de nuestro organismo.

Las hormonas tiroideas juegan un papel crítico durante el embarazo, tanto en el desarrollo del bebé como en el mantenimiento de la salud materna.

Las mujeres que tienen un problema de tiroides, pueden tener un embarazo saludable y proteger la salud de sus bebés al informarse y aprender acerca de los efectos de la tiroides en el embarazo, siguiendo meticulosamente el programa de pruebas analíticas de función tiroidea que le indique su médico y tomando la medicación en la dosis indicada cuando sea necesario.

¿Qué es el Tiroides?

El tiroides es una glándula endocrina, situada en el cuello, por debajo del cartílago cricoides, “la nuez de Adán”, con forma de mariposa, con dos lóbulos, uno a cada lado, unida por una zona central que se llama istmo (como lo que une a las penínsulas a los continentes. A veces, sobre el istmo, hay una prolongación superior que constituye el lóbulo piramidal.

Untitled-1

Su tamaño es importante y actualmente podemos medirlo por medio de una ecografía. Los lóbulos miden aproximadamente 55 mm de diámetro longitudinal y unos 15 mm de grosor. El tiroides suele ser tener una cierta relación con la talla. En personas altas, en mujeres de 1.70 a 1.80, puede tener 60 mm de diámetro longitudinal.

El tiroides generalmente no se palpa, salvo en personas que tengan el cuello muy delgado.

Es igualmente importante considerar las estructuras que rodean el Tiroides. En primer lugar hay que considerar que incluidas en el tiroides, en su cara posterior, están unas pequeñas glándulas que participan en el metabolismo del calcio y que son las paratiroides. Hay cuatro paratiroides, dos en cada lado y junto al tiroides pasa el nervio recurrente laringeo que enerva las cuerdas vocales.

¿Cómo se forma el tiroides?

El tiroides se origina en la base de la lengua y las células que van a formar el tiroides van descendiendo hasta que alcanzan su sitio definitivo en el cuello.

El tiroides se desarrolla muy pronto. Aproximadamente a los 30 días del desarrollo del embrión, el tiroides aparece como una estructura con dos lóbulos y a los 40 días se interrumpe la conexión que tenia con la base de la lengua, atrofiándose y desapareciendo este hilo de unión.

En la 8ª semana empieza a reconocerse la estructura tubular que caracteriza al tejido glandular y entre la 11 y la 12 semana el tiroides del embrión ya concentra yodo, aunque realmente no empieza a funcionar produciendo sus propias hormonas hasta la semana 21.

¿Qué es una Glándula?

Las glándulas son agrupaciones celulares que segregan compuestos hormonales que pueden:

  • Verterse al exterior (glándulas exocrinas): la mama produce la leche y es una glándula exocrina y las glándulas salivares, las glándulas lacrimales y las glándulas sudoríparas lo son también.
  • Verterse directamente a la propia sangre (glándulas endocrinas). Las glándulas suprarrenales, el páncreas en parte, la hipófisis, el tiroides, son glándulas endocrinas, cuya secreción, las hormonas, pasan directamente a la sangre.

Las hormonas circulan en la sangre por todo el organismo y llevan mensajes a otras partes del cuerpo produciendo efectos aún lejos de la glándula que produce la hormona. La Endocrinología estudia exclusivamente el funcionamiento de las glándulas endocrinas.

El tiroides produce hormonas que tienen una característica única en el organismo y es que en su composición entra el yodo. Y esto es un hecho muy importante, porque si el organismo no dispone de yodo, el tiroides NO puede producir hormonas. Podemos vivir con un número limitado de elementos, podemos vivir sin níquel, sin cadmio y sin muchísimas otras cosas, pero no podemos vivir sin yodo.

¿Cuáles son las Hormonas Tiroideas?

Hay dos tipos de hormonas tiroideas presentes en la sangre: la Tiroxina o T4 y la Triyodotironina o T3. Recordemos, son los únicos componentes de la fisiología de los vertebrados que contienen yodo.

Si no hay yodo suficiente en la dieta no hay posibilidad de fabricar hormonas tiroideas en cuantía suficiente y esto puede ocasionar problemas que van desde una pequeña hiperplasia o Bocio no muy importantes, a una situación de severo retardo del crecimiento y déficit mental conocido como Cretinismo Endémico.

El yodo que ingresa en el organismo es atrapado por el tiroides. Pero no todo el yodo se fija en el tiroides, parte de él se elimina por la orina, parte se elimina por la saliva, parte se elimina por la mucosa gástrica y una parte pequeña se elimina por la leche materna durante la lactancia, el suficiente para que el niño que se alimenta al pecho también disponga de su ración de yodo. La cantidad de yodo necesaria para el organismo es de 80 a 200 microgramos diarios y es la que normalmente se ingiere en la dieta.

¿Cómo se regula la producción, secreción y paso de las hormonas tiroideas a la sangre?

El sistema que regula el metabolismo celular puede explicarse de la siguiente manera:

  • En el cerebro existen unas células especiales que “monitorean” el nivel de hormona tiroidea en la sangre.
  • Cuando este nivel desciende, estas células le envían señales a otra glándula: la Hipófisis (o Pituitaria). Es probablemente la glándula más importante del organismo, ya que regula la función de bastantes glándulas endocrinas. Está alojada en una pequeña cavidad que el hueso del cráneo fabrica para ella llamado «silla turca».

hipotiroidismo

  • Estas señales estimulan a la Hipófisis para que suelte a la sangre una sustancia llamada “hormona estimulante del tiroides” o TSH por sus siglas en inglés.
  • La función de la TSH es “avisarle” a la glándula Tiroides que el organismo necesita de más hormona tiroidea en la sangre.
  • Cuando la hormona tiroidea se eleva nuevamente a los niveles normales, las células del cerebro lo detectan y mandan señales a la Hipófisis para que detenga la producción de TSH y el tiroides disminuya su actividad.

¿Cuál es la acción de las hormonas tiroideas?

Las hormonas tiroideas cumplen múltiples funciones. Considerando sólo las más importantes podemos citar las siguientes acciones.

  • Son necesarias para un correcto crecimiento y desarrollo.
  • Tienen acción calorígena y termorreguladora.
  • Aumentan el consumo de oxigeno.
  • Estimulan la síntesis y degradación de las proteínas.
  • Regulan las mucoproteínas y el agua extracelular (el líquido que rodea a las células en todos los tejidos).
  • Actúan en la síntesis y degradación de las grasas.
  • Intervienen en la síntesis el glucógeno y en la utilización de la glucosa (azúcar).
  • Son necesarias para la formación de la vitamina A, a partir de los carotenos.
  • Estimulan el crecimiento y la diferenciación.
  • Imprescindibles para el desarrollo del sistema nervioso, central y periférico.
  • Intervienen en los procesos de la contracción muscular y motilidad intestinal.
  • Participan en el desarrollo y erupción dental.

En resumen: Las hormonas tiroideas intervienen prácticamente en la totalidad de las funciones orgánicas activándolas y manteniendo el ritmo vital (metabolismo).

El metabolismo es un término usado para describir el proceso del cuerpo que produce energía y las sustancias químicas necesarias para que las células crezcan se dividan y desarrollen actividades vitales.

¿Qué es el hipotiroidismo?

El Hipotiroidismo es una alteración de la glándula tiroides que ocasiona una disminución de la producción de Hormonas Tiroideas.

Se dice que una persona tiene hipotiroidismo cuando su glándula tiroides no es capaz de producir suficiente hormona tiroidea para mantener el cuerpo funcionando de manera normal.

Las personas hipotiroideas tienen muy poca hormona tiroidea en la sangre. y la falta de esa sustancia ocasiona desde pequeñas molestias, hasta graves alteraciones. Eso significa que el tiroides y las hormonas tiroideas son muy importantes en el organismo.

El hipotiroidismo es una condición bastante común y puede ser tratado con éxito. Sin embargo, como los síntomas generalmente son sutiles, las personas lo pueden confundir con estrés, depresión, o simple envejecimiento. Una persona puede estar sin diagnóstico por varios años. Afecta tanto a hombres como a mujeres pero es más común en mujeres.

Aproximadamente 1 de cada 100 mujeres en edad fértil tiene hipotiroidismo y el riesgo de desarrollarlo aumenta con la edad.

 ¿Cuál es la causa del hipotiroidismo?

 Existen muchas razones diferentes por las cuales las células de la glándula tiroides no pueden producir suficiente hormona tiroidea. Estas son las principales causas, desde la más común a la menos frecuente.

  • Enfermedad autoinmune. En algunas personas, el sistema inmune que protege el cuerpo contra infecciones extrañas, puede confundir a las células tiroideas y sus enzimas con agentes invasores y atacarlas. En consecuencia no quedan suficientes células tiroideas y enzimas para producir cantidad adecuada de hormona tiroidea. Esto es más común en mujeres que en hombres. La tiroiditis autoinmune puede comenzar repentinamente o se puede desarrollar lentamente en el curso de varios años. Las formas más comunes son la tiroiditis de Hashimoto y la tiroiditis atrófica.
  • Extracción por medio de la cirugía de una parte o la totalidad de la glándula tiroides. Algunas personas con nódulos tiroideos, cáncer de tiroides o enfermedad de Graves necesitan cirugía para eliminar una parte o la totalidad de la glándula tiroides. Si se quita toda la glándula, la persona sin duda desarrollará hipotiroidismo. Si se deja intacta una parte de la tiroides, ésta puede producir suficiente hormona tiroidea para mantener los niveles sanguíneos dentro del rango normal.
  • Tratamiento radiactivo. Algunas personas con enfermedad de Graves, bocio nodular o cáncer de tiroides son tratados con yodo radiactivo (I-131) con el fin de destruir la glándula tiroides.
  • Hipotiroidismo congénito (hipotiroidismo con el que el niño nace). Algunos bebés nacen sin la glándula tiroides o con una glándula que esta sólo parcialmente formada. Otros pocos tienen una parte o toda la glándula tiroides en el lugar incorrecto (tiroides ectópica). En algunos bebés, las células tiroideas o sus enzimas no funcionan en forma normal.
  • Tiroiditis. La tiroiditis es una inflamación de la glándula tiroides, generalmente causada por un ataque autoinmune o por una infección viral.
  • Medicamentos. Algunos medicamentos pueden impedir que la glándula tiroides produzca hormona tiroidea en forma normal.
  • Demasiado o muy poco yodo. La glándula tiroides debe disponer de yodo para producir hormona tiroidea. El yodo entra al cuerpo con los alimentos y viaja a través de la sangre hasta la tiroides. Para mantener balanceada la producción de hormona tiroidea se necesita una cantidad de yodo adecuada. Ingerir demasiado yodo puede causar o agravar el hipotiroidismo.
  • Daño a la glándula pituitaria o hipófisis. La hipófisis, la “glándula maestra” le dice a la tiroides cuánta hormona tiroidea debe producir. Cuando la pituitaria ha sido dañada por un tumor, radiación o cirugía, ya no podrá darle instrucciones a la tiroides, y en consecuencia, la glándula tiroides dejará de producir suficiente hormona: hipotiroidismo secundario.

 Un tiroides que se encuentra en condiciones deficitarias y que durante   embarazo va a ser sometido a una mayor demanda de hormonas, va a acelerar su deterioro. Quizá lo que ahora se denomina Tiroiditis Inmunitaria Postpartum sea la consecuencia de un tiroides, que no estaba previamente bien, que se ha visto muy forzado durante el embarazo y acaba fallando de una forma ya evidente en los meses que siguen al parto.

¿En qué momento se puede presentar el hipotiroidismo?

El hipotiroidismo es más común en mujeres y personas mayores de 50 años, sin embargo, puede presentarse en cualquier etapa de la vida. El hipotiroidismo puede presentarse antes, durante o después del embarazo y puede también afectar la capacidad de una mujer para embarazarse.

Desafortunadamente muchos de los síntomas del hipotiroidismo están ocultos por los síntomas de embarazo tales como fatiga, aumento de peso y menstruación anormal y, como consecuencia, la enfermedad ni se diagnostica ni se trata. Además, el riesgo de desarrollar hipotiroidismo aumenta con la edad, lo que es significativo porque más y más mujeres retrasan sus embarazos hasta que son mayores.

¿Cuáles son los síntomas de hipotiroidismo?

Cuando los niveles de hormona tiroidea están bajos, las células del cuerpo no pueden recibir suficiente hormona tiroidea y los procesos corporales comienzan a funcionar con lentidud. A medida que el cuerpo se comienza a funcionar con lentitud, podrás notar que sientes más frío y te fatigas más fácilmente, que tu piel se reseca, que tienes tendencia a olvidarte de las cosas y a encontrarte deprimido y también comienzas a notar estreñimiento.

A continuación se enumeran los síntomas más comunes de hipotiroidismo. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente:

  • Expresiones faciales de aburrimiento.
  • Voz ronca o áspera.
  • Lentitud al hablar.
  • Párpados caídos.
  • Cara hinchada y abultada.
  • Aumento de peso.
  • Estreñimiento.
  • Pelo seco, grueso y disperso.
  • Piel seca, gruesa y áspera.
  • Síndrome del túnel carpiano (dolor o adormecimiento de la mano).
  • Pulso lento.
  • Calambres musculares.
  • Plantas de los pies y palmas de las manos de color anaranjado.
  • Lados de las cejas adelgazados o faltantes.
  • Confusión.
  • Aumento del flujo menstrual en mujeres.

Los síntomas de hipotiroidismo pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos. Consulta a tu médico para confirmar el diagnóstico.

¿Cómo se diagnostica el hipotiroidismo?

El Diagnostico del Hipotiroidismo en sus fases iniciales e incluso avanzadas se basa en una Historia Clínica detenida, en una Exploración física meticulosa (un examen físico detallado puede evidenciar hallazgos que no son muy aparentes) y en estudios de laboratorio.

Sería ideal que las mujeres, antes del embarazo, controlaran si padecen de algún trastorno de tiroides, de esta manera se podrìan prevenir las repercusiones graves de los efectos del hipotiroidismo materno en el feto.

Está justificado, por tanto, que el ginecòlogo pida, como parte de la rutina del inicio del embarazo, un estudio de laboratorio (screening) para investigar la posible existencia de una Tiroiditis Inmunitaria y de un hipotiroidismo.

Estudio de laboratorio: Hay dos pruebas de sangre que se utilizan en el diagnóstico de hipotiroidismo.

  • Prueba de la TSH (hormona estimulante de la tiroides). Esta es la prueba más importante y sensible para el hipotiroidismo. Una TSH anormalmente alta significa hipotiroidismo: Se le pide a la tiroides producir más T4 porque no hay suficiente T4 en la sangre.
  • Prueba de T4. La mayoría de la T4 en la sangre se encuentra unida a una proteína llamada globulina ligadora de tiroxina. La T4 libre y el índice de T4 libre son pruebas simples que miden la cantidad de T4 sin ligar que se encuentra en la sangre, disponible para entrar en las células.

Cuando se realiza este estudio, el médico se puede encontrar con diferentes resultados que marcarán el tratamiento que deba aplicarse. El hipotiroidismo a menudo se sospecha cuando los niveles de TSH son más altos que lo normal y los niveles de T4 más bajos. Siempre consulta a tu médico para el diagnóstico.

Generalmente, cuando hay problemas, será necesario consultar a un especialista (endocrinólogo) quien, trabajando conjuntamente con el ginecólogo, te controlarán durante el embarazo.

¿Cuál es la interacción entre la función tiroidea de la madre y el niño?

Durante las primeras 10 a 12 semanas del embarazo, el bebé depende completamente de la madre para la producción de hormona tiroidea. Al final del primer trimestre, el tiroides del bebé comienza a producir hormona tiroidea por sí sola.

El bebé, sin embargo, sigue dependiendo –durante todo el embarazo- de que la madre ingiera suficiente cantidad de yodo, el cual es esencial para la producción de hormonas tiroideas. La Organización Mundial de la Salud recomienda un consumo de yodo de 200 microgramos al día durante el embarazo para mantener una producción adecuada de hormonas tiroideas.

La función tiroidea en embarazadas con falta de yodo.

En condiciones normales, el moderado sobreesfuerzo que se pide al tiroides no supone ningún problema, pero si hay una deficiencia en yodo la situación es diferente. El tiroides de la madre es insuficiente para fabricar la cantidad de hormona necesaria, porque no tiene yodo suficiente y sin material, no se puede hacer una casa.

La TSH de la madre se eleva y el tiroides de la madre crece. Al niño le pasa lo mismo y también puede nacer con un pequeño bocio, aparte de los problemas de desarrollo y neurológicos que haya podido tener.

¿Cómo puede afectar el embarazo el hipotiroidismo?

 De varias maneras:

Antes del embarazo:

  • Puede ser la causa de infertilidad porque previene la producción de óvulos: anovulación y, por lo tanto, no puede haber fecundación.
  • Produce irregularidades en el ciclo menstrual.
  • Aumento de la prolactina, una hormona que normalmente estimula la producción de leche luego del parto. El exceso de prolactina en ausencia de embarazo puede impedir la ovulación.

Durante el embarazo:

  • Existen riesgos de aborto espontáneo durante el primer trimestre o parto prematuro.
  • Igualmente la madre puede tener complicaciones como preeclampsia (hipertensión en el embarazo).
  • Puede impedir que el huevo fecundado prospere y aparece una menstruación temprana, que en realidad podría ser un aborto.

 ¿Cómo afecta al bebé el hipotiroidismo materno?

 Durante los primeros meses de embarazo, el feto depende de las hormonas de la tiroides de la madre. Las hormonas de la tiroides son esenciales para el desarrollo normal del cerebro.

La carencia de las hormonas de la tiroides maternas debida al hipotiroidismo puede tener efectos devastadores en el bebé, tanto en el desarrollo del cerebro como en el desarrollo físico.

Los estudios han demostrado que el hipotiroidismo NO controlado en la mujer embarazada, puede tener efectos a largo alcance en los bebés de estas mujeres aun cuando el hipotiroidismo sea leve y la mujer no haya tenido síntomas. Se puede decir que mientras más importante sea el hipotiroidismo, mayores serán los problemas de desarrollo que tenga el bebé.

Sin embargo, investigaciones recientes han demostrado que, con el tratamiento adecuado, los embarazos con hipotiroidismo pueden ser totalmente saludables y sin complicaciones futuras en el bebé.

 ¿Cuál es el tratamiento para una mujer con hipotiroidismo durante el embarazo?

El hipotiroidismo no se puede curar, pero en casi todas las personas afectadas, se puede controlar por completo.

El tratamiento del hipotiroidismo en una mujer embarazada es el mismo que para un hombre o una mujer no embarazada, es decir, reemplazo adecuado de hormona tiroidea en la forma de levotiroxina sintética.

Las píldoras de tiroxina sintética contienen hormona exactamente igual a la T4 que produce normalmente tu glándula tiroides. El tratamiento es ambulatorio, no es necesario que seas hospitalizada.

Es importante hacer notar que los requerimientos de levotiroxina con frecuencia aumentan durante el embarazo, a veces en un 25% a un 50%.

Ocasionalmente, la dosis de levotiroxina puede duplicarse. Idealmente, la dosis de levotiroxina debe optimizarse en las mujeres hipotiroideas antes de quedar embarazadas. Efectos secundarios y complicaciones.

Las mujeres con hipotiroidismo deben medirse la función tiroidea tan pronto como se detecte el embarazo y la dosis debe ser ajustada por su médico según sea necesario para mantener el nivel en sangre de la TSH en el rango normal. El único peligro de la tiroxina proviene de tomar demasiada o muy poca. Si tomas muy poca, el hipotiroidismo persistirá. Si tomas demasiada, desarrollarás síntomas de hipertiroidismo. Es por esto que es importante la consulta con el especialista para llevar un control exacto.

Las pruebas de función tiroidea deben ser repetidas aproximadamente cada 6 a 8 semanas durante el embarazo para asegurarse que la mujer tenga función tiroidea normal durante todo el embarazo. Si es necesario un cambio en la dosis de levotiroxina, las pruebas de función tiroidea deben repetirse 4 semanas más tarde. Tan pronto como el niño nace, la mujer puede volver a la dosis de levotiroxina que usualmente tomaba antes del embarazo.

Es importante también reconocer que las vitaminas prenatales contienen hierro, que puede impedir la absorción de la hormona tiroidea desde el tracto gastrointestinal. En consecuencia, la levotiroxina y las vitaminas prenatales no deben tomarse al mismo tiempo y deben estar separadas por los menos por 2-3 horas.

El tratamiento es seguro y esencial para ambos: la madre y el feto. Cuando el feto nace, la investigación de rutina para los recién nacidos (tamiz neonatal) incluye los exámenes para determinar el nivel de hormonas de la tiroides.

Si la mujer tiene hipotiroidismo previo al embarazo, pero sigue su tratamiento adecuadamente y el médico hace los controles periódicos durante toda la gestación, desaparece cualquier tipo de peligro y su embarazo será tan hermoso como el de cualquier mujer.

Importancia del yodo en el embarazo

Control del aporte de yodo durante el embarazo

Se ha considerado durante años que el tiroides del bebé es autónomo y basta para mantener sus necesidades. Pero cuando existe una carencia severa en yodo, ni el tiroides de la madre ni el del feto disponen del material imprescindible para fabricar las hormonas tiroideas. Por otra parte, los investigadores han estudiado que el feto, al principio del embarazo, necesita de una cantidad suficiente de hormonas tiroideas de la madre para mantener un desarrollo fetal normal hasta que empieza a desarrollar su propio sistema de producción.

La prevención de las alteraciones tiroideas empiezan desde el embarazo y el problema más importante que tiene el desarrollo del embrión y del feto en relación con el tiroides es la Carencia de Yodo. Si la madre tiene cubiertas sus necesidades de yodo, es muy probable que todo vaya bien, pero si la madre tiene un déficit severo en yodo, las cosas pueden ir regular y hasta francamente mal.

Carencia de yodo en el feto: La carencia de yodo en el feto es la consecuencia de la carencia de yodo de la madre. Si durante el embarazo hay una severa deficiencia de yodo en la alimentación de la madre, con toda seguridad que estará alterada la síntesis de las hormonas tiroideas de la madre y del feto.

Como lo mencionamos anteriormente, las hormonas tiroideas juegan un papel esencial en la maduración del cerebro del bebé. La falta de estas hormonas (en este caso, por carencia del yodo) durante la etapa fetal ocasiona un daño cerebral irreversible y un retardo mental permanente.

Control del nivel de yodo en la madre. Sólo hay una forma de saber si la madre está manteniendo una dieta rica en yodo, valorar la eliminación de yodo en la orina. Es una técnica un poco compleja y sólo se hace en los hospitales y no de forma rutinaria. Si tienes una dieta variada, consumes pescado de mar con cierta frecuencia y sal yodada, no vas a tener problema con el yodo. Si no estás muy segura, lo mejor es mantener un complemento durante el embarazo, ya desde el primer trimestre.

Aporte de yodo en la embarazada. Hasta ahora se ha hablado de la sal yodada como una norma de actuación permanente, pero en el embarazo debemos de tener la certeza de que el feto no va a tener problemas de suministro de yodo. Lo más fácil para esto y para que puedas estar absolutamente tranquila es preguntar a tu ginecólogo acerca de este importante tema.

Prevención

Son varias las asociaciones médicas que han hecho recomendaciones para la prevención y detección de las enfermedades tiroideas:

  • Todas las mujeres que están planeando un embarazo, deben realizarse los estudios de laboratorio especializados en la detección de los padecimientos de tiroides.
  • Todas las mujeres embarazadas con bocio (tiroides agrandada), altos niveles de sangre de anticuerpos antitiroideos, una historia familiar de enfermedades tiroideas o síntomas de hipotiroidismo, deben de hacerse las pruebas de laboratorio.
  • En las mujeres que están en la línea fronteriza o con un hipotiroidismo sub-clínico, puede ser beneficioso que se le prescriba una terapia con dosis bajas de hormona tiroidea.
  • Existe evidencia de que los anticuerpos que contribuyen al hipotiroidismo pueden jugar un cierto papel en el embarazo. Los datos científicos sugieren que la suplementación de selenio pueden ser beneficiosos para las mujeres que tienen altos niveles en sangre de anticuerpos antes de la concepción. Esto tiene que ser cuidadosamente revisado con tu endocrinólogo.
  • Las mujeres que ya están bajo un régimen de reemplazo de hormona tiroidea antes del embarazo, tienen que hacerse también las pruebas de laboratorio para asegurarse de que está en los niveles apropiados. Durante el embarazo, es probable que las dosis tengan que elevarse casi en un 50% y esto sería casi desde el primer trimestre.
  • La dosificación de la levotiroxina sintética es dinámica durante el embarazo y debe ser monitoreada muy cercanamente por medio de las pruebas de laboratorio.

Preguntas frecuentes

Tengo hipotiroidismo, ¿Hay algo especial que yo necesite hacer ahora que estoy embarazada?

  • Ve a tu médico tan pronto como sepas que estás embarazada. Pregunta cómo planea tratar tu hipotiroidismo durante el embarazo
  • ¡Trata de no preocuparte! Con cuidado apropiado y tratamiento, tienes todas las posibilidades de tener un embarazo y un bebé sanos.
  • Toma tu medicamento de la tiroides cada día según lo indicado. Ten cuidado de no fallar ni una dosis.
  • Dependiendo del resultado de los análisis de laboratorio que tu médico te solicite, tal vez necesites cambiar la dosis de tu medicamento para el Tiroides, durante y después de su embarazo.

¿Los niveles bajos de la hormona tiroidea pueden aumentar el riesgo para el bebé de tener un bajo índice de inteligencia?

Los bebés nacidos a las madres con hipotiroidismo no tratadas durante el embarazo tienen cuatro veces más posibilidades de tener el índice de inteligencia bajo u otras dificultades en el aprendizaje.

Me preocupa tomar cualquier medicina durante el embarazo. ¿Es realmente seguro tomar mi medicación de la hormona de tiroides?

Es no sólo seguro, sino muy importante tomar tu medicación del reemplazo de la tiroides durante embarazo. Estas medicaciones (Synthroid, Levoxyl, Levothroid, Armour, o Thyrolar) substituyen a las hormonas normales que necesitas para un embarazo sano.

 ¿Puedo tomar esta medicación de la tiroides con mi vitamina prenatal, o con el alimento?

Las vitaminas prenatales, los suplementos del hierro, los antiácidos, y ciertos alimentos interfieren con la absorción de la hormona tiroidea por el cuerpo.

  • Toma tu medicación de la tiroides con el estómago vacío por lo menos una hora antes o dos horas después de las comidas.
  • No tomes las vitaminas o los antiácidos prenatales en el plazo de dos horas de su medicación de la tiroides. Sea constante.

Si no puedes tomar la píldora de la tiroides sin el alimento, es mejor tomarla cada día con el alimento que faltar algunos días. Si no puedes continuar con la píldora de la Tiroides debido al malestar matinal asegúrate de comunicárselo a tu médico.

¿Puedo dar pecho a mi bebé mientras que tomo la medicación de la tiroides?

 Sí, la lactancia es la opción más sana para alimentar a tu bebé. Las madres continúan tomando la medicación de la tiroides y comprobando sus niveles de la tiroides de la sangre mientras dan de lactar. Con la dosis correcta, la medicación de la tiroides no dañará al bebé. Con una cantidad normal de hormona de tiroides, tu cuerpo producirá mayor cantidad de leche para tu bebé.

¿Mi bebé tendrá hipotiroidismo también?

 Tan pronto como nacen, a todos los bebés se les hacen pruebas para el hipotiroidismo (Tamiz Neonatal). El hipotiroidismo es muy raro en infantes y niños. Si la enfermedad de la tiroides se trasmite genéticamente, generalmente no aparece hasta después de ser adultos.

 Referencias

Género: