SÍNDROME DE LA RUBÉOLA CONGÉNITA / RUBÉOLA Y EMBARAZO

Última actualización 2 de agosto 2013

DEFINICIÓN DEL PROBLEMA

El síndrome de la rubéola congénita se refiere al conjunto de problemas presentes al nacimiento (congénitos) que ocurren cuando una mujer embarazada tiene una infección por el virus de la rubéola en los primeros tres meses del embarazo (un momento crítico del desarrollo del feto).

Después del cuarto mes, es menos probable que la infección de rubéola en la madre ocasione daños al feto en desarrollo.

El número de bebés nacidos con rubéola congénita ha disminuido mucho desde la introducción de la vacuna contra la rubéola.Las mujeres embarazadas que no estén vacunadas contra la rubéola y que no hayan padecido esta enfermedad están en riesgo de infectarse y de infectar al feto.

CAUSA

El virus de la rubéola entra en la mujer embarazada por contacto directo con las descargas de la nariz o garganta de las personas portadoras del virus.

El virus circula en la sangre de la mujer embarazada y se pone en contacto con la placenta: esto quiere decir que el bebé se contagia.

El bebé en desarrollo es especialmente vulnerable a la enfermedad porque su sistema inmunológico es muy débil como para luchar contra la infección.

Debido a esto, el rubivirus permanece en su cuerpo y puede ocasionar lo que se llama “Síndrome de la Rubéola Congénita”  (SRC) el cual puede dañar los órganos en desarrollo del feto, especialmente durante el primer trimestre.

SÍNTOMAS

La infección de la rubéola puede tener severas consecuencias en el desarrollo de los órganos de un feto. El tipo de complicaciones puede variar tanto en naturaleza como en el grado de severidad dependiendo de la edad gestacional en la que ocurrió el contagio.

Las 3 características del síndrome de rubéola congénita son:

Sordera:La sordera es del tipo llamado neurosensorial y es el problema más común del síndrome de rubéola congénita (58% de los casos) pudiendo ocurrir sin ningún otro problema. Puede ser de los dos oídos o de un solo oído y muchas veces no se percibe hasta en el segundo año de vida.

Problemas en los ojos:Los problemas en los ojos son cataratas, glaucoma infantil y retinopatía.

Ambos ojos se ven afectados en el 80% de los casos y los hallazgos más frecuentes son la catarata y la retinopatía de la rubéola. La retinopatía de la rubéola consiste en la presencia de manchas como “sal y pimienta” en la macula del ojo.

Enfermedad del corazón:Los niños nacen con defectos en el corazón pueden presentar persistencia del conducto arterioso, estenosis de la arteria pulmonar (presente en el 50% de los niños infectados en los 2 primeros meses de gestación) y comunicación interventricular.

     Persistencia del conducto arterioso

Los defectos del corazón y la sordera se producen en todos los bebés infectados durante las primeras 10 semanas de embarazo y la sordera aislada se observa en un tercio de los bebés que se infectaron entre 13 a 16 semanas de embarazo (raramente se ha presentado cuando el contagio ocurre hasta la semana 20 del embarazo).

Otros síntomas

Otras señales y síntomas que puede haber son:

  • Crecimiento deficiente del bebé cuando está en el útero de la madre(retraso del crecimiento intrauterino),prematuridad, muerte fetal y aborto
  • Anomalías del sistema nervioso central,como incapacidad intelectual, trastornos de la conducta, poco tono muscular, infección en el cerebro (meningitis) y cabeza muy pequeña (microcefalia)
  • Hígado y bazo aumentado de tamaño.
  • Coloración amarilla de la piel(ictericia) .
  • Retraso en el desarrollo.
  • Somnolencia excesiva .
  • Bajo peso al nacer.
  • Convulsiones .
  • Manchas o ampollitas al nacer .
  • Anemia y otros problemas de la sangre (púrpura trombocitopénica).

Existen además, algunos problemas que se presentan más tarde en la vida como: diabetes, enfermedad tiroidea,infecciones repetidas, problemas vasculares o un trastorno cerebral progresivo, debilitante y muy grave con inflamación del tejido cerebral (panencefalitis).

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico de la rubéola se realiza por medio de una prueba de sangre, llamada TORCH, en la cual se buscan antecedentes de la presencia del virus en el cuerpo.

Esta prueba se llama TORCH, por que determina la toxoplasmosis, la rubéola, el citomegalovirus, el herpes simple y otros.

En realidad la prueba consiste en determinar la cantidad en sangre de inmunoglobulinas, las cuales para este tipo de infección son de dos clases G y M. Cuando la G está elevada significa que la infección ocurrió y ya se formaron anticuerpos contra la enfermedad.

Esta determinación es útil sobretodo en mujeres en edad reproductiva que desean saber si ya tuvieron la infección ya que el cuadro de rubéola puede pasar desapercibido o confundirse con un cuadro viral.

La M indicaque la infección esta activa, esta prueba es útil en la mujer embarazada que presenta datos de la enfermedad y permite confirmarlo.

PREVENCIÓN

La vacunación antes del embarazo puede prevenir la rubéola congénita. Las mujeres embarazadas que no hayan sido vacunadas deben evitar el contacto con personas que tengan el virus de la rubéola.

La vacuna NO puede aplicarse durante el embarazo.

TRATAMIENTO

No se dispone de ningún tratamiento específico para la infección materna ni para la congénita. Las mujeres expuestas a rubéola en etapas gestacionales tempranas deben ser informadas acerca de los posibles riesgos para el feto.

Algunos especialistas recomiendan administrar inmunoglobulina inespecífica (0,55 mL/kg IM) en caso de exposición temprana durante el embarazo, pero este tratamiento no previene la infección y sólo debe considerarse la administración de inmunoglobulina en las mujeres que no aceptan interrumpir el embarazo.

El tratamiento para el bebé es paliativo y depende de la gravedad de los daños ocasionados por el virus. Lo más importante es la valoración neurológica, así como las alteraciones de ojos y corazón.

POSIBLES COMPLICACIONES

Las complicaciones pueden involucrar muchas partes del cuerpo.

Ojos:

  • Opacidad en el cristalino del ojo (cataratas).
  • Daño en el nervio óptico (glaucoma).
  • Inflamación de la retina (retinitis)

Corazón:

  • Vaso sanguíneo que normalmente se cierra después del nacimiento permanece abierto (conducto arterial persistente)
  • Estrechamiento de la arteria mayor que proporciona sangre rica en oxígeno al corazón (estenosis de la arteria pulmonar)
  • Otros defectos cardíacos

Sistema nervioso central:

  • Discapacidad intelectual.
  • Dificultad con el movimiento físico (discapacidad motriz).
  • Cabeza pequeña debido al desarrollo insuficiente del cerebro.
  • Infección cerebral (encefalitis).
  • Infección en la columna vertebral y el tejido alrededor del cerebro (meningitis).

Otras:

  • Bajo conteo plaquetario.
  • Agrandamiento del hígado y el bazo.
  • Tono muscular anormal.
  • Enfermedad ósea.

PRONÓSTICO

El pronóstico para un niño con rubéola congénita depende de la severidad de los problemas. Los defectos cardíacos a menudo se pueden corregir. El daño al sistema nervioso es permanente.

Un 10 a 20% de los embarazos complicados con rubéola terminan en abortos espontáneos o niños que nacen muertos.

La tasa de mortalidad de los niños afectados es de 10 a 20% en el primer año. Los que sobreviven pueden tener una vida normal, a excepción de los que tienen alteraciones en el cerebro (retraso mental, cerebro pequeño).

Las causas de muerte son: insuficiencia cardíaca, infecciones generalizadas y desnutrición.

¡OJO! Los niños afectados son portadores del viruspor varios meses y pueden excretarlo en las secreciones faríngeas y en la orina.

Un número elevado de nacidos de madres que tuvieron rubéola durante el embarazo nacen sanos y posteriormente pueden presentar diversos problemas (ojos, retraso mental, anemias, infecciones, hepatitis coagulación).

PROBABILIDAD DE QUE SE REPITA

La rubéola en periodos no epidémicos desciende. Por ejemplo, en Estados Unidos se presenta en uno de 1000 embarazos. En brotes epidémicos, 22 en 1000 embarazos.

La frecuencia de defectos al nacimiento durante el primer mes varia entre el 10 y el 50%; en el segundo, de 14 a 25%; y en el tercero, de 6 a 17%. Lo que demuestra que entre mas joven es el embarazo mayor es el riesgo depresentar defectos congénitos.

En este síndrome no existe probabilidad de recurrencia. Si la mujer, ya ha padecido la enfermedaden su niñez o en un embarazo anterior es casi imposible que la enfermedad se repita.

REFERENCIAS

Género: