TRASTORNOS DEL ESPECTRO ALCOHÓLICO FETAL SÍNDROME DE ALCOHOLISMO FETAL / ALCOHOLISMO Y EMBARAZO

Última actualización 30 de septiembre 2019

¿QUÉ SON LOS TRASTORNOS DEL ESPECTRO ALCOHÓLICO FETAL?

Es un término amplio que abarca a todos aquellos problemas de salud que pueden presentarse en un individuo cuya madre consumió alcohol durante el embarazo.

Estos  problemas pueden incluir discapacidades físicas, mentales, de comportamiento y/o de aprendizaje que permanecen toda la vida.

Entre las patologías del espectro alcohólico fetal que se han diagnosticado relacionadas con la exposición al alcohol en el embarazo se incluyen:

  • Síndrome alcohólico fetal (SAF). Es el efecto más grave de beber durante el embarazo. Puede incluir la muerte fetal. Los bebés que nacen con síndrome alcohólico fetal tienen anomalías en la cara. También pueden tener problemas de crecimiento y del sistema nervioso central (SNC). Eso incluye discapacidades mentales y del aprendizaje.
  • Síndrome alcohólico fetal parcial (SAFp).  Se refiere a aquellos niños que tienen solo dos de los aspectos físicos del síndrome alcohólico fetal. Tienen un crecimiento más lento y problemas del SNC (Sistema Nervioso Central).
  • Trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol (ANDRA) Los niños con trastorno del neurodesarrollo relacionado con el alcohol (ARND, por sus siglas en inglés) pueden tener problemas de aprendizaje y de conducta. Por ejemplo, problemas con la matemáticas, la memoria o la atención, o con el juicio o el control de los impulsos. También pueden tener un desempeño insuficiente en la escuela.
  • Problemas neuroconductuales asociados con la exposición al alcohol durante el embarazo. Los trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF) comúnmente causan también otros trastornos, denominados trastornos secundarios o neuroconductuales”. Se dice que son secundarios porque el niño no nace con ellos pero pueden presentarse como consecuencia de tener un trastorno del espectro alcohólico fetal.

TRASTORNOS SECUNDARIOS

Estos trastornos secundarios pueden atenuarse o prevenirse con tratamientos adecuados para niños y adultos con TEAF y sus familias.

A continuación se mencionan algunos que, según se ha hallado, están asociados a los TEAF.

Problemas de salud mental

Varios estudios han mostrado un aumento del riesgo de presentar trastornos cognitivos (p. ej., problemas de memoria), enfermedades mentales o problemas sicológicos.

Los trastornos diagnosticados con mayor frecuencia son:

  • Problemas de atención, incluido el trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Problemas de conducta (agresión hacia otros, infracciones graves de las reglas, leyes y normas sociales).
  • Dependencia del alcohol o las drogas.
  • Depresión.

En algunos pacientes también se han notificado otros problemas siquiátricos, como trastornos de ansiedad y de la alimentación y por estrés postraumático.

Experiencia escolar perturbada

Los niños afectados tienen un mayor riesgo de ser suspendidos, expulsados o de abandonar la escuela.

Algunas de las razones que podrían llevar a que los saquen de la escuela pueden ser su dificultad para llevarse bien con otros niños, su mala relación con los maestros y el ausentismo escolar.

Muchos niños con TEAF permanecen en la escuela, pero tienen experiencias negativas debido a sus problemas de conducta.

Problemas con la ley

Los adolescentes y los adultos tienen un riesgo más elevado de tener interacciones con la policía, las autoridades o el sistema judicial.

La dificultad para controlar su enojo y frustración, junto con los problemas para comprender las razones de los demás, provocan que muchas personas con TEAF terminen involucradas en situaciones violentas o explosivas.

Las personas con TEAF pueden ser fácilmente persuadidas y manipuladas, lo que puede hacer que participen en acciones ilegales sin darse cuenta de ello.

Comportamiento sexual inadecuado

Las personas pueden presentar un mayor riesgo de mostrar comportamientos sexuales inadecuados, como insinuaciones y tocamientos indebidos.

Si la persona con un TEAF también es víctima de violencia, aumenta el riesgo de que tenga una conducta sexual inadecuada.

Problemas con el alcohol y las drogas

Los estudios indican que más de un tercio de las personas afectadas han tenido problemas con el alcohol o las drogas, y más de la mitad de ellas tuvieron que ser internadas para recibir tratamiento.

Son dependientes y tienen problemas para mantener un empleo cuando tienen más de 21 años de edad

Los adultos con trastornos del espectro alcohólico fetal por lo general tienen dificultad para mantener un empleo o vivir de forma independiente en su comunidad.

¿CUÁL ES LA CAUSA DE LOS TRASTORNOS DEL ESPECTRO ALCOHÓLICO FETAL?

Cuando una mujer embarazada ingiere alcohol, pasa a su sangre y de ahí llega libremente, a través de la placenta, a la sangre del bebé en desarrollo.

Como el bebé no tiene un hígado totalmente desarrollado, es incapaz de filtrar las toxinas del alcohol como lo hace un adulto.

Como resultado, el nivel de alcohol en la sangre del bebé puede ser incluso superior que el de la madre y puede permanecer elevado durante más tiempo provocando que el alcohol continúe circulando libremente en su sistema circulatorio causando destrucción de células cerebrales y daño en el sistema nervioso.

No hay ningún momento en el embarazo en el que se pueda beber sin correr riesgos. El alcohol puede causar problemas para el bebé en gestación en toda etapa del embarazo, incluso antes de que la mujer sepa que está embarazada.

Todos los tipos de alcohol son igualmente dañinos, incluso todos los vinos y las cervezas.

¿QUÉ CANTIDAD DE ALCOHOL ES “SEGURA”?

No existe una cantidad “segura” para tomarse durante el embarazo. Cualquier cantidad puede dañar al bebé en desarrollo e incrementar el riesgo de aborto.

¿QUÉ EFECTOS TIENE EL ALCOHOL EN EL BEBÉ EN DESARROLLO?

Beber alcohol durante el embarazo puede causar aborto espontáneo, muerte fetal y una variedad de discapacidades físicas, intelectuales y del comportamiento para toda la vida.

Esto es porque, aunque el alcohol puede afectar el desarrollo de las células y órganos del cuerpo del bebé en desarrollo, el cerebro y el sistema nervioso son particularmente vulnerables. El alcohol impide que reciba el oxígeno y los nutrientes que el cerebro del bebé necesita para desarrollarse normalmente.

Los efectos pueden ir de leves a severos variando desde una mínima reducción en la habilidad intelectual y problemas de atención, hasta problemas del corazón e incluso la muerte.

Los niños con TEAF pueden tener las siguientes características o conductas:

  • Características faciales anormales como, por ejemplo, surco menos marcado entre la nariz y el labio superior (este pliegue se llama filtro o surco subnasal).
  • Cabeza de tamaño pequeño.
  • Estatura más baja de la estatura promedio.
  • Bajo peso corporal.
  • Coordinación y equilibrio deficientes.
  • Conducta hiperactiva.
  • Dificultad para prestar atención.
  • Mala memoria.
  • Dificultades con los conceptos abstractos: matemáticas, tiempo, dinero.
  • Discapacidades del aprendizaje.
  • Retrasos en el habla y el lenguaje.
  • Discapacidad intelectual o coeficiente intelectual bajo.
  • Capacidad de razonamiento y juicio deficientes.
  • Problemas de succión y dificultades para dormir en los bebés.
  • Problemas de audición y de visión.
  • Problemas del corazón, los riñones o los huesos.
  • Déficit de atención.
  • Baja capacidad para resolver problemas.
  • No aprende de las consecuencias.
  • Sus habilidades sociales son confusas.
  • Cambios repentinos de humor.

Existen también varios posibles efectos físicos entre los que se incluyen:

  • Problemas del corazón.
  • Daño a los miembros superiores e inferiores.
  • Daño a los riñones.
  • Daño a la estructura del cerebro.

DIAGNÓSTICO

Es difícil diagnosticar los trastornos del espectro alcohólico fetal porque no existe una simple prueba que pueda cubrir la gama de todos sus síntomas.

Sin embargo, el diagnóstico temprano y  preciso es muy importante para que se apliquen las medidas apropiadas de apoyo educacional y mental.

El Síndrome Alcohólico Fetal es el más sencillo de diagnosticar, los otros son más complicados de distinguir sobre todo cuando no se conoce la exposición al alcohol de la madre.

Ciertas manifestaciones físicas, problemas de desarrollo, problemas del comportamiento o bajo rendimiento escolar, pueden indicarle a los padres o al pediatra de la posibilidad de un diagnóstico del trastorno del espectro alcohólico fetal.

Los niños con el trastorno del espectro alcohólico fetal pueden tener anomalías cerebrales que pueden conllevar a problemas en el desempeño de las actividades de la vida diaria a pesar de tener un coeficiente intelectual normal que lo indique una evaluación exhaustiva.

Todos los niños que forman parte del proceso de familias sustitutas, adopción, especialmente adopciones internacionales, deben siempre ser evaluados para determinar la posibilidad de tener un trastorno del espectro alcohólico fetal.

TRATAMIENTO

No existe un solo tratamiento que sea eficaz para todos los niños ya que los trastornos del espectro alcohólico fetal varían de un niño a otro y necesitan de una atención adecuada para proveer, coordinar y facilitar todos los servicios médicos, sociales, educativos y conductuales que sean necesarios.

Algunos de estos tratamientos incluyen:

  •  Estimulación temprana.
  • Intervenciones educativas.
  • Terapia para la conducta y aprendizaje.
  • Entrenamiento para los padres.
  • Entrenamiento de destrezas sociales.
  • Medicamentos.
  • Métodos alternativos: capacitación auditiva, homeopatía, yoga y ejercicio, equinoterapia, etc.

Los planes de tratamiento deben ser flexibles y adaptarse a las necesidades del niño y de su familia, además deben incluir una supervisión estrecha lo mismo que seguimiento.

Rehabilitación

A aquellos niños que padezcan defectos físicos aparentes, así como a las madres alcohólicas, se les recomienda apoyo psicológico y emocional por parte de la familia.

Su integración a la sociedad es fundamental.

PREVENCION

Los expertos saben que el síndrome alcohólico fetal es completamente evitable si las mujeres no beben nada de alcohol durante el embarazo.

Estas pautas pueden ayudar a prevenir el síndrome alcohólico fetal:

  • No bebas alcohol si estás intentando quedar embarazada. Si aún no has dejado de beber, abandona el alcohol apenas sepas que estás embarazada o si crees que puedes estarlo. Nunca es demasiado tarde para abandonar la bebida durante el embarazo, pero cuanto antes abandones, mejor será para tu bebé.
  • Continúa evitando el alcohol a lo largo de todo tu embarazo. El síndrome alcohólico fetal es completamente evitable si las mujeres no beben alcohol durante el embarazo.
  • Considera abandonar el alcohol durante tu edad fértil si eres sexualmente activa y tienes sexo sin protección. La mayoría de los embarazos no son planificados y se pueden producir daños durante las primeras semanas de embarazo.
  • Si tienes un problema con el alcohol, busca ayuda antes de quedar embarazada. Recibe ayuda profesional para determinar tu nivel de dependencia del alcohol y para desarrollar un plan de tratamiento.

Lactancia

El alcohol que se ingiere cuando las madres dan pecho a su bebé, pasa a través de la leche materna, y cabe indicar que tiene un efecto ligero, pero degenerativo en el desarrollo motor (no en el mental) del recién nacido.

El alcohol debe evitarse durante  el periodo de lactancia. 

PRONÓSTICO

Los trastornos del espectro alcohólico fetal son de por vida. No hay cura para estos, pero es muy importante identificar a los niños que lo sufren para que puedan alcanzar su máximo potencial.

La investigación revela que su temprana identificación y participación en tratamiento mejora significativamente el desarrollo y la vida en general de los niños afectados.

Cuando existen malformaciones o complicaciones, depende de la rapidez con que se trate el problema y de la resistencia que presente cada niño.

PROBABILIDAD DE QUE SE REPITA

Depende del consumo de alcohol en la madre, así como de la cantidad del mismo durante cada uno de sus embarazos.

PREGUNTAS FRECUENTES

¿El hecho de que haya tomado alcohol durante el embarazo significa que mi bebé tendrá TEAF?

Si bebiste cualquier cantidad de alcohol mientras estabas embarazada, habla con el médico de tu hijo lo antes posible y comparte tus inquietudes.

Es posible que no sepas enseguida si tu hijo fue afectado. Los TEAF incluyen una variedad de discapacidades físicas y mentales que no siempre son fáciles de identificar cuando el bebé nace. Puede que estos efectos no se identifiquen hasta que el niño esté en la escuela.

No hay cura para los TEAF. No obstante, identificar a los niños con estos trastornos e intervenir lo antes posible puede ayudarlos a lograr todo su potencial.

¿Hay alguna bebida alcohólica que pueda beber sin peligro durante el embarazo?

No. El beber cualquier tipo de alcohol cuando esté embarazada puede lastimar a su bebé. Las bebidas alcohólicas son la cerveza, vino, refrescos a base de vino, licores o bebidas mezcladas. Un vaso de vino, una lata de cerveza, y una bebida mezclada tienen más o menos la misma cantidad de alcohol.

¿Cuánto alcohol es demasiado?

Aunque la mayoría de las mujeres son conscientes de que beber mucho alcohol durante el embarazo puede provocar defectos de nacimiento, muchas no se dan cuenta de que beber moderadamente (o incluso poco) también puede dañar al feto.

¿Qué ocurre si se toma una copa de vez en cuando?

Insistimos, no se sabe en qué cantidad el alcohol resulta perjudicial, así que se aconseja no beber nada. A pesar de que el SAF completamente desarrollado es el resultado del consumo crónico de alcohol durante el embarazo, el Efecto Alcohólico Fetal (EAF) y la Alteración en el Desarrollo Neurológico relacionado con alcohol ( ANDRA),  pueden ocurrir con sólo una bebida ocasional o con una sola ingesta excesiva y aguda.

¿Por qué si yo bebí durante mi último embarazo mi bebé nació bien?

Cada embarazo es diferente. El beber alcohol puede lastimar a un bebé más que a otro. Tú misma podrías tener un niño que nace saludable y otro que nace con problemas.

¿Pueden desaparecer estos problemas?

No. Estos problemas estarán presentes durante toda la vida del niño. Las personas con problemas muy severos quizás no puedan cuidarse solas o trabajar cuando sean adultas.

¿Qué sucede si he tomado alcohol antes de enterarme que estaba embarazada?

Si planeas embarazarte, deja de beber cualquier bebida que contenga alcohol.

En caso de ser un embarazo inesperado, deja de beber alcohol desde el momento que te enteras que estás embarazada y optimiza  todos tus hábitos y costumbres.

¿El consumo de alcohol por parte del padre puede afectar al bebé?

En la actualidad se está estudiando la manera en que el alcohol afecta al esperma masculino. Los efectos que se determinen no serán clasificados como trastornos del espectro alcohólico fetal (TEAF).

Los TEAF son causados específicamente por el consumo de alcohol de la madre durante el embarazo.

REFERENCIAS

Género: